Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar






descargar 92.35 Kb.
títuloContenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar
fecha de publicación09.09.2015
tamaño92.35 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos







Acoso Escolar

POR Martina Reyes

10/05/2013

[Escriba el nombre de la compañía]

Martina Reyes

Contenido


Acoso escolar 4

The Tragic Case of Amanda Todd 8


Acoso escolar


El acoso escolar (en inglés llamado bullying) es un tipo de violencia que se produce entre niños y adolescentes; no diferencia niveles socioeconómicos y se caracteriza por el maltrato psicológico, físico o verbal dentro de la escuela. Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia (12-14 años), siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas.

El objetivo de la práctica del acoso escolar es intimidar, apocar, reducir, someter, aplanar, amedrentar y consumir, emocional e intelectualmente, a la víctima, con vistas a obtener algún resultado favorable para quienes acosan o satisfacer una necesidad imperiosa de dominar, someter, agredir, y destruir a los demás que pueden presentar los acosadores como un patrón predominante de relación social con los demás.

Con mucha frecuencia el niño o niña que acosa a otro compañero suele estar rodeado muy rápidamente de una banda o grupo de acosadores que se suman de manera unánime y gregaria al comportamiento de hostigamiento contra la víctima. 

No todo acto agresivo entra en la categoría de bullying, ya que para que se cumpla se tienen que dar una serie de condiciones, como la existencia de una víctima, casi siempre indefensa, que sea objeto de ataques reiterados; una desigualdad de poder entre el “fuerte” y el “débil”; y la repetición, durante un tiempo largo y de forma reiterada del acto.

A menudo la violencia encuentra una forma de canalizarse socialmente, materializándose en un mecanismo conocido de regulación de grupos en crisis: el mecanismo del chivo expiatorio. Destruir al que no es seguidor, al que se resiste, al diferente, al que sobresale académicamente, al imbuido de férreos principios morales, etc.

En el estudio que se llevó a término en 1999 en la comunidad autónoma de las Illes Balears, con una muestra de 3.000 alumnos de entre 10 y 16 años, se determina que un 4,5% sufrían agresiones cada día.

El bullying se puede producir por falta de amor y carisma en el hogar del acosador. Esto comienza como un juego, pero empieza a subir su nivel y llega a los golpes, intimidación, insultos, etc. En algunos casos esto aumenta tanto que el acosado no siente ganas de vivir y llega al suicidio. Los motivos del bullying hay que buscarlos más en el acosador que en el acosado, aunque las victimas más propicias suelen ser aquellas que presenten algún rasgo característico que las haga aparecer como diferentes ante los ojos de los acosadores. Estos para justificar el acoso ante el grupo en el cual se da se ceban en estas personas en muchas ocasiones basándose en prejuicios existentes

Cuando en la escuela son objeto de burlas, bromas desagradables, les ponen apodos, los insultan, los molestan, a menudo están implicados en discusiones y peleas en las cuales se encuentran indefensos y siempre acaban perdiendo, en el juego son los últimos en ser elegidos, en el patio suelen estar cerca del maestro, no tienen muchos amigos. En clase tienen dificultad para hablar, se sienten inseguros y/o demuestran ansiedad, tienen un aspecto contrariado y triste, presentan un deterioro gradual del rendimiento escolar. Regresan a casa con la ropa rota, con los libros estropeados, han «perdido» objetos y/o dinero, piden que los acompañen a la escuela, o no quieren ir, evitan determinados lugares, determinados días o clases, hacen caminos ilógicos para ir a la escuela, no los invitan a casa de los demás, tienen pesadillas, trastornos psicosomáticos, marcas de golpes y arañazos, cambios de humor repentinos. Aparición frecuente de grafitis que insultan alumnos o grupos de alumnos con resultados académicos bajos y dificultades de atención generalizadas, situaciones de exclusión social, distanciamiento de los adultos, falta de capacidad de gestión y resolución de conflictos, entre otros. A veces el maltrato apunta a grupos concretos que presentan rasgos diferenciales étnicos, culturales o de otros tipos.

Los grupos de alto riesgo de padecer de acoso y hostigamiento son:

  • las lesbianas,

  • homosexuales,

  • bisexuales,

  • jóvenes transgénicos,

  • niños con discapacidades o con necesidades especiales.


Aquellos niños que han sido víctimas de la intimidación o de bromas inapropiadas tienen un bajo autoestima que los puede acompañar de por vida. Se sienten solos y sus calificaciones pueden verse afectadas negativamente, tienen miedo o les desagrada ir a la escuela. Se quejan de padecer de dolores de cabeza o de estómago y tienen dificultad en concentrarse en sus quehaceres escolares. A largo plazo las secuelas de los niños que son víctimas del bullying pueden ser más graves, ya que pueden padecer de depresión, ansiedad, bajo autoestima y otras condiciones mentales. Algunos incluso son más propensos al suicidio.
Aunque ha habido informes noticiosos que en el 2010 hubo un descenso en las cifras correspondientes a los casos de bullying reportados en el país, mientras la Organización Mundial de la Salud explica que el aumento en la cifras de la violencia entre los jóvenes en el mundo tristemente está en auge.
El maltrato entre iguales puede manifestarse de diversas formas. No necesariamente se tiene que dar sólo una de ellas, sino que en muchas ocasiones son un conjunto de las mismas. 
Este tipo de agresiones son las siguientes: 

1) Intimidaciones verbales como son insultos, motes, rumores, hablar mal de alguien... 

2) Intimidaciones psicológicas: Amenazas para provocar miedo, obtener algún objeto o dinero, u obligar a la víctima a hacer cosas contra su voluntad. 

3) Agresiones físicas ya sean directas (peleas, palizas, agresiones menores como collejas, cachetes...) o indirectas (destrozo de materiales personales, pequeños hurtos...) 

4) Aislamiento social, bien sea impidiendo al menor a participar en determinadas actividades o ignorando su presencia. 
También se dan casos de acoso de tipo racista que se suelen centrar en minorías étnicas o culturales o acoso sexual que hacen que la víctima se sienta incómoda o humillada. 
Finalmente hay que mencionar que en los últimos años se están dando nuevas modalidades de acoso por la difusión de las nuevas tecnologías, de esta manera podemos encontrarnos con que el acoso ya no sólo se limita al contacto cara a cara, sino que se puede ejercitar mediante el envío de mensajes de móvil o de correo electrónico anónimos, llamadas de teléfono anónimas en las cuales se hostiga y se amenaza a la víctima, etc.
Todos los días los docentes, los directores, consejeros escolares, padres y amigos de muchos jóvenes se acercan a la escuela buscando respuestas al sufrimiento y miedo que tiene una víctima de la intimidación. Muchos casos se solucionan con intervenciones sencillas, en otros casos hay que recurrir a otros recursos externos, que incluyen a la Justicia y en otros, sencillamente la gravedad termina por dañar irreversiblemente a un niño o a un joven. La intimidación es un problema que afecta a estudiantes de todas las etnias y clases sociales, y es motivo de preocupación para múltiples actores de la sociedad, prácticamente todos los que tienen contacto con una víctima de este flagelo. También es cierto que muchas veces por ser la intimidación un problema oculto a los padres, docentes y otros adultos, no se logra dimensionar la gravedad de este problema o incluso se llega a minimizar los hechos vinculados a la intimidación.
Los intimidadores también son víctimas, en muchos casos ellos también han sido víctimas de la intimidación de adultos, abusados, maltratados psicofísicamente, sin embargo la carrera de los intimidadores, en más del 50% termina con la cárcel, o la muerte por integrar grupos delictivos organizados como las pandillas. Los intimidadores generalmente fracasan a nivel académico tempranamente, y tampoco logran relaciones saludables y positivas con otros grupos sociales. La violencia aumenta en ellos y realimenta al intimidador.
Algo importante es que no existe un estereotipo del intimidador, si bien hay características más frecuentes. Pueden ser varones o mujeres, extrovertidos o manipuladores, aparentar ser generosos, etc. pero en general todos ellos les gusta dominar a los demás, son egoístas, suelen equivocarse en la toma de decisiones, no son reflexivos, no suelen compadecerse y ser empáticos, son menospreciativos de los otros, su baja autoestima los lleva al complejo de superioridad.
Con mucha frecuencia el intimidador/a que acosa a otro compañero/a suele estar rodeado muy rápidamente de una banda o grupo de acosadores que se suman de manera unánime y gregaria al comportamiento de hostigamiento contra la víctima. La violencia encuentra una forma de canalizarse socialmente, materializándose en un mecanismo conocido de regulación de grupos en crisis: el mecanismo del chivo expiatorio.
La ciberintimidación, ha sido definida como "un acto agresivo e intencional encabezado por un grupo o individuo usando formas electrónicas de contacto, en forma repetida y en el tiempo contra una víctima que no puede defenderse fácilmente"
Más del 60% de los ciberintimidados han sido intimidados y más del 60% de los ciberintimidadores ha intimidado.

Los niños y jóvenes pueden ciberintimidar a través de:

  • Correos electrónicos,

  • Mensajes instantáneos,

  • Mensajes de texto o imágenes digitales enviadas a través de teléfonos celulares,

  • Sitios de redes sociales

  • Páginas Web,

  • Web logs (blogs),

  • Salas de charla (chat) o foros de debate, y

  • Otras tecnologías electrónicas.


En ocasiones, el bullying cara a cara desemboca en ciberacoso. Y muchos escolares sufren ambos tipos. El problema del "ciberbullying" es que a los escolares les resulta muy difícil protegerse de él porque deberían dejar de usar las redes sociales, el correo electrónico o el móvil. Son las herramientas que emplean los ciberacosadores y que tan necesarias y habituales resultan hoy en día.
El bullying a través de las nuevas tecnologías puede ser más invisible para los progenitores que el realizado cara a cara. Un mensaje de texto a través del móvil, insultos en una red social, un correo electrónico con burlas... Los escolares utilizan con frecuencia estas nuevas tecnologías sin la presencia o la supervisión continua de los padres. Por este motivo, "hay que hacerse partícipe de la vida de los hijos en Internet".
Internet, el móvil o las redes sociales, entre otras, son tecnologías imprescindibles hoy en día para la formación, la comunicación y el entretenimiento de los estudiantes. "No hay que censurarles, todo lo contrario. Pero ayuda situar el ordenador en una zona común de la casa, como el comedor. Ayuda hablar de qué buscan y hacen los hijos en Internet. Debe formar parte de las conversaciones familiares, como se charla sobre las notas o las actividades deportivas", expone el experto. Los hijos deben sentir que pueden confiar en los padres.
En el XXI Congreso de la Sociedad Española de Pediatría Extra hospitalaria y Atención Primaria señalaron que 14% de los alumnos españoles sufrían, algún tipo de violencia escolar. En el caso de las agresiones más importantes -coacciones o exigencias de dinero-, la cifra ronda el 6%, mientras que las extremas (violencia física o, incluso, sexual) afectan al 3% de los alumnos. Además, el 12% del alumnado sabe de agresiones físicas entre compañeros y el 2% reconoce agresiones a profesores. Los participantes en el congreso perfilaron ocho indicadores de alarma para destapar casos de acoso escolar. Estos son: cambio de comportamiento sin motivo aparente; menor rendimiento escolar; pequeños hurtos, sobre todo de dinero; síntomas físicos, como dolores de cabeza, vómitos o dolores abdominales; lesiones externas reiteradas; temor a ir al colegio; exclusión del grupo habitual de amigos, y deterioro de su material educativo.
En el ámbito escolar las conductas violentas más frecuentes son insultos, robos, agresiones y peleas, aislamiento social, rotura de mobiliario e insolencia ante los profesores. "Algunas manifestaciones actuales de la violencia son muy elaboradas y mezquinas, e incluso grabadas con los teléfonos móviles". Una nueva forma de acoso es exhibir luego esos videos o fotos en Internet.
Los casos de bullying y violencia en las aulas han puesto en alerta a los centros educativos, empeñados en mantener una convivencia pacífica entre los alumnos. Para ello, se han elaborado planes de convivencia, que marcan una serie de buenas prácticas y estrategias para evitar incidentes en los colegios. Esta introducción se centra en el objetivo de los planes de convivencia, su función para prevenir e identificar las situaciones de riesgo de conflicto y los diferentes planes de convivencia puestos en marcha en las comunidades autónomas.
Cumplir las normas de convivencia en los centros educativos se ha convertido en objetivo prioritario. Por este motivo, los planes de convivencia se han puesto en marcha en todas las comunidades como un modo de aplicar medidas preventivas que "reduzcan las situaciones de conflicto y de deterioro del clima de convivencias".
Los planes de convivencia contemplan una serie de protocolos para actuar en estos casos, tanto con las víctimas, como con el agresor o agresores y con los observadores. Y es que el acoso no solo afecta a quien lo sufre de manera directa, sino que es un riesgo para los compañeros que lo conocen y no se atreven a denunciarlo, por miedo a ser los siguientes acosados.
Los padres han de conocer en cada momento lo que ocurre en los centros o podría ocurrir. Es fundamental que accedan a esta información y que los colegios les faciliten datos suficientes sobre los planes de convivencia en vigor. Pero también ellos han de interesarse. Es bueno que distingan las pistas que revelan a un posible alumno acosado o acosador, ya que sus hijos pueden encontrarse en ambas situaciones.
Ha habido varios casos de suicidio por el acoso escolar o el ciberacoso, pero el caso que ha sido más reconocido fue el de Amanda Todd.

The Tragic Case of Amanda Todd


The case of Amanda Todd, the 15-year-old Canadian girl who killed herself this week after a cascade of abuse following her victimization by a pedophile, illustrates what can happen when technology enables the most vile types of human behavior and how bullying can destroy psychological health.

The horror began when a predator took advantage of an overly trusting 12-year-old. A pedophile who stalked young girls with webcams called her “stunning, beautiful, and perfect,” using the flattery to convince the child to reveal her breasts. Those few seconds of naivety set off a chain reaction that ultimately ended in Todd’s death. The man began to blackmail her — and when she refused to “put on a show” for him a year later, he e-mailed the pictures to her friends and family, eventually creating a Facebook page using her breasts as his profile picture.

While this should have resulted in outrage from Todd’s classmates over a pervert who should have been pursued and prosecuted, instead Todd was targeted by bullies as a “porn star.” Todd’s mother said that her daughter had learning difficulties, which may have played a role in the incident.

But the focus shouldn’t be on the victim, but on the perpetrators, who target the weak. Both bullies and pedophiles choose children who are helpless and desperate for any type of friendship or affirmation, kids who are isolated and feel bad about themselves for not fitting in but do not know how to tell when flattery or promises of friendship aren’t genuine but actual tools of cruel manipulation.

To start afresh, Todd switched schools after the first incident. But the experience had already triggered depression and an anxiety disorder. Research connects all of these problems with bullying: not only being a victim of bullying can spur depression and anxiety, but kids with mood disorders, like others who are different, are also especially likely to be targeted.

Todd’s mood disorders set off other problems, as well. In an attempt to feel better, she began drinking and taking drugs. Studies show that this misguided “solution” often appeals to students in Todd’s situation, both as an escape and because of the strong social identity associated with teen substance misuse. “Stoners” and “burnouts” in most situations tend to be more accepting and supporting of misfits.

Then the stalker reappeared, revealing the pictures again to her new classmates, prompting another round of bullying and isolation. Once more, she moved to try to escape.

But unfortunately, now settled reasonably well in another school, Todd again trusted the wrong people. Someone she described in her video as an “old guy friend,” got in touch, convincing her to “hook up” with him when his girlfriend was away. Word got out — and soon the girlfriend, her friends and even the guy himself showed up at Todd’s new school, to administer a beating that they videotaped. Her “reputation” caught up with her all over again.

In despair, the teen drank bleach, winding up in the hospital and then getting jeered online again for the unsuccessful suicide attempt. Desperate, she posted a video detailing her ordeal. “Every day, I think, why am I here?” reads one of the white cards that she holds throughout the silent black-and-white video. “I’m stuck. What’s left of me now? Nothing stops. I have nobody.” She attempted to take her life again, and this time, she succeeded. Even now, after her death, there are taunts posted among the tributes on her memorial page.

http://multiplyjustice.files.wordpress.com/2012/12/amanda-todd1.jpg?w=268&h=300

Si bien el término bullying hoy en día resulta muy conocido, antaño cuando aún no se conceptualizaba el maltrato infantil entre los mismos niños, no había una referencia clara a dicho fenómeno, es por ello que se considera necesario hacer un recuento, así como un manejo de términos y conceptos relativos a dicho ámbito, con el principal propósito de dimensionar y/o delimitar esté para los efectos propios del presente trabajo de análisis.

Cabe señalar que si bien los estudiosos del tema, han considerado que existe el bullying en otros ámbitos como el trabajo o el hogar, el siguiente estudio conceptual, se circunscribe en el contorno meramente escolar. En la década de 1970, Dan Olwens, dio la alerta al denunciar el maltrato y los abusos como una práctica común y sistemática entre compañeros en las escuelas, y esta práctica no es otra cosa que el bullying.

En el proceso o práctica del bullying siempre van a intervenir tres sujetos: el agresor, la víctima y el testigo, espectador o cómplice, es lo que se denomina “Triángulo del bullying”, y sus actores pueden ser activos o pasivos según la forma en que actúan y de la función que desempeñan.

En un estudio publicado por la CEPAL en agosto de 2011 se señala que un 11% de los estudiantes mexicanos de primaria han robado o amenazado a algún compañero, mientras que en secundaria ese porcentaje alcanza a poco más de un 7%.

Asimismo, se señala el porcentaje de estudiantes de 6º grado de primaria que declaran haber sido en su escuela, víctimas de: robo 40.24%, insultados o amenazados 25.35%, golpeados 16.72%, o atravesado por algún episodio de violencia 44.47%.

Todas las bases, criterios y lineamientos que se establecen y dan fundamento al sistema educativo mexicano en el artículo 3º Constitucional, se regulan a través de la Ley General de Educación. En esta Ley se determina a través del artículo 7, fracción VI, que:

“Artículo 7o.- La educación que impartan el Estado, sus organismos descentralizados y los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios tendrá, además de los fines establecidos en el segundo párrafo del artículo 3o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los siguientes: VI.- Promover el valor de la justicia, de la observancia de la Ley y de la igualdad de los individuos ante ésta, propiciar la cultura de la legalidad, de la paz y la no violencia en cualquier tipo de sus manifestaciones, así como el conocimiento de los Derechos Humanos y el respeto a los mismos;”

Asimismo, el artículo 8 señala:

“Artículo 8o.- El criterio que orientará a la educación que el Estado y sus organismos descentralizados impartan -así como toda la educación preescolar, la primaria, la secundaria, la normal y demás para la formación de maestros de educación básica que los particulares impártanse basará en los resultados del progreso científico; luchará contra la ignorancia y sus causas y efectos, las servidumbres, los fanatismos, los prejuicios, la formación de estereotipos, la discriminación y la violencia especialmente la que se ejerce contra las mujeres, niñas y niños, debiendo implementar políticas públicas de Estado orientadas a la transversalidad de criterios en los tres órdenes de gobierno. III.- Contribuirá a la mejor convivencia humana, tanto por los elementos que aporte a fin de robustecer en el educando, junto con el aprecio para la dignidad de la persona y la integridad de la familia, la convicción del interés general de la sociedad, cuanto por el cuidado que ponga en sustentar los ideales de fraternidad e igualdad de derechos de todos los hombres, evitando los privilegios de razas, de religión, de grupos, de sexos o de individuos.

Como se observa, ya a nivel de Ley secundaria se pugna por una educación libre de violencia, la promoción de la cultura de la paz y la no violencia, así como, contribuir al aprecio para la dignidad de la persona, sustentar los ideales de fraternidad e igualdad y evitar los privilegios. Sin embargo, precisamente y como se ha observado dentro de las escuelas está siendo muy común la práctica de comportamientos de violencia, que no se encuentran contemplados en la Ley, como lo es el bullying al que líneas arriba nos hemos referido, derivados por la discriminación con base por ejemplo: en la apariencia física, el estatus socioeconómico o raza o por el contrario sin causa ni provocación alguna,19 que genera un clima o ambiente escolar poco o nulo de confianza para la víctima y trae como consecuencia la baja autoestima, la falta de respeto por sí mismo, depresiones y orilla a que los victimarios caigan en la comisión de conductas antisociales tipificadas como delitos, tales son los casos del robo, lesiones que requieren hospitalización y pueden dejar marcas o cicatrices permanentes, violaciones sexuales e incluso la inducción al suicidio por el constante acoso u hostigamiento que ocasionan los alumnos que recurren a este tipo de conductas.

El Bullying se presenta tanto en escuelas públicas como privadas y su práctica puede incidir en un bajo rendimiento académico, reprobación e incluso deserción, en virtud de que, estos comportamientos son ignorados por los directivos, docentes y personal encargado de la disciplina y control de los alumnos, porque también se ignoran las quejas, denuncias y reclamos de quienes están siendo víctimas de bullying sin prestarles la atención que requieren cuando necesitan ser escuchados, o porque los alumnos víctimas de bullying no externan lo que está sucediendo por temor a represalias mayores, y por la falta de coordinación y comunicación con los padres de familia respecto al comportamiento de sus hijos.

Por su parte, Francisco Castillo Alemán, de la Dirección General de Prevención del Delito de la Procuraduría General de la República, detalló en el taller ‘Prevención del Bullying', organizado por la Comisión de la Familia de la Cámara de Diputados que: “uno de cada seis jóvenes víctimas de bullying termina suicidándose. Una cifra alarmante.” Además agrega: “Este tipo de violencia la ejercen 8.8 % de los niños en escuelas primarias y 5.6 % en secundarias.”

Con relación a la regulación del bullying en materia federal se encontró que existen diversas iniciativas presentadas por los diferentes Grupos Parlamentarios que conforman la LXI Legislatura que pretenden regularlo a través de reformas a la Ley General de Educación y una propuesta de Ley General para prevenir, atender y erradicar la Intimidación Escolar.

En términos generales se puede advertir que el bullying es un fenómeno, que debido a las dimensiones que ha alcanzado, en cuanto al impacto de los que lo sufren (hasta llegar incluso al suicidio y/o homicidio) es que tanto al Federación como los Estados, incluido el Distrito Federal, han tomado cartas en el asunto.

Perfil de los agresores: 

•    Suelen ser chicos conflictivos, que no se identifican con el colegio, a veces con problemas familiares, sobre todo de falta de supervisión y control. A veces hay consumo de drogas y alcohol. 
•    Buscan víctimas para purgar sus problemas y frustraciones. 
•    Obtienen satisfacción a través de la violencia para reafirmar su personalidad y su posición de liderazgo. 
•    No controlan sus impulsos y emociones. Los chicos tienden a los abusos físicos, seguidos por los psicológicos, y las chicas, a los psicológicos y relacionales. 


Perfil de las víctimas:


Entre los rasgos más comunes encontramos características que hacen especialmente vulnerables a algunos, como ser tímido, introvertido, hiperactivo, encerrado en sí mismo o tener alguna característica física que le diferencia (estar gordo, llevar gafas, ser bajito). Asimismo, características académicas, como ser muy sobresaliente en las calificaciones o llevarse bien con los profesores. Los efectos del «bullying» en la víctima pueden ser devastadores: se siente violentada, desprotegida, humillada, insegura, aislada, indefensa





Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar iconCuando su hijo(a) ha sido víctima de un “Acoso Escolar“ (bullying,...

Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar iconAcoso laboral – Procedencia de la tutela / accion de tutela – Procedente...

Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar iconEl acoso escolar puede ser físico
«ensayo-error», obtener el reconocimiento y la atención de los demás, de los que carece, llegando a aprender un modelo de relación...

Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar iconResumen: Bulliyng: Menor preadolescente. Acoso escolar reiterado...

Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar iconQue es el acoso laboral

Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar iconAcoso sexual en el trabajo

Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar iconIe el insoportable acoso de la ley de encarna

Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar iconII. concepto y definición judicial del acoso

Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar icon1. El Acoso Sexual como una manifestación de la violencia de género

Contenido Acoso escolar 4 The Tragic Case of Amanda Todd 8 Acoso escolar iconProtocolo de actuación frente a denuncias de acoso o abuso sexual






© 2015
contactos
ley.exam-10.com