Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167)






descargar 0.55 Mb.
títuloEducación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167)
página8/13
fecha de publicación25.03.2017
tamaño0.55 Mb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Economía > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

1.4. El argumento de la responsabilidad de los gobiernos locales

la búsqueda de mayores recursos por esta vía no sólo no garantiza mayores recursos para la educación sino que puede impactar negativamente sobre la equidad regional. El gobierno superior  debe intervenir par equiparar esas diferencias de lo contrario se corre el riesgo de acentuar la brecha entre las regiones más avanzadas y las mes retrasadas económicamente.

La descentralización como forma de acercar más recursos, no contribuye a aportar mas dinero al sistema y aliviar las arcas fiscales origen del problema, sino que en el mejor de los casos puede que exista un aumento de los recursos pero no por los motivos propuestos, sino por la necesidad de atenuar las disparidades producidas.

En esta fuente de recursos no hay demasiada esperanza, pues muchas de las reformas no han servido para aumentar los recursos sino para disminuirlos.

1.5. El financiamiento externo

La polémica es que esta modalidad de financiación suele ser marginal en comparación con la necesidad de recursos. A favor está que su destino suele ser la financiación de infraestructuras, equipamiento y gastos salariales no tradicionales, y el sistema nunca alcanza para estos fines, además veces estas entradas de dinero comprometen a los respectivos gobiernos a destinar partidas presupuestarias a su cumplimiento.

Un problema puede ser los motivos de recurrir a este tipo de financiación si su participación del gasto educativo total es mínimo y su contribución al logro de acciones siempre postergadas es tan significativa.

2.                      Las medidas de la magnitud del financiamiento

Hay tres indicadores del esfuerzo financiero en la educación de una región o país:

La participación del gasto educativo dentro del total de erogaciones (pago o distribución) y/o recursos públicos. Señala qué parte de los recursos fiscales se destina a educación, expresa la importancia relativa del sector dentro de las políticas de un gobierno

  • El porcentaje de gasto dentro del PIB. Este indicador es complementario del anterior pues es la porción de riqueza generada en una economía que se destina a educación osea la importancia que la sociedad atribuye al sistema educativo.

  • El gasto por alumno. Complementa la visión de las otras dos, al relacionar el gasto educativo con la matrícula.


2.1. El gasto educativo como proporción del gasto público y del PIB

Se suele considerar que el 20% del gasto público total en educación es una cifra aceptable o deseable, así mismo el 6% del PIB es también aceptable o deseable. El problema está es que aunque algunos países latinoamericanos si llegan al porcentaje del 20% se quedan en un 4% del PIB, esto se explica por la baja presión impositiva que estaría resultando insuficiente para satisfacer eficientemente la demanda de determinados servicios públicos. Por lo general, países que en un caso están por encima de los estándares internacionales, en el otro indicados se hallan por debajo.

En los países que tienen un gasto público más alto es mayor la posibilidad de asignar más recursos a otras finalidades sin que la financiación media por alumno se resienta, al contrario, países con un porcentaje más alto del gasto destinado al sistema pero con gasto medio bajo, a pesar de la mayor porción del presupuesto captada para el sector, la suma destinada a cada estudiante todavía resulta inferior a las demás.

2.2. El esfuerzo financiero en educación

De estos tres indicadores ¿cuál aporta la mejor medida de ese esfuerzo? ¿el gasto por alumno, el porcentaje del gasto educativo dentro del gasto total o esa participación dentro del PIB? Cualquiera de ellos solo ofrece una idea parcial que es rápidamente relativizada por la presencia del otro, además son necesarias varias variables más para cuantificar con precisión el verdadero esfuerzo en la inversión en educación. Por ejemplo a igualdad de gasto educativo por alumno y del porcentaje de los recursos destinados al sector dentro del gasto público total no es lo mismo tener una cobertura del 80% que una universal, por lo tanto puede que dos países se presenten como realizando similar esfuerzo en la financiación, pero en el momento de ponderarlo, deberá tenerse en cuenta que el segundo ha logrado una cobertura universal.

Así incluir en la discusión la estructura de la pirámide poblacional aporta un elemento adicional en la ponderación del esfuerzo financiero en educación.

No son los alumnos más costosos ni los presupuestos más abultados los indicadores adecuados para apreciar el esfuerzo la financiación de la educación pues puede que una medición más rigurosa señale resultados completamente opuestos.

 

2.3. Alcances y limitaciones del gasto por alumno

Su empleo se encuentra ampliamente difundido en los análisis del planteamiento y gasto sectorial aún cuando sus distintas interpretaciones hacen que sus aplicaciones estén limitadas. Pero si sirve como complemento  a los otros dos indicadores(la proporción que se destina del gasto público total al sistema educativo y el gasto sectorial como porcentaje del PIB).

Al afirmar que una determinada región o país destina una parte de su riqueza o de su gasto público a educación, no recurrimos a compararlo con estándares o con otras jurisdicciones,pero el indicador de gasto por alumno siempre es necesario apreciarlo en relación con el observado en otros casos, pues es un indicador promedio y supone la relación con el tamaño de la matrícula. Según esto los países con un esfuerzo más alto según este indicador son los de menor cantidad de habitantes y mayores recursos fiscales per cápita, al contrario países que deben asignar una mayor porción de su gasto total al sostenimiento del sistema y, aun así, no llegan por su mayor demanda por servicio en términos relativos.

Afirmar que un país gasta más que otro no explica los motivos y si ello se debe a  tener más población rara o si por el hecho de gastar más se obtienen mejores resultados, etc.

La efectividad del gasto realizado se encuentra dada por el porcentaje de alumnos promovidos respecto de la matrícula total. Por eso, la suma destinada a educación que es materialmente efectiva es la que corresponde a la parte de la matrícula que no repite curso.

En síntesis, el gasto por alumno en su presentación tradicional sólo permite ubicar el interés o la necesidad de asignación de los recursos monetarios al sector, pero no habilita a la valoración de ese esfuerzo.

La idea de que la alta proporción del gasto en personal en relación con el total sería un síntoma de la mala asignación de los recursos del sistema, es un juicio de valor que no se corresponde pues el servicio educativo para que funcione necesita la mano de obra alta.

El gasto por alumno resulta útil para estimar y proyectar gastos del sistema ante eventuales situaciones como el incremento de la cobertura, ahorros por disminución de la ineficiencia interna educativa, etc. Dada una situación, permite proyectar y simular (inferir) el impacto financiero de modificaciones en el sector educativo. Pero no alcanza la estimación de cursos necesarios para operar un establecimiento educativo.

Las limitaciones del gasto por alumno como estimador de gasto viene por una parte por la consideración lineal entre la matrícula y los cambios, no contempla la existencia de gastos marginales y la distribución espacial de esa matrícula. Y por otra parte es que en ese gasto por alumno incluye los gastos teóricos de prestar el servicio más las ineficiencias, lo que podría implicar sobrestimar los requerimiento y/o legitimar esas ineficiencias.

La construcción de indicadores como el que nos ocupa no tiene otro fin que permitir la descripción y evaluación cuantitativa de fenómenos que sugieren una aproximación a la realidad que se quiere conocer y no tienen una visión acabada de la realidad tal y como es.
3.La eficientización del gasto

La restricción de recursos es un factor que no puede ser modificado en a corto plazo, y eso nos debe de llevar a mejorar la asignación de los recursos que actualmente se tienen. Aumentar la eficiencia no significa simplemente reducir costos, ya que una disminución paralela de los resultados no es eficiencia, es necesario hacer mas con los mismos recursos.

Para hablar de la eficientización del gasto en la educación se propone el empleo de insumos más económicos, el uso de aquellos que mejoren la relación costo-efectividad, la mejora de la eficiencia interna y la calidad de la educación, la reasignación del gasto intrasectorial y la mejor organización de la oferta escolar.

La eficiencia es la relación entre lo que actualmente se logra con lo que podría se alcanzado dada la disponibilidad de recursos. La eficiencia es un concepto relativo al contexto y situación de que se trate.

Hay concepciones erróneas en la ineficiencia educativa . Una de ella es creer que el alto porcentaje de los salarios docentes dentro del presupuesto del sector constituye un indicador de ineficiencia o mala asignación del gasto. Otro errores creer que la implementación de una reforma es más ineficiente económicamente por el simple hecho de ser más costosa y producir la misma cantidad de alumnos.

La eficacia es la capacidad para alcanzar determinados resultados , se dice que una acción es eficaz si se puede lograr lo que se propone y ello sólo es posible evaluando el grado de cumplimiento de las metas propuestas.

El análisis de la eficiencia y eficacia del gasto educativo debería suministrar información que permita responder a estas preguntas:

  • ¿cuanto se ha realizado de lo que se ha propuesto la actividad?

  • ¿lo realizado satisface la demanda(en cantidad y calidad)?

  • ¿qué relación hay entre los resultados que se esperan obtener y los obtenidos con los recurso utilizado (en cantidades físicas y financieras?

  • ¿cuánto cuesta cada unidad de producto?

  • ¿cuánto debe pagar la sociedad en educación?

  • ¿lo que se gasta en la actualidad esa adecuado?

  • Si os recursos son insuficiente, ¿como deben distribuirse? ¿cuanto debe gastarse en cada nivel y programa?

  • ¿cuál es el nivel salarial socialmente más eficiente para los docentes?, ¿cuándo deben retirarse y con qué pensión?

  • ¿cómo debe distribuirse el gasto entre personal, material didáctico textos mantenimiento, infraestructura en administración?

  • ¿más gasto por estudiante significa que e está impartiendo mejor educación?

En resumen los niveles de gasto significan un gasto eficiente o ineficiente.

En general ni los político se formulan estos interrogantes ni el sistema de información educativo, y el planteamiento y la programación presupuestaria tampoco permiten contestarlos.

Las dificultades del marco normativo tienen que ver con los problemas de coordinación y comunicación en el interior de los organismos , en la explicitación de los criterios políticos y técnicos, en la falta de racionalidad en los procesos administrativos y en la falta de previsión de las dificultades cotidianas, etc.

la mayoría de los problema mencionados son endógenos al sistema, y por lo tanto, modificables, pero no son abordados por las autorizador educativas. Y generan costos tanto para los destinatoris de los procesos (tiempo), como para la organización (monetarios y esfuerzos) que necesita más recursos humanos para actividades,etc. Las cosas se hacen y continuarán haciéndose así porque siempre se han hecho de esta manera, las consecuencias de esto no se discuten e incluso ni se perciben.

4.                      El vínculo entre la eficiencia y la eficacia

Analizar la eficiencia sin contemplar la efectividad de las acciones resulta poco riguroso, el vínculo entre la eficiencia y la eficacia son los resultados. La eficiencia abarca más, ya que incorpora en su análisis tanto a los insumos como al resultado del uso de los recursos. La eficacia abarca menos por eso un proceso puede ser eficaz sin ser eficiente pero no a la inversa.

Eficacia capacidad para obrar o para conseguir un resultado determinado.

Eficiencia capacidad para lograr un fin empleando los mejores medios posibles.




Cumplimiento de los objetivos

Fracaso de los objetivos

Minimización de costos

1

2

Desperdicio

3

4

La lectura del primer y cuarto cuadrante es inmediata, el primero corresponde a un proceso totalmente eficiente y eficaz y el cuarto a uno completamente ineficaz. El tercero comprende cuando se alcanzan las metas pero a un mayor costo que el que cabría esperar. El segundo cuadrante genera un debate sobre la posibilidad de su existencia.

Nuestros países son parcialmente ineficaces y los indicadores de eficiencia (combinación de insumos y relación insumo-producto) muestran qu en muchos casos se asigna mayor cantidad de recursos que los que se tendrían que destinar en una situación óptima.

Los análisis de costo-efectividad han sido sustituidos por análisis de costos a secas          esta lectura economicista y simplificadora de la realidad, suelen recomendar cantidades de insumos y su respectiva asignación de recursos con independencia de los objetivos.

Se resume el análisis de costo-efectividad de una política pública que permita relacionar los insumos utilizados con los resultados alcanzados:

1. Primero se formula el problema y se establecen objetivos.

2.  Se diseñan alternativas y se evalúa la potencial efectividad de cada una de ellas.

3. Se cuantifican los costos de las alternativas pertinentes y se relacionan con la efectividad de la política o acción a seguir.

4. Si es necesario se reitera esta consecuencia hasta llegar a la solución costo-efectiva más viable.

En definitiva de lo que se trata es de indagar hasta qué punto la propia limitación en los recursos que se asignan a una acción,etc., condiciona su eficiencia.

En resumen promover procesos costo-efectivos y evaluar aquellas dimensiones donde es posible introducir mejoras y un mayor aprovechamiento de los recursos permitiría que se emplee al propio gasto educativo como fuente de financiación.  Si el sector lograse captar para sí los recursos que provienen de sus ineficiencias y no se utilizasen más que para potenciar y mejorar las reformas o cualquier otro tipo de acción educativa de la región -y, por esta vía, contribuir a mejorar la equidad de la prestación del servicio- sólo servirán para el ajuste de las cuentas fiscales.

Se debe:

a) eliminar el nivel de ineficacia de la parte atribuible o endógena al sistema educativo.

b) mantener o aumentar el gasto educativo.

En este sentido,  la disminución del grado de ineficacia no se traduce en una mayor asignación de recursos monetarios al sector, pero significa un menor desperdicio de los que actualmente se le destinan. Desde este punto de vista, la superación de este problema tendría un efecto similar al de un aumento  de la inversión educativa. Lo cual, en las actuales circunstancias, no es poca cosa.
Resumen capítulo VI: “La equidad del gasto educativo” por Rosa Mª Sánchez

La equidad del gasto educativo

Hay pocos consensos en educación uno de ellos es que nuestros sistemas escolares NO son equitativos, otro es que los diagnósticos explican claramente las desigualdades y por tanto donde se deberían revertir.

Pero el consenso acaba ahí los desacuerdos están sobre el modo de atender la desigualdad.

También están las discusiones sobre acciones puntuales, como los programas compensatorios, donde se cuestiona desde su propia existencia hasta la forma en que se ejecutan y la selección de las escuelas y/o alumnos destinatarios de esos programas.

Estas disputas tienen algunos elementos en común; se suele discutir sólo lo emergente sin tocar en sus orígenes o lo que se esta haciendo, esto aclarará por ejemplo el tipo de provisión del servicio(estatal, privado o una combinación de ambas formas)y el mecanismo de asignación de recursos a las escuelas.

En este capítulo se revisan y discuten, desde la perspectiva de la economía:

·los principales conceptos de equidad e igualdad de oportunidades,

·la formas de medir cuantitativamente,

·los motivos que explican la intervención del estado en la financiación de la educación.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

similar:

Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167) iconEducación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167)

Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167) iconPresentado por: Adriana Bolívar Montaña Cód.: 2009153013 Alicia Pradera Martínez Cód.: 200915303

Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167) iconNieto Arteta, Luís Eduardo. “Desarrollo histórico de la economía...

Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167) icon1. programa de: Globalización, desarrollo local y economía social

Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167) iconEspecializacion en educacion emprendimiento y economia solidaria

Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167) iconEl desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana

Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167) iconLa característica distintiva del siglo XX es el auge y desarrollo...

Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167) iconEl Final de la Economía Política Una Crítica Islámica de la Economía

Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167) iconEducacion psicomotriz y desarrollo motor

Educación Economía y Desarrollo (Cód. 63014167) iconLa Educación en el Desarrollo Histórico de México II






© 2015
contactos
ley.exam-10.com