El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana






descargar 50.21 Kb.
títuloEl desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana
fecha de publicación31.05.2016
tamaño50.21 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Economía > Documentos
EL DESARROLLO DE LAS MICRO, PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS: UN RETO PARA LA ECONOMÍA MEXICANA

http://www.uv.mx/iiesca/revista2001-1/empresas.htm



Sergio H. Kauffman González*

  1. INTRODUCCIÓN

En este espacio se analizan algunas cuestiones acerca de la situación que guardan las micro, pequeñas y medianas empresas en México, y sus posibilidades de interactuar en los procesos globalizadores de las economías internacionales de hoy en día.

Estas empresas, independientemente de la naturaleza de su actividad principal, presentan las características históricas que identifican a todas las culturas del mundo desde tiempos remotos, prácticamente desde que el hombre se vuelve sedentario, hace aproximadamente 10,000 años. Desde entonces, el mundo ha observado, con algunas variantes, los grandes contrastes que aún observamos en la constitución de las economías sociales; antes existían los grandes empresarios (nobles y terratenientes), los pequeños agricultores, productores y artesanos, así como aquellos que se dedicaban a tareas productivas prácticamente de subsistencia, lo mismo que una masa amorfa, a veces difícil de identificar, que se dedicaban a prestar servicios de distinta naturaleza1[1].

En la actualidad, tanto en los países desarrollados como los que se encuentran en proceso de desarrollo o los que simplemente están subdesarrollados, encontramos un gran paralelismo histórico en la composición de sus estructuras económico productivas; hoy existen los macro o grandes empresarios, pero también los medianos, pequeños y micro empresarios, que se dedican a actividades cada vez más diversificadas en la medida en que la necesidad, la ciencia, la tecnología y la propia sociedad impactan en los grupos sociales regionales, nacionales y mundiales, de distinta manera, transformándolas progresiva y sistemáticamente.

Nos damos cuenta que hoy, como antes, las micro, pequeñas y medianas empresas (pymes) se complementan, en mayor o menor medida, con las actividades productivas de las grandes y macro empresas, estableciendo relaciones directas e indirectas, en medio, por lo general, de precarios equilibrios entre ellas. Sin embargo, hoy las pymes presentan la tendencia a realizar actividades autónomas que tienen una relación forzosa con los núcleos sociales de su entorno, sufriendo la influencia de las empresas mayores, que por lo general tienden a someterlas, minimizando sus posibilidades de desarrollo; o en su defecto, a establecer una interdependencia que puede llegar a ser benéfica, dependiendo del marco jurídico que las regule.

Hay que acotar sin embargo, que el funcionamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas siempre han tenido -y aún lo tienen- un papel importante en el desarrollo económico de los países del mundo, sobre todo, en el nivel local donde se ubican, o en las micro o macroregiones con las que interactúan, abriéndose espacios en las economías locales o regionales. Espacios que al inicio no resultan de interés para las empresas grandes, en tanto no signifiquen un reto significativo para ellas, o que no sean rentables en la escala de la producción que implique una “amenaza” para aquellas, lo que a la larga va en demérito de los pequeños y medianos empresarios, por lo general impreparados para enfrentar los retos de la competencia.

En el caso que estudiamos, las micro, pequeñas y medianas empresas (pymes) , es justo reconocerlo, que pese a su problemática, constituyen un factor importante para el crecimiento y desarrollo económico de nuestro país, ya que en él existen 2’899,196 de microempresas, 101,003 pequeñas y 27,319 medianas empresas, en comparación con las 19,996 grandes empresas registradas en los censos económicos. En éstos, se destaca que las microempresas generan empleos para 6’347,278 personas, las empresas pequeñas 2’058,867 y las medianas empresas 2’317,328 empleos, contra los 4’318,374 que generan las grandes empresas; es decir, las micro, pequeñas y medianas empresas generan el 69.1% de los empleos de las empresas del sector productivo, sin considerar otras fuentes de empleo2[2]. Sin embargo, los micro, pequeños y medianos empresarios representan el eslabón más débil de la cadena productiva y de servicios, debido principalmente a que carecen, por lo general, de sistemas de planeación, organización, administración y control eficientes, así como de tecnologías propias para la gestión y desarrollo de sus actividades productivas.

Este amplio núcleo económico y social está formado por la más amplia gama de giros productivos, comercializadores y de servicios que uno pueda imaginar; y en gran medida, los empresarios son personas que realizan actividades económicas a nivel de subsistencia, que se caracterizan por integrar empresas eminentemente familiares, producto de la necesidad, más que de un esfuerzo planificado, presentando problemas para su desarrollo y posicionamiento.

Algunas cuestiones acerca de estos problemas se tratan en la investigación que realizamos, cuyo interés es el de formular estrategias alternativas a las que se ofrecen actualmente, que les permitan mejorar sus expectativas de desarrollo, y que presentamos parcialmente como un adelanto de lo que analizamos.

  1. LOS PROBLEMAS DE LAS PYMES

En México existen problemas estructurales que dificultan el adecuado desarrollo de las pymes, fenómeno que no es privativo de nuestro país, dado que es posible analizarlo en casi todos los países del mundo. Entre los problemas más importantes relativos a éstas y que hemos encontrado registrados, destacan los siguientes: a) inadecuada articulación de nuestro sistema económico, que favorece, casi prioritariamente, a las grandes y muy grandes empresas y corporaciones; b) políticas gubernamentales inadecuadas, c) corrupción administrativa de funcionarios del sector público, d) falta de financiamiento o carestía del mismo, e) inapropiada infraestructura técnico – productiva, f) carencia de recursos tecnológicos, g) la casi nula aplicación de adecuados sistemas de planificación empresarial, h) competencia desleal del comercio informal, i) globalización y las prácticas desleales a nivel internacional, y, j) en general, la carencia de una cultura empresarial de los empresarios mexicanos.

Las pymes y en general las industrias de México, padecen los efectos de la globalización de la economía y las finanzas internacionales que imponen nuevas reglas para las que no estamos aún preparados, además de las inadecuadas y parciales políticas gubernamentales que impiden la consolidación de empresas de los diferentes sectores.

Como muestra de lo anterior, veamos el siguiente substracto3[3]:

La Comisión de Patrimonio y Fomento Industrial recibió el 13 de junio de 2000, por parte de la RED CETRO-CRECE, el informe de los avances alcanzados en el primer trimestre del año, siendo en síntesis los siguientes:

La problemática de la industria se puede resumir en los siguientes temas:

a)Indefinición de una política industrial.

b).Política fiscal no promotora del desarrollo.

c).Financiamiento y tasas de interés no competitivos.

d) Mercado interno deprimido no propicio para tomar ventajas de economías de escala.

e) Falta de apoyos e incentivos para la pequeña y mediana industria.

f) Servicios públicos no competitivos en calidad, precio e infraestructura.

g) Prácticas comerciales desleales de empresas de los países signatarios del TLCAN.

h) Regulaciones ambientales y ecológicas más estrictas y costosas que las de nuestros socios comerciales.

i) Indefinición de una política industrial.

 

Esta problemática se confirma con lo que señalan los siguientes párrafos del mismo informe, que enfatizan en lo siguiente:

Financiamiento y tasas de interés no competitivos.

El financiamiento en nuestro país en los últimos cinco años prácticamente no ha existido, y cuando existe es muy costoso, lo que lo hace inaccesible y tiene que estar respaldado por garantías de hasta tres veces el valor del préstamo en vez de hacerlo en base a la viabilidad del proyecto. Los préstamos en moneda extranjera tienen alto riesgo por la inestabilidad histórica de la paridad de nuestra moneda.

Lo anterior contrasta con la disponibilidad de préstamos y sus bajos costos, así como su asignación basada en la factibilidad del proyecto que son las prácticas bancarias en los Estados Unidos y Canadá.

Mercado interno deprimido no propicio para tomar ventajas de economías de escala.

Después del llamado "error de diciembre" y sus consecuencias la demanda interna, el desempleo y los bajos salarios entraron en un círculo vicioso que deprimió el mercado interno y retroalimentó negativamente sus causas. Esto resultó en economías de escala más bajas que aumentaron los costos de producir, disminuyeron los precios e hizo inviables nuevas inversiones para el mercado local.

En realidad el mercado interno, como tal, desapareció ya que llegaron competidores internacionales que establecieron nuevos parámetros de competencia.

Falta de apoyos e incentivos para la pequeña y mediana industria.

Debido a la apertura de nuestras fronteras que empezó en 1985 con la adhesión de México al GATT y en 1994 a la firma y aplicación del TLCAN, se estima que el 60% de la planta productiva nacional establecida de las pequeñas y medianas industrias se vio obligada a cerrar sus establecimientos debido a la obsolescencia de sus equipos, al atraso tecnológico y sobre todo a la ausencia de una política industrial que la respaldara.

En México, a diferencia de lo que hacen en los países desarrollados, se retiró el apoyo a la pequeña y mediana industria por los dudosos manejos que tuvo la banca de fomento y la errónea idea de ser los campeones del libre mercado, incluso más que nuestros socios comerciales, dejando a estas industrias abandonadas a la corrección del mercado, que ha originado su inminente y progresiva desaparición.

Ante la competencia globalizada, a la que se enfrenta actualmente la industria nacional y sobre todo por su asimetría con nuestros socios comerciales de Norteamérica, hace falta que definamos una contundente política de fomento industrial que haga posible disponer de condiciones semejantes a las de los otros integrantes del TLCAN en materia de precios y calidad de los bienes y servicios que ofrece el sector público.

Si bien es cierto que lo anterior no resume toda la problemática o las circunstancias de las pymes en nuestro país, si reflejan el panorama, no tan positivo que se nos ha querido presentar en los diferentes informes gubernamentales. Nuestros empresarios, incluyendo a muchos de los grandes, no esperaban la apertura del país al comercio internacional; acostumbrados al proteccionismo gubernamental que durante décadas se patentizó, no se encontraban preparados pare enfrentar los retos que significa competir, incluso dentro de nuestra propia economía, con empresarios mejor adaptados a los bruscos cambios de un mercado cada vez más dinámico y complejo.

El desarrollo en general de las empresas productivas depende con mucho de la estabilidad económica del país, esto resulta innegable; pero existen, además de los señalados antes, otros problemas de vital importancia que deben ser resueltos con prontitud. Y uno de los problemas más graves de México en la actualidad, independientemente de los políticos y económicos, lo constituye, sin lugar a dudas, la creciente diversificación y proliferación del comercio informal que, además de no generar ingresos fiscales y de sustentarse en gran medida en el contrabando y en prácticas ilegales como la producción y venta de “productos piratas”, realiza una competencia desleal contra las empresas legalmente establecidas.

Por otra parte, los diferentes programas emprendidos por el gobierno a través de sus secretarías, especialmente la SECOFI, BANCOMEXT, SECTUR y otras dependencias, tendientes a capacitar a los micro, pequeños y medianos empresarios, para que estén en posibilidad de hacer frente a los retos de la globalización, resultan insuficientes y en gran medida inadecuados, fundamentalmente debido a que se aplican en pequeña escala y no permean a la mayoría de los grupos productivos, como puede observarse en el siguiente substracto4[4]:

El Gobierno del Estado de Veracruz ha reforzado las acciones tendientes a incrementar la competitividad de la micro y pequeña empresa. Este año se inició el Programa de Capacitación al Microempresario (Procame), que ofrece diplomados en administración de pequeños negocios impartidos por Crece, Secofi, Nafin y Fircame.

A la fecha se han impartido 23 diplomados con la asistencia de 690 participantes de 21 municipios y se tiene programado concluir el año con 27 cursos en beneficio de 920 empresarios.

El Censo Económico de 1999 consigna que en el estado de Veracruz existían 183,834 microempresarios, 4,814 pequeños, 1289 medianos y 471 grandes empresarios; por lo que consideramos que los 23 diplomados con la asistencia de 690 participantes de 21 municipios y se tiene programado concluir el año con 27 cursos en beneficio de 920 empresarios, son un esfuerzo menor al requerido, dado el número de empresarios registrados por el censo, y por la necesidad creciente de actualizar y hacer más competitivos a éstos, en la dinámica de los tiempos actuales.

Sin tratar de minimizar los esfuerzos gubernamentales, federales y de los estados, es importante insistir en que las políticas formuladas no han tenido los resultados deseables, dada la importancia de los problemas señalados.

Podemos afirmar, analizando estos breves párrafos, que se requieren estrategias gubernamentales y sectoriales más agresivas que las adoptadas por los diferentes gobiernos nacionales; estrategias en las que se debe poner mayor énfasis en la consolidación de los mercados internos y en el desarrollo de los empresarios, antes de buscar incursionar de manera más ambiciosa en los mercados internacionales.

  1. LA GLOBALIZACIÓN Y SU IMPACTO EN LAS PYMES

En otro orden de ideas en torno a la globalización de las finanzas y la economía, resulta interesante destacar que en nuestro país, lo mismo que en el resto del mundo, existe una gran preocupación por apoyar - dada su importancia - las actividades de los micro, pequeños y medianos empresarios, con la finalidad de poder asegurar tanto la generación de los empleos que éstos proporcionan, así como la estabilidad y la incorporación de los mismos al proceso de desarrollo nacional, con la intención de lograr un adecuado equilibrio en el sistema económico.

En tanto que los empresarios de las grandes o macroempresas tienen un nivel ocupacional en su conjunto inferior al de las pymes, y dado que cuentan también con mejores posibilidades de crecimiento y desarrollo, los de éstas carecen en gran medida, especialmente los agroempresarios, de los más mínimos niveles de eficacia y eficiencia directiva, lo mismo que de infraestructura económico, administrativa y tecnológica.

La carencia casi generalizada de una cultura empresarial, característica de los micro, pequeños y medianos empresarios, independientemente de la calidad de sus productos y/o servicios, les impide en la actualidad y de manera significativa, ser más competitivos en el ámbito local, regional, nacional o internacional.

En la actualidad, vivimos un mundo de economías entrelazadas; de sistemas de normas y convenios internacionales que supuestamente regulan las actividades comerciales e incluso las políticas que tienden a uniformar tanto la calidad de las empresas, como sus productos, servicios y procesos productivos, así como las cualidades deseables de los dirigentes empresariales y del personal de las organizaciones. En este contexto, el comercio global de hoy en día opera bajo el supuesto del aseguramiento de la calidad en las relaciones entre productores, comercializadores y prestadores de servicios, con el interés o intención de hacer más duraderas las relaciones comerciales, siempre y cuando se de cumplimiento tanto a las especificaciones de los tratados comerciales como a los sistemas de normas en ellos inscritos.

Observamos también que hoy en día existe la tendencia de que muchos de los países de distintas latitudes se agrupan y constituyen en bloques económicos que promueven y establecen, por conveniencia propia, la formulación e interpretación de sistemas propios de normas de calidad a las que deben sujetarse aquellos individuos u organismos que pretendan competir comercialmente, científica, tecnológica y culturalmente, con ellos.

Esta medida tiene por objeto asegurar, como supuesto fundamental, un intercambio de calidad que sólo abrirá paso a aquellos productos o servicios que reúnen los requisitos de las normas y convenios establecidos. Por tanto, quien desee participar en el comercio global, tiene que demostrar, a través de la certificación de diferentes aspectos de su empresa (administración, procesos productivos, productos, servicios, etc.), que es merecedor de ello.

Cada bloque comercial y los países que lo integran, establecen tratados comerciales y diplomáticos con otros países y/o bloques de países, precisando la naturaleza, características, cuantía, y los productos y los servicios que están dispuestos a intercambiar, así como las formas de comercialización a las que se sujetarán, tanto como las condiciones en las que habrán de darse los intercambios comerciales.

Sin embargo, como es notorio, las relaciones políticas y comerciales no están exentas de la especulación y con frecuencia de la mala fe o la conveniencia política de por medio, de parte de algunos de los gobiernos de países, que con el pretexto de proteger a sus productores y prestadores de servicios, manipulan, con ventaja para ellos, los tratados y las relaciones establecidas en ellos, en demérito de los otros participantes; tal es el caso de los Estados Unidos de Norteamérica con México y Canadá, a los que se les impone la hegemonía, violando con frecuencia los convenios o tratados establecidos entre ellos.

En este sentido, el comercio internacional de la actualidad, pese al entrelazamiento de las economías, no está al margen de la búsqueda de hegemonía política y económica de los países poderosos. Por ello, la gran dificultad que tienen las empresas y los empresarios de países menos desarrollados y poderosos, para ajustarse a las situaciones internacionales, en defensa de sus intereses.

Si bien puede pensarse que el establecimiento de normatividades rígidas tiende a proteger a empresarios que invierten importantes sumas de dinero para generar y aplicar tecnologías que facilitan el desarrollo de productos y servicios de calidad, de aquellos que no lo hacen y que arriesgan poco, la verdad es que también se cierran las oportunidades de quienes queriendo, no pueden allegarse los recursos financieros para estar a la altura de aquellos.

Esta realidad ha sido comprendida por gobiernos y por instituciones financieras internacionales, el BID entre otros, que entre sus estrategias de “estabilización” financiera internacional, incluyen la de canalizar fondos para el desarrollo, especialmente para las pequeñas y medianas empresas, con el interés de impedir el predominio en el mercado de las macrocorporaciones.

En la globalización, las grandes y las muy grandes empresas, al margen de estas estrategias, han venido desplegando las denominadas “alianzas estratégicas”, no sólo como medida precautoria para contrarrestar los efectos de la competencia de medianas y pequeñas empresas que son capaces de generar productos y servicios de gran calidad, que compiten exitosamente con los de ellos, sino como alternativa para predominar y ejercer influencia en los mecanismos internacionales de los mercados, así como en los gobiernos de los países menos poderosos.

La transición de las economías de mercados cerradas al “nuevo” sistema internacional de las economías globalizadas, ha traído consigo cambios importantes tanto en las estructuras del mercado, como en los sistemas financieros mundiales; cambios que aún están en franco proceso de perfeccionamiento, si es que este puede ser posible, pero que ha significado una carrera contra el tiempo y contra la impreparación.

En la siguiente referencia podemos observar el punto de vista oficializado, de un representante del comercio mundial organizado de hoy en día, en que se pretende precisar la idea de la globalización o “mundialización”, como le llama Renato Ruggiero5[5], cuando señala lo siguiente:

I. El imperativo mundial

Debe ser cierto que prácticamente todas las generaciones a lo largo de la historia han atravesado cambios, sean estos sociales, económicos o políticos. Algunos períodos son más turbulentos que otros, pero cabe preguntarse cuántas generaciones han tenido que hacer frente en el pasado a un cambio tan extraordinariamente rápido como el que caracteriza a nuestra época.

¿De qué clase de cambio estoy hablando y qué es lo que lo impulsa? El cambio a que me refiero es la impresionante internacionalización -o mundialización- de la actividad económica que se ha registrado durante los últimos dos o tres decenios, y las profundas consecuencias políticas y sociales que se derivan de la misma. La mundialización es impulsada por una poderosa confluencia de fuerzas. Algunas de ellas son sin duda el reflejo de políticas gubernamentales, pero más fundamentalmente se trata de fuerzas que tienen una vida propia, fuerzas liberadas por los cambios tecnológicos, especialmente en los sectores del transporte y las comunicaciones.

En términos económicos, la mundialización significa que la producción y el comercio se han entrelazado de manera inexorable. Los procesos de producción se extienden por todo el planeta. Los productores deben invertir para comerciar y deben comerciar para invertir. La mayoría de los productos que ingresan actualmente en el mercado son objeto de comercio o bien su producción depende decisivamente de componente que son objeto de comercio. El hecho de que el comercio desempeña un papel más importante que nunca en la actividad económica se puede observar fácilmente en las estadísticas: las corrientes comerciales se han multiplicado por 15 en los últimos cuatro decenios, mientras que la producción se ha incrementado seis veces. Al mismo tiempo, se han registrado aumentos espectaculares en las corrientes de inversiones extranjeras directas: en los 10 años anteriores a 1993 las corrientes de inversiones en todo el mundo se multiplicaron por cuatro, llegando a casi 200.000 millones de dólares por año. Son cada vez más los empleos que dependen del comercio, bien de las importaciones o de las exportaciones. Todo esto ha ocurrido al mismo tiempo que los niveles de vida aumentan constantemente en muchos países, aunque no en todos. El hecho de que los beneficios de la mundialización aún no son gozados mundialmente presenta un reto para la línea de acción a seguir, sobre el que volveré más adelante. No obstante, no se debe subestimar la magnitud de la ayuda que ha prestado y sigue prestando la integración económica mundial a la reducción de la pobreza y la marginalización. Se prevé que en los próximos años 2.000 millones de personas en los países en desarrollo y las economías en transición ingresarán en el mercado mundial, reforzando las tendencias que han instalado a una docena o más de países en desarrollo entre las economías más dinámicas del mundo.

En términos políticos, la mundialización significa que los gobiernos deben aprender a cooperar en más esferas que durante el pasado. Algunas de las distinciones que solíamos hacer entre la política internacional y la política interna resultan cada vez más superficiales y carentes de importancia. Naturalmente, se generan tensiones cuando se observa que los gobiernos muestran un creciente interés en inmiscuirse en las políticas de los demás, y esas tensiones se deben tratar con habilidad y flexibilidad política. A medida que se amplía el campo de la creación internacional de normas jurídicas y de la coordinación de políticas, y que el concepto de políticas «nacionales» se reduce, es necesario ocuparse adecuadamente de la protección de la diversidad y la preservación de la democracia.

Pero esa globalización que explica Ruggiero no es nueva; entre las grandes civilizaciones del mundo antiguo, pese a la dominación de unos pueblos a otros, el comercio se daba como una actividad normal entre ellos. Independientemente de las razones, siempre existió la interdependencia económica y cultural, así como la posibilidad de subsistir cohabitando los mismos espacios6[6]; tal como se está presentando hoy en día, guardando las diferencias y las circunstancias. Pero de lo expuesto por Ruggiero es posible desprender las implicaciones de la globalización, más allá de la simplicidad con que expone su criterio.

Los beneficios que supuestamente ha traído la internacionalización, no han trascendido a la mayoría de la población, sobre todo la de los países de menores recursos económicos, científicos, tecnológicos, culturales y financieros; y sobre todo, a los micro, pequeños y medianos empresarios del mundo, quienes se vieron protegidos en las economías cerradas.

Dentro de este panorama, los micro, pequeños y medianos empresarios de nuestro país, no tienen más alternativas que adoptar estrategias propias, tendientes a favorecer su desarrollo, imitando aquellas que les den ventajas comparativas con relación a los grandes y muy grandes emporios comerciales, especialmente alianzas estratégicas entre productores de materias primas, concretamente las relacionadas con la producción, distribución y comercialización colectivas.

Este es el reto más importante en nuestro país, en donde la cultura empresarial en términos generales es individualista, y no corporativa; y en donde los micro, pequeños y medianos empresarios deben enfrentarse a sus propias limitaciones y al carácter que los distingue, transformándose forzosamente para poder estar a la altura de las circunstancias actuales.

  1. CONCLUSIONES

Las micro, pequeñas y medianas empresas de México y el mundo constituyen la base fundamental de la economía de la mayor parte de la población. Hemos visto como éstas, en su conjunto, representan casi el 70% de las fuentes de empleo en nuestro país y son, en su conjunto, el 99.34% del número total de ellas, contra el 0.66 % de las grandes empresas.

En este avance de investigación queda constancia del hecho de que las micro, pequeñas y medianas empresas, pese a todos los beneficios que aportan a la economía de los países, particularmente en el nuestro, confrontan grandes problemas que deben ser resueltos para hacerlas más competitivas tanto en el concierto regional y nacional, como en el internacional. Las políticas crediticias, la fundamentación y alcance de los programas de apoyo, la competencia desleal e ilegal del comercio informal, así como los deficitarios programas de innovación tecnológica y de capacitación, por no repetir, deben ser analizados bajo una óptica diferente, desplegando estrategias más agresivas e innovadoras, que permitan el adecuado desarrollo y posicionamiento de este importante núcleo socioeconómico de México.



* Investigador del I.I.E.S.C.A.

1[1] Véase a Barnes, Harry Elmer, Historia de la economía del mundo occidental...; UTEHA; México, 1967.

2[2] INEGI; Censos económicos 1999, México 2000

3[3] http://gaceta.cddhcu.gob.mx/Gaceta/2000/jul/20000725.html

4[4] 2° Informe del Gobierno del Estado de Veracruz; Nov. 12 del 2000

5[5] Renato Riggiero; Director General de la Organización Mundial del Comercio; http://lanic.utexas.edu/project/sela/capitulos/rcap471.htm

6[6] Véase, por ejemplo a: Kramer, Samuel Noah, La cuna de la civilización;TIME – LIFE International, Versión en español, Nederland, 1974.



Revista Ciencia Administrativa | Presentación | Ensayos | Informes de Investigación |

Documentos | Regresar al Menú Principal | Regresar al Servidor |

 

 

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana iconFondo de modernización e innovación para las micro, pequeñas y medianas empresas

El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana iconPor la cual se dictan disposiciones para promover el desarrollo de...

El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana iconEstatuto del fondo mercosur de garantías para micro, pequeñas y medianas empresas

El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana iconPor la cual se dictan disposiciones para promover el desarrollo de...

El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana iconNiif pymes: Norma Internacional de Información Financiera para Pequeñas...

El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana iconNieto Arteta, Luís Eduardo. “Desarrollo histórico de la economía...

El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana icon1. Las vinculaciones entre empresarios: las tecnicas contractuales y societarias
«Los contratos de colaboración empresaria», que incluye dos formas de la señalada vinculación contractual entre empresas: las agrupaciones...

El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana iconBuenas noticias para las empresas y para los negocios

El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana iconDesarrollo historico de la formación social mexicana

El desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas: un reto para la economía mexicana iconLa revolución mexicana, la creación de instituciones y desarrollo económico (1910-1982)






© 2015
contactos
ley.exam-10.com