Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso)






descargar 103.77 Kb.
títuloCurso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso)
página1/3
fecha de publicación09.06.2016
tamaño103.77 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3



EL REINADO DE ISABEL II



ISABEL II

Asignatura: CONOCIMIENTO DEL MEDIO

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso)
Objetivos
Objetivos conceptuales:

  • Comprender la importancia de los términos en que se planteó la sucesión de Fernando VII para el reinado de Isabel II y sus consecuencias.

  • Entender que las Guerras Carlistas fueron una continuación de los enfrentamientos entre liberales y absolutistas del reinado de Fernando VII.

  • Comprender por qué los términos cambian ya que los gobiernos que sostendrían el torno de Isabel II serían los liberales.

  • Saber que los liberales no eran un grupo homogéneo. Estaban divididos en moderados y progresistas. Deberán conocer las diferencias fundamentales que había entre unos y otros.

  • Observar cómo los pronunciamientos militares fueron el procedimiento habitual para llevar a cabo los cambios de gobierno en el reinado de Isabel II.

  • Conocer la figura de Isabel II: nacimiento e infancia, desde la perspectiva de ser la heredera al trono. Conocer personalidades relevantes de la época desde el punto de vista cultural.

  • Conocer la importancia de la desamortización como acontecimiento de gran importancia histórica, económica y social por las consecuencias que de ella se derivaron.

  • Conocer las diferencias entre una sociedad estamental propia del Antiguo Régimen y una sociedad de clases típica del liberalismo.

  • Conocer la importancia de la burguesía como clase social emergente del siglo XIX desplazando a la nobleza y al clero del protagonismo social que habían tenido hasta entonces.

  • Observar las profundas transformaciones de la vida cotidiana que se dan en la España isabelina respecto a épocas anteriores.

  • Conocer la educación de la época: cambios y permanencias.

  • Conocer cómo funcionan las comunicaciones y la transmisión del saber de la época.

  • Observar que la redacción de una nueva Constitución en un país es la consecuencia de los cambios operados en el mismo en cuanto a su régimen político y su realidad social.

  • Saber diferenciar los cambios que se producen entre la Constitución de 1837  y la Constitución de 1845.



Objetivos procedimentales:

  • Identificar diferencias de indumentaria, alimentación, vivencias, diversiones… en las distintas clases sociales.

  • Buscar información en diversas fuentes y saber seleccionar para aplicarla a las actividades que se pidan.

  • Comparar idearios progresistas y moderados.

  • Saber realizar cuadros resúmenes y comparativos acerca de diversos temas en relación con este periodo.

  • Saber extraer de manera clara la información que nos ofrecen diversas obras pictóricas.

  • Saber analizar textos históricos referentes al tema que nos concierne.

  • Acudir a las fuentes variadas para conseguir la información necesaria para las investigaciones.

  • Saber extraer de biografías la información más relevante y significativa que nos haga entender causas y consecuencias que han hecho actuar a las personalidades de esa manera.

  • Saber analizar hechos históricos no viéndolos como algo aislado, sino como producto de unas causas y como desencadenantes de unas consecuencias.

  • Saber organizar hechos históricos en ejes cronológicos.

  • Elaborar biografías de personajes destacados.

  • Saber plasmar un recorrido en un plano, tras haberlo realizado físicamente.

  • Defender y argumentar la opinión en un debate

Objetivos actitudinales

  • Manifestar actitudes negativas ante la violencia, y en concreto, frente a la guerra como forma de resolución de conflictos.

  • Respetar y valorar el legado y el entorno próximo, siendo conscientes del importante patrimonio que pone en situación y en relación con los acontecimientos históricos.




  • Educación ante la violencia, y en concreto, frente a la guerra como forma de solución de conflictos, fomentando la tolerancia ante posturas diferentes de las propias




  • Comportarse adecuadamente en los debates, respetando el turno de palabra y aceptando las intervenciones del moderador o moderadora




  • Respetar a los demás compañeros que no opinen igual durante los debates que se realicen en la unidad didáctica (defensores de Carlos María Isidro y defensores de Isabel II)




  • Ser conscientes que a través de edificios, calles, podemos conocer nuestro pasado.

Ideas previas del alumnado
La actividad para detectar las ideas previas del alumnado se realizará mediante una dinámica de grupo en la que el alumnado contestará a las preguntas que se les hagan en voz alta, ante todos. Gracias a esta actividad participativa, el profesor o profesora detectará qué conocimientos tiene el alumnado al comenzar el tema para situarlos en un punto de partida y adecuar los contenidos al conocimiento de los alumnos y alumnas.
Los conceptos que se pretenden detectar serían:

¿Qué conocen sobre el final del reinado de Fernando VII?

¿Qué saben de la Ley Sálica? ¿Y de la Primera Guerra Carlista?

¿Qué papel jugó Isabel II en la época?

¿En qué creen qué se diferencian los liberales y los conservadores?

¿Qué piensan de la sociedad de la época: tendría libertades o no, tendría derechos, etc.?

¿Conocen el significado de regencia?
Los procedimientos que pretendemos detectar serían:

Si saben sintetizar la información y extraer de ella lo más importante

Si saben trasladar conocimientos de otras épocas y observar cambios y permanencias

Si saben organizar las ideas que se elaboran en un contexto grupal
Las actitudes que pretendemos detectar serían:

Valorar a la mujer como sujeto activo en las sociedades del siglo XIX y en la actualidad

Ser conscientes de que los enfrentamientos armados no son la mejor solución para resolver conflictos
Tras la respuesta a estas preguntas entre todo el alumnado, se procederá a la realización de un informe con las cuestiones más importantes y más claves que se hayan extraído de la actividad.

Contenidos

  • La Ley Sálica. Ley que excluía de la sucesión al trono a las mujeres, fue introducida en España por Felipe V.

  • El problema sucesorio y la Guerra Carlista. Fernando VII había contraído matrimonio en 1828 con María Cristina de Nápoles con quien tuvo dos hijas. Este hecho planteaba un problema sucesorio, pues debido a la Ley Sálica, el infante don Carlos María Isidro, hermano del Rey, se convertía en el heredero. Para evitar esto, el Rey abolió dicha ley.

A la muerte de Fernando VII, accedió al trono Isabel II, con solo tres años de edad, actuando como regente su madre, la reina María Cristina. Para ello, contó con el apoyo de los liberales y, sobre todo del general Espartero, aunque hubo otros muchos que se opusieron a su mandato.

Los partidarios del infante Carlos María Isidro, a los que se llamó desde entonces carlistas, vieron en la decisión real el resultado de una conjura y reaccionaron con sucesivos levantamientos, el conflicto dinástico se convirtió así en una guerra civil, la llamada primera Guerra Carlista (1833-1839), en la que se enfrentaron los liberales, partidarios de Isabel II y los absolutistas, defensores de la monarquía tradicional. La contienda se prolongó durante varios años, siendo sus principales escenarios el País Vasco, Navarra, el Maestrazgo y Cataluña. Finalizó en 1839, resultando victoriosos los defensores de Isabel II, tras el llamado Abrazo de Vergara.

  • El reinado de Isabel II. El Régimen Liberal. En 1843, Isabel II fue declarada mayor de edad. Durante su reinado, se produjo la crisis definitiva del Antiguo Régimen y la consolidación de un régimen liberal, basado en partidos políticos. Los principales fueron el partido moderado y el progresista, cuyo enfrentamiento provocó continuos cambios de gobierno, favoreciendo la intervención de los militares en la vida política.

      • El partido moderado gobernó durante la mayor parte de la época isabelina. Agrupaba a la alta burguesía y a un importante sector de la clase media (profesionales liberales, propietarios, jefes y oficiales del Ejercito…), partidarios de la centralización del Estado y de un poder ejecutivo fuerte. Este ideario se reflejó en la Constitución de 1845, promulgada durante la llamada Década Moderada (1844-1854).

      • El partido progresista accedió al poder en contadas ocasiones, y casi siempre gracias al triunfo de un pronunciamiento militar. Una de ellas fue el llamado Bienio Progresista (1854-1856). En sus filas integró a las clases medias y artesanas de las ciudades (pequeños comerciantes y empleados, entre otros), partidarias de limitar el poder de la Corona y de la democratización de la vida política y de los ayuntamientos.

Los liberales realizaron numerosas reformas (de los ayuntamientos, del sistema tributario, creación de las provincias, etc.) siendo las más importantes la desamortización eclesiástica y civil, y la modernización de la economía.

  • La Desamortización. Los grandes propietarios agrícolas durante el Antiguo Régimen eran la nobleza y el clero; también los ayuntamientos dispusieron de una importante cantidad de tierras. Estas, sin embargo, estaban amortizadas, es decir, vinculadas a una institución y no podían ser vendidas o debían trasmitirse íntegras al primogénito. La desamortización consistió en desvincular dichas tierras de sus propietarios, permitiendo, a través de medidas legislativas, su venta o repartimiento.

Las primeras medidas desamortizadoras se aprobaron en las Cortes de Cádiz de 1812 y en el Trienio Liberal, durante el reinado de Fernando VII, pero la reacción absolutista no permitió culminar el proceso, la desamortización recibió su impulso definitivo durante el reinado de Isabel II, gracias a las leyes promulgadas por Mendizábal (1836-1837) y la posterior Ley de Desamortización General de Pascual Madoz (1855).

Los objetivos de estas medidas fueron varios: privar a los antiguos estamentos privilegiados de la base de su poder material; conseguir recursos económicos para el Estado; permitir a los campesinos el acceso a la propiedad de la tierra, e impulsar la modernización de las explotaciones agrarias.

Las consecuencias más importantes de la desamortización fueron la expansión de la superficie cultivada; la concentración de la propiedad de la tierra en pocas manos, ya que las tierras fueron adquiridas por la burguesía; la reducción del poder económico de las órdenes religiosas, y el empobrecimiento de los ayuntamientos, que se vieron privados de sus bienes municipales. Todo ello convierte la desamortización en la medida más revolucionada entre las adoptadas por los gobiernos liberales.

  • De una sociedad estamental a una sociedad de clases. La implantación del Estado Liberal, amparado por una Constitución, puso fin a la sociedad estamental, propia del Antiguo Régimen, y dio paso a una sociedad de clases marcada por el dinero y el poder económico de cada individuo.

La burguesía adquirió un papel preponderante en la nueva sociedad. En Cataluña se vinculo a la industria textil, mientras que en otras zonas predomino la burguesía mercantil o agraria. La nobleza perdió su relevancia social, aunque mantuvo su patrimonio y, en general, se beneficio de la desamortización. Las clases medias estuvieron representadas por los profesionales liberales, los funcionarios, los oficiales del Ejército y los artesanos. Las clases populares las formaron los campesinos, cuyas duras condiciones de vida apenas mejoraron, y el naciente proletariado urbano, integrado por los obreros industriales.

  • La vida cotidiana en la España Isabelina.

      • Las ciudades y el campo. Durante esta época las ciudades españolas sufrieron grandes transformaciones. Se crearon nuevos barrios, que se denominarán ensanches, con amplias calles dispuestas perpendicularmente, grandes avenidas y jardines. La burguesía construyó sus palacetes y residencias en las mejores zonas, mientras que las clases populares vivieron hacinadas en barrios miserables e insalubres. Por otra parte, se mejoraron los servicios públicos mediante el alumbrado de gas y el ferrocarril.

En el mundo rural las transformaciones fueron menores y más lentas. La vida transcurría determinada por el ritmo de las cosechas y el trabajo estacional. Las duras condiciones de vida y el crecimiento de la población llevo a muchas familias a emigrar a las ciudades.

      • La indumentaria. En el vestuario masculino de las clases acomodadas el pantalón largo sustituyó al calzón corto y a las medias. Los colores fueron más sobrios y se impulso el sombrero de copa como complemento de la tradicional capa. Entre las clases populares se utilizaban pantalones menos ajustados y blusones de paño basto, la cabeza se podía cubrir con gorras o boinas, según las zonas. Para protegerse del frío eran comunes las zamarras y pellizas.

Entre la aristocracia y la burguesía femenina eran abundantes los bordados, los encajes y las pedrerías, así como el uso de sedas y terciopelos de colores muy vivos. Las faldas eran largas y ajustadas, y se lucían amplios escotes, acompañados por complicados sombreros y complementos. El vestido femenino entre las clases populares era muy simple, con blusas de lienzo y amplias faldas de paño basto y oscuro, la cabeza la cubrían con pañuelos, y los mantones las protegían del frío.

      • La alimentación. Los banquetes suculentos y exóticos, se convirtieron en una manifestación de poder entre los ricos, que celebraban así todo tipo de eventos: éxitos literarios, políticos, etc.

Entre las clases populares la escasez fue la nota dominante. El pan era la base de la alimentación, y se solía acompañar por guiso de legumbres y hortalizas. El consumo de vino y aguardiente era muy elevado, mientras que comer carne suponía un lujo.

En las zonas rurales la alimentación dependía de los productos de la tierra. En Andalucía se consumía mucho gazpacho y salmorejo, y en las zonas más frías eran típicas las migas. La caza y la cría del cerdo para la matanza eran actividades muy importantes, junto con las aves de corral, que proporcionaban huevos y carne.

      • Las diversiones y las creencias. El teatro tuvo un gran éxito, y los estrenos de dramas históricos cobraron el carácter de acontecimiento. Por otro lado, las corridas de toros fueron la gran pasión de buena parte de los españoles, construyéndose cosos taurinos por las diferentes ciudades y pueblos. Surgió la zarzuela, de gran éxito entre las clases populares, mientras que la ópera quedo reservada para las clases más pudientes.

Las devociones religiosas mantuvieron su fuerza, destacando celebraciones como el Corpus Christi o la Semana Santa.

  • Desarrollo de los transportes. La modernización del transporte fue posible gracias a la Ley de Carreteras de 1851; a la Ley de Ferrocarriles de 1855, y a la llegada de capital extranjero. En 1848 se puso en funcionamiento la primera línea de ferrocarril de España, que unía las localidades de Barcelona y Mataró. Poco después, en 1851, se inauguraba oficialmente la línea que unía Madrid con Aranjuez. En apenas veinte años, se construyeron 4899 kilómetros de vía férrea.

  • Nuevo sistema monetario y financiero. El despegue económico obligo a crear un sistema monetario y financiero eficaz, que permitió la consolidación del capitalismo moderno en España. Entre 1844 y 1868 se crearon numerosas entidades financieras, como el Banco de España y los bancos de Bilbao y Santander. Asimismo, en 1831 comenzó a funcionar la Bolsa de Madrid, y en 1851 la de Barcelona.

En 1836, durante el reinado de Isabel II (1833-1868), comienza la emisión de una serie de monedas de 1 peseta (plata de 5 gr.) destinadas a pagar el sueldo de las tropas durante las Guerras Carlistas. La peseta viene a poner orden en un caos monetario, sin unidad de cuenta definida y en el que conviven más de 90 monedas de curso legal entre peninsulares y americanas, viejas y nuevas, españolas y francesas: dineros, doblones, escudos, maravedíes, reales de vellón, libras mallorquinas y hasta sesteros de la época romana. Todas eran aceptadas como medio de pago.

En resumen, el nacimiento de la peseta logra los dos objetivos esenciales del ideario liberal: unificar el mercado monetario nacional y facilitar el intercambio comercial con las economías europeas, sobre todo la francesa.

  • Importancia de la prensa en esta época. hasta la Restauración, los periódicos van a intentar ser controlados y usados por los sucesivos gobiernos, no es menos cierto que es en esta época cuando las ideas democráticas comienzan a aparecer en de la prensa liberal a través de los artículos de algunos colaboradores.

Esta filtración ideológica se mantendrá durante la regencia de Espartero(1840-1843) y el reinado de Isabel II (1843-1868). Quizás de lo más destacable de este período, en lo que concierne a nuestro tema, sea el nacimiento del periodismo informativo, el acceso de la clase obrera a la prensa y la aparición de una serie de cabeceras que la tienen a ella como su receptora natural.

En el exilio o bajo la censura, la prensa creó una opinión pública e hizo desarrollarse poco a poco las instituciones burguesas democráticas no sólo en España. En España, la censura se extremó contra las publicaciones del carlismo. Tras el triunfo del liberalismo, todos los países occidentales reconocieron la libertad de expresión y dictaron leyes de prensa. Por otra parte, la tecnología creó nuevos cauces de distribución y los perfeccionamientos de la imprenta posibilitaron ediciones más amplias, más baratas y más vistosas e ilustradas. Además, la extensión de la lectura entre las clases bajas gracias a la enseñanza pública, una de las conquistas de las revoluciones burguesas, y el ya citado abaratamiento de la prensa posibilitaron que la prensa se extendiera a las clases bajas de la sociedad, configurando un modelo de prensa denominada prensa de masas, cuya manifestación más visible fue el llamado folletín o novela por entregas.

  • Importancia de la educación en esta época. La primera de nuestras leyes educativas fue la Ley de Instrucción Pública de 1857 conocida como Ley Moyano de la época de Isabel II, durante el S. XIX, intentaba solucionar el problema de España, y su grave población analfabeta, la cual se encontraba constantemente en situaciones de guerra, provocadas por las guerras carlistas con el reinado de Isabel II.

Las universidades, no encuentran el sosiego en el convulso siglo XIX, porque las condiciones económicas y políticas no logran estabilizarse. La Década Moderada de Isabel II (1844-1854) se caracterizará por las continuas reformas que sufre el Plan Pidal.

De este modo, cuando los progresistas llegan al poder en 1854, progresistas y moderados confluyen ahora en el tema de la educación, coincidiendo en las grandes líneas del sistema educativo liberal.

Corresponderá por tanto a los moderados la gloria de haber conseguido consolidar el sistema educativo liberal mediante una ley con vocación de permanencia. Su artífice, Claudio Moyano, acudiría a la formulación de una ley de bases que, recogiendo los principios fundamentales del sistema, evitará de este modo un debate parlamentario sobre cuestiones delicadas y complejas ya que ahora es el momento adecuado para una rápida tramitación y para una feliz consecución de los objetivos propuestos. Por otra parte, existían dos razones fundamentales para conseguir la aprobación de las Cortes: una era la evidente necesidad de una ley general que estableciera el sistema educativo construido a lo largo de casi cincuenta años y la otra razón de peso estribaba en la existencia de un consenso bastante amplio sobre las instituciones educativas que las diferentes normas habían ido implantando. Por todo ello, puede decirse que la Ley Moyano no fue una ley innovadora, sino una norma que venía a consagrar un sistema educativo cuyas bases fundamentales se encontraban ya en el Reglamento de 1821, en el Plan del Duque de Rivas de 1836 y en el Plan Pidal de 1845.

Con la Ley Moyano, pues, se implantan definitivamente los grandes principios del moderantismo histórico: gratuidad relativa para enseñanza primaria, centralización, uniformidad, secularización y libertad de enseñanza limitada.

Lo que no podemos eludir era el carácter sesgado en lo concerniente a la mujer, ya que esta ocupaba un papel pasivo donde no era común su culturización, por lo que se usaron medios exclusivos para la mujer, creando materias específicas para las mujeres dentro de la educación, con Magisterio como única titulación apta para las mujeres.

La estructura del sistema educativo era básicamente la siguiente;

      • Primera Enseñanza impartida en las escuelas y de carácter gratuito.

      • Segunda Enseñanza, impartida en institutos, otorgaban el título de Bachiller.

      • Enseñanzas facultativas, que se impartían en las Universidades y daban acceso al título de Licenciado;

      • Enseñanzas Superiores, impartidas en las Universidades que conducían al título de Doctor;

      • Enseñanzas Especiales que se impartían en centros específicos para títulos de Maestro, Ingeniero, Veterinario, Archivero, Bibliotecario y Arqueólogo.


Actividades

  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso) iconInstrucciones para la organización y funcionamiento en las escuelas...

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso) iconPrimer curso de educación primaria

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso) iconCursos: Curso en Creacionismo y evolución; Curso taller de competencias...

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso) iconSegúndo ciclo de educación primaria

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso) iconVisual – plástica – Educación Primaria 2º ciclo

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso) iconPrograma materia: Historia curso: 3 a y b ciclo 2014

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso) iconAlmería departamento: administrativo curso/Grupo/Ciclo: 1º gea- (a-b)

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso) iconProgramación de curso preparación prueba de acceso ciclo formativo de grado medio

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso) iconCurso lenguaje jurídico en la constitución alemana proyecto para curso del año 2013

Curso: 3º Ciclo de Educación Primaria (6º curso) iconCÓmo diseñar actividades de comprensión lectora. 3º Ciclo de primaria y 1º ciclo de la eso






© 2015
contactos
ley.exam-10.com