La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de






descargar 81.54 Kb.
títuloLa etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de
página1/3
fecha de publicación01.09.2015
tamaño81.54 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3


Tema 3

La crisis del

Antiguo Régimen.

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de España.

En el primer reinado vemos los intentos de impedir la penetración de las ideas revolucionarias francesas en la Península así como un posterior acercamiento a Francia por parte de Godoy, primer ministro de Carlos IV. Fruto de ese acercamiento es la derrota de Trafalgar frente a los ingleses y la caída del propio Godoy y de Carlos IV tras un motín popular. Entre tanto, las fuerzas francesas entran en España con la intención de invadir Portugal, pero ocupando de hecho España. Tanto Carlos IV como su hijo Fernando se someten al arbitrio de Napoleón en la lucha que les enfrentaba por la corona, Napoleón les arrebata el trono y se lo entrega a su hermano José.

Ante esta situación el pueblo inicia una lucha contra el invasor que durará cinco años. Mientras, en Cádiz, ciudad sitiada y protegida por la flota inglesa se reúnen las cortes del reino y elaboran la Constitución de 1812 que finiquitaba el Antiguo Régimen en España y proclamaba la monarquía parlamentaria.

Tras la derrota de Napoléon llega a España Fernando VII y anula todos los decretos de las Cortes, gobernando de manera despótica siguiendo el más puro absolutismo. Salvo un periodo de tres años, el Antiguo Régiemen restaurado estará vigente hasta su muerte en 1833. Es en esta época cuando se produce la independencia de las colonias americanas, convirtiéndose España en una potencia de segundo orden. Por último, la muerte Fernando VII sin heredero varón, su hija Isabel tenía sólo tres años de edad, abrió la puerta a una guerra civil entre los partidarios de su hija y los que no la reconocían como reina que se agruparon en torno a Carlos María Isidro, hermano de Fernando.


Eje cronológico de los reinados de Carlos IV y Fernando VII.

I. EL REINADO DE CARLOS IV (1788-1808) Y LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA.
1. El reinado de Carlos IV (1788-1808).


Carlos IV sucede a su padre Carlos III, es un rey débil y sin carácter, con esto ya deducimos que no estará a la altura de las circunstancias difíciles que se avecinan. Como hecho curioso diremos que intentó derogar la Ley Sálica (las mujeres no podían reinar) pero la Prágmática Sanción (hoy diríamos Real Decreto) no llegó a publicarse; este dato es importante porque ocasionaría problemas a la muerte de su hijo Fernando VII.

a) España ante la Revolución Francesa.

Manuel Godoy.
La Revolución Francesa había estallado en 1789, todas las monarquía europeas tienen miedo a que se extienda y la población se contagie de estas ideas (recordemos que en Francia se acaba con el poder absoluto del rey y se llega a guillotinar más tarde al monarca). El marqués de Floridablanca (primer ministro) llega a cerrar las fronteras con Francia, a impedir que los estudiantes salieran a estudiar fuera y a establecer una censura sobre los libros. Llegó incluso a prohibir la enseñanza del francés para que no se extendieran libros y escritos procedentes de ese país. En 1792 el rey destituye a Floridablanca y nombra a Aranda que intenta una aproximación a Francia, estará sólo unos meses en el poder.

En el mes de noviembre Aranda es derrocado y ascenderá a las más altas instancias del poder Manuel Godoy, amante de la reina, se convierte así en valido del rey y en un auténtico dictador. Dirigirá los destinos de España entre 1792 y 1808, excepto entre 1798 y 1800. Tuvo siempre en contra a los absolutistas más exacerbados y a los simpatizantes de la revolución.

En política internacional Godoy se alió con Gran Bretaña cuando en 1793 los revolucionarios franceses guillotinaron a Luis XVI. Varias naciones europeas, incluida España, declaran la guerra a la República Francesa, es la llamada Guerra de la Convención, por ser la Convención el principal órgano de gobierno de la Francia revolucionaria en esos momentos. La guerra conoce dos etapas muy claras, en la primera las tropas españolas, al mando del general Ricardos, invaden el Rosellón y obtienen algunas victorias a pesar de una desorganización evidente. La rápida reacción francesa y la elevada moral de los ejércitos revolucionarios dan la vuelta a la situación y los franceses toman Gerona, Guipúzcoa, Vizcaya, Álava y Navarra, volviéndose apurada la situación para los españoles. En julio de 1795 se firma la Paz de Basilea, por ella España perdió la parte Oriental de la isla de La Española (actual República Dominicana).
b) La alianza hispano-francesa y sus consecuencias.
En 1796, por el Pacto de San Ildefonso Godoy dio un giro a la política exterior española y optó por la alianza con Francia, lo que suponía el enfrentamiento inevitable con Inglaterra. En esos momentos la Revolución había desembocado en el poder unipersonal de Napoleón. Para Napoleón España tenía mucho interés, en su enfrentamiento con Inglaterra la guerra se llevaba al frente comercial, toda Europa debía bloquear comercialmente a Inglaterra y así ésta se vería arruinada, lógicamente España entraba dentro de ese plan. En 1797 las flotas española y francesa fueron derrotadas en la batalla del Cabo de San Vicente, era sólo un aperitivo de lo que iba a suceder ocho años después en Trafalgar.
Entre tanto la situación económica era desastrosa: malas cosechas, carestías y, fruto de ello, un riesgo de bancarrota para las finanzas reales, este último problema se intentó solucionar con una subida de impuestos –lo que motivó que aumentara el descontento contra Godoy- y con la venta, por primera vez, de tierras del clero, aquellas de los jesuitas expulsados en 1767 y las que la Iglesia destinaba a la beneficiencia.

En 1801 se produce la Guerra de las Naranjas, una guerra entre España y Portugal debido a la ambición de Godoy, Napoleón apoya a España frente a Portugal, tradicional aliado de Inglaterra. Francia pretende que Portugal cierre sus puertos al comercio inglés. Tras dos años de escaramuzas la Paz de Badajoz selló la paz, Portugal cerraría sus puertos y España recibirá la localidad de Olivenza.

En 1805 se produce una derrota aplastante de las escuadras francesa y española frente a los ingleses en Trafalgar. Allí se hundió una flota poderosa y moderna que había sido armada con gran sacrificio a mediados de siglo. España se quedaría sin flota, y las colonias españolas de América se quedarían incomunicadas.

El descontento por la derrota iba dirigido contra Godoy, y es el príncipe de Asturias –el futuro Fernando VII- quien acaudilla la oposición al primer ministro.

E
Dos de mayo o Carga de los mamelucos. Goya 1814.
n 1807 Godoy firma con Napoleón el Tratado de Fontainebleau para repartirse Portugal, una parte sería para Francia, otra para España y una tercera sería un principado personal para Godoy; lógicamente para llegar las tropas francesas a Portugal tenían que pasar por España, con esta excusa atravesarían la Península y tomarían las principales ciudades del país.
c) El motín de Aranjuez y la caída de Godoy.
Entre tanto un grupo de nobles, a cuya cabeza está el príncipe de Asturias, instiga al pueblo para la revuelta, es el Motín de Aranjuez, Godoy cae y Carlos IV huye a Francia, mientras su hijo Fernando reclama el trono, es el 19 de marzo de 1808. En Bayona (localidad francesa próxima a la frontera española) Napoleón reúne a Carlos IV y a su hijo para actuar como árbitro entre sus disputas, allí el 5 de Mayo de 1808 obliga a los dos a abdicar en él y proclama como rey de España a su hermano José I Bonaparte. El 2 de Mayo se produjo un levantamiento sangriento en Madrid que sería violentamente reprimido al día siguiente.


2. La Guerra de la Independencia.


La marcha hacia Bayona de la familia real dejó tras de sí un vacío de poder justamente cuando se presentaban unas circunstancias excepcionales, con el ejército de Murat, con 30.000 hombres, ocupando realmente Madrid. Esta situación tendrá una importancia decisiva, porque colocó a los españoles, y muy especialmente a las elites dirigentes, ante la alternativa de acatar la legalidad -la Junta de Gobierno que dejó Fernando VII antes de dirigirse a Bayona colaboraba con las tropas francesas de Murat-, o atender al mandato de la propia conciencia. El pueblo abrazó la causa de Fernando VII, a quien llamó el Deseado, y el va­cío de poder fue cubierto por cargos inferiores -el alcalde de Móstoles, Andrés Torrejón, por ejemplo- ante la pasividad o colaboración con el invasor que se observaba en la Junta de Gobierno y en las elites de la nación, declaró la guerra a Francia.

El 2 de mayo de 1808 se produjo en Madrid el primer levantamiento contra Napoleón. La insurrección tuvo un carácter eminentemente po­pular, aunque algunos sectores del ejército, los capitanes Daoiz y Velarde entre ellos, desobedeciendo las instruc­ciones de la cadena jerárquica, se sublevaron también en el Parque de Artillería de Monteleón. En esta ocasión, el pueblo de Madrid y los artilleros fueron los héroes de la jornada. Las fuerzas de Murat sofocaron rápidamente el alzamiento y fusilaron a todos los combatientes que pudieron ser captu­rados.

L
Principales operaciones de la Guerra de la Independencia.
a noticia de las abdicaciones de Bayona con­tribuyó a la extensión del movimiento por toda España, aunque la generalización del alzamiento no alterase la posición de las autoridades legales, que, o bien siguieron colaborando con las fuerzas francesas, o, en el mejor de los casos, permanecie­ron impasibles ante la actuación de las tropas con­tra el pueblo sublevado. La Junta de Gobierno y el Consejo de Castilla acataron las órdenes que pro­venían de Francia y recibieron al nuevo rey José I Bonaparte. Este nuevo rey trató de imponer por la fuerza un régimen liberal autoritario plasmado en el Estatuto de Bayona, una especie de constitución otorgada al país por Napoleón y que concentraba casi todos los poderes del Estado en el rey, a pesar de una declaración de derechos de carácter liberal. En este texto se decía que si el monarca moría sin descendencia la Corona volvía a Napoleón. José I fue un rey inteligente, consciente de los escasos apoyos con los que contaba y sometido a la voluntad de su hermano a quien debía todo. Gobernó apoyándose en los viejos ilustrados.

Los opositores a los franceses eran casi todo el pueblo, muchos nobles y clérigos que no habían jurado obediencia a José I, y un gran número de burgueses. De una manera espontánea surgieron juntas ciudadanas por todos sitios para coordinar su oposición a los franceses y su adhesión a Fernando VII, estas juntas ciudadanas serían coordinadas por las juntas provinciales y todas estas por Junta Suprema Central, tras la batalla de Bailén representaban en sí mismas la ruptura con la situación existente antes del 2 de mayo, al mismo tiempo que expresaban de h
El general Dupont se rinde en Bailén ante el general Castaños. C. de Alisal.
echo la realidad de la soberanía popular.
a) La primera fase (junio-noviembre de 1808).

La guerra se desarrolló en tres fases. La primera de ellas, o de los éxi­tos iniciales españoles, tiene lugar entre los meses de junio y noviem­bre del año 1808, tras el fracaso del levantamiento de Madrid. En este período los soldados franceses se emplearon en sofocar los alzamientos urbanos que se habían extendido por las ciudades más importantes del país. En el mes de junio tuvo lugar el primer sitio de Zaragoza, cuya posesión era fundamental para controlar la importante vía de comunica­ción del valle del Ebro. La ciudad aragonesa resistió heroicamente bajo el mando del general Pala­fox, frustrándose de momento los planes franceses. El hecho más destacado de esta primera fase de la guerra fue, no obstante, la batalla de Bailén, donde un ejérci­to francés dirigido por el general Dupont fue derrotado el 19 de ju­lio por un ejército español improvisado por algunas juntas provinciales de Andalucía, y de ma­nera destacada por la de Sevilla, comandado por el general Castaños. La derrota de Bailén tuvo una doble repercusión: es­tratégica y propagandística. Por primera vez era derrotado un ejército napoleónico en campo abierto, haciéndole 19.000 prisioneros, gran parte de los cuales -en torno a 14.000- fueron confinados en la isla de Cabrera, donde perecieron de hambre y de sed.
b) La segunda fase: el apogeo francés (Noviembre de 1808-primavera de 1812).
Esta segunda fase, de excepcional importancia dentro de la es­trategia global de Napoleón, viene determinada por la reacción francesa ante la derrota de Bailén y por las consecuencias que de ello se derivaron.

El emperador francés había subestimado en principio la capacidad de resistencia española, debió cambiar sus ideas al respecto, hasta el punto de concertar nuevamente una entrevista con el Zar de Rusia, para garantizarse la seguridad en Centroeuropa y de esta manera poder concentrar sus es­fuerzos en la recuperación de la península Ibérica.

A tal efecto el Emperador organizó la Grande Armée, un poderoso ejérci­to de 250.000 soldados bien entrenados y dirigidos por el propio Napole­ón. El día 10 de noviembre cayó la ciudad Burgos, que fue sometida a un terrible saqueo, seguido de la derrota del ejército de Blake en Espinosa de los Monteros, y del vencedor de Bailén, Castaños, en Tudela. El hecho de armas más importante fue, no obstante, la toma de Madrid, tras arrollar la caballería polaca la tenaz resistencia ofrecida por los españoles en el puerto de Somosierra. En el otro extremo peninsular, Zaragoza, punto cla­ve en las comunicaciones con Francia, sufrió el segundo sitio, más de­vastador que el primero, cayendo en poder de los franceses cuando era prácticamente un montón de ruinas. Sólo Cádiz quedó libre de la ocupa­ción, de lo que se derivaron unas consecuencias trascendentales para la historia de España: la elaboración de la primera constitución española.

Lo más decisivo en esta fase de la guerra fueron las innovaciones estraté­gicas introducidas por los españoles, la guerra de desgaste, cuya práctica operativa se traducía en la guerra de guerrillas, expresión máxima de la guerra popular -el pueblo en armas- y auténtica pesadilla del ejército francés.
El papel de las guerrillas.

L
Grabado de Goya de la serie Los desastres de la Guerra.
as guerrillas representan un elemento nuevo en las guerras contempo­ráneas, porque nueva era también la manera de hacer la guerra, a partir del siglo XIX, frente a las naciones más poderosas. A partir de la Revolu­ción Francesa, los protagonistas de los enfrentamientos eran los grandes ejércitos nacionales y no los pequeños ejércitos mercenarios del Antiguo Régimen. La guerra total, que alcanzará su máxima expresión en la Segunda Guerra Mundial, ya manifestaba a principios del siglo XIX muchas de las características que la harían particularmente inhumana y devastadora. Ante la potencia de los grandes ejércitos nacionales, la guerra de guerrillas era la mejor manera de oponerles alguna acción con garantías de éxito. Era, sin ninguna duda, un procedimiento penoso, pero barato y eficaz a la hora de enfrentarse a un gran ejército, invencible si se utilizaban contra él las tácticas convencionales. De la crueldad de la Guerra de la Independencia hablan sobradamente la serie de grabados de Goya denominada los Desastres de la guerra.

El principio acción-represión-acción induce aquí un proceso realimentado que contribuye a la expansión de las simpatías hacia el movimiento guerrillero y al incremento de sus efectivos. La guerra de guerrillas representa, no obstante, un inconveniente para ambas partes, y es que ninguna puede derrotar a la otra, ex­cepto en un caso: que la guerrilla, tras debilitar o inmovilizar a un ejército muy superior, cuente con la ayuda de otro ejército convencional que rompa a su favor el impasse estratégico. Y éste fue exactamente el papel desempeñado por el ejército expedicio­nario británico del general Wellington.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de iconResumen: En este trabajo se pretenden contextualizar los elementos...

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de iconResumen: Con la consulta popular convocada por el presidente Rafael...

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de iconUna etapa muy contradictoria

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de iconLa Segunda República fue una etapa fundamental en la que se pusieron...

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de iconLa historia de Grecia en su etapa clásica se caracteriza por dos...

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de iconContenidos comunes para todos los cursos de la etapa

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de iconLos «vibrantes 60» – una etapa de crecimiento económico (1960-1969)
«mercado único». Se produce un vuelco político importante cuando se derriba el muro de Berlín y se abre la frontera entre las dos...

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de iconInfluencia de los videojuegos en la conducta de los niños y niñas...

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de iconDon juan carlos “tutelará” a su hijo en la primera etapa en los asuntos...

La etapa que vamos a tratar se circunscribe a los reinados de Carlo IV y Fernando VII, y es una etapa especialmente trascendental y convulsa en la Historia de iconContenidos que se imparten en el Área de Tecnología a lo largo de...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com