Entrevistas 31






descargar 402.71 Kb.
títuloEntrevistas 31
página5/13
fecha de publicación25.03.2017
tamaño402.71 Kb.
tipoEntrevista
ley.exam-10.com > Economía > Entrevista
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Ventajas y desventajas de esta nueva forma de comunicación

Desventajas



Veamos estos artículos:
Cómo ganar dinero con un Blog falso
Los métodos para aprovecharse de los incautos crece día a día. La nueva moda consiste en crear un espacio 100% comercial y explotarlo al aprovechar las búsquedas que realizan los usuarios de Internet.
Cómo funcionan


Los blogs o bitácoras son sitios Web periódicamente actualizados que recopilan cronológicamente textos o artículos de un o varios autores donde se conserva siempre la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente.

Los splogs, muy comunes en “redes sociales” como Youtube y MySpace, son blogs usados por spammers para promover sitios Web 100% comerciales. Los sploggers logran sus fines utilizando un software que rastrea por Internet palabras o frases claves que ellos creen que los usuarios escribirán en sus motores de búsqueda.

El software pega estas frases clave en el sitio real y de mucha concurrencia.

Por ejemplo, entrando a un blog real uno se puede encontrar, al pie de cada artículo, con textos posteados (publicados) haciendo referencia a un sitio Web e invitando al lector a que lo visite

Así, los ínternautas desprevenidos se ven atraídos por la invitación y son dirigidos a estos splogs o falsos blogs en los que predominan los avisos comerciales. Por cada clic que se da sobre el anuncio, los sploggers reciben dinero del anunciante.

“Además de crear redes de blogs falsos, los sploggers también asumen el control de blogs inactivos. Debido a la relativamente reciente creación de blogs, un número muy grande de blogs son abandonados, ofreciendo un campo de juego para los sploggers”, afirmó Maximiliano Cittadini, team Leader de Servicios Enterprise de Trend Argentina.


“Además de los sploggers, nadie gana en esta actividad ilegítima. Motores de búsqueda como Google no quieren proveer resultados inútiles a sus visitantes y, por su lado, los usuarios también se ven frustrados debido a que la avalancha de splogs perjudica su capacidad de encontrar la información que buscan”, detalló el ejecutivo


En este artículo vemos claramente una de las grandes desventajas que podemos encontrar en la blogsfera. Podemos encontrar muy buenas e intereantes cosas, así como también blogs falsos que solo quieren ganar dinero. Pero… ¿Cómo diferenciarlos? Esa es la peor parte… no hay una manera exacta de diferenciarlos. También corremos un gran riesgo porque es esta una muy buena manera para propagar virus que pueden llegar hasta destruir nuestra computadora.


Por jlori el 12 Apr 2007 a las 3:51 pm | en cibercultura, blogosfera

A vueltas con la ética bloguer



La publicidad en los blogs, la relación entre blogs y periodismo y la ética bloguer son, posiblemente, los tres debates más recurrentes y estériles de la blogosfera. Por lo menos, en la medida en que se planteen de forma maniquea.

Es tan inviable y autoritaria la aspiración a un único código de conducta bloguer como inocente e irresponsable la pretensión de que cada bloguer puede hacer de su capa un sayo con su blog.

Los blogs son escritura pública y cada blog es una comunidad. Por supuesto que estamos sujetos a múltiples limitaciones formales e informales, por supuesto que aceptamos y asumimos múltiples códigos de conducta para funcionar en la red, por supuesto que sin acuerdos explícitos e implícitos no puede funcionar ninguna comunidad, y por supuesto que sería una barbaridad que alguien pretendiera establecer un código de conducta universal para la blogosfera.

Esta enésima vuelta de tuerca al asunto de la ética bloguer viene de la mano del Call for a Blogger’s Code of Conduct de Tim O’Reilly, precisado en su Draft Blogger’s Code of Conduct y matizado en Code of Conduct: Lessons Learned So Far.

El debate, más que en las propuestas concretas -muchas de las cuales podrían ser asumidas sin mayor conflicto- radican en la pretensión inicial de formular un código. En este sentido, la réplica de David Weinberger me ha parecido muy atinada: Code? Nah. Codes? Maybe.

En efecto, si miramos hacia atrás en la historia de la red y a nuestro alrededor en la Web social, veremos que todas las comunidades online se han basado en múltiples acuerdos acerca del modo aceptable de comportarse en los espacios públicos virtuales. Vean por ejemplo, la etiqueta de la primera gran comunidad virtual: The WELL Policies and Etiquette y la clásica Netiqueta: RFC 1855 de octubre de 1995.

Todos los servicios de Web social que empleamos a diario presuponen la aceptación de una regla de juego, etiqueta, guías para la comunidad o condiciones de servicio:

Barrapunto: Barrapunto Comentarios y Moderaciones

Blogger: Política de contenido de Blogger

Flickr: Flickr Community Guidelines

Fon: Condiciones de Uso de Fon (PDF)

Fresqui: Código de Honor Fresqui

Gmail: Gmail Terms of Use

Google Groups: Términos de uso de Grupos de Google

Menéame: Comportamiento en menéame

Second Life: Second Life Community Standards

Skype: Skype Etiquette

Twitter: Twitter Terms of Use

Yahoo! 360°: Yahoo! 360° Community Guidelines

YouTube: YouTube Community Guidelines

Wikipedia: Wikipetiqueta

Windows Live: Windows Live Condiciones de Uso

Del mismo modo que sería absurdo pretender que todas estas comunidades se condujeran en función de un código de conducta central o unificada, tampoco puede pretenderse que la pluralidad de sitios y comunidades que conforman la blogosfera pueda ajustarse a un patrón de conducta centralizado.

Como tampoco es razonable la pretensión del todo vale porque es mi sitio, entonces creo que lo que cabe son múltiples acuerdos sectoriales a los que voluntariamente cada uno acabará por suscribirse en función de las comunidades a las que aspiremos a pertenecer. Es el caso de las BlogHer Network Community Guidelines (blogueras en defensa de los derechos de las mujeres) o del Media Bloggers Association Statement of Principles (bloguers que practican periodismo ciudadano). Sin ir más lejos, la adhesión voluntaria a alguna de las modalidades de licencia Creative Commons o colorIURIS, puede ser una referencia análoga.

Ya cité en El temor a la diverso a Howard Rheingold cuando sostiene en La comunidad virtual (Gedisa, Barcelona, 1996):

La comunidad en línea tiene una responsabilidad hacia la libertad que disfruta, y si quiere continuar disfrutándola, más personas deben tomar parte activa en educar a la población no técnica acerca de las diversas distinciones importantes que se pierden en los bombardeos del periodismo sensacionalista. y remata:

Es improbable que cualquier libertad que perdamos ahora sea recuperada más adelante.

Si no somos capaces de asumir que la escritura pública y la vida en las comunidades en línea conllevan responsabilidades, entonces seguro que no faltará quien venga desde fuera con la pretensión de imponer una norma que, desde luego, no nos traerá más libertad.
¿Ética blogger? Pues va a ser que sí
Por jlori el 8 Feb 2005 a las 9:00 am | en weblogs, cibercultura
En el sugerente post Blogs como herramientas de marketing, Enrique Dans se plantea en qué medida puede verse comprometido el poder de prescripción de un blogger ante la eventual existencia de contraprestaciones económicas reveladas u ocultas que pudieran condicionar el contenido de un post.

Después de las últimas polémicas relativas a la publicidad en los blogs y ante el renovado auge del medio, era más o menos previsible que topáramos con la ética blogger, como les ocurrió a los bloggers americanos hace un par de años.

¿Pero es que hace falta una ética blogger? Pues va a ser que sí.

Los bloggers (sean o no periodistas profesionales, pretendan serlo o no les interese, sean populares o desconocidos) realizamos un ejercicio de escritura pública que (nos guste o no) genera obligaciones con nuestros lectores.

El “poder de prescripción” puede ser entendido en términos de autoridad epistemológica (la autoridad del que sabe), que consiste en una relación entre quien la otorga (lector) y quien la porta (blogger) en un ámbito determinado (área de conocimientos/experiencia del blogger).

Sobre esa relación se establece el pacto de lectura, que es un acuerdo implícito entre ambos, por el cual se regulan las expectativas del lector respecto del texto.

Cada ámbito temático y más globalmente, cada género, tiene convenciones que delimitan el márgen de maniobra de autores y lectores, y los blogs no son una excepción. Hay un pacto de lectura autobiográfico en Antes muerta que sencilla, un pacto de lectura fictivo en Weblog de una mujer gorda, un pacto de lectura publicitario en Xataca, un pacto de lectura periodístico en Guerra eterna en Oriente Medio y un pacto de lectura académico en Enrique Dans (y aquí mismo, sin ir más lejos).

Hacer explícitas las condiciones de la escritura contribuye al fortalecimiento de los weblogs como medio y al incremento de su credibilidad. Tres pistas básicas:

1. Autor: una breve biografía o un enlace a ella, en aquellos blogs en los que la identidad del autor sea relevante para contextualizar lo que escribe.

2. Descriptor: una línea junto al título del blog que defina el ámbito temático o género sobre el que se establecerá el pacto de lectura.

3. Revelación de conflictos de intereses (disclosure): una aclaración, en aquellos posts que por su temática lo exijan y no queden suficientemente cubiertos por la información aportada en Autor y Descriptor, referida a los condicionamientos que operan sobre el autor al escribir sobre ese tema.
Esos dos artículos hablan de un tema muy controversial del que se esta empezando a hablar en casi todos los blogs y sobre todo en los periodistas quienes defienden a capa y espada la libertad de expresión y para quienes a pesar de sus quejas no debería haber ninguna regulación con respecto a la escritura y temas que se tratan en los blogs. Sin embargo, quienes defienden la creación de un Código de blogs, defienden los derechos humanos de nos ser ofendidos y ni difamados, cosas que se hacen mucho en los blogs, justamente por la libertad que tiene cada persona en escribir lo que piensa y lo que quiere. Un caso que, según mi opinión, podría sentar alguna base en esta discusión es el pleito legal que están llevando a cabo 22 modelos argentinas en contra de Yahoo y Google, dos de los más grandes buscadores de páginas de Internet. Las modelos se encuentran ligadas a páginas de pornografía sin haber dado su autorización, e incluso, en la mayoría de los casos las fotos no son reales. La corte fallo a su favor y obligo a ambos buscadores a retirar estas páginas de Internet y a ofrecer un mayor control sobre las páginas que permiten. Muchos de los que han hablando sobre este tema dicen que es distinto a permitir que haya una regulación sobre los blogs, porque estos perderían la esencia de su creación… la democracia y la libertad de expresión; a quienes yo les respondería… que sus derechos terminan donde empiezan los del otro.

Importante en el posicionamiento es la credibilidad que merezcan los weblogs, teniendo presente que el hecho de poder publicar en Internet y tener un cierto anonimato no implica que se pueda mentir o difamar. Precisamente en relación con este aspecto se manifiesta cierta preocupación acerca de la libertad-impunidad para escribir en ellos, teniendo en cuenta que son un escaparate al público y que nadie se hace responsable de su contenido, ya que incluso el autor puede evadirse con seudónimos. Pero éste es un problema de fondo que entraña la propia concepción de la Red. Como apuntan Flores y Aguado (2004), precisamente la prioridad en la inmediatez sobre el contraste de las fuentes es lo que ha llevado a triunfar a algunos weblogs, como es el caso de la publicación con tendencia conservadora que elabora Matt Drudge, The Drudge Report, que salió a la luz por publicar un rumor que hacía semanas que iba de redacción en redacción: el Presidente Clinton podía estar manteniendo relaciones sexuales con una becaria de la Casa Blanca. La noticia no había sido confirmada y no había prácticamente ninguna prueba, sin embargo Drudge no tuvo ningún reparo en publicar la información, incluyendo además el nombre de la becaria, Mónica Lewinsky. El caso Lewinsky fue hecho público en el sitio de Drudge el 17 de enero de 1998, cuatro días antes de que apareciera en el Washington Post o en la ABC. El 21 de enero Matt Drudge era entrevistado en las principales cadenas de televisión de Estados Unidos. Su mérito era haber sido el primero en publicar una información sin contrastar. The Drudge Report comenzó a publicarse en 1995 y sirve una media de 1 millón de páginas al día”. Personalmente yo creo que sí debería existir una regulación, pero que debería ser muy pensada y estudiada para no coartar la libertad de expresión de quienes hacen los blogs.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

similar:

Entrevistas 31 iconEntrevistas

Entrevistas 31 icon4 Entrevistas

Entrevistas 31 iconEntrevistas de padres 9

Entrevistas 31 iconEntrevistas a Bourdieu

Entrevistas 31 iconEntrevistas editadas

Entrevistas 31 iconEntrevistas y opiniones 41

Entrevistas 31 iconEntrevistas y opiniones 34

Entrevistas 31 iconDe entrevistas y selección de nuevos hh

Entrevistas 31 iconEntrevistas a los Doctores

Entrevistas 31 iconEntrevistas a Luis Barbosa






© 2015
contactos
ley.exam-10.com