Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural






descargar 64.13 Kb.
títuloHütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural
fecha de publicación01.09.2015
tamaño64.13 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Ley > Documentos

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural



El Castillo Neuschwanstein




Datos básicos
Nombre: Castillo Neuschwanstein
Situación: Se encuentra en el sur de Alemania, en Baviera cerca de la frontera austríaca. El pueblo Schwangau con el castillo Neuschwanstein está situado aproximadamente a 4 kilómetros de la ciudad Füssen. La roca del monte Tegel sobre la que se asienta el castillo, tiene una altura de unos 2000 metros.
Titularidad: El estado libre de Baviera
Tamaño: El castillo tiene 2.557 metros cuadrados y 80 habitaciones.
Precios de entrada:

Niños < 6 años

Entrada libre

Alumnos > 6 años

6,00 Euros

Estudiantes, Pensionistas > 65 años, reclutas

6,00 Euros

Grupos de turistas más de 15 personas

6,00 Euros

Adultos

7,00 Euros


Medios de transporte al castillo:


Autobús

arriba: 2,00 Euros

abajo: 1,00 Euro

Coche de caballos

arriba: 4,00 Euros

abajo: 2,00 Euros


Horarios de apertura:


Meses

abril hasta septiembre

octubre hast marzo

Abierto

9.00 hasta 18.00 horas

10.00 hasta 16.00 horas


El castillo está cerrado los días 24, 25 y 31 de diciembre, el Año Nuevo y el martes de carnaval.

Visita:

  • Solamente posible con guías.

  • La guiada dura 35 minutos.

  • Hay que subir 165 escaleras y bajar 181 escaleras.

  • Se ofrecen guiadas en lenguas extranjeras.

  • está prohibido de fumar, hacer fotos y filmar.


Aparcamientos: Hay aparcamientos directamente en el sótano del castillo y hay que pagar para ellos.


Un plano del castillo

Historía
En el siglo XVI murieron los ùltimos caballeros de Schwangau y el castillo quedò abandonado. En 1800 y 1809 sufrió grandes daños durante las guerras napoleónicas. Debido a su magnífica situatión, el entonces heredero del trono príncipe Maximiliano – posteriormente rey Mamimiliano II y padre de Luis II – compró el castillo que estaba en ruinas, mandándolo restaurar entre 1832 y 1836. Fueron contratados importantes artistas del Romanticismo, tales como Moritz von Schwind, Dominik Quaglio y muchos otros.
El rey Luis II pasó aquí la mayor parte de su vida y el ambiente romántico del castillo de Hohenschwangau tuvo una gran y decisiva influencia en su carácter.

El rey Luis II quería escaparse de Munich, su ciudad residencial, a los montes. Su idea era restaurar unas ruinas y convertirlas en un castillo que reavive los tiempos de los antiguas caballeros medievales. Pero Luis II puso muchas ideas propias en su proyecto.

La planificación hizo el constructor Eduard Riedl. El arquitecto era Georg Dollmann.

Luis estaba muy inspirado por la musica de Richard Wagner y una de sus prioridades era la construción de la “sala de los cantantes” donde se enseñaron luego los famosos operas de este compositor alemán.

Posteriormente se añado una sala de trono. Esta sala sagrado imita el estilo bizantinico, especialmente orientada por la “Allerheiligenhofkirche” de la Residencia de Munich.

La mayor parte de decoración del castillo está ambientada en los dramas musicales como el “Tannhauser” y “Parzifal”.

Hasta la muerte de Luis II en 1886 sólo se había terminado de construir el palacio de 5 pisos. Justamente la sala del trono, casi simbólico, faltaba. Cuando quitaran la custodia al rey y lo llevaron desde Neuschwanstein al lago de Starnberg.

El castillo Neuschwanstein



La antesala
Por el pasillo rojo y subiendo la artística escalera principal hecha con mármol virgen de Untersberg, se llega, en el tercero piso, a la antesala. Esta separa las dependencias privadas del rey del salón de actos y del trono, al que se entra por el portalón de mármol del lado derecho. Los murales (obra del profesor W. Hauschild) están inspirados en escenas de la primera parte de la leyenda nórdica de Sigurdo (antigua versión de la primera parte de la leyenda de Sigfrido, perteneciente a la "Leyenda de los Nibelungos”). Escenas de la segunda parte se encuentran en la antesala del cuarto piso.
Esta antesala está cubierta por bóvedas cruciformes románicas, decoradas con pinturas multicolores, y cuyos arcos descendentes están rematados por capiteles de mármol representando escenas de caballeros y animales. Las lámparas son obra del taller muniquense Moradelli y están hechas de hierro forjado pintado. A lo largo de las paredes se encuentran robustos bancos de madera de roble con cojines de piel de cerdo repujada.
La forma trapezoidal de la estancia es debida a la especial conformación de la meseta rocosa

sobre la que está construido el castillo y que le sirve de cimiento natural.


El salón del trono



El salón del trono está decorado en estilo bizantino ( según boceto de E. Ille y J. Hofmann). La escalinata, en mármol de Carrara, conduce el ábside en donde debía haberse colocado el trono de marfil y oro. El ábside quedó vacío, ya que después del fallecimiento del monarca ninguno de los proyectos sin realizar fueron llevados a cabo. Los murales ( de W. Hauschild) muestran entre otros a los doce Apóstoles, seis reyes santificados y escenas de la vida de los mismos. El ábside está presidido por Cristo en compañía de la Virgen María y de su discípulo predilecto, San Juan. En el lado opuesto, al fondo de la sala, se encuentra una pintura representando a “San Jorge luchando contra el dragón”.

En este cuadro, arriba a la izquierda, encima de la roca, puede verse el cuarto castillo que el rey tenía intención de mandar construir, el castillo de Falkenstein. Este proyecto que debía haberse empezado en 1886 no se realizó a causa de la muerte del rey.
La galería está sostenida por columnas de imitación de pórfido. Las columnas de la galería son de estucado de lapislázuli. La gran lámpara en forma de corona bizantina está hecha de latón y lleva 96 velas. Por medio de una polea se puede hacer bajar la lámpara, que pesa 18 quintales, para limpiarla y cambiarle las velas.
Un trabajo especialmente bonito (de Detoma, Viena) es el suelo de mosaico de esta sala que mide 15 metros de alto y 20 de largo. Está confeccionado con más de 2 millones de piedrecitas y simboliza la vida de los animales y las plantas en nuestro planeta.






El balcón cubierto



El balcón cubierto del salón del trono ofrece uno de los más bonitos panoramas del paisaje alpino bávaro. En el horizonte, la magnífica cadena montañosa de Thannheim, delante, entre frondosos bosques, se encuentran los lagos, a la izquierda el Alpsee y a la derecha, algo más pequeño, el Schwansee. Entre estos dos lagos está el antiguo castillo de “Schwanstein”, el actual “Hohenschwangau”. Este recinto feudal se citaba ya en el año 955; cuenta por lo tanto con una antigua historia.
Para el visitante del castillo de Neuschwanstein resulta también interesante el castillo Hohenschwangau. Luis II pasó allí 17 años de su vida, durante su infancia y después de adolescente, y sus impresiones de entonces fueron decisivas para llevar a cabo, posteriormente, la construcción y decoración del castillo de Neuschwanstein.
Hacia la mitad del siglo XIX ya tuvo Maximiliano II, padre de Luis II, la intención de hacer reconstruir el castillo de Vorderhohenschwangau (en cuyo lugar se erige hoy el Neuschwanstein).
En el año 1867, una época de gran paro laboral, Luis II mandó al jardinero de la corte Karl Effner desarrollar varios proyectos para dar a sus subditos la posibilidad de ganarse la vida. De esta manera, se halló el proyecto de su padre, el cual no había sido realizado. En 1868 empezaron las obras del “Nuevo castillo de Hohenschwangau” y el 05-09-1869 se colocó la primera piedra del actual de Neuschwanstein.


El comedor



En las pinturas del comedor están representadas escenas del castillo de Wartburg, durante la legendaria guerra de los cantores (hacia 1207). Ricardo Wagner escogió este tema, junto con la leyenda de Tannhäuser para la composición de una de sus óperas más bonitas.
Los cuadros fueron realizados por el pintor más famoso de los que trabajaron en Neuschwanstein, Ferdinand Piloty de Munich. Encima de la puerta, enmarcada con cortinajes de seda en color vino, está representado Wolfram von Eschenbach, el poeta de “Parsifal” y “Lohengrin” (1170-1220). Encima de la puerta de servicio puede verse a Gottfriend von Strassburg (Tristán e Isolda, hacia 1210).
En el comedor del castillo de Neuschwanstein no existe ningún dispositivo por el cual aparezca la mesa servida como por arte de magia, como en los castillos de Linderhof y Herrenchiemsee. La construcción de una instalación de este tipo no fue posible por motivos técnicos, ya que la cocina se encuentra tres pisos más abajo. Los manjares se subían por un montacargas desde la cocina.
El centro de mesa, sobre la mesa extensible, es un regalo de artistas de Munich a Luis II

(Diseño: Widmann, realizado por Wollenweber, Munich). La escultura elaborada en bronce con baño de oro muestra la lucha de Sigfrido contra el dragón. El pie de este centro es de mármol de Carrara pulido. ( Peso total de la escultura: aproximadamente 130 kgs).


El dormitorio



El solitario monarca tenía especial predilección por los dormitorios suntuosos. Así lo demuestra esta estancia decorada en estilo gótico tardío, con unas preciosas tallas en madera de roble, resaltando el dosel de la cama, el lavabo, la silla de lectura y la columna central. Solamente en esta habitación, trabajaron 14 artesanos durante 4 años y medio.


Las tallas a los pies de la cama hacen alusión a la resurrección de Jesucristo y se inspiran en la relación simbólica de sueño y muerte.
La imagen del cabezal, copia de un ícono (de J. Frank), está pintada sobre cobre dorado. Las pinturas de las paredes muestran escenas de la leyenda de “Tristán e Isolda”, cuya escenificación musical realizó Ricardo Wagner en una de sus inmortales obras. Las cortinas y las fundas son de color azul, color preferido del rey y color del reino de Baviera. Están adornadas con el escudo bávaro, es decir, el cisne y el león de los Wittelsbach. La instalación de agua estaba alimentada por una fuente que se encontraba a unos 200 metros por encima del castillo, de manera que la presión de la gravedad era suficiente para que el agua llegase hasta la habitación más alta del edificio.
Desde el balcón del dormitorio se divisa un panorama magnífico; la garganta de Pöllath y su cascada de 45 metros de salto. Detrás, el macizo del Säugling (2.045 m sobre el mar).



La capilla



La pequeña capilla de Luis II, decorada en estilo gótico moderno (según boceto de J. Hofmann, Munich), está dominada por el ricamente tallado retablo. En el altar se encuentra un valioso crucifijo de marfil ( de A. Diessl). Las pinturas y las vidrieras muestran escenas de la vida de San Luis, rey de Francia (cuadros de W. Hauschild, vidrieras de F. Mayer, Munich).
El rey Luis II, nació en el castillo de Nymphenburg en Munich, en 1845 el 25 de agosto. A los 19 años, el 10-03-1864, a la muerte de su padre Maximiliano II, fue entronizado rey de Baviera. El 22-01-1867 se prometió a la princesa Sofía de Baviera, hermana de la emperatriz Elisabeth de Austria, pero este compromiso se deshizo el 10-10-1867. Luis II permaneció solo hasta su muerte.
Neuschwanstein fue el primer castillo que este rey de espíritu romántico mandó construir; posteriormente le siguieron el Linderhof y el Herrenchiemsee. En Neuschwanstein se cumpliría su trágico destino, puesto que fue allí en donde, el 11-06-1886, una comisión de Munich fue a buscarle para declararle incapacitado para gobernar, llevándole luego al castillo
de Berg a orillas del lago de Starnberg, donde murió ahogado el 13-06 1886 bajo misteriosas circunstancias. Cuando murió sólo contaba 41 años. Aunque a una persona corriente de nuestros días, la vida de Luis II le parezca un tanto extraña, él fue y es aún hoy el rey más querido del pueblo bávaro.


La antecámara



La antecámara, cuarto-vestidor del rey, es la única habitación de las dependencias privadas que no tiene el techo de madera. Las pinturas del techo dan la impresión de una glorieta abierta y fueron realizadas por Eduard Ille, un alumno de Schwind. Los murales evocan escenas de la vida del trobador Walther von der Vogelweide (1170 – 1230). Sobre la entrada: Walther von der Vogelweide en compañia de sus amigos cantores. Al lado izquierdo, ilustraciones de la canción: “Bajo el tilo”. Sobre el lavabo, Walther canta para el duque Güelfo VI (este duque Güelfo se halla enterrado en la iglesia Steingaden). Las pinturas sobre la estufa y la galería representan de nuevo un tema de Wagner: Los maestros cantores de Nürnberg.
Sobre el lavabo, ricamente tallado, se encuentra una porcelana en mayólica de Mettlach (Villeroy y Boch). Sobre una mesita está el joyero del rey, cuya parte delantera está adornada por una pintura muy valiosa de Spiess que representa: El derecho de la primera noche nupcial – jus primae noctis – (según un cuadro de Garnier). Las cortinas y las fundas de los almohadones son aquí de color violeta, bordados con motivos de pavos reales.
Desde la ventana se divisa el patio superior del castillo y el edificio de la entrada, en el que Luis II pasó algunas temporadas entre 1873 y 1884.
La puerta entre el salón y el vestidor está adornada con las guarniciones más bonitas de todas las puertas del castillo.


La sala de estar



A través de una gruta de estalacitas artificiales (de A. Dirrigl, Munich), pasando por el jardín de invierno, se llega a la sala de estar real. Se compone de un salón grande y de una cámara más pequeña llamada, el Rincón del Cisne, separados por columnas. El tema de los murales (de Heckel y Hausschild) es la leyenda de Lohengrin, en la que se inspiró Ricardo Wagner para su ópera “Lohengrin”. Sobre la estufa de cerámica: “Llegada de Lohengrin a Amberes”. En frente:” El milagro del grial – Parsifal designa a su hijo Lohengrin como caballero defensor de Elsa de Brabante”. Más escenas alusivas a Lohengrin se hallan en El Rincón del Cisne.
Las puertas de la gran librería de estilo románico están decoradas con alegorías de la leyenda de Tristán e Isolda, Parsifal y Sigfrido. Encima de la estufa, un jarrón de mayólica de Nymphenburg en forma de cisne, el animal preferido de Luis II. La lámpara de latón con baño de oro está provista de 48 velas. Las piedras que adornan los candelabros y las columnas están hechas con crisal de Bohemia teñido. Las fundas y cortinas de seda azul claro llevan bordados cisnes. Los herrajes de las puertas (de Moradelli, Munich) dan testimonio en forma y variedad del excelente trabajo realizado por los artesanos de aquellos días.


El gabinete de trabajo



El gabinete de trabajo real se ha mantenido en el estilo románico, evocado el castillo de Wartburg, el cual se tomó como modelo para la construcción de Neuschwanstein. Todos los trabajos de talla se realizaron en madera de roble sin nudos (de Pössenbacher y Ehrengut, Munich). Las lámparas son, como en todas las dependencias del rey, de latón.
La mayor parte de las pinturas del castillo están inspiradas en motivos que también sirvieron de tema a Ricardo Wagner para escribir sus óperas. Así, se puede apreciar en los murales del gabinete de trabajo la leyenda de Tannhäuser y la Guerra de los Cantores en el Wartburg (de J. Aigner). Sobre la estufa: Tannhäuser invita al baile. Sobre la libería de estilo románico: Tannhäuser en el monte de Venus. En el lado izquierdo: Tannhäuser de penitente con el Papa Urbano IV.
Las cortinas y las fundas de gruesa seda verde están bordadas a mano y lucen el emblema bávaro de los Rauten en oro y en plata.
La habitación que precede al gabinete de trabajo está decorada con más sencillez y estaba destinada al ayudante del rey. Las cortinas y las fundas de los muebles están confeccionadas con lana azul y adornadas con hebras de oro. La cámara del ayudante ya estaba, en aquel entonces, provista de una instalación eléctrica de timbre.


La sala de los cantores



Para la decoración de la sala de los cantores se tomó de ejemplo el castillo de Wartburg en Turingia. Los cuadros en la sala y en el pasillo de la tribuna están inspirados en la leyenda de Parsifal, que fue también el tema de la obra cumbre de Ricardo Wagner. La mayor parte de las pinturas de este salón de fiestas son obras del maestro Spiess y de Ferdinand Piloty, ambos de Munich. El escenario de “El jardín mágico de Klingsor” es una obra del pintor del teatro real de Munich, Christian Jank, que fue el autor de la mayor parte de los bocetos que sirvieron para la construcción y decoración del castillo de Neuschwanstein.
Encima de las dos puertas, al lado del escenario, se halla el escudo de los Wittelsbach con la inscripción: Luis II, Rey de Baviera, Conde palatino”. Esta inscripción aludiendo al rey es la única que se encuentra en el castillo.
En vida de Luis II nunca se llegó a utilizar esta sala. Solamente entre 1933, 50 aniversario de la muerte de Wagner y 1939 tuvieron lugar en esta sala conciertos. Durante estos conciertos el salón resplandecía bajo la maravillosa luz de más de 600 velas. El techo con artesonado de madera de pino proporciona al recinto una buena acústica.
Después de diversas gestiones realizadas en 1952, vuelven a tener lugar desde 1969 conciertos en esta sala del castillo.


La cocina



La cocina de Neuschwanstein está, al contrario de las de los castillos de Linderhof y Herrenchiemsee, en perfecto estado de conservación. Las imponentes bóvedas se sostienen por medio de columnas de granito pulido. La cocina estaba provista de una sistema de alimentación de agua corriente fría y caliente, así como de un asador automático para venados y aves. Un adelanto muy considerable si tenemos en cuenta la época. Por el aire caliente procedente del fuego del hogar, se movía una turbina colocada en un tubo grueso encima del asador, y este movimiento giratorio se transmitía a través de un mecanismo al asador. (Un invento de Leonardo da Vinci).
El humo de la cocina de carbón situada en medio de la pieza se desviaba por un conducto subterráneo. El calor de la chimenea calentaba a su vez la vajilla colocada en el armario construido a tal efecto en la pared, al lado del horno. El grifo que está encima de la pecera, cavada en un bloque de granito y situada al lado de la puerta, tiene la forma de una cabeza de cisne. La cocina estuvo en servicio dos años.
Ya en el año 1884, el castillo de Neuschwanstein disponía de calefacción central de aire caliente procedente del sótano. A través de un sistema de conductos de ventilación, llegaba el aire caliente a los pisos superiores. Las grandes calderas están situadas junto a la cocina y un montacargas subía las enormes cantidades de madera que se necesitaban para alimentarlas.


El entorno



La roca sobre la que se asienta el castillo de Neuschwanstein acaba en el lado sur en un acantilado que cae perpendicular hacia la garganta del Pöllath. Esta garganta salvaje y romántica recibe el nombre del torrente alpino Pöllath que forma la cascada del mismo nombre de 45 metros de salto, que se halla debajo del puente. A 92 metros sobre el barranco se alza el puente de curvada silueta. Este puente de estructura libre, es más antiguo que el propio castillo y fue considerado como una obra maestra de ingeniería en la época en que fue construido. La obra fue encargada por la familia real a la empresa MAN en el año 1866. El puente lleva el nombre de la reina María, madre de Luis II.
Atravesando este puente se llega, por un camino sinuoso, a una cabaña de caza en el monteTegel (actualmente un hospedaje de montaña). La ascensión hasta la cumbre dura unas 3 horas, pero se puede subir cómodamente utilizando los modernos teleféricos, cuyo comienzo se enuentra en el valle, a los pies del castillo de Neuschwanstein. El monte Tegel ofrece una de las mejores vistas panorámicas de los Alpes Bávaros, pudiendo alcanzar la vista, en días de buena visibilidad, la ciudad de Munich y el pico “Zugspitze”.
En el camin hacia el puente, partiend del castillo, se encuentra el lugar llamado “La juventud”. En este precioso lugar hay bancos que invitan al descanso y a disfrutar de la maravillosa vista.


Análisis turístico

Número de visitantes


Todos los años vienen aproximadamente 1,3 millones de turistas para ver el castillo. El mayor número de visitantes por día son 8.000.

Tipo de visitantes



Hemos dividido las visitantes en distintos grupos de edad:

  • 0 – 14

  • 15 – 20

  • 21 – 30 X

  • 31 – 50 X

  • 50 - 

La mayoría de visitantes tienen entre 21 y 50 años. Además vienen también grupos de alumnos y familias con sus niños. Pero no pudimos recibir informaciones muy detalladas de Internet y tampoco de la oficina del castillo.

Los dias de visita





  • Las fiestas  La primavera

  • Los fines de semana  El verano: temporada alta

  • Los días laborables  El otoño

 El invierno

Los días más solicitados son los fines de semana con un “puente” porque entonces muchas turistas pasan sus vacaciones cortas en las regiones cerca del castillo.

Las fiestas, los domingos y los días de vacaciones son también preferidos entre las turistas y las personas locales.

En el verano no hay ninguna diferencia entre los fines de semana y los días laborales. Los días preferidos por los visitantes son los días de lluvia en un período de buen tiempo.


Los grupos



Los grupos forman una gran parte de los visitantes y vienen de todas partes del mundo. Un grupo se compone de entre 15 a 400 personas.

La capacidad



El castillo tiene 2.557 metros cuadrados en tamaño. Hay 80 habitaciones pero solamente 16 están abiertas para el público. Cada 5 minutos empieza una guiada de 35 minutos con 65 personas como máximo. Por eso pueden visitar el castillo 455 personas al mismo tiempo.

Las guías



El castillo ocupa 10 guías que son empleados y también hay más o menos 20 temporales. Los temporales son principalmente estudiantes y alumnos. La edad de los empleados varia entre 18 y 63 años.

Se ofrecen guiadas en alemán e inglés. Las personas con otras lenguas maternas pueden usar traductores en forma de un teléfono.

El precio de entrada contiene la guiada porque no es posible entrar sin guía turística.
Los folletos y los catálogos
Hay un folleto gratis con las informaciones principales en alemán e inglés. Además se pueden comprar libros y catálogos en las tiendas de recuerdos. Hay una gran variedad de los mismos en casi todos los idiomas y por precios distintos.
Los servicios adicionales
El castillo Neuschwanstein tiene 2 tiendas de recuerdos y un café. Se encuentra un restaurante que se llama “Schlosswirtschaft” 200 metros abajo del castillo. Allí se puede disfrutar especialidades de Baviera.

La durabilidad del personal
La durabilidad del personal es una pregunta muy difícil porque esto depende de factores diferentes. Lo único que sabemos es que hay personas trabajando 35 años allí.

Facilidades para minusvalidos



Hay servicios para disminuidos y cada miercoles se ofrecen guiadas especiales para personas que van en sillas de ruedas. Estás guiadas especiales siempre tienen lugar después al término de los aperturas oficiales.

Hay que anunciar las guiadas especiales en la oficina de la administración y es necesario de hacer reserva. Los guiadas especiales son limitado a 5 personas que van en sillas de ruedas y 5 acompañantes, por eso está permitido solamente un acompañante.

Las propuestas



Hemos notado que los páginas de Internet sobre el castillo no estan bien elaboradas y tampoco contienen informacion suficiente. Nuestra propuesta sería una guiada por el castillo en tres dimensiones en el Internet. De esta manera es posible tener una imagen del castillo con sus salas diferentes. Además no es suficiente ofrecer solamente una traducción en inglés sino también en las lenguas francés, italiano, español......
La administración del castillo no pudo darnos informaciones concretos en el sector del estudio de mercado sobre el castillo. Pensamos que sería importante mejorar este punto.
Teniendo en cuenta la fama de este monumento deberían ofrecer guías turísticas en más lenguas a parte del alemán e inglés.


El castillo Neuschwanstein de fama mundial atrae cada año miles de visitantes. Además se construyó una imitación de este castillo en el parque de Disney cerca de Paris.

La historía excitante del rey Luis II de Baviera es representado en forma de una musical en la ciudad Füssen. Se puede combinar una visita del castillo con una noche de musical.











Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural iconBloque no. I “el patrimonio natural y el patrimonio cultural. Construcción de significados.”

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural icon“ el deterioro o la desaparición de un bien del patrimonio cultural...

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural iconPatrimonio cultural y turismo

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural iconPatrimonio: ¿resignificación cultural ó económica?

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural iconPropuestas para la reforma de la Ley del Patrimonio Cultural y

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural iconLa amenaza al Patrimonio Cultural de la Nación ante la Convención Nacional Democrática

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural iconTema 6 La problemática ambiental y protección del patrimonio natural y cultural

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural iconCentro Cultural Islas Malvinas Patrimonio Urbano Por Carina Vitali

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural iconOr medio de la cual se declara patrimonio cultural de la Nación el...

Hütter Alexandra, Zorn Ricarda (Erasmus) Patrimonio Cultural iconRecuperación del patrimonio cultural aragonés existente en Cataluña:...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com