Sagrada congregación para la educación católica






descargar 107.2 Kb.
títuloSagrada congregación para la educación católica
página4/4
fecha de publicación27.02.2016
tamaño107.2 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4

CONCLUSIÓN

106. De estas reflexiones se puede concluir que, en la actual situación socio-cultural es urgente dar a los niños, a los adolescentes y a los jóvenes una positiva y gradual educación afectivo-sexual, ateniéndose a las disposiciones conciliares. El silencio no es una norma absoluta de conducta en esta materia, sobre todo cuando se piensa en los numerosos «persuasores ocultos» que usan un lenguaje insinuante. Su influjo hoy es innegable, por tanto, corresponde a los padres vigilar no sólo para reparar los daños causados por intervenciones inoportunas y nocivas, sino, especialmente, para prevenir a sus hijos ofreciéndoles una educación positiva y convincente.

107. La defensa de los derechos fundamentales del niño y del adolescente para el desarrollo armónico y completo de la personalidad conforme a la dignidad de hijos de Dios, corresponde en primer lugar a los padres. La maduración personal exige, en efecto, una continuidad en el proceso educativo protegido por el amor y la confianza propias del ambiente familiar.

108. En el cumplimiento de su misión la Iglesia tiene el deber y el derecho de atender a la educación moral de los bautizados. La intervención de la escuela en toda la educación, y particularmente en esta materia tan delicada, debe llevarse a cabo de acuerdo con la familia. Esto supone en los educadores, y en aquellos que intervienen por deber explícito o implícito, un criterio recto acerca de la finalidad de su intervención y la preparación adecuada para poder exponer este tema con delicadeza y en un clima de serena confianza.

109. Para que la información y la educación afectivo-sexual sean eficaces, deben efectuarse con oportuna prudencia, con expresiones adecuadas y preferiblemente en forma individual. El éxito de esta educación dependerá, en gran parte, de la visión humana y cristiana con que el educador presentará los valores de la vida y del amor.

110. El educador cristiano, sea padre o madre de familia, profesor o de alguna forma responsable, puede, hoy sobre todo, sentir la tentación de remitir a otros un deber que exige tanta delicadeza, criterio, paciencia y esfuerzo y que requiere también mucha generosidad y empeño por parte del educando. Por tanto, es necesario, al terminar este documento, reafirmar que este aspecto de la acción educativa es, sobre todo para un cristiano, obra de fe y de confiado recurso a la gracia: todo aspecto de la educación sexual se inspira en la fe y saca de ella y de la gracia la fuerza indispensable. La carta de S. Pablo a los Gálatas incluye el dominio de sí y la templanza en el ámbito de cuanto el Espíritu, y sólo Él, puede realizar en el creyente. Es Dios el que da la luz, es Dios el que comunica la energía suficiente.(65)

111. La Congregación para la Educación Católica confía que las Conferencias Episcopales promuevan la unión de los padres, las comunidades cristianas y los educadores con miras a la acción convergente en un sector tan importante para el futuro de los jóvenes y el bien de la sociedad. Invita a asumir esta tarea educativa con recíproca confianza y gran respeto de los derechos y competencias específicas para lograr una completa formación cristiana.

Roma, 1 de noviembre de 1983, fiesta de Todos los Santos. 

WILLIAM Card. BAUM
Prefecto  

Antonio M. Javierre, Secretario 
Arzobispo tit. de Meta


 



Notas

(1) Conc. Ec. Vat. II: Decl. Gravissimum educationis, n. 1.

(2) Ibid.

(3) S. Congregación para la Doctrina de la Fe: Declaración acerca de algunas cuestiones de ética sexual, Persona humana, 29 diciembre 1975, AAS 68 (1976) p. 77, n. 1.

(4) Cf. Juan Pablo II, Ex. Ap. Familiaris consortio, 22 noviembre 1981, AAS 74. (1982) p. 128, n. 37; cf. infra n. 16.

(5) Pío XI en su Encíclica Divini illius Magistri, del 31 diciembre 1929, declaraba errónea la educación sexual tal y como se hacía en su tiempo, es decir una información naturalista, impartida precoz e indiscriminadamente, (AAS 22 (1930) pp. 49-86).

Con esta misma visión se debe leer el Decreto del S. Oficio del 31 de marzo de 1931, (AAS 23 (1931) pp. 118-119). Sin embargo, Pío XI consideraba la posibilidad de una educación sexual positiva, individual «por parte de aquellos que han recibido de Dios la misión educativa y la gracia de estado», (AAS 22 (1930) p. 71). Este valor positivo de la educación sexual, señalado por Pío XI, ha sido gradualmente desarrollado por los sucesivos Pontífices. Pío XII, en el discurso al V Congreso Internacional de Psicoterapia y Psicología clínica del 13 de abril de 1953 (AAS 45 (1953) pp. 278-286) y en la Alocución a las Mujeres de Acción Católica italiana del 26 de octubre de 1941 (AAS 33 (1941) pp. 450-458) concreta cómo debe realizarse la educación sexual en familia. Cf. también Pío XII a los Carmelitas: AAS 43 (1951) pp. 734-738; a los padres de familia franceses; AAS 43 (1951) pp. 730-734) . El Magisterio de Pío XII prepara el camino para la declaración conciliar Gravissimum educationis

(6) Cf. Gravissimum educationis, n. 1.

(7) Ibid.

(8) Cf. Conc. Ec. Vat. II: Cons. Gaudium et spes, n. 49. 

(9) Cf. Gravissimum educationis, n. 5.

(10) Ibid; n. 3; cf. Gaudium et spes, n. 52.

(11) Familiaris consortio, n. 37.

(12) Ibid. 

(13) Ibid.

(14) Familiaris consortio, n. 37.

(15) Ibid.

(16) Gaudium et spes, n. 11.

(17) Juan Pablo II: Audiencia general 14 noviembre 1979, Insegnamenti di Giovanni Paolo II, 1979, II-2, p. 1156, n. 4.

(18) Juan Pablo II: Audiencia general 9 enero 1980, Insegnamenti di Giovanni Paolo II, 1980, III- I, p. 90, n. 4.

(19) Juan Pablo II: Audiencia general 20 febrero 1980, Insegnamenti di Giovanni Paolo II, 1980, III-I, p. 430, n. 4.

(20) Juan Pablo II: Audiencia general: 9 enero 1980, Insegnamenti di Giovanni Paolo II, 1980, III-I, p. 90, n. 4.

(21) Ibid.: «Precisamente atravesando la profundidad de esta soledad originaria, surge ahora el hombre en la dimensión del don recíproco, cuya expresión —que por esto mismo es expresión de su existencia como persona— es el cuerpo humano en toda la verdad originaria de su masculinidad y feminidad. El cuerpo que expresa la feminidad «para» la masculinidad, y viceversa, la masculinidad «para» la feminidad, manifiesta la reciprocidad y la comunión de las personas. La expresa a través del don como característica fundamental de la existencia personal».

(22) Cf. Juan Pablo II: Audiencia general 26 marzo 1980, Insegnamenti di Giovanni Paolo II, 1980, III-I, pp. 737-741.

(23) Cf. Gaudium et spes, n. 49.

(24) Ibid., n. 12.

(25) Ibid., donde se comenta el sentido social de Gen, 1, 27.

(26) Ibid., nn. 47-52.

(27) Juan Pablo II: Audiencia general 20 febrero 1980, Insegnamenti di Giovanni Paolo II, 1980, III-I, p. 429, n. 2.

(28) Gaudium et spes, n. 22.

(29) Ef 4, 13.

(30) Cf. Mt. 19,3-12.

(31) Cf. 1 Cor. 7,32-34.

(32) Ibid., 13,4-8; cf. Familiaris consortio, n. 16.

(33) Cf. Conc. Vat. II: Cons. Lumen gentium, n. 39.

(34) S. Congregación para la Educación Católica: Orientaciones para la educación en el celibato sacerdotal, 11 abril 1974, n. 22.

(35) Cf. 1 Cor. 6, 15. 19-20. 

(36) Cf. Rom. 7, 18-23.

(37) Gaudium et spes, n. 52, cf. Familiaris consortio, n. 37.

(38) Cf. Familiaris consortio, n. 37.

(39) Cf Gravissimum educationis, nn. 3-4; cf. Pío XI, Divini illius Magistri, I. c., pp. 53ss., 56ss.

(40) Cf. Familiaris consortio, n. 11. 

(41) Familiaris consortio, n. 16.

(42) Cf. Pablo VI, Enc. Humanae vitae, 25 julio1968, AAS 60 (1968) p. 493ss., n. 17ss.

(43) Gaudium et spes, n. 48. 

(44) Cf Humanae vitae, n. 10.

(45) Familiaris consortio, n. 33. Respecto a la actual propaganda contraceptiva tan ampliamente difundida, cf. Humanae vitae, nn. 14-17.

(46) Cf. Gaudium et spes, n. 26; cf. Humanae vitae, n. 23.

(47) Juan Pablo II, Mensaje para la XIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 23 mayo 1979, AAS 71 (1979-II) p. 930.

(48) Conc. Ec. Vat. II: Decr. Inter mirifica, n. 10; cf. Comisión Pontificia para las Comunicaciones Sociales: Inst. past. Communio et progressio, AAS 63 (1971) p. 619, n. 68.

(49) Cf. Juan Pablo II, Mensaje para la XIII Jornada Mundial de las Comunicaciones sociales, 23 mayo 1979, AAS 71 (1979-II) pp. 930-933. 

(50) Inter mirifica, n. 12.

(51) Familiaris consortio, n. 32.

(52) Cf. supra n. 58.

(53) Cf. 1 Cor. 13,5. 

(54) Mt. 19,5.

(55) Humanae vitae, AAS 60 (1968) p. 486, n. 9. 

(56) Cf. Persona humana, n. 7.

(57) Ibid., n. 9. 

(58) Ibid.

(59) Ibid.

(60) Ibid. pp. 85-87, n. 9.

(61) Orientaciones para la educación en el celibato sacerdotal, n. 63. 

(62) Persona humana, n. 8.

(63) Cf. Ibid.

(64) Cf. Rom. 1,26-28; Cf., por analogía, Persona humana, n. 9.

(65) Cf. Gál. 5, 22-24.
1   2   3   4

similar:

Sagrada congregación para la educación católica iconSagrada congregación para la educación católica (19, de Marzo de 1977)

Sagrada congregación para la educación católica iconCongregación para la doctrina de la fe

Sagrada congregación para la educación católica iconCongregación para la Doctrina de la Fe

Sagrada congregación para la educación católica iconCongregación para la evangelización de los pueblos
«De propaganda Fide», para todas las misiones y para toda la actividad misional" (ag 29). Como todo Dicasterio de la Curia romana,...

Sagrada congregación para la educación católica iconSan José de Calasanz, maestro y fundador
«como un apéndice» de ninguna congregación, como se expresaba en la carta a Glicerio. (3) Ni parece tampoco muy verosímil que tanto...

Sagrada congregación para la educación católica iconInstrucciones para la organización y funcionamiento en las escuelas...

Sagrada congregación para la educación católica iconWebs interesantes para el profesorado de religión católica

Sagrada congregación para la educación católica iconUna Nueva Concepción de maestros y maestras para la vida, para la...

Sagrada congregación para la educación católica iconPara conocer bien a la Virgen María no tenemos otras fuentes que...
«kecharitoméne», es el nombre más bello de María, nombre que le dio el mismo Dios para indicar que desde siempre y para siempre es...

Sagrada congregación para la educación católica iconÑ. criterios generales para la elaboración de las programaciones...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com