Lic ema leonor casa






descargar 0.8 Mb.
títuloLic ema leonor casa
página4/18
fecha de publicación25.07.2015
tamaño0.8 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Propuesta: el ciudadano americano, un hombre libre, culto y actualizado




Siendo miembro de la Primera Junta, ésta le encomendó la redacción de un reglamento para las escuelas que había hecho construir con el dinero que el gobierno le regaló como reconocimiento a su trayectoria militar.
¿y qué sucedió luego con estas escuelas?
JUJUY: Belgrano estaba allí cuando recibió el premio. Funcionó tres años con fondos del Cabildo de Jujuy15 reabrió sus puertas en el 2004

TARIJA: la ciudad pasó a ser territorio boliviano. La escuela se entregó al gobierno de dicho país 161 años después. Hoy lleva el nombre de Unidad Educativa General Manuel Belgrano

TUCUMÁN: Nunca funcionó ni recibió el dinero prometido. Durante la gestión del presidente Menen se construyó la primera parte del proyecto con subsidios del estado. La segunda y última parte quedó sin terminar por lo tanto nunca se inauguró.

SANTIAGO DEL ESTERO: funcionó cuatro años. Se había habilitado en una sala del Convento de Santo Domingo. Se cerró cuando se terminó el dinero de la donación. Se volvió a reconstruir en el año 1998 y se inauguró dos años después.
El Reglamento para las cuatro escuelas16 lo redactó el 25 de mayo de 1813 y el original se conserva en el Archivo Capitular de Jujuy. El Reglamento limitaba el autoritarismo pedagógico del modelo colonial, proponía un sistema de monitoreo o control, los cargos para trabajar se obtenían por concurso de oposición, privilegió la religión católica, apoyó la educación pública.
La educación no fue una opción prioritaria durante varios años. Los acontecimientos políticos ocupaban todo el interés. Durante la época de la independencia, la Primera Junta, se propuso mejorar la enseñanza pública, comenzando acertadamente por una indagación oficial acerca del estado en que se encontraba la educación en el colegio de San Carlos (que había nacido en la época de los jesuitas con el nombre de Colegio Máximo) y dependía del Estado. Exigió por una circular que los Padres Prefectos informasen sobre las aulas que regenteaban. Como resultado de estas investigaciones llegó al convencimiento que los estudios claustrales habían caído en la mayor postración y exigían una reforma fundamental. Estas medidas dieron por resultado la refundación del colegio San Carlos con el nombre de Colegio de la Unión del Sud17. En él se inscribieron cuarenta y siete alumnos. Enseñaban lenguas vivas: inglés, francés e italiano, como así también por primera vez, ciencias naturales. También por primera vez la enseñanza de la filosofía estuvo a cargo de un laico: Lafinur. La vida del Colegio registró frecuentes episodios de indisciplina por parte de los alumnos y algunas desavenencias entre profesores y autoridades que deterioraron su prestigio. El proyecto incluía la creación de la Universidad en Buenos Aires, pero preocupaciones políticas difirieron la realización.

Sólo un hecho trascendental como la Independencia pudo marcar el comienzo de algo y la revolución marcó el nacimiento de la PEDAGOGÍA ARGENTINA. Si bien la educación no sufrió grandes cambios durante el periodo de la independencia, el modelo evangélico fue sucedido por un modelo pedagógico que tuvo dos grandes características:


  • El amor a la Patria.




  • La conciencia de nacionalidad.


Los habitantes de las Provinicias Unidas del Río de la Plata pasaron de ser súbditos de una Corona a ser ciudadanos de una República. Se era ciudadano en la medida que se aprendían las competencias necesarias para conocer la realidad, pensar y autogobernarse. América comenzó un proceso muy acelerado de modernización.
¿Qué sucedió con las escuelas del Rey?
Pasaron a llamarse escuelas de la Patria. Se introdujo una orientación nacional: se intentó, una vez más, suprimir los castigos corporales ((humillantes para los niños que aspiraban a ser ciudadanos libres).

Se establecieron por decreto y se impusieron castigos y privación de su tarea a los infractores. Sin embargo los castigos corporales continuaron aplicándose. El más común era arrodillar al niño, otras penas consistían en encierros, golpes en las manos con la palmeta (una madera agujereada) y azotes, éstos sólo aplicados en casos extremos.

La idea de no castigar, estaba instalada en el discurso pedagógico pero la incapacidad de los maestros impidió concretarla.

Se introdujeron nuevos libros de textos, aunque pocos y no los mejores.

Continuó en vigencia una obra que ya existía en la época colonial “TRATADO DE LAS OBLIGACIONES DEL HOMBRE” que era un pequeño libro de educación cívica, que se difundió con mayor amplitud en todas las escuelas lo que permitió una cierta uniformidad en la enseñanza. No había recreo. El juego se toleraba como algo propio de la infancia, pero fuera de la escuela. Aunque chicos y chicas compartirían las clases, no se daba la misma igualdad entre clases sociales.

El esquema pedagógico continuaba con la misma modalidad: comprendía una primera etapa donde se enseñaba a leer mediante una cartilla o silabario, que presentaba combinaciones de letras con las que se iban construyendo palabras y luego oraciones simples. Más tarde se pasaba a los catones, donde había frases y breves textos que ejercitaban la lectura, sus temas eran preponderantemente religiosos y de urbanidad. En un segundo ciclo se enseñaba a escribir, instancia a la que no todos los niños accedían, de allí que existiera una diferencia numérica entre los que sabían leer y los que dominaban la escritura. La escritura era soporte de la oralidad. La currícula de las escuelas públicas siempre incluía aritmética elemental, costura y bordado (para las niñas) y a veces geografía, urbanidad e historia; estos contenidos no variaron demasiado en todo el periodo.

En cuanto a la religión, los reglamentos establecían que los maestros debían comunicar la doctrina cristiana a los niños, prepararlos para recibir los sacramentos, enseñarles a ser monaguillos y acompañarlos a misa. La concreción de este tipo de directivas no era uniforme y dependía de la religiosidad del maestro. Para la enseñanza del dogma se continuaron utilizando los catecismos clásicos de Astete. En el caso de los alumnos más avanzados se pasaba a historias de la Biblia. La enseñanza era memorística.

Con la Revolución de Mayo se introdujo el Catecismo Patriótico, que manteniendo la forma catequética, difundía la propaganda revolucionaria. Se memorizaba y recitaba colectivamente. Su mecanismo dialógico reclamaba memorizar no sólo la respuesta correcta, sino además, la pregunta correcta.

No había un método pedagógico oficial y los maestros continuaron basando la docencia en su experiencia.
Para entonces Comenio había escrito la “Didáctica Magna”.18 Sin embargo las propuestas del pedagogo no tenían impacto en el Río de la Plata.
Control de las escuelas
Las escuelas de la ciudad estaban bajo la protección del Cabildo. En 1812 se creó el cargo de DIRECTOR GENERAL DE ESCUELAS.

El Cabildo de Bs. As. tomó como primera medida comprobar cómo funcionaban las escuelas de primeras letras del Cabildo, estudio de monitoreo que también se había realizado durante la Primera Junta de Gobierno.

Envió a dos personas para observar sus métodos y el Estado de las construcciones.

Una vez concluida la inspección, el Cabildo resolvió que era necesario sistematizar la educación y uniformar la enseñanza, comprobando los logros más tarde, mediante exámenes públicos en todas las ramas de la enseñanza. Propuso la aplicación de premios a los alumnos más destacados con el fin de estimularlos.

Incorporaba un período de vacaciones, para cuando los niños debían colaborar en las tareas agrícolas.

Una vez organizado el control de la calidad de estas escuelas, comenzó la visita a las escuelas que funcionaban en los conventos. Estas escuelas eran muy importantes porque eran gratuitas.

Advirtieron que en ellas sólo se enseñaba lectura, escritura, las operaciones y doctrina.

Si bien el Director General de Escuelas aceptó que los sacerdotes fueran los directores de estas escuelas fijaron que los maestros nombrados para trabajar en ellas debían ser aquellos que aprobaran un examen previo (primer germen de la carrera docente). El obispo San Alberto, en Córdoba, ya estaba trabajando en la formación docente de los sacerdotes

Comenzó a verse la intervención del Estado en la fiscalización de la enseñanza privada.
Las escuelas rurales
Diez años después de Mayo, funcionaban seis escuelas de primeras letras. Conservaban la organización interna y muchos de los métodos que recibieron de la época colonial.

En locales deficientes, instalaban un reducido moblaje y el material didáctico adecuado a una enseñanza verdaderamente elemental. “Una mesa para el preceptor, una pizarra mural, mesas de cedro o de pino de tres a cuatro metros de largo por medio metro de ancho, con sus bancos de igual longitud para el aprendizaje de la escritura; bancos para lectura. En materia de útiles: libros sobre religión, moral y urbanidad, catecismos, cartillas o silabarios, gramática, aritméticas, tablas, pizarras manuales, papel, lápices. Como decorado, algunas estampas de héroes y de santos”

Se enseñaba primero a leer, iniciando el estudio con el alfabeto, y solo después de asimilado la lectura corriente le llegaba al alumno la hora de escribir.

Episodios pintorescos han quedado testimoniados en la documentación que conserva el rastro de los nombramientos de maestros. Recordemos a Florentino Zamorano, sargento 1° del Batallón N°3, que aseguraba necesitar el cargo para poder mantener su familia de mujer e hijos, ya que el sueldo de militar no le alcanzaba. El concurso mostró a las claras que tampoco le alcanzaban sus conocimientos de aritmética. En el informe respectivo los diputados de escuelas notificaron al Cabildo que Zamorano no pudo resolver la cuestión, que se le quiso proponer: “si cien pesos dan cinco, tantos miles de pesos cuántos darán”.

Así como las escuelas de Buenos Aires estaban bajo la protección del Cabildo que contaba con un Director General, las escuelas de la campaña estaban bajo la protección de las Juntas protectoras. Las Juntas convocaban a los vecinos para recaudar fondos y administrarlas. En algunos casos también los apoyaba el gobierno municipal. Por ejemplo en Córdoba contaba con el alcalde, un rector universitario y un sacerdote.
Discriminación
Una disposición para las escuelas de la ciudad y del campo disponía que “Los niños decentes no se mezclaran en la escuela con los de color, como negro, mulato”. Blancos, negros y mestizos aprendían por separado y sólo se mezclaban durante las fiestas populares como el carnaval. Ese era el momento cuando se olvidan las diferencias.

PADRE FRANCISCO DE PAULA CASTAÑEDA (Apóstol de la educación popular).
Nació en San Pedro, Prov. De Bs. As. en 1776, vivió 56 años. Estudió en el convento de los franciscanos. Se ordenó sacerdote en Córdoba.
Carácter:

Hombre de acción, de expresión directa. Actuó en educación desde el período pre-revolucionario.
Acciones concretas:
Fundó (por segunda vez) la escuela de dibujo19 en el convento de la Recoleta de Bs. As. Contaba con dos aulas y tiempo después se trasladó a un lugar más céntrico. Llegó a contar con 200 alumnos. Por falta de apoyo económico, los maestros servían gratuitamente. Era una escuela nocturna y muy concurrida. El método de enseñanza no era acertado, pues se reducía a copiar a lápiz cabezas humanas grabadas o litografiadas. Este método siguió por muchos años e inútiles fueron los esfuerzos que se hicieron para extender el gusto por el dibujo y darle una aplicación prácticas ya como base de las bellas artes o de los oficios mecánicos ya como auxiliar de las carreras que se relacionaban con las ciencias matemáticas. Cerró sus puertas pocos años después.

Las ideas del padre Castañeda fueron publicaba en panfletos.
Críticas de Castañeda a la educación de su época:
La revolución no solucionó el problema de la educación popular.

Las leyes no pueden ayudar a que un pueblo sea trabajador. La educación es más poderosa que la ley. (Rechazando la idea optimista de quienes creían que la legislación podía transformar la realidad social)

Advirtió que todos los esfuerzos de una nación no podían estar en la guerra.

Sostenía que la educación comenzaba en la familia. Continuaba en la escuela. Se mejora con el aporte de los sacerdotes.

La educación es como “una segunda naturaleza”, declaraba.

Consideraba que las escuelas, además de enseñar las primeras letras y la doctrina, debían enseñar: dibujo, geografía, historia, geometría, danza, natación, equitación, etc. (influencia de la ilustración)20

La Junta lo sometió a juicio por subversivo y lo condenó a 4 años de destierro.
Segunda generación de ARGENTINOS
GESTION EDUCATIVA DE BERNARDINO RIVADAVIA
Nació en Bs. As. (1780-1845) Estudió en el Colegio de San Carlos donde recibió una formación clásica. Viajó a Europa donde permaneció por más de cinco años y fue influenciado por el iluminismo. Allí se enteró que existían las primeras escuelas de formación de maestros inspiradas en la pedagogía de Pestalozzi.

Durante el primer Triunvirato: fue Secretario de Guerra y enviado a España en misión diplomática con el fin de tratar de transmitir la independencia de su país y conseguir su reconocimiento.

Primer Presidente unitario en 1826. Fue presidente no constitucional ya que la constitución se redactó después. Una de las preocupaciones fundamentales de Rivadavia fue afianzar la nacionalidad.

Hubo un nuevo intento de redactar la CONSTITUCIÓN. Como era centralista, las provincias la rechazaron.

Rivadavia tomó decisiones políticas de corte económico: buscó la inversión extranjera en el país (Inglaterra otorgó un préstamo para drenar el Río de la Plata y mejorar el puerto de Buenos Aires) la inmigración de mano de obra europea para trabajar la tierra, garantizó el derecho a la propiedad privada, la libre navegación por los ríos, la libertad religiosa, redistribuyó el ingreso aduanero entre las provincias. Si bien cada provincia dictó su propia Constitución no se pudo acordar la forma de gobierno.
OPOSITORES:
Ganaderos de la provincia de Bs.As. encabezados por Rosas y agrupados bajo la consigna de federales se oponían al centralismo de Bs.As., a la inmigración por innecesaria, a la redistribución aduanera, etc.
Educación en la ciudad
Al producirse la disolución del Cabildo las escuelas dejaron de depender del mismo y pasaron a depender del gobierno central.

Crecieron los establecimientos laicos. El Estado sostenía la educación. Era necesario formar (desde la razón) a los jóvenes para que sean libres. Y era necesario comenzar por los jóvenes ricos y cultos.

En Buenos Aires la educación se circunscribió a los intereses de los porteños: “de levita y bastón” como lo expresa Adriana Puiggrós, con una despreocupación por el interior del país. Bs. As. Estaba aislada del interior hecho que marcó el principio de la oligarquía porteña.

Con respecto al modelo educativo en la época de Rivadavia, intentó trasladar a la Argentina la concepción napoleónica, que estaba orientada a la universidad, es decir estaba volcada hacia la formación profesional con una base clásica donde no entraba para nada la temática social y menos la del trabajo.

Extendió su preocupación desde la escuela de primeras letras hasta la universidad.

Medidas que adoptó
Obligatoriedad y gratuidad escolar (sanción: multas, arrestos)

La preocupación escolar en el campo y en la ciudad




CAUDILLOS: dirigían la educación a la gente del pueblo y del campo. Promovían las Juntas Protectoras en la que los vecinos tuvieran amplia participación y defendieran la autonomía de las escuelas del interior.

ARTIGAS: progresista, en el litoral. Procuró mejorar la educación de los paisanos.

QUIROGA: pro-hispánico (noroeste). “religión o muerte” afirmaba.

Educación colonial. El campo de la educación era propiedad de la Iglesia. Combatían la pedagogía moderna, el laicismo, el protestantismo.


PORTEÑOS: jóvenes dirigentes, ricos y cultos: la elite. porteños de levita y bastón se despreocupaban del interior.

Rivadavia proponía el modelo napoleónico: semejante a una pirámide en cuya cúspide estaba la universidad que funcionaba como rectora de todos los establecimientos educativos.


Apoyó la inauguración de la UNIVERSIDAD DE Bs. As. (1821)21 Sólo existía en el país la Universidad de Córdoba. Quienes la fundaron fueron exalumnos del Colegio San Carlos.
CEREMONIA INAUGURAL: Templo de San Ignacio
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

similar:

Lic ema leonor casa iconLic ema leonor casa

Lic ema leonor casa iconElaborado por: msc. Edgar Jaramillo Lic. Cristian Torres msc. Welinton...

Lic ema leonor casa iconTrabajo de investigación Lic. D'Eramo y Lic. Coria, Córdoba-Rio IV. Argentina

Lic ema leonor casa iconLic. Henry Rojas unefa lic. Educación Integral

Lic ema leonor casa iconAmparo Directo Número 225/2007 Materia: Civil. Quejoso: Georgia Pacific...

Lic ema leonor casa iconT 12 El reinado de Isabel II. La oposición al liberalismo: Carlismo...

Lic ema leonor casa iconDirección de la casa

Lic ema leonor casa iconCasa de s. M. El rey

Lic ema leonor casa iconDirección de la casa

Lic ema leonor casa iconLa caída de la Casa Usher






© 2015
contactos
ley.exam-10.com