Programa “Escuela y Medios”






descargar 331.93 Kb.
títuloPrograma “Escuela y Medios”
página5/8
fecha de publicación21.06.2015
tamaño331.93 Kb.
tipoPrograma
ley.exam-10.com > Historia > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8

La casa del músico, Rufo, otro amigo adulto de Valentín, también nos relata las características del artista sensible y emotivo. Un gran piano ocupa la escena principal, libros desparramados por todos lados, ropa sobre la ventana, y muchas fotos sobre las paredes construyen la identidad de este personaje.


El exterior también se ambienta de manera tal de ubicarnos a fines de los ’60. Las fachadas de las casas, el bar de la esquina, los colectivos y los autos que pasan mientras Valentín camina por el barrio, van creando esta ilusión.

El mismo objetivo cumplen la caracterización de el Hospital y la Escuela pública las cuales nos remiten a otro tiempo. Valentín asiste a la Escuela “Bernasconi”, con pisos y “piletas de mármol donde aprenden a nadar” y un enorme cuadro de San Martín traído desde París, que Valentín contempla durante el recreo.

El Hospital, al que recurre en búsqueda de un doctor que cure a su abuela en uno de “sus planes”, es pulcro, nuevo y confortable. No se ven en ellos, rastros de las políticas sociales y económicas que años más tarde se instaurarían en detrimento de las instituciones públicas.


  • EL VESTUARIO


A través del vestuario, los personajes no sólo nos hablan de la época, sino también de las características que los conforman como tales. Valentín mira el mundo y lo relata a través de sus ojos y sus enormes gafas, que le dan al personaje una imagen de tragedia y comicidad. Valentín es profundo y maduro. Es un niño con actitudes y razonamientos que logran emocionar y hacer reír (incluso tiene su propia creación lingüística: “cosas de la austronaútica”). Es sencillo y humilde: sus pantalones cortos, sus zapatos escolares, su portafolio marrón gastado, el pantalón sin dobladillo y dos colores, van dando cuenta de este personaje y de su situación social.

Más en detalle, otra referencia a la época es el traje de astronauta que inventa Valentín con sifones. Este disfraz es similar al que construye el personaje “Mafalda” de Quino, en su sueño de ir al espacio, en una de las historietas de aquellos años.

Leticia, es para Valentín, un refugio. Es cálida, contenedora y emotiva. Los colores pasteles y suaves de su ropa y su maquillaje se condicen con su personalidad. Ella le transmite a Valentín lo que ninguna otra novia anterior había logrado.

La abuela, se viste en general con ropa oscura, característica que aporta a identificar a este personaje con su cansancio y nostalgia.
Yo vivo con mi abuela. A ella se le murió el marido el año pasado, osea mi abuelo. Entonces desde esa época se queja de todo, que papapa, que papapa, que papapa, ¿Qué se puede hacer más que escucharla, no? Está vieja la pobre...”
Valentìn



  • LOS PLANOS Y EL MONTAJE


A través de los planos y los encuadres, el director también elige qué mostrarnos y de qué manera. En Valentín, los planos más generales nos muestran el barrio y sus componentes. Los planos detalle, reflejan los objetos que van construyendo la historia. Los cuadros, el televisor, los sifones, los patines de lana, las jarras de leche, las tazas, las botellas de gaseosas, nos remiten a una realidad pasada.

Con los primeros planos, el director nos envuelve y nos compromete más profundamente en el relato. En los diálogos más emotivos, más fuertes, la cámara juega un papel fundamental utilizando planos y contraplanos de los rostros de los personajes. Esto puede apreciarse en las charlas de Valentín con Leticia, el Sr. del Bar, las confidencias con la abuela y la discusión con su padre.

Por último, el montaje, es el momento en el cual se combinan y se estructuran las escenas de manera tal de construir el producto final: “el filme”. La estructura narrativa de las películas puede ser cronológica, o pueden armarse con un “montaje invertido”, a partir del cual, los hechos se articulan desde el final o desde las escenas previas al desenlace.

En el caso de Valentín, el relato de lo que va aconteciendo es “cronológico”, ya que la historia se articula narrando los hechos a medida que van ocurriendo.

No creo en estilos. Simplemente escribo una historia y todo lo demás –posición de la cámara, música, voces, etcétera – depende de lo que la historia necesite. Alguien lo expresó así: hay muchos directores que primero confeccionan el traje y luego crean a la persona para ese traje. Debería ser al revés: primero contar la historia y luego, automáticamente, el resto de las cosas la siguen. Hay muchos filmes con argumentos complicados, héroes y situaciones extremas. Con VALENTIN, lo que yo quería hacer era un film simple, realista, acerca de un año en la vida de un niño y de las cosas que hace para cambiar su vida y la de quienes lo rodean”.

A. Agresti

Qué dijo la prensa
(...) A Valentín la embellecen sus detalles de realización, su cuidado estético, y la forma en la que logra evitar los excesos de sentimentalismo. En suma, cuando se nota la dedicación y el cariño con los que el director decidió homenajear, y así cerrar, un capítulo de su vida que debe haber sido mucho más doloroso de lo que se deja entrever aquí. Diego Lerer, Clarín, Septiembre 2003
Valentín –el film, el niño– nunca pierde el humor. Por “inocente” o por “demasiado madura” para un chico de su edad, su mirada sobre la vida y sobre las situaciones que le toca atravesar produce gracia, emoción e, inevitablemente, identificación en el espectador... Yvonne Yolis,, www.cineismo.com
"Valentín" es una película simple, de aparente fácil lectura -aunque esa lectura obligue a la reflexión-, que rastrea sin intelectualismo la trayectoria de un niño que, casi mágicamente, convierte su férreo entorno en una singular caja de resonancia del más puro optimismo. .No era fácil hallar al pequeño que protagonizase a ese Valentín absorto ante el comportamiento de su entorno. Pero Agresti, excelente director de actores, encontró en Rodrigo Noya a esa figura que, más allá de la dulzura de su rostro y de la espontaneidad de sus gestos, poseyese la adecuación necesaria para entrelazar el drama con el humor. Carmen Maura, como esa abuela "fuera de onda", aportó su ternura y su oficio, en tanto que Julieta Cardinali se luce como actriz; Jean Pierre Noher, Lorenzo Quinteros y Carlos Roffé supieron adecuarse con talento a esta conmovedora historia en la que tanto la excelente fotografía de José Luis Cajaraville como la impecable banda musical de Paul M. van Brugge suman puntos a este relato. Para espectadores dispuestos a la sonrisa y a la emoción sin rebuscamientos. Adolfo C. Martínez, La Nación, Septiembre 2003.
Para seguir explorando...


  1. Para comenzar:


¿Qué les pareció la película? ¿Les gustó? ¿Por qué?

¿Qué escenas les resultaron más divertidas? ¿Por qué?

¿Qué escenas les generaron tristeza? ¿Por qué?



  1. Recuerden la escena en la que el padre se violenta con Valentín, luego que Leticia le comunica que ya no quiere estar con él. Valentín se siente atemorizado y después que el papá lo insulta y le grita, sale corriendo y vuelve tan sólo cuando se asegura que el papá ya se había ido. Estas son las palabras de Valentín:


Esa noche fue muy triste. Nunca me la voy a olvidar. Le preparé mate a mi abuela y me la quedé mirando. Me agarró miedo que le pase algo, yo que sé, estaba bien, pero si ella me llegaba a faltar un día, que hacía yo?”
2.a: Reflexionen y debatan:
¿Por qué Valentín siente esa tristeza?

¿Por qué Valentín teme que algo le suceda a su abuela?

¿Cómo construye el director la escena en la que Valentín dice esto? ¿Está musicalizada? ¿Qué tipo de planos usa? ¿Qué objetos podemos ver? ¿Qué colores se utilizan? ¿Cómo influye la luz? ¿Qué sensaciones nos transmite?


  1. Valentín es el personaje principal de la historia.(Para contestar las siguientes preguntas elijan una escena)


¿Cómo está Valentín caracterizado?

¿Cómo es su vestimenta?

¿Qué características le aportan el vestuario al personaje?

¿Qué sentido adquieren sus gestos?

¿Qué imagen nos transmite de sí mismo?

¿Qué significado tiene lo que dice?

¿Qué significados adquiere el ambiente en el que está?

¿Cómo logra el director contextualizar la historia?



  1. Elijan dos escenas del filme. Una que les haya resultado muy graciosa y otra que les haya provocado tristeza.

Para cada una, respondan estas preguntas. Este es un ejercicio que nos permite pensar las distintas formas en las que se puede articular el lenguaje cinematográfico, según los que se quiere contar y transmitir:
¿En qué lugar transcurre la escena? ¿Qué cosas muestra el director a partir de la elección de los planos? ¿Qué tipo de planos prevalecen? (Primeros planos, planos generales, planos detalle)
¿Por qué habrá utilizado estos encuadres?

¿Está musicalizada? ¿Qué tipo de música se eligió? ¿Cómo se integra en la escena? Por el contrario, si no hay banda sonora y solo aparece el sonido ambiente ¿Qué sensaciones transmite esto? ¿Por qué crees que el director tomó estas decisiones?
¿Cómo influye la iluminación? ¿Qué objetos y/o personajes se iluminan más? ¿Qué sentido tienen estas elecciones en el mensaje de la escena?
¿Cómo aparecen los personajes? ¿Cuál de ellos prevalece? ¿Cómo están caracterizados los personajes en cada escena? (Pensar en el vestuario, los gestos, en relación a lo que la escena quiere transmitir)


  1. Manos a la obra:


Te proponemos que escribas una pequeña historia para una escena de una película:

1.Pensá qué te gustaría relatar en esta escena, qué tema se trataría.
2.Luego, ideá un personaje para protagonizar esta escena. Para ello, tené en cuenta el análisis hasta aquí efectuado. Identificá y describí sus características físicas, su vestimenta, sus dichos y gestos.
3.Para finalizar, incluí en tu informe:

- si la escena estará acompañada con algún tipo de musicalización.

- si transcurrirá durante el día o la noche.

- el lugar en el que sucederá, la ambientación (en una habitación, una plaza, la calle, un aula, etc.)

Luna de Avellaneda


FICHA TÉCNICA
Dirección Juan José Campanella

Guión Juan José Campanella, Fernando Castets, Juan Pablo Domenech

Fotografía Daniel Shulman

Música Angel Illarramendi

Montaje Camilo Antollini
FICHA ARTÍSTICA
Ricardo Darín Román

Mercedes Morán Graciela

Eduardo Blanco Amadeo

Valeria Bertucelli Cristina

Silvia Kutica Verónica

José Luis López Vázquez Don Aquiles

Daniel Fanego Alejandro
Fecha de estreno: Mayo de 2004
Sobre el director
El director de la película, Juan José Campanella, nació en la ciudad de Buenos Aires, en el año 1959, el mismo año que nace Román en “Luna de Avellaneda”. Estudió cine en la New York University. El corto El contorsionista que elaboró para su tesis ganó el Gran Premio del Festival de Clermont-Ferrand, uno de los más importantes en cortos cinematográficos. En los Estados Unidos, se dedicó tanto al cine como a la televisión. Series como La ley y el orden le permitieron dar el salto a la gran pantalla a nivel internacional.

En 1999 volvió a la Argentina luego de muchos años y filmó El mismo amor, la misma lluvia. En televisión ha sido coguionista en la serie Culpables.

En el año 2001, se estrenó El hijo de la novia. Este filme ha sido el que hasta ese momento logró mayor repercusión, con un millón y medio de espectadores en la Argentina y una nominación al Premio Oscar, como Mejor Película Extranjera.

En el año 2004, se estrena Luna de Avellaneda, con gran reconocimiento en el país y sumando más de un millón de espectadores.

¿Qué cuenta la película?

La gente que trabaja en el club es una cosa increíble (...) Una vez que encontramos al club y a la gente, empezamos mucho a ir a las reuniones de comisión directiva, a los partidos de básquet, a las funciones de danzas, a vivir bastante el club. Así fuimos armando los personajes principales, sus problemas personales y todo eso fue saliendo (...) El filme estuvo basado en esas historias.” Juan Campanella

Luna de Avellaneda es un club de barrio social y deportivo ubicado en el sur de la provincia de Buenos Aires. El club ha tenido en el pasado su época de esplendor pero en la actualidad se halla inmerso en una profunda crisis económica. Para salir de esta crisis, la única alternativa parece ser vender el club para instalar en su lugar, un casino. El filme narra los debates y discusiones que protagonizan los diferentes miembros del club en torno a las posibilidades que tiene “Luna de Avellaneda” de sobrevivir como club.

El relato comienza en el año 1959. La imagen del club en aquel momento es muy diferente a la que el filme exhibirá de él en el 2003. Las primeras escenas son la evocación de un recuerdo perfecto: las paredes relucen, todos se divierten, algunos se enamoran, otros bailan, y hasta Castillo en persona canta “…Siga el baile, siga el baile…”. En este contexto, en el festejo mismo del club, nace Román, protagonista de la película. La historia de vida de Román, de la que también habla el filme, estará mezclada, casi integrada a la historia de vida del club.

Por eso, el filme no habla sólo de un club, sino de los integrantes que lo conforman y de las historias de vida de cada uno. Ellos, en directa relación con la decadencia del club, ven cómo sus vidas también se hallan atravesadas por una crisis por momentos, insostenible.

Pero lo que la película rescata es la batalla diaria que libran los personajes para resignificar sus vidas y su comunidad. De todo esto nos habla el filme. De la soledad, del engaño y la decadencia. Pero también da cuenta de la esperanza, del amor, del trabajo, de los sueños. Y por sobre todas las cosas, rescata la dignidad como un valor estructural de una sociedad que necesita recuperar el sentido de su vida, aunque no sepa claramente qué hacer para cambiar… “Habría que averiguarlo…”
El reto más grande como director en Luna de Avellaneda fue encontrar el balance entre las historias personales y pequeñas y el contexto más grande del club y la comunidad. Permanentemente me preguntaba si no estaba mostrando mucho del mundo a expensas de los personajes, o al revés. Encontrar ese balance fue lo más difícil”.

Juan Campanella
¿Qué pasaba en el país?
Luna de Avellaneda nos habla de la Argentina actual, de historias individuales y colectivas. El contexto social, económico y cultural del momento en que se filma la película coincide con lo que viven los protagonistas de la historia. El país del 2003 (cuando se filmó la película) y el propio filme hablan de personas que se miran en un espejo muy diferente al que creyeron verse en la década anterior, cuando los espejismos de una sociedad de consumo dieron por sentado que los valores verdaderos pasaban por la acumulación de bienes materiales, y el individualismo se instaló como filosofía de vida.

La crisis argentina, que alcanzó su punto más crítico en el 2001, hace que los personajes comiencen a observarse en otra realidad y se replanteen el significado de sus vidas. En una de las últimas escenas del filme, durante la Asamblea en la que se decide el destino de “Luna de Avellaneda”, lo que Román rescata de la vida del club es que a pesar de todo, siempre fue el lugar en donde se ponía en marcha el sentido de la comunidad.

Los personajes representan a una clase media que aunque a diario lucha por sostenerse, se ha empobrecido gradualmente por el impacto de las políticas sociales y económicas. En los diálogos se reflejan los fracasos y las desilusiones apelando muchas veces al cinismo para definir sus situaciones. Así el filme nos habla del ser nacional al que las frustraciones, los sueños perdidos y la falta de trabajo le trazan una delgada línea por donde recorrer su camino. En este sentido, también nos cuenta sobre las disyuntivas comunes de los argentinos de clase media: irse del país o quedarse. Pero el quedarse también implica un reposicionamiento, una toma de postura: resignarse o dar batalla en función, no de modificar sus vidas en pos del futuro, sino en la urgencia del presente.

La película cuenta en clave de ficción lo que estamos viviendo, no como observadores sino como protagonistas de la vida cotidiana. Forma parte del replanteo, que hizo eclosión en el 2001, de lo que somos y hacia dónde queremos ir como sociedad”.

Juan Campanella
¿De quién y de qué se habla?


  • DE “NOSOTROS” Y LOS “OTROS”


Tal como señalamos, la película habla de la Argentina de los últimos años. Luna de Avellaneda nos habla de una sociedad que batalla a diario por sostenerse. Pero también nos habla de la manera en la que esta sociedad elige seguir adelante. En Luna de Avellaneda, son varias las escenas en las que se ponen en juego distintos posicionamientos, representados antagónicamente por Román y Alejandro. En una escena Román y Alejandro discuten quién es ese “nosotros”. Román argumenta que existe en el discurso de Alejandro una confusión para nada ingenua en la manera de definir el “nosotros”. El eje de la discusión es justamente cómo definir “la identidad”. Esa identidad que para Román tiene que ver con el trabajo, la familia y la dignidad. Valores que, aunque con esfuerzo, siguen hoy estructurando a la sociedad argentina.
La clase media es en general la protagonista de mis películas porque a ella pertenezco. Con todas las críticas que uno puede hacerle, pero también con una mirada cariñosa sobre ella. Hay muy pocos directores que en Argentina hacen películas sobre la clase media, pues generalmente prefieren representar a los excluidos o a la decadencia de la clase alta. Yo no conozco ningún aristócrata ni en decadencia ni en pleno auge. No los vi nunca. La verdad, es que me gusta hablar de los personajes que conozco”.

Juan Campanella


  • DE VALORES: LA “IDENTIDAD”


El relato del filme se espirala recorriendo distintos valores que estructuran la identidad de los personajes. El amor, la amistad, el trabajo comunitario, la familia, son valores que, aunque por momentos parecen quebrarse o perder sentido, adquieren la fuerza simbólica para seguir dando sentido a sus vidas. Pero el valor que toma mayor relevancia en la película y que contiene a todos los otros, es la dignidad. Y es justamente lo que resalta Román: a pesar de haber atravesado situaciones adversas, límites, él sabe que no perdió la dignidad. Es éste, su punto de partida, y de llegada.

(...)”Es muy difícil describir la dignidad con palabras,

es algo que se siente, como la felicidad o la belleza.

Yo creo que cada uno la intuye, y el inconsciente colectivo

también tiene una intuición de lo que es la dignidad.

Los argentinos no somos un pueblo que ha perdido la dignidad,

no somos indignos. Tenemos que revalorizarla”...

Juan Campanella

¿Cómo se dice lo que se cuenta?
El lenguaje cinematográfico en tanto lenguaje de la imagen, combina fotografía, musicalización, sonidos, planos, encuadres, ambientes, montajes, edición, que los cineastas articulan estructurando la narrativa de los filmes en función de lo que quieren transmitir. Además, este lenguaje se desarrolla y cambia con la introducción de las innovaciones tecnológicas. Esta combinación hace posible que los relatos adquieran la apariencia de mayor veracidad y le adjudican una mayor riqueza narrativa.

Esto puede apreciarse en la apertura de Luna de Avellaneda, donde se realiza la puesta en escena de una kermese en el año 1959. Los movimientos de la cámara, la manera en que se construyen los personajes, la música, nos ofrecen un momento lejano en el tiempo, que se nos presenta con la frescura de un relato presente. De la misma manera, la puesta en juego de planos, el uso de los silencios, los chistes, los diálogos, también construyen una manera posible de narrar y transmitir .
Román es un hombre como muchos otros en la Argentina que alguna vez tuvieron ideales elevados y que la sucesión de fracasos y las circunstancias en las que se vio envuelto lo llevan a acumular decepciones alejándose de sus objetivos iniciales. Pero a pesar de eso conserva su entereza y aun no se ha entregado.”

Ricardo Darìn.


  • LOS PLANOS, EL ENCUADRE Y LOS ÁNGULOS


El uso de los planos es fundamental para el armado del relato. A través de los encuadres, el director decide qué ambientes, personajes y objetos serán vistos por el espectador.

Además define el punto de vista desde el que se narra la historia. En la escena en la cual Amadeo y Cristina cruzan el riachuelo en el bote, el momento más emotivo del relato, la cámara hace un juego de primeros planos entre ambos, dándole de esta manera una mayor fuerza emotiva a esta escena del filme. Otro ejemplo de uso de planos, es el encuentro entre Román y su esposa en el bar, cuando ella no lo esperaba. Allí descubre que Verónica espera a otro hombre. Los primeros planos, los gestos de ambos, nos señalan la sorpresa de Verónica y el desasosiego de Román.

Esta es una característica del director que se refleja en toda la película. Trabaja muy cerca del lente y el espectador logra una gran conexión con los actores, potencializando la capacidad narrativa del filme.


  • LOS AMBIENTES


Si miramos cuidadosamente, los espacios nos hablan de quienes los habitan y nos cuentan el desarrollo de sus vidas. En Luna de Avellaneda cada rincón del club, de las casas, del barrio, nos relatan la crisis de la sociedad Argentina. Estas elecciones no son azarosas y hacen a la significación del filme.
En cuanto los ambientes, la película contextualiza cuidadosamente un barrio del sur de Buenos Aires y para dar cuenta de este paisaje urbano, muchas tomas se realizan en las calles, enfocando el riachuelo como lugar de encuentro de los personajes.

Las casas tienen la marca de quienes viven en ellas, son reflejos de identidad. En la casa de Román el garage está lleno de sus pertenencias y un desorden general reina el ambiente, situación que se vincula directamente con su propio desorden emocional. De la misma manera nos interpela el departamento de Amadeo: un conjunto de ropas, afiches, decorados, que aunque en apariencia sin sentido, organizan el significado de la vida del personaje.


  • EL VESTUARIO


La manera de vestir de los personajes, los colores que se utilizan también construyen significados y contribuyen a dibujar el perfil del personaje. En las palabras de la diseñadora de vestuario, Cecilia Monti, podemos comprender la manera en que fueron utilizados para transmitir una determinada idea.
Buscamos que los colores de Román se identifiquen con los colores del club porque, además de ser uno de los personajes que más tiempo pasa en ese lugar, es de los que lo sienten como parte de su propia vida. Es tan parte de él, que sin el club no se sabría bien que haría”.

Cecilia Monti. Vestuarista.
Veamos otro ejemplo, esta vez, de la vestimenta y apariencia de Cristina:
Todos los personajes repiten mucha ropa salvo Cristina, que la manejamos con un poco más de personalidad en su vestuario. Ella es bailarina desde muy chiquita (...) Juan (Campanella) quería resaltar sus piernas finas entonces empezamos a buscar calzas y a preguntarnos qué pasaría si le ponemos polainas para resaltar esa delgadez...”

Cecilia Monti. Vestuarista.


  • LA MÚSICA


La música es otra de las decisiones a tomar en torno a lo que la película quiere transmitir. La elección de una u otra musicalización puede cambiar el sentido de una escena, agregarle mayor dramatismo, emoción o comicidad. En la película la mayoría de las escenas no están musicalizadas y resuena el sonido del ambiente potencializando en este caso, los diálogos de los personajes. En otras está incluida de manera subliminal, casi susurrada, acompañando el desarrollo del filme.

La música transmite emociones muy fuertes, pero también puede llegar a simplificarlas demasiado. Incluir música en una escena conlleva algunos peligros. El primero es recurrir a la música para crear una emoción que no existe en la escena. El segundo riesgo, es la dificultad para musicalizar una escena que tiene emociones complejas(...)”

Juan Campanella
 ¿Qué dijo la prensa?
Mucho más que en El hijo de la novia —o, mal que le pese reconocer a Campanella, El mismo amor, la misma lluvia, la mejor de las tres, por ser la primera y más original—, en Luna de Avellaneda lo que resalta, en primer plano, es el sentimiento. O "la razón del sentimiento", como alguien suelta en esos diálogos tan bien diseñados, que vuelven a emocionar. Y como en las tres, no hay personajes malos, ni siquiera buenos —¿qué es normal?—, sino simplemente personas. Todas sufren, todas viven, algunas con más parches que otras en el corazón”. Clarín
1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Programa “Escuela y Medios” iconPrograma “Escuela y Medios”

Programa “Escuela y Medios” iconJosé Noe Ávila Guerrero. El fenomeno de los medios de comunicación...

Programa “Escuela y Medios” iconPrograma del cuerpo de diplomados y técnicos medios

Programa “Escuela y Medios” iconSÍntesis de la carta enviada a los medios de comunicación respecto al programa de televisióN

Programa “Escuela y Medios” iconPrograma integral veracruzano de escuela segura

Programa “Escuela y Medios” iconPrograma de estudio escuela de enseñanza media nº 3 lola mora

Programa “Escuela y Medios” iconA. Programa "la escuela defiende la vida", potenciar hemos la atención integral al niño

Programa “Escuela y Medios” iconEs común escuchar decir en los medios de comunicación o en los medios...

Programa “Escuela y Medios” iconEs común escuchar decir en los medios de comunicación o en los medios...

Programa “Escuela y Medios” iconEscuela Clásica y la Doctrina del Indeterminismo y Escuela Antropológica Italiana






© 2015
contactos
ley.exam-10.com