Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible






descargar 251.67 Kb.
títuloLos signos de los tiempos un lenguaje comprensible
página1/18
fecha de publicación05.09.2015
tamaño251.67 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS



1. Un lenguaje comprensible.




Corrían los años 60. Yo estaba iniciando la adolescencia, edad experimental muy influyente en nuestro futuro. Iba con mis amigos en bicicleta por la carretera de Triongu a Arriondas en la Asturias de mi infancia. Anochecía, y volvíamos para casa. En la curva del Portazgo, algo me hizo mirar a la derecha, al terraplén que caía sobre el canal de la Central de Coviella, y a pesar de la poca luz, me pareció ver una persona caída entre los zarzales.
Mi corazón dio un vuelco y paré en el borde para comprobar que efectivamente estaba allí inmovilizado. Era un paisano ya entrado en años, y estaba en pleno barranco, con peligro de caerse al canal y con una bicicleta encima. Comencé a descender como malamente podía, agarrándome a las zarzas que me arañaban sin piedad. Descubrí que el pobre hombre llevaba un tiempo caído sin esperanzas de salir, agotado y resignado a su suerte; había sido providencial que me percatara de su presencia. Mis amigos habían pasado delante sin darse cuenta, y extrañados de mi tardanza volvieron en mi búsqueda. Vieron mi bicicleta y se pararon a observar la lucha que mantenía con las zarzas. Por fin, no sin esfuerzo y cierto peligro, logré levantar la bicicleta que impedía la movilidad del paisanín. Me miraba contemplando inmóvil mis maniobras con una mirada infinita de agradecimiento. Les pedí ayuda a los de arriba y subieron la bici. Yo me afané en sujetar al “paisa” con cuidado de no caernos por el barranco y desenmarañarnos de las crueles zarzas.
Una vez arriba, observé su sencillez y pobreza. Llevaba una pequeña tartera de metal atada en la bici -su alimento de la jornada-, la bici tenia casi tantos años como él, y comparada con nuestras "orbeas" no era nada, pero le servía para ir todos los días al trabajo. El “paisa” no sabía qué decir, todo era humilde agradecimiento y buscando en su cinturón encontró "un duro" que quería dármelo a toda costa. Yo me negaba, me sentía suficientemente pagado con su alegría y no quería admitir "un duro" que para un jovenzuelo como yo era mucho, pero para él, seguro que era mucho más. Después de agradecerme todo desde lo más profundo de su alma, ayudándole a subir a su bicicleta, se fue alejando despacio y tambaleante, hasta que le perdimos de vista. No lo conocía y pienso que nunca más le he vuelto a ver.
Siempre recordaré con agrado este suceso, convencido de que el mismo Jesús me llevó a él, o quizás, que él fuera Jesús en persona. Pero para el caso da igual, pues "todo aquello que hiciereis con mis humildes hermanos, conmigo lo hacéis".
Tanto este suceso como otros más normales que ocurren todos los días, son signos de Dios que esperan nuestra respuesta. Tenemos que saber ver esos signos, sin esperar que sean espectaculares, más bien cotidianos y sencillos a lo largo de la jornada.
Nuestra incapacidad para discernir el signo de los tiempos, en concreto, del tiempo presente, nos impide ver con claridad los objetivos de nuestro vivir. Jesús nos echa en cara esta ceguera:
"Cuando veis que sale una nube por el poniente, enseguida decís: va a llover, y así sucede. Y cuando sopla el sur, decís: viene bochorno, y sucede. ¡Hipócritas! Sabéis interpretar el aspecto del cielo y de la tierra: entonces, ¿como es que no sabéis interpretar estos momentos? (Luc.12, 54-56)
"...sabéis discernir el aspecto del cielo y no podéis discernir los signos de los tiempos"

(Mat.16, 3)
Esta recriminación referida a los tiempos mesiánicos, se produce también hoy día. Dios nos sigue dando innumerables muestras de su predilección por cada uno de nosotros, y seguimos ciegos, nuestra vida carecería de rumbo, y estaría abocada al fracaso más estrepitoso si no sabemos leer estos signos y darnos cuenta a tiempo para poder encauzar una vida, la nuestra, que es corta, que se acaba.
¿Como discernir sucesos con los que Dios quiere transmitirnos sus designios? ¿Como descubrir el sentido de estos sucesos que por menudos y cotidianos no dejan de ser providencias, y que Dios nos envía para nuestro bien? ¿Como responder?
Dios ha creado el mundo de la nada, y lo mantiene en el ser; si por un instante dejara de pensar en él, volvería a la nada. Todo ocurre porque Dios lo quiere o lo permite. Pero algunos sucesos tienen un significado muy especial para nosotros, para la sociedad, para nuestro mundo. Son esos sucesos de los que el Señor reprende a los judíos diciéndoles que están ciegos porque no quieren verlos, sucesos que también en nuestros días se nos transmiten "con toda claridad", "en un lenguaje comprensible", pero que nos empecinamos en no querer ver ni entender.
El sucedido que he contado de mi infancia es perfectamente comprensible: la providencia de Dios provocando un encuentro personal. Hay otros mucho más claros, más trascendentes, la mayoría muy sencillos y otros dramáticos. Todos tenemos innumerables vivencias personales a las que a veces no encontramos sentido, pero que han supuesto un cambio en nuestras vidas, queramos o no. Si estas vivencias son interpretadas correctamente, quizás nos dicen mucho más de lo que a primera vista parece. Hay sucesos en nuestra sociedad que ocurren porque Dios quiere intervenir decisivamente ahí, y así quiere que lo comprendamos, sin buscar otras explicaciones. Todo es un misterio, pero recordemos las advertencias de Jesús, urgiéndonos a que salgamos de la hipocresía. El Espíritu de Dios -el Espíritu Santo- nos ilumina en esta tarea de discernir la verdad que encierran los aconteceres de este mundo.


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible iconSer fieles a los Equipos Docentes, es saber ver los signos de los...

Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible iconSignos de los tiempos

Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible iconLa semiótica. Una introducción a la teoría de los signos
«álgebra universal de los signos», funda­mentada en el álgebra universal de relaciones

Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible iconDijo que se trataba de presentar al mundo otra figura de la Iglesia,...

Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible iconLos tiempos cambian y con ellos cambian tambien todos los procesos...

Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible iconReconocer el lenguaje y las características principales de los actuales...

Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible iconRituales de la orden martinista
«el mundo de los Espíritus que no es seguro»; secreto inefable, incomunicable, solamente comprensible por el verdadero Adepto

Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible iconEn Colombia la educación ha sufrido cambios considerables en los...

Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible iconResumen unicameralidad vs. Bicameralidad, es lo que abordamos en...

Los signos de los tiempos un lenguaje comprensible iconCruzando el umbral de la esperanza
«materialidad» del papel impreso o a la inmaterialidad de los signos electrónicos






© 2015
contactos
ley.exam-10.com