Proclamación de Independencia de Grecia






descargar 17.7 Kb.
títuloProclamación de Independencia de Grecia
fecha de publicación27.02.2016
tamaño17.7 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos


TEMA 4. LA RESTAURACIÓN EN EUROPA. LAS REVOLUCIONES LIBERALES Y EL NACIONALISMO.
TEXTOS.
La Santa Alianza

En el nombre de su Muy Santa e Indivisible Trinidad, SS.MM. el emperador de Austria, el rey de Prusia y el emperador de Rusia:

Declaramos solemnemente que el presente acto sólo tiene por objeto manifestar a la cara del universo su determinación inquebrantable de tomar por norma de su conducta, sea en la administración de sus Estados respectivos, sea en sus relaciones políticas con cualquier otro gobierno, los preceptos de esta religión santa, preceptos de justicia, caridad y de paz (...). En consecuencia, SS.MM. han acordado los artículos siguientes:

Artículo I. En conformidad con las palabras de las Santas Escrituras, que ordenan a todos los hombres considerarse como hermanos, los tres monarcas contratantes quedan unidos por los lazos de una fraternidad verdadera e indisoluble y considerándose como compatriotas, se prestarán en toda ocasión y en todo lugar asistencia, ayuda y socorro; mirando a sus súbditos y ejércitos como padres de familia, los dirigirán en el mismo espíritu de fraternidad de que están animados para proteger la religión, la paz y la justicia.

Articulo II. En consecuencia, el solo principio en vigor, ya sea entre los gobiernos dichos, ya sea entre súbditos, será el de rendirse recíprocamente servicio, de atestiguarse por un afecto inalterable la amistad, mutua por la que deben estar animados, de considerarse todos como miembros de una misma nación cristiana; los tres príncipes aliados se considerarán a sí mismos como delegados por la Providencia para gobernar tres ramas de una misma familia, es decir: Austria, Prusia y Rusia, y declaran que la nación cristiana, de la cual ellos y sus pueblos son parte, no tiene realmente otro soberano que aquél al que sólo pertenece en propiedad el poder, porque sólo en él se encuentran todos los tesoros del amor, de la ciencia y de la sabiduría infinita, es decir, Dios nuestro divino Salvador Jesucristo, el verbo del Altísimo, la palabra de vida. SS.MM. recomiendan en consecuencia con la más tierna solicitud a sus pueblos, como único medio de gozar de esta paz que nace de la buena conciencia y que es la única duradera, de fortalecerse cada día más en los principios y el ejercicio de los deberes que el divino Salvador ha enseñado a los hombres.
Hecho, triplicado y firmado en París el año de gracia de 1815,

26 de septiembre. Francisco, Federico-Guillermo y Alejandro

Proclamación de Independencia de Grecia



Nosotros, descendientes de los sabios y nobles pueblos de la Hélade, nosotros que somos los contemporáneos de las esclarecidas y civilizadas naciones de Europa, nosotros que contemplamos las ventajas de que gozan protegidas por el impenetrable escudo de la ley, no encontramos ya posible sufrir sin cobardía y autodesprecio el yugo cruel del poder otomano que nos ha sometido por más de cuatro siglos; un poder que no escucha razones y no conoce otra ley que su propia voluntad, que lo ordena y lo dispone todo despóticamente y de acuerdo con su capricho. Después de esta prolongada esclavitud hemos decidido recurrir a las armas para devengarnos y vengar a nuestra patria contra una terrible tiranía, cuya esencia misma es inicua, un despotismo sin paralelo con el que ningún otro puede compararse.

La guerra contra los turcos, en la que nos hallamos empeñaos, no es la de una facción o el resultado de una sedición. No está destinada a la obtención de ventajas para una parte aislada de] pueblo griego; es una guerra nacional, una guerra sagrada, una guerra cuyo objeto es reconquistar los derechos de la libertad individual, de la propiedad y del honor; derechos que los pueblos civilizados de Europa gozan hoy; derechos de que nos priva la tiranía cruel e inaudita de los otomanos.

Diez meses han transcurrido desde que comenzamos esta guerra nacional. Dios todopoderoso nos ha socorrido. Aunque no estamos preparados para una tan grande empresa, nuestras armas alcanzan la victoria por doquier (...). Tuvimos que luchar en una situación plagada de dificultades y estarnos aún empeñados en el esfuerzo de superarlas. No debe, por tanto, sorprender que no pudiéramos proclamar desde un principio la independencia y colocarnos entre los pueblos civilizados del mundo para marchar hacia adelante junto con ellos (...).

Proclamación de independencia en la Asamblea Nacional Griega. Epidauro, 27 de enero de 1825



La independencia de Bélgica

Presentes los plenipotenciarios de Austria, de Francia, de la Gran Bretaña, de Prusia y de Rusia (…) han convenido entre ellos las bases siguientes:

Art. 1. Los límites de Holanda comprenderán todos los territorios, plazas, ciudades y lugares que pertenecían anteriormente a la República de las Provincias Unidas de los Países Bajos en el año 1720.

Art. 2. Bélgica estará formada por los restantes territorios que habían recibido la denominación de Reino de los Países Bajos en los tratados del año 1815, excepto el gran ducado de Luxemburgo, que posee un título diferente para los príncipes de la Casa de Nassau, y continuará formando parte de la Confederación Germánica.

Art. 3. Queda entendido que las disposiciones de los artículos 108 hasta el 117 inclusive del Acta general del Congreso de Viena, relativas a la libre navegación de ríos y orillas de ríos navegables serán aplicables a las orillas y ríos que atraviesa el territorio holandés y el territorio belga. (…)

Art. 5. Bélgica, en sus límites, tal como quedan fijados y trazados conforme a las bases comprendidas en los artículos 1, 2 Y 4 del presente protocolo, formará un estado perpetuamente neutral. Las cinco potencias le garantizarán esta neutralidad perpetua, así como la integridad e inviolabilidad de su territorio, en los límites mencionados anteriormente.

Suplemento del Diario de La Haya (8 de marzo de 1831).

Revolución de 1848 en Francia


Discurso pronunciado ante la Cámara de Diputados el día 27 de enero de 1848 por el historiador Alexis de Tocqueville, diputado por la oposición.

«Mirad lo que pasa entre las clases obreras, que hoy, lo reconozco, están tranquilas. Es verdad que no están atormentadas por las pasiones políticas propiamente dichas en el mismo grado que otras veces. Pero ¿no veis que sus pasiones, de políticas se han convertido en sociales? ¿No veis que se extienden poco a poco opiniones dirigidas no solamente a derrocar tales leyes, tal ministerio, tal gobierno, sino la sociedad misma? ¿No veis que poco a poco se dice que la división de bienes hasta el presente ha sido injusta, que la propiedad descansa sobre bases injustas? ¿Y no pensáis que, cuando esas opiniones lleguen profundamente a las masas, llevarán tarde o temprano a las revoluciones más crueles?…

Por primera vez después de quince años un cierto temor ha invadido los espíritus y… el sentimiento, el instinto de la inestabilidad, ese sentimiento precursor de las revoluciones, que a veces las anuncia y otras las hace nacer, ese sentimiento existe en un grado muy elevado en el país…»

Mazzini. Definición de nación

La región, la raza, la lengua, las costumbres, la historia, las leyes y las religiones son las principales de ellas.

El conjunto de estos elementos supone, a decir verdad, la propia naturaleza de cada pueblo por sí mismo distinto, y crea entre los miembros de la unión nacional tal particular intimidad de relaciones materiales y morales, que por legítimo efecto nace entre ellos una más íntima comunidad de derecho, de imposible existencia entre individuos de naciones distintas. Originándose esa diferencia de una necesidad natural, no hay causa alguna que tenga el poder de suprimirla o borrarla. (…)

Lo dicho hasta aquí muestra ya en qué consiste una nacionalidad y cuáles son los elementos constitutivos de la misma, y nos suministra razones para reconocer en ella una sociedad natural de hombres conformados en comunidad de vida y de conciencia social por la unidad de territorio, de origen, de costumbres y de lengua. Nada es, por ello, más factible que demostrar su legitimidad, y cómo la conservación y el desarrollo de lo nacional constituyen para los hombres no sólo un derecho, sino también un deber jurídico. Y ciertamente el título de derecho se deriva de la inviolable legitimidad del ejercicio de la libertad de cada hombre, o de Una asociación de hombres, mientras se mantenga respetuoso hacia la libertad igualmente legítima de los otros hombres.

El derecho de nacionalidad, pues, no es más que la misma libertad del individuo, ampliada al común desarrollo del agregado orgánico de individuos que forman las naciones; la nacionalidad no es más que la manifestación colectiva de la libertad, siendo tan sana y divina como la libertad misma. (…)

Estos vínculos jurídicos, que se generan espontánea y necesariamente del hecho de la nacionalidad, sin que sea causa eficiente de ello artificio de pacto político alguno, tienen un doble modo esencial de manifestación: la libre constitución interna de la nación, y su independiente autonomía con respecto a las naciones extranjeras.

Mazzini. Sobre la nacionalidad.
Una Nación Libre.
Italia quiere ser nación y una, no la unidad napoleónica, ni la centralización administrativa exagerada (…)

La autonomía de los Estados actuales es un error histórico (…).

Italia quiere ser una nación de hombres iguales y libres (…) asociados para la obra del progreso común. Italia (…) cree en Dios y en el pueblo; no en el papa ni en los reyes.

La independencia, es decir, la destrucción de los obstáculos interiores y exteriores que se oponen a la constitución de la vida nacional, debe surgir en todas partes con la misma bandera, la misma fe, el mismo objetivo (…)
Crear: ¡Crear, un pueblo! ¿Es hora, oh jóvenes, de comprender cuán grande, religiosa y santa es la obra que Dios os confía (…)?

Mazzini, G.: República y reino de Italia. 1851

Proclamación del Imperio Alemán.
Al pueblo alemán:

Nos, Guillermo, por la gracia de Dios, rey de Prusia, ante la petición unánime que hemos recibido por parte de los príncipes alemanes y de las ciudades libres para asumir de nuevo y aceptar, una vez restaurado el imperio alemán, la dignidad imperial alemana (…) declaramos por los presentes que hemos considerado un deber hacia la patria común acceder a esta petición de las ciudades y de los príncipes alemanes confederados y aceptar la dignidad imperial alemana. En consecuencia, Nos y nuestros sucesores en la corona de Prusia ostentaremos en el futuro el título imperial en nuestras relaciones exteriores y en los asuntos concernientes al Imperio alemán y esperamos, con la gracia de Dios, que el pueblo alemán podrá conducir la patria hacia un porvenir próspero bajo el emblema de su antigua grandeza.

Nos hacemos cargo de la dignidad imperial con la conciencia del deber de proteger, en el ejercicio de la lealtad alemana, los derechos del Imperio y de sus miembros, de preservar la paz, de defender la independencia de Alemania fundada sobre la fuerza unida de su pueblo.

La asumimos en la esperanza de que al pueblo alemán le será concedido gozar de la recompensa de sus duros y costosos combates en una paz duradera y en el interior de unas fronteras que garanticen a la patria, contra nuevos ataques de Francia, la seguridad de que ha carecido durante siglos.

Quiera Dios conceder a Nos y a nuestros sucesores en la corona imperial poder aumentar siempre el esplendor del Imperio alemán, no mediante conquistas de guerra, sino mediante los bienes y los dones de la paz en el dominio de la prosperidad, de la libertad y de la civilización nacionales.

Dado en el cuartel general de Versalles, el 18 de enero de 1871.



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Proclamación de Independencia de Grecia iconLa proclamación de la República

Proclamación de Independencia de Grecia iconProclamación de la II república en Barcelona

Proclamación de Independencia de Grecia iconProclamación de la Constitución en Cádiz el 19 de marzo de 1812

Proclamación de Independencia de Grecia iconProclamación de la Constitución en Cádiz el 19 de marzo de 1812

Proclamación de Independencia de Grecia iconIdeoneidad, independencia y ética de Jueces y Magistrados en un Estado...

Proclamación de Independencia de Grecia iconDenuncian. Solicitan corrimiento de lista a los fines de la proclamación de diputados electos

Proclamación de Independencia de Grecia icon1821 en la isla de Santo Domingo (hoy Republica Dominicana), José...

Proclamación de Independencia de Grecia icon1821 En la isla de Santo Domingo (hoy Republica Dominicana), José...

Proclamación de Independencia de Grecia iconLa mujer en grecia

Proclamación de Independencia de Grecia iconProclamación del 25 de mayo de 1993 del presidente jorge antonio...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com