La consagración a los sagrados corazones






descargar 115.21 Kb.
títuloLa consagración a los sagrados corazones
página1/4
fecha de publicación06.06.2016
tamaño115.21 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4
Richard McNally, ss.cc.

LA CONSAGRACIÓN A LOS SAGRADOS CORAZONES

Introducción
Estoy firmemente convencido de que eso que llamamos “devoción a los Sagrados Corazones” es nuestro modo ss.cc. de leer el Evangelio. Las primeras Constituciones, en su capítulo preliminar (que aún se incluye en nuestras constituciones actuales) dice:

El propósito de nuestro Instituto es reproducir las cuatro edades de Nuestro Señor Jesucristo: su infancia, su vida oculta, su vida evangélica y su vida crucificada; y extender la devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y de María”.
La devoción a los Sagrados Corazones es un gran don para nosotros, para la Iglesia y para el mundo al que somos enviados. También es nuestra responsabilidad. Ningún don del Espíritu nos es dado por Dios para guardarlo para nosotros mismos. Se nos da para la Iglesia y para el mundo al cual somos enviados.
Todos conocemos la famosa cita del Buen Padre: “La Consagración a los Sagrados Corazones de Jesús y de María es el fundamento de nuestro instituto”. Lo que pretendo hacer hoy y mañana es reflexionar con vosotros sobre el significado actual de la devoción a los Sagrados Corazones y cómo vivir esta consagración.
Mi propósito no es hacer historiadores de vosotros. Eso sería imposible puesto que yo mismo no lo soy. En Navidad o en cumpleaños recibimos regalos. Desenvolver un regalo es un ejercicio de descubrimiento y asombro. Y como cualquier regalo una vez desenvuelto el mejor modo de mostrar gratitud es darle un buen uso.
Lo siguiente es el esquema de mi presentación:
I. Escritura y los Padres de la Iglesia

II. El período previo a las revelaciones de Margarita María

III. Santa Margarita María.

IV. De Margarita María al Vaticano II.

V. La devoción hoy.

VI. Sugerencias para Formación Inicial y Permanente.

Conclusión: La Consagración a los Sagrados Corazones como fundamento de nuestro Instituto.
Para completar la introducción algunas notas:


  1. Voy a hablar más del Corazón de Jesús que del Corazón de María. Esto es por dos razones:

  1. La atención y devoción al Corazón de Jesús es más antigua y se ha hablado más de ella en la tradición de la Iglesia. ¡Simplemente hay más de qué hablar!.

  2. Como en el símbolo de nuestra Congregación los dos corazones siempre están vinculados. La devoción al Corazón de María deriva y se relaciona siempre con la devoción al corazón de Jesús (mi opinión!), de otro modo la devoción al Inmaculado Corazón de María resulta extraña y pasada de rosca.




  1. Hablo de “devoción”, no de “devociones” o “prácticas devocionales”. Empleo la palabra devoción en su sentido amplio y profundo. Es el sentido en el que habla Francisco de Sales en su Introducción a la Vida Devota: “ toda devoción viva y verdadera presupone el amor de Dios;- y de hecho no es ni más ni menos que un muy real amor de Dios, aunque no siempre del mismo tipo; porque este Amor cuando brilla en el alma lo llamamos gracia, que nos hace aceptables a su Divina Majestad;- cuando nos fortalece para hacer el bien lo llamamos Caridad;- pero cuando logra su mayor perfección en la que no sólo nos lleva a hacer el bien sino a actuar con cuidado, diligentemente y con prontitud entonces se llama Devoción.” (Capítulo 1)




  1. Como véis en el esquema la devoción al Sagrado Corazón (s) es mucho mayor que Margarita María. Santa Margarita María jugó un papel importante en popularizar la devoción. Ciertamente nuestros fundadores heredaron la devoción de un modo marcado por las revelaciones a Margarita María. Pero la devoción es mucho más rica que sólo M. María. Darnos cuenta de esto nos ayuda a apreciar mejor las revelaciones de Margarita María, situándolas en el contexto adecuado. También nos ayuda a encontrar modos de devoción adecuadas a hoy día.




  1. Cualquier devoción o cualquier espiritualidad ha de estar enraizada en una fe común definida de la Iglesia. Una espiritualidad de los corazones de Jesús y de María es un brote de una lectura particular de la fe de la Iglesia en Jesús y María.. La devoción, como una espiritualidad particular, se desarrolla según la fe de la Iglesia llega a una expresión explícita. Una espiritualidad sana es la que está enraizada en la creencia de la Iglesia y en una sana teología. Por otra parte sin espiritualidad, la doctrina y la teología se queda sólo en la cabeza. Se vuelven secas.

A finales del S. XVII en Francia estas dos corrientes, doctrina/teología y espiritualidad, se unen. Está el gran San Juan Eudes que escribe y habla extensivamente y es efectivo en arraigar la devoción a los corazones de Jesús y de María en una sana doctrina. En el mismo período una monja de clausura de la Visitación en Paray le Monial, Margarita María de Alacoque informa de que el Señor le ha revelado su corazón y quiere emplearla para extender esta devoción en la Iglesia. Juan Eudes y Margarita María no se conocieron. El Señor les empleó a los dos, el maestro y la visionaria, para traer el crecimiento de la devoción.


  1. Finalmente, hablando de devoción haría eco de lo que Francisco de Sales dijo en la Introducción a su gran obra:

Es verdad también que yo que hablo de vida devota no soy devoto yo mismo, pero ciertamente no estoy sin el deseo de serlo, y es este deseo en que me alienta a enseñaros”.

Mi propia apreciación de la devoción ha venido principalmente de vivir durante 38 años con hermanos y hermanas ss.cc. que han tenido corazones muy amantes y devotos (en el más verdadero sentido de la palabra) corazones. Esta gente nunca habló sobre la devoción o su historia. Ellos simplemente la vivieron y transmitieron a otros. Esto es lo que deseamos para nuestros hermanos y hermanas jóvenes. No que se hagan historiadores sino devotos amantes y misioneros de Jesús y su madre.


    1. Escritura y Padres de la Iglesia




  1. Fuentes bíblicas para la devoción al corazón de Jesús


Cuando habla de fuentes bíblicas busco los lugares en la Escritura de los cuales una devoción o espiritualidad auténtica de los corazones puede haber brotado. Esto no significa encontrar todos los lugares en los se utiliza la palabra corazón ni hacer un estudio exhaustivo del sentido bíblico de la palabra “corazón”. Aunque ambas cosas pueden ser importantes, especialmente la segunda. El significado bíblico de corazón es mucho más rico que nuestra comprensión romántica habitual. El corazón no es simplemente un símbolo de amor como sentimiento o emoción. El corazón es el centro de la persona, el lugar donde soy más yo mismo. El corazón es el lugar donde hago las decisiones más importantes de la vida. Es el lugar del compromiso. De algún modo el significado bíblico de corazón es cercano al de “consciencia”. Según hablemos de los Corazones de Jesús y de María pensemos en este sentido más pleno.

La Iglesia temprana contaba sólo con las Escrituras judías, el Antiguo Testamento. Fue la Iglesia misma, seguro bajo la inspiración del Espíritu Santo, la que dio a luz las Escrituras Cristianas. Como cristianos católicos creemos que las Escrituras pueden únicamente ser entendidas y apreciadas del todo cuando se leen dentro de la tradición de fe de la comunidad puesto que son parte de esa tradición, una parte privilegiada, pero una parte al fin y al cabo. La doctrina de nuestra Iglesia se desarrolla orgánicamente a lo largo de los siglos desde el testimonio de la Iglesia temprana, cuya forma escrita constituye el Nuevo Testamento. La vida espiritual de la Iglesia se desarrolla guardando la tradición. La devoción al Sagrado Corazón y la devoción a María y su corazón es un ejemplo de tal desarrollo.

Según la Iglesia ha leído y meditado el Nuevo Testamento, especialmente los escritos de Juan, el camino se iba preparando mientras los cristianos, principalmente los contemplativos, iban enfocando su mirada en la persona de Jesús.
Varios textos que se volverían especialmente importantes para la espiritualidad del corazón de Jesús según se fue desarrollando:
Juan 7, 37-39 Jesús ha ido a Jerusalén a la fiesta de las Tiendas que recuerda a los israelitas el tiempo en que vivieron en tiendas en el éxodo. Al final de la fiesta, aplicando la profecía de Isaías (12,3) a sí mismo Jesús grita: “De su interior brotarán ríos de agua viva”. El texto continúa para decir que se estaba refiriendo al Espíritu. El Espíritu de Dios es el agua viva verdadera. Jesús resucitado será la fuente de agua viva.
Juan 13, 23: Esta es la inspiración para el icono que está en el oratorio de la comunidad de los hermanos aquí en Picpus. Es la última cena. Jesús acaba de predecir la traición de uno de los apóstoles. El texto continúa diciendo, “uno de ellos, el discípulo que Jesús tanto amaba, se reclinó en él mientras comían”. La imagen del amado en la primera eucaristía recostado en el pecho de Jesús, el lugar de su “corazón” evocará muchas reflexiones.
Juan 19, 31-39: Este es el texto clásico. Jesús está muerto en cruz. Su costado traspasado por una lanza y sangre y agua brotan de él. En Juan la muerte de Jesús es su hora, ya es el momento de su triunfo. La vida fluye desde Jesús muerto. Recordad Juan 7. El es la fuente de agua viva. Generaciones posteriores verán todas las gracias y dones viniendo del costado de Cristo. La Iglesia y los Sacramentos nacen de Jesús. Está abierto para dar vida y también abierto para que entremos y vayamos a su mismo centro. Del “mirad al que traspasaron” la Iglesia llegará un día a hablar del corazón de Jesús.
Estos son sólo algunos textos. Hay muchos más. Por ejemplo, el Cantar de los Cantares es uno de los textos más comentados de la Sagrada Escritura. Según los contemplativos meditan este y otros textos y los relacionan con su experiencia de Cristo Viviente, poco a poco preparan el camino para lo que conocemos como devoción al Corazón de Jesús.

De nuevo anoto, no estamos mirando a los textos de la Escritura en los que se utiliza la palabra corazón refiriéndose a un órgano del cuerpo humano, Dios o Jesucristo. Más bien estos son textos que invitaron a la gente a entrar profundamente en quién es Jesús y qué significa. Los primeros que hicieron esto fueron sobre todo los contemplativos.


  1. Fuentes bíblicas para la devoción al corazón de María


De María se habla poco en el Nuevo testamento. Esta es una razón por la que algunos cristianos, incluso algunos católicos, minimizan su papel en la vida cristiana. Incluso si las referencias a ella son pocas, cada vez que se habla de ella en los Evangelios es muy significativo. Más que minimizar su papel en la vida cristiana yo diría que las referencias en el Evangelio a María muestran su importancia para nuestro seguimiento de Jesús.
Creo que esto también es cierto de lo que llamamos devoción a su Inmaculado Corazón. Todas las reverencias del Evangelio a María puede decirse que forman una base escriturística para la devoción a su corazón. Según la gente fue meditando las Escrituras, como en el caso del corazón de Jesús, fueron llevados al interior de María, a su persona, a su corazón.
En el caso de la devoción al corazón de Jesús, podemos apuntar textos de la Escritura que particularmente se constituyeron en el fundamento del desarrollo de la devoción. No diría que lo mismo sea cierto en la devoción al corazón de María. Pero esto no quiere decir que es “no-bíblico” o sin base en la Escritura.
Textos que son importantes:

Lucas 1 y 2: los primeros dos capítulos del Evangelio de Lucas retratan a María como la que “escucha la palabra de Dios y actúa en ella” (Lc 8, 21) Ella escucha la palabra de Dios que la llama a ser la madre del salvador. Ella abre su vida, a si misma, su corazón y dice “sí”. Ella actúa en la palabra y da a luz al salvador. De su mismo corazón canta las alabanzas del amor fiel de Dios en su Magnificat. Dos veces el texto dice: “y María guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón”. (Lc 2, 19. 51)
Juan 2, 1-12: María aparece dos veces en el Evangelio de Juan. En la fiesta de la boda de Caná la madre de Jesús le pide un signo. Pero él responde que aún no es “su hora” (por su hora significaba la realización de su misión). María dice a los que sirven “haced lo que os diga”. Y Jesús realiza su primer signo. El Evangelio de Juan entero se construye sobre los signos de Jesús, que son más que actos milagrosos. Son siempre una llamada a creer en él para recibir vida eterna.
Juan 19, 26-27: En Caná Jesús declara que no es “su hora”. Ahora ha sido alzado en la cruz. Su hora ha llegado. Es la hora de su triunfo. El texto dice “cuando Jesús vió allí a su madre y al discípulo que él amaba dijo a su madre: mujer ahí tienes a tu hijo; después dijo a su discípulo: ahí tienes a tu madre. Y desde esa hora el discípulo la llevó a su casa. La Madre fiel está ahí con el Amado.
En los Evangelios María es la que abre su vida de modo que Dios pueda habitar dentro. Ella se da a si misma, su corazón al Señor de modo que su Reino venga. Ella es la mujer que es puramente para Jesús y su Reino. Iría tan lejos como para decir que hay pocos títulos para María que sean tan bíblicos como el de “Inmaculado Corazón”. No es sorprendente que generaciones posteriores leyeran estos y otros textos y fuesen llevados a hablar explícitamente del corazón de María.


  1. Desarrollo patrístico y monástico (los primeros diez siglos)


Los primeros siete siglos de la historia de la Iglesia son un tiempo de grandes controversias doctrinales sobre la persona de Jesús. La Iglesia temprana se encontró a si misma tratando de poner palabras a los misterios de la fe. No sorprende que a veces tuvieran dificultades. En un momento u otro todos hemos estudiado los problemas del nestorianismo y del arrianismo, por nombrar las dos herejías más conocidas. Cada crisis es también una oportunidad para la Iglesia para clarificar sus creencias. En los concilios de Nicea, Efeso y Calcedonia la Iglesia dio una palabra clara a su creencia sobre la persona de Jesús. Esto formaría la base sobre la cual pastores y teólogos posteriores ubicarían la devoción al Corazón de Cristo.
Por ejemplo en 431 el Concilio de Efeso declaró que Jesús tenía una naturaleza humana y una naturaleza divina y que las dos estaban unidas en la persona de Cristo, el hijo de Dios. Esto tendría efectos posteriores en la devoción al Sagrado Corazón. Por ejemplo, su corazón humano puede ser realmente considerado un símbolo del infinito amor divino. Otra consecuencia de la decisión de Efeso fue que María no era simplemente la madre del Jesús humano. Jesús es uno, el divino y el humano no pueden separarse, así que María es verdaderamente Madre de Dios. Esto le da a ella un papel central en la historia de la salvación. Su corazón tiene una relación especial con el de Jesús.
Al tiempo que fue un período de clarificación doctrinal también fue una época en la que el monaquismo empieza a desarrollarse. Monjes y monjas, llamados a los desiertos del Oriente medio y luego a monasterios más cercanos a las ciudades tanto en el este como en el oeste van meditando en las Escrituras. Comienza la larga historia de la contemplación del discípulo amado descansando en el pecho del salvador y del costado traspasado. Los poemas de amor del Cantar de los Cantares también son elocuentes para aquellos que han hecho una opción radical por Jesús. En los documentos monásticos hay ya algunas referencias explícitas al corazón de Jesús. Santos Beda, Alcuino y Pedro Damián empiezan a hablar de entrar en el corazón de Jesús por su costado traspasado.
Durante este período la atención a la pasión y a las heridas de Jesús crece. Esto es especialmente cierto en la Iglesia Siria. Durante el siglo VIII varios papas sirios extendieron esto al oeste. Históricamente la devoción al corazón de Jesús se relaciona con la pasión y muerte de Jesús. No es accidental que el Viernes haya sido el día de la semana dedicado al corazón de Jesús ya que es también el día en el que Jesús sufrió y murió.

  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La consagración a los sagrados corazones iconCongregación de los Sagrados Corazones

La consagración a los sagrados corazones iconDe los sagrados corazones de jesus y de maria

La consagración a los sagrados corazones iconPadre José María Coudrin (1768 – 1837) Fundador de la Congregación...

La consagración a los sagrados corazones iconEs innegable que las cosas sencillas son las que más conmueven los corazones

La consagración a los sagrados corazones iconRobert Graves Los mitos griegos I
«dioses» para quienes en los mitos se reservaban la ambrosía y el néctar eran sin duda reinas y reyes sagrados de la era pre-clásica....

La consagración a los sagrados corazones iconEl principio de juridicidad. Concepto y consagración constitucional

La consagración a los sagrados corazones iconCeremonial para la consagracion de un templo masónico provisional

La consagración a los sagrados corazones iconConnotaciones básicas de su consagración como garantía constitucional

La consagración a los sagrados corazones iconGeneralidades del canto y la música sagrados

La consagración a los sagrados corazones iconConsagración, auge y declinación del principio de representación...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com