Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi






descargar 135.31 Kb.
títuloProf. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi
página1/5
fecha de publicación27.05.2015
tamaño135.31 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5



Módulo I:

Derecho Penal
I.1. Introducción al derecho penal

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi

Catedrático de Derecho Penal

Prof.Dr. Isidoro Blanco Cordero

Profesor Titular de Derecho Penal. Universidad de Vigo (Ourense)





Índice


2.concepto de derecho penal. ley penal 3

1.1. El Derecho Penal como control social 3

1.1.1. Los sistemas de control social 3

1.1.2. Sistemas de control formales e informales 3

1.1.3. El Derecho Penal como instrumento de control social altamente formalizado 4

1.1.4. ¿Abolición del sistema penal? 4

1.2. Función del Derecho Penal 5

1.2.1. Protección de los bienes jurídicos fundamentales 5

1.2.2. Prevención de los injustos castigos 5

1.2.3. Tutela de los derechos fundamentales 5

1.3. Concepto de Derecho Penal 6

1.4. Principios limitadores del poder punitivo del Estado 6

1.4.1. El principio de necesidad 7

1.4.1.1. Subsidiaridad 7

1.4.1.2. Carácter fragmentario 7

1.4.2. El principio de legalidad 7

1.4.2.1. Garantía criminal 8

1.4.2.2. Garantía penal 9

1.4.2.3. Garantía jurisdiccional 9

1.4.2.4. Garantía ejecutiva 9

1.4.2.5. La exigencia de ley previa 9

1.4.2.6. Ley cierta 10

1.4.2.7. Prohibición de la analogía 10

1.4.2.8. Ne bis in idem 11

1.4.3. El principio de culpabilidad (e imputación subjetiva) 11

1.4.3.1. Imputación subjetiva 11

1.4.3.2. Culpabilidad 11

1.4.4. El principio de humanidad 12

1.5. Fuentes del Derecho Penal 13

1.5.1. La Ley penal 13

1.5.1.1. Leyes orgánicas - leyes ordinarias 14

1.5.1.2. Estructura: leyes penales completas 14

1.5.1.3. Leyes incompletas 14

1.5.1.4. Los tratados internacionales 15

1.5.2. Otras fuentes: la costumbre y los principios generales del derecho 15

1.5.3. La jurisprudencia 16

1.5.4. La doctrina del Tribunal Constitucional 16

1.5.5. La doctrina científica 16

1.6. La ley penal en el tiempo. El principio de irretroactividad y sus excepciones 17

1.6.1. La ley penal 17

1.6.1.1. Nacimiento 17

1.6.1.2. Eficacia 17

1.6.2. El principio de irretroactividad 17

1.6.3. Excepción 18

1.6.3.1. La retroactividad de la ley penal más favorable 18

1.6.3.2. Amplitud y flexibilidad 18

1.6.3.3. Criterios de determinación de la ley penal más favorable. 18

1.6.3.4. Leyes intermedias 19

1.6.3.5. Leyes penales temporales 19

1.7. La ley penal en el espacio. El principio de territorialidad y sus excepciones 20

1.7.1. El principio de territorialidad 20

1.7.2. La extraterritorialidad de la ley penal. 20

1.7.2.1. Principio de personalidad 20

1.7.2.2. Principio real o de protección de intereses. 21

1.7.2.3. Principio de jurisdicción universal o justicia mundial. 21

1.8. La extradición 22

1.8.1. Concepto 22

1.8.2. Extradición activa – extradición pasiva 22

1.8.3. Procedimiento de extradición 22

1.8.4. Principios (límites) de la extradición pasiva 23



  1. concepto de derecho penal. ley penal

1.1.El Derecho Penal como control social

1.1.1. Los sistemas de control social

Toda sociedad, todo grupo social precisa para su propia existencia, en cuanto tal, de un conjunto de reglas sociales y sistemas de control. Estos son, en realidad, mecanismos a través de los cuales se asegura, en primer lugar, la supremacía del grupo (en su conjunto, o del grupo dominante) sobre los individuos que lo integran. También, y simultáneamente, constituyen modos de tratamiento de los conflictos, contradicciones y tensiones grupales, en orden a su resolución o superación. Las normas sociales que regulan las relaciones sociales tratan, en efecto, de evitar que la mayor parte de los conflictos acaben en una expresión de violencia, lo que constituiría un grave peligro para la paz social.

1.1.2.Sistemas de control formales e informales

Los sistemas de control social son múltiples y sus características dependen de la propia intensidad de la organización social a la que correspondan. Suele, en cualquier caso, distinguirse dos clases de controles sociales:

* Los controles sociales informales: familia, escuela, estructura laboral…

* Los controles sociales formales: policía, judicatura, sistema penitenciario…

Las instancias informales de control social potencian y aseguran la adaptación del individuo al sistema a través de la adquisición por el mismo de los valores sociales dominantes, fundamentalmente a través de la educación y la disciplina y de sanciones sociales más o menos difusas.

Por su parte, las instancias formales se encuentran preparadas para entrar en juego con fines represivos y de un modo coercitivo allí donde el individuo traspase el límite marcado para lo socialmente tolerable. Simultáneamente, su mera presencia y posibilidad de intervención determina ya un importante efecto general de prevención.

Si en todas las sociedades el orden jurídico desarrolla un papel primordial en el seno de los instrumentos de control social, esto es particularmente cierto en la actualidad. La complejidad de nuestras sociedades determina, además, que prácticamente ningún sector de la vida ciudadana escape a la regulación estatal.

1.1.3.El Derecho Penal como instrumento de control social altamente formalizado

En el seno del orden jurídico, destaca la posición del Derecho Penal. Este está llamado a reaccionar de la manera más intensa contra los comportamientos delictivos: actos especialmente dañosos desde el prisma social por su condición de ataque contra lo que –mayoritariamente o por constituir la garantía de los intereses de los grupos sociales dominantes– se consideran los fundamentos mismos de la convivencia.

El Derecho Penal, como control social, presenta una característica peculiar que permite distinguirlo del resto de los controles sociales, incluidos los jurídicos: su alto y creciente grado de formalización: esto es, su rígido sometimiento a un conjunto de reglas públicas, previamente establecidas que determinan de manera estricta y perfectamente controlable:

- sus presupuestos de actuación (las infracciones penales),

- la forma de intervención (a través del proceso penal) y

- las consecuencias a que puede dar lugar (penas, medidas y reparaciones).

Objetivo de esta intensa regulación formal es liberar a la intervención penal de la espontaneidad, de la sorpresa, del coyunturalismo y de la subjetividad propios de la mayoría de los demás sistemas de control social. Esto viene plenamente justificado por la gravedad inherente a la propia intervención penal, fuertemente incisiva sobre los derechos humanos individuales.

1.1.4.¿Abolición del sistema penal?


Situaciones problemáticas

L.HULSMAN, J.BERNAT DE CELIS, Sistema penal y seguridad ciudadana : hacia una alternativa, Barcelona, 1982
Ciertamente, el Derecho Penal no tiene por qué ser el único medio de reacción frente a los hechos delictivos. Estos no pocas veces son manifestación de auténticas “situaciones problemáticas” cuyo tratamiento y resolución precisa de una intervención muy diferente a la tradicionalmente ofrecida por el Derecho Penal.

En realidad, la propia historia del Derecho Penal pone de relieve cómo a medida que avanza el desarrollo social, múltiples conflictos individuales y sociales van encontrando nuevas vías de tratamiento y resolución, menos graves y más eficaces que el propio Derecho Penal.

La historia del Derecho Penal es la historia de su progresiva reducción y superación.

Ahora bien, frente a quienes reclaman la abolición del Derecho Penal, en la actualidad, no parece que en el nivel actual de evolución del sistema social pueda esperarse su pacífica desaparición. Más bien habría que pensar en que el abandono del Derecho Penal vendría acompañado por la extensión de nuevos sistemas de control oficialmente no penales y menos formalizados, pero probablemente más represivos y antidemocráticos. No hay que olvidar que es precisamente a los principios limitadores del poder punitivo del Estado, ya tradicionales en el Derecho Penal, a quienes generalmente se imputa la falta de flexibilidad e ineficacia características del sistema penal actual.

1.2.Función del Derecho Penal

1.2.1. Protección de los bienes jurídicos fundamentales

Generalmente, cuando se alude a la función del Derecho Penal, caracterizado éste como sistema de control social, suele destacarse su misión de prevenir y reaccionar contra los hechos delictivos.

Ahora bien, por su propia condición de ultima ratio, de último recurso en la protección de la vida humana en sociedad, no le incumbe intervenir ante cualquier perturbación de la vida comunitaria, sino tan sólo en los casos de ataques más graves a bienes jurídicos trascendentales y cuando se hayan mostrado insuficientes las barreras protectoras erigidas por el orden social y las demás ramas del ordenamiento jurídico.

Misión del Derecho Penal –especialmente, en un Estado social y democrático de Derecho- es, en definitiva, la protección de los bienes jurídicos fundamentales para la vida social frente a los ataques más intolerables.

1.2.2.Prevención de los injustos castigos

Pero, el Derecho Penal no sólo sirve para prevenir los injustos delitos, sino también los injustos castigos.

Si inicialmente la reacción contra lo que hoy denominamos agresiones delictivas fue la venganza privada ilimitada, la Historia del Derecho Penal pone claramente de manifiesto cómo éste surge primariamente para establecer límites a aquélla, para reducir sus excesos.

La “Ley del Talión” no es tanto expresión del ideal de la justicia (“ojo por ojo, diente por diente”), cuanto limitación de la reacción posible (“por un ojo, hasta un ojo, por un diente, hasta un diente”).

Pues bien, en un orden jurídico fuertemente formalizado y con múltiples controles, esta función preventiva sigue correspondiendo al Derecho Penal. Esto obliga a la continua reconsideración y evaluación de los mecanismos penales en orden a acertar con aquel nivel de intervención mínimo (y máximo) necesario como reacción frente a los hechos delictivos en nuestro nivel actual de evolución social.

1.2.3. Tutela de los derechos fundamentales

En ambas líneas -de protección contra los hechos delictivos, como de reducción de los injustos castigos- la tutela de los derechos humanos fundamentales, tanto de los ciudadanos en general, como de cuantos se ven sometidos a la intervención de cualquiera de las instancias en que opera el sistema penal debería constituir un criterio básico de la política criminal.

1.3.Concepto de Derecho Penal

La expresión Derecho Penal suele entenderse básicamente en dos sentidos:

-como Derecho Penal objetivo y

- como Derecho Penal subjetivo.

Normalmente, la expresión “Derecho Penal” suele utilizarse en sentido objetivo



  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi iconU. E. Jose filomentor cuesta

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi iconProf. Acosta Darío. Prof. Rodríguez Natalia Prof. Sandra E. Ferrari

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi iconPoesía métrica prof. Jose atilio gómez

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi iconProf de Educación Secundaria en Lengua y Literatura Didáctica Especial...

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi icon*Comisión VII: Prof. Diego G. E. Abadie -prof. Diego De Rosa

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi iconNotariales ¿Cuánto me cuesta crear una empresa en Colombia?

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi icon3. ¿Cuánto cuesta una mediación y quién hace frente a los gastos?

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi iconEl despertar de la sexualidad: la pubertad
«no saben perder», porque todavía les cuesta compensar la pérdida de tantas cosas conocidas con los logros que van adquiriendo

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi iconHistoria de la Filosofía/ José Luis Herrera/ ies josé Hierro

Prof. Dr. José L. de la Cuesta Arzamendi iconJosé María Garcia vs José Luís Roca






© 2015
contactos
ley.exam-10.com