Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus






descargar 24.21 Kb.
títuloEstamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus
fecha de publicación06.06.2015
tamaño24.21 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Historia > Documentos
La sociedad griega.

        Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus cometidos y la vida en la ciudad y sus costumbres. Pero nos falta algo. Nos falta conocer la composición de la ciudad y sus clases y a qué se dedicaba cada clase, o capa de la sociedad. ¿Quién hacía el trabajo diario, quién hacía la compra, quién preparaba al comida, quién cuidaba de los caballos, quién sembraba y segaba? ¿Quiénes gobernaban la ciudad y qué trabajo les exigía? Todo eso podrá parecer pesado o insulso, pero si estamos tratando de recorrer la Historia, una Historia mínimamente completa, hemos de entrar en tales extremos. Y lo haremos salpicando el recorrido por los Museos con el gotelé de la vida cotidiana.

        Por fin he logrado aclararme y comprender cómo funcionaba Atenas y, con ella, la Grecia antigua. Hasta hace muy poco tenía ideas aisladas, piezas del puzzle. Hace muy pocos días he comprado un libro que me ha aclarado las ideas. El libro es éste.

Historia de Grecia, un buen libro para el que quiere saber.



Autora: Pastora Barahona, 2.006. Ediciones Libsa.

        Lo seguiré en la descripción que hace de la sociedad griega antigua, porque contiene algunos puntos que en nuestra investigación nos interesan, el cómo y el qué de la Atenas del siglo V. Centrémonos en Atenas. Tras las guerras con Persia, la ciudad se amuralla y años más tarde construye los Muros Largos, que la unen con sus puertos y aseguran así los suministros en tiempos de guerra, que se preveía iba a haberla. 

Atenas y su entorno geográfico, hacia el año 430.



(Fuente: La Ciudad Antigua. La vida en la Atenas y Roma clásicas. P.Connolly, H.Dodge. Acento Editorial, 1.999.)

        Atenas no es la única, pero sí la mayor de las ciudades helenas. Y no sólo es la mayor, es la más democrática, fruto de las sucesivas legislaciones que se han montado, una sobre otra, desde hace 100 años. Atenas acaba de salir de la monarquía de los Pisistrátidas, cuyo último representante, Hipías, ha guiado al ejército de Darío para tratar de reconquistar el trono que le fue arrebatado por un pueblo deseoso de gobernarse a sí mismo. 

        Sepamos qué aspecto tenían los atenienses que nos vamos a encontrar en nuestra historia. Se vestían con un vestido, que llamaban quitón. Ambos personajes de la imagen levan su quitón. El mayor lleva encima un manto, llamado imatión, en griego. ra costumbre dejarse barba, lo hemos visto en las esculturas de días pasados. Más tarde, en tiempos de Alejandro Magno, que no se dejaba barba, estuvo de moda ir sin barba y con el pelo más corto, como hoy, vamos.

 

Prendas de los varones según vasos de cerámica.



    

(Fuente: La Ciudad Antigua. La vida en la Atenas y Roma clásicas. P.Connolly, H.Dodge. Acento Editorial, 1.999.)

 

        Por su parte, las mujeres iban vestidas como indica la imagen que sigue. Lo que en los hombres era el quitón, en las mujeres era el peplo, o vestido largo. Sobre él solía añadirse el imatión, que las mujeres llevaban de varios modos, como puede verse. Por su parte, los peinados eran más variados que en los hombres. Estaba la moda de llevar el pelo en forma de cola de caballo, en moño recogido sobre la cabeza con laboriosos peinados o con cintas, y el cabello más corto recogido con una tela para las ocasiones menos importantes. La mujer salía bastante poco de casa, a la compra, acompañada de un esclavo, a fiestas familiares y poco más.

 

Indumentaria femenina extraída de vasos de cerámica.

   

(Fuente: La Ciudad Antigua. La vida en la Atenas y Roma clásicas. P.Connolly, H.Dodge. Acento Editorial, 1.999.)

        Ahor, sigamos con nuestra aproximación a la sociedad helena de la Antigüedad. ¿Cómo está organizada la sociedad griega desde tiempos de los Pisistrátidas e incluso antes? 

        Y aquí tengo que encarecer al lector que se olvide de sus conceptos sobre lo que está bien y mal, sobre lo aceptble y lo rechazable según su mentalidad moderna. Para adentrarnos en la Historia tenemos que volvernos aborígenes de allá donde queremos entrar y entender que todo lo que allá sucede es bueno, perfecto, normal, aceptable, positivo. Claro que es distinto de lo que sucede hoy, aquí y ahora. Pero lo de hoy hay que dejarlo para el hoy. Enjuiciar el ayer, e incluso el antes de antesdeayer, con los baremos del hoy es un tremendo error, un anacronismo, una demostración de ignorancia. Si queremos entender la Historia, hemos de analizarla carentes de cerebro moderno o sólo demostraremos que somos unos percebes, incapaces de estudiar Historia, ni de entenderla. 

        ¿Hay esclavitud en la Grecia clásica? Aceptemos la esclavitud como algo normal. 

        ¿Se dan relaciones íntimas entre hombres en la época que pretendemos entender? Aceptémoslo como idea, aunque no sea nuestra costumbre. 

        ¿La mujer no está equiparada el hombre en el voto a la hora de tomar decisiones políticas, ni en ninguna otra cosa? No deduzcamos de ahí que los antiguos eran seres retrógrados y dignos de que les miremos por encima del hombre. 

        Si queremos entender la Historia y aprender de ella, no seamos anacrónicos: Cada época de la Historia hay que medirla con los metros que se usaban en dicha época. Lo contrario es pedir imposibles.

        Tal vez la clave del asunto sea recordar que la sociedad de la Atenas que tratamos de comprender estaba formada por tres castas sociales muy distintas, los ciudadanos, los metecos y los esclavos. Ciudadanos eran los que eran de la ciudad de siempre. Para ello, desde el año 453, se exigió que el padre y la madre fueran atenienses. Antes de esa fecha bastaba con que fuera el padre, pero en esa fecha Pericles estableció que tenían que ser ambos. Sólo los hijos de dos atenienses podían ser ciudadanos atenienses.

        No todos los ciudadanos eran iguales. Estaban en primer lugar las 300 familias ricas, las más encumbradas, atenienses de toda la vida. Luego, las familias menos potentes, pero suficientemente acomodadas como para que sus miembros pertenecieran a la clase de los hoplitas, los que podían costearse una armadura y armas por su cuenta. Serían la clase media de nuestros tiempos y eran unos 13.000 varones. Y, en tercer lugar, dentro de la clase de los ciudadanos, los zetes, en número de unos 10.000, los remeros a sueldo de las naves de guerra, oficio reciente en Atenas, de origen más humilde y cuyo papel en la supervivencia de Atenas les ha hecho cobrar nueva importancia y tener derechos ciudadanos plenos. No obstante, su escasa economía juega en contra de ellos. Hemos terminado con los ciudadanos, los griegos de primera clase

        Detrás de los ciudadanos están los metecos (del griego metoikos, extranjero). Téngase en cuenta que Atenas y su territorio circundante era un país. Por tanto, todo el que no fuera ateniense era "extranjero". El ciudadano participaba en el gobierno de la ciudad, siendo varón. El meteco, en modo alguno. Un extranjero aspirante a instalase en Atenas y convertirse en meteco debía encontrar a un ciudadano ateniense que lo presentara a las autoridades de la ciudad. Una vez admitido, el meteco debía pagar un impuesto anual por vivir en la ciudad que le acogía. En Atenas era de 12 dracmas al año, para los hombres, el salario de 6 días, y de 6 dracmas anuales para las mujeres, el salario de 3 días. No era excesivo el tal impuesto. Los metecos eran ciudadanos de otras ciudades-Estado que, deseosos de probar suerte en la gran ciudad, llegaban a ésta poseedores de ciertas cualidades apreciadas en la época. Eran metalúrgicos, médicos, filósofos, arquitectos, ceramistas, artistas, etc. Los metecos eran comerciantes y expertos en algún arte, lo que suponía que tenían una fuente de ingresos nada despreciable. 

        Podían ejercer, en virtud de sus conocimientos, labores oficiales, como pregonero, médico público, recaudador de impuestos, constructor, comerciante, fabricante de su especialidad, sea ésta la textil, en curtidos, alfarería o metalurgia. Podían inscribirse en el ejército y ser hoplitas o, más frecuentemente, zetes, remeros. Podían asistir a los gimnasios y baños públicos, podían tener esclavos y muebles, pero no casa propia. Podían casarse con atenienses y tenían libertad para seguir la religión de sus mayores. No obstante, algunos detalles legales denotaban el juicio peyorativo de parte de la población sobre ellos, de modo que matar a un ciudadano estaba penado con la muerte, mientras que la pena por matar a un meteco era el destierro tan sólo.

 La cárcel de Atenas, donde más de un meteco dio a parar con sus huesos.



(Fuente: La Ciudad Antigua. La vida en la Atenas y Roma clásicas. P.Connolly, H.Dodge. Acento Editorial, 1.999.)

        En excavaciones relativamente recientes se han encontrado varios frascos para medicinas en los cimientos de la prisión de Atenas. Posiblemente fueran para contener la cicuta empleada en las ejecuciones de ciudadanos. Normalmente las penas consistían en multas, confiscación de bienes, pérdida de derechos ciudadanos y, en bastante último extremo, el destierro. 

 

Tres de los frascos de medicinas descubiertos en la prisión deAtenas.



(Fuente: La Ciudad Antigua. La vida en la Atenas y Roma clásicas. P.Connolly, H.Dodge. Acento Editorial, 1.999.)

        Estamos hablando de los metecos, que eran los pobladores por excelencia de la cárcel. Eran los profesionales, las profesiones liberales de la época. Con el tiempo se convertirían en los banqueros de la ciudad. Ahora bien, los metecos podían adquirir bienes muebles, pero no inmuebles. Esto es, no podían tener casa propia, sino sólo alquilada. Por ejemplo, Pericles contaba entre sus personas de confianza numerosos metecos

        Como tercera casta, los esclavos. Éstos hacían el trabajo duro. Superaban en todas las ciudades al número de ciudadanos libres. Los esclavos trabajaban en las minas, en la agricultura, como peones en la artesanía, y, en el servicio de las casas de los ciudadanos libres, eran el servicio doméstico, costumbre que ha seguido vigente en nuestro mundo occidental hasta bien entrado el siglo XX. Y que sólo se ha roto en las dos o tres últimas generaciones.  

        En un mundo con fuerte predominio del varón  - forma diplomática de decir las cosas, ya que decir "asquerosamente machista" sería políticamente incorrecto - las mujeres nacidas en la esclavitud tenían algunas posibilidades negadas a los varones esclavos, aunque no se sabe bien qué es peor.

 

Había esclavos con profesión u oficio, como estos músicos y bailarinas, animando los banquetes de sus señores.



(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 8.Grecia Clásica. Arlanza Ediciones, 2.000.)

 

        Los esclavos podían pretender alcanzar la libertad. Para eso debían ganar dinero y que el amo consintiera en que guardase esos dineros, cosa que era frecuente que se aceptase. Igualmente, el amo podía emancipar a un esclavo mediante un acta por escrito. Un personaje conocido en ciertos círculos, como fue Epicteto, fue esclavo de un personaje importante en Roma y fue manumitido. En caso de que esto sucediera en Atenas, el esclavo pasaba no a ser ciudadano, sino meteco. Un esclavo en Atenas no tenía derechos ciudadanos. Si se casaba, los hijos pertenecían al amo, y sólo el amo decidía si se unía a otro esclavo o no. No obstante, no estaba bien visto maltratar a los esclavos y si un esclavo huía por malos tratos, el dueño, una vez recuperado, estaba obligado a venderlo.

 

Los hijos de esclavos pertenecían al dueño, como se da por hecho en esta estela funeraria.



(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 8.Grecia Clásica. Arlanza Ediciones, 2.000.)

 

        El número de esclavos en cada casa variaba desde los 50 que poseía un ciudadano acaudalado, hasta la docena que tenía un ciudadano de clase media. Entre ellos el pedagogo, o maestro de los hijos, el cocinero y el resto del servicio de la casa, que trabajaban a las órdenes del ama de casa, la ciudadana que hacía su vida entre los cuatro muros de la mansión doméstica. Los esclavos domésticos limpiaban la casa, iban a las fuentes a por agua, molían el grano, cocían el pan, y las esclavas hilaban y tejían las vestidos para los habitantes de la casa, etc. Los zetes, más humildes, podían no tener esclavo alguno, o bien tener uno o dos. 

  Esclavo ilustrado que enseñaba a los hijos de la casa, el pedagogo.



(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 8.Grecia Clásica. Arlanza Ediciones, 2.000.)

 

        Cuantifiquemos ahora. Habitantes de la Atenas del siglo de Pericles, unas 250.000 personas. Ciudadanos atenienses hacia el año 450, 43.000. De ellos, como se ha dicho, 13.000 hoplitas, 10.000 zetes y el resto, agricultores de los pueblos o demos cercanos. Las mujeres no se contabilizan ... Los metecos serían unos 20.000. Los esclavos, en cambio, sumaban unos 100.000. Cada casa ateniense, según su categoría o estatus económico poseía varios esclavos. No tener ningún esclavo era indicio de situación paupérrima, miserable. 

        También la ciudad o los santuarios adquirían esclavos. Sus obligaciones eran las de los funcionarios de segunda fila: Los menos afortunados, unos 30.000, trabajaban en las minas de plata del Laurión. Otros trabajaban en la la construcción de edificios públicos, en la casa de moneda, en trabajos auxiliares de metalurgia, como ayudantes, ordenanzas, verdugos, cuidadores de caballos, barrenderos, agentes de la autoridad, o guardas. Como guardas se empleaban arqueros escitas, que iban por a ciudad mirando a todas partes con sus arcos a la espalda. Imponían orden, ciertamente. 

        En las ciudades regidas por tiranos, no democráticas, formaban parte en ocasiones de la guardia del monarca local, junto con mercenarios metecos. En uno y otro caso los esclavos públicos estaban mejor considerados que los esclavos de particulares, eran alimentados por el Estado y tenían pequeños privilegios, como recibir gratificaciones de vino y comida los días festivos o poder adquirir un patrimonio mueble, no una casa. No era mucho ...

http://www.sofiaoriginals.com/juli65sociedadgriega2.htm

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus iconAbreviaturas
«el evangelio social». Pero ahora estamos convencidos de que Dios nos ha dado tanto la responsabilidad social como la responsabilidad...

Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus iconInforme de la real academia española sobre la expresión violencia de género
«Los mandos medios de las compañías suelen ver como sus propios ingresos dependen en gran medida de la diversidad étnica y de género...

Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus iconA menudo se considera que el arte romano es el resultado de la fusión...

Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus iconA menudo se considera que el arte romano es el resultado de la fusión...

Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus iconResumen: Entendemos el campo del arte contemporáneo como un laboratorio...

Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus iconEn la actualidad el mundo transita una senda un tanto vertiginosa...

Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus iconResumen # 7 Permite claramente entender dónde estamos, qué viene y dónde teminamos

Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus iconHemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces;...

Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus iconHemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces;...

Estamos intentando comprender el mundo griego del siglo V, allá donde se generó tanto arte y tanta perfección. Hemos visto el campesinado y sus iconLas letras hispanoamericanas en el siglo XIX nelson Osorio T. [9] Prólogo
«Recuperaciones del mundo precolombino y colonial en el siglo XX hispanoamericano»






© 2015
contactos
ley.exam-10.com