I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000)






descargar 87.98 Kb.
títuloI congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000)
página1/2
fecha de publicación24.09.2015
tamaño87.98 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2
I Congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000)

La Documentación en los medios de comunicación: situación actual y perspectivas de futuro1
Por

Lluís Codina2
1. Definición y límites
Comenzaremos por establecer que, en nuestra opinión, la Documentación en los medios de comunicación, en cuanto disciplina y campo de ejercicio profesional, consiste en documentación aplicada a los medios de comunicación social.
En este sentido, creemos que la expresión anterior es solamente una de las tres variaciones denominativas que suele recibir esta disciplina en nuestro país. Las otras dos denominaciones habituales en la universidad española son: Documentación informativa (p.e., en la Universidad Complutense de Madrid) y Documentación periodística (p.e., en la Universitat Pompeu Fabra, de Barcelona).
Es cierto que tales diferencias de denominación reflejan también ciertas diferencias de contenido; pero, en nuestra opinión, se trata o bien de diferencias de énfasis (qué campos concretos cubre con preferencia cada de ellas) o de escuela (es decir, qué metodologías u orientaciones, tradiciones científicas, etc., utilizan con preferencia cada una de ellas). La cuestión es que, en nuestra opinión, resultan ser básicamente la misma disciplina en cuanto contemplan un mismo objeto de estudio, a saber: la aplicación de la Documentación al contexto de los medios de comunicación social; así como sus metodologías, pese a sus diferencias, son similares e intercambiables.
Por ello, y realizando una síntesis de propuestas fundacionales presentadas por dos de los más significativos especialistas de nuestro país en este terreno, José López Yepes (1989, 1996a, 1996b) y Maria Eulàlia Fuentes (1984, 1992, 1995), a lo largo de diversas obras, nosotros proponemos la siguiente definición de Documentación en los medios de comunicación, que modifica una primera propuesta que presentamos en 1997 (Codina, 1997):


Conjunto de ciencias y técnicas documentales al servicio de: (i) la producción de informaciones de actualidad, (ii) el incremento de su calidad, (iii) su almacenamiento y conservación y (iv) su difusión y reutilización


La definición anterior es, como hemos dicho, de síntesis y, de forma expresa, no intenta discriminar entre las diversas dimensiones de la Documentación en los medios como disciplina, sector económico y profesión; cosa que se hará más adelante.
En este trabajo intentaremos presentar, por tanto, tal como señala el título, cuál es la situación y cuáles son las perspectivas de futuro de esta disciplina, pero siempre desde una perspectiva conceptual y metodológica, y no tanto, en el sentido de una descripción de la situación "de facto" en los centros de documentación de los medios de comunicación.
Esta última clase de estudios son siempre oportunos, pero también son, a la vez, extremada y necesariamente coyunturales. En cualquier caso, con sus virtudes y sus defectos, quedan expresamente fuera de la intención de este trabajo, que se moverá, como ya se ha dicho, más bien por terrenos conceptuales y metodológicos, terreno que también posee, es evidente, sus propias virtudes y defectos.
En este sentido, cuando lo que se presente a continuación debe entender como un intento de establecer cuál es el estado actual de la cuestión de la Documentación en los medios de comunicación en cuanto disciplina, mientras que, en las últimas secciones se realizará un intento de prospectiva.
Por último, corresponde advertir que, partir de ahora, se utilizará la expresión Documentación en los medios, obviando por tanto la última parte del nombre (...de comunicación), por un lado, por simple economía de lenguaje y, por otro, porque nos parece más compatible con una posible evolución futura de la disciplina, de la que nos ocuparemos en su momento en el apartado de prospectiva.
Primera parte: Estado de la cuestión
2. Las dimensiones de la Documentación en los medios
La Documentación aplicada a distintas ramas del conocimiento ha producido algunas especialidades con notable personalidad propia, como la Documentación Biomédica o la Documentación Jurídica, por citar dos de las más conocidas y, probablemente, mejor fundamentadas de tales especialidades.
La Documentación en los medios (recordemos que aquí se defiende la idea de que es equiparable a la Documentación informativa y a la Documentación periodística), aunque tal vez menos sea menos conocida que las anteriores, forma parte de este grupo de disciplinas.
En cualquier caso, algunas de estas aplicaciones, como las dos citadas y la propia Documentación en los medios, se han constituido en ramas tan especializadas que, de facto, constituyen auténticas disciplinas académicas que, sin dejar de formar parte de una macro disciplina más general (la Biblioteconomía y la Documentación, como se identifica la disciplina en el sistema científico de la universidad española o las Ciencias de la Documentación como prefieren algunos autores), poseen un objeto de estudio, una metodología y un corpus de conocimiento en parte compartido y en parte bien diferenciados de otras ramas de la Documentación aplicada.
Además, tales disciplinas gozan de una realidad tecnológica y económica también propias, que dan un férreo testimonio de la solvencia y realidad de tal especificidad. Por ejemplo, y para centrarnos en la Documentación en los medios, que es el objeto de este trabajo podemos señalar que existe un conjunto de tecnologías propias de esta rama, tales como sistemas integrados Redacción /Centro de Documentación o sistemas de gestión electrónica de documentos que son específicos para las empresas del sector de los medios de comunicación social.
Además, como es sabido, existe un notable sector económico directamente relacionado con la Documentación en los medios que está formado por el conjunto de bienes y servicios que proporcionan los departamentos de documentación de las empresas periodísticas, así como por los bienes y servicios que producen y comercializan empresas especializadas.
Por tanto, basándonos en el considerable corpus de conocimiento que ya ha generado esta disciplina, y siguiendo a algunos de los principales autores que han realizado aportaciones a este campo (véase la bibliografía) se propondrán un modelo que, eventualmente, puede servir como fundamentación conceptual de tal disciplina.
El objetivo de este modelo es proponer un conjunto de proposiciones que cuya aspiración es contribuir a la dilucidación de conceptos. Finalmente, se persigue un intento de unificación de teorías y conceptos en este campo.
Los dos principales bloques de elementos que se discutirán aquí son (1) las funciones de la Documentación en los medios y (2) la naturaleza de la documentación Periodística, como núcleo de la anterior. Dentro de cada uno de los bloques anteriores se presentarán y discutirán diferentes proposiciones, pero ambos bloques irán precedidos por unas definiciones iniciales que ayudarán a situar la discusión posterior.
Para caracterizar a la Documentación en los medios, proponemos tres definiciones (para ello recuperaremos la definición de síntesis que se presentó en el punto 1), correspondientes a sus tres dimensiones principales: (1) disciplina científica, (2) actividad profesional y (3) sub sector económico.
Definición 1: La Documentación en los medios como disciplina



Estudio de la naturaleza, diseño y utilización de los sistemas de información documental al servicio de: (i) la producción de informaciones de actualidad, (ii) el incremento de su calidad, (iii) su almacenamiento y conservación y (iv) su recuperación, difusión y reutilización.


Definición 2: La Documentación en los medios como profesión



Conjunto de prácticas profesionales relacionadas con el diseño y la utilización de sistemas de información documental aplicados a los medios de comunicación social.


Definición 3: La Documentación en los medios como sector económico



Conjunto de bienes y servicios relacionados con el diseño, creación y explotación de sistemas de información documental que permiten el almacenamiento, conservación, representación, recuperación y difusión de informaciones creadas por los medios de comunicación social.



3. Dos visiones de la producción de la noticia
Antes de entrar en la discusión de sus funciones, y con el fin de situar el papel de la Documentación en los medios en la producción de la noticia3, puede ser útil comparar dos visiones distintas sobre los sistemas redaccionales de las empresas informativas.
La primera visión queda reflejada en el diagrama de la Figura n. 1, a la que denominamos visión simplista, y según la cual, en un sistema redaccional entran informaciones en tiempo real procedentes de diversas fuentes (p.e., notas de prensa, ruedas de prensa, comunicados oficiales, sucesos, etc.), las cuales, tras ser elaboradas por la redacción del medio, dan lugar a los distintos géneros de noticias periodísticas (noticias en sentido estricto, reportajes, crónicas, entrevistas, etc).

Figura 1


¿Qué es lo que está mal en la visión anterior? El problema consiste simplemente, o nada menos, en que no responde a la realidad. Si comparamos ahora con el diagrama de la Figura 2 podremos ver, de un modo menos naif, en qué consiste en realidad un sistema de producción de noticias periodísticas y dónde falla el primer diagrama.
Figura 2



Efectivamente, ahora podemos ver cuáles son las auténticas entradas relevantes (además de las que ya podemos suponer, como energía, recursos financieros, etc.) de un sistema de producción de noticias periodísticas, a saber: (1) información en tiempo real y (2) información retrospectiva y/o prospectiva.
Lo que el diagrama anterior muestra, por tanto, es lo que la producción de noticias tiene dos clases de ingredientes o entradas, y que uno de esos ingredientes viene proporcionado por los servicios y sistemas de información documental, es decir, por aquella clase de servicios y sistemas de los que se ocupa la Documentación en los medios (o la Documentación informativa o Documentación periodística).
Resulta difícil definir de una manera compacta qué es información en tiempo real, por lo que acudiremos a una definición operativa. A efectos de este trabajo, entenderemos por información en tiempo real aquella que se produce de manera más o menos sincrónica con el hecho de su consumo o recepción. Por ejemplo, las informaciones que un periodista obtiene asistiendo a una rueda de prensa son en tiempo real, al igual que las que obtiene cuando lee un diario o atiende a una noticia de televisión, en ambos casos del día.
En cambio, una emisión radiofónica o televisiva del día anterior o de dos meses antes o de dos años antes son casos de información retrospectiva. Lo mismo sucede si se trata de un diario o de una publicación escrita de cualquier clase de varios días, semanas o años anteriores.
La cuestión es que la información retrospectiva solo puede ser utilizada adecuadamente a través de sistemas de documentación, bien de la propia empresa informativa, bien de terceras empresas. Es por ello, que podemos decir que los sistemas de documentación proporcionan una de las dos entradas principales en la producción de noticias.
En qué grado o con qué porcentaje interviene la información retrospectiva en la producción de las noticias es algo que, por lo menos hasta donde sabe este autor, no ha sido medido de manera sistemática hasta ahora, aunque se han hecho algunas aproximaciones que permiten afirmar lo siguiente: su grado de participación es más alto cuanta mayor calidad posee el producto periodístico. En el límite, en algunos géneros periodísticos, como en el periodismo de investigación o en el periodismo de precisión, la mayor parte del insumo del producto resultante consiste, precisamente, en información retrospectiva.
Esto nos permite enunciar lo que podríamos llamar la ley de hierro de la información periodística: cuanto mayor es la calidad del producto informativo, tanto más intensivo habrá sido el uso de la información retrospectiva en el mismo y, en consecuencia, tanto mayor es la probabilidad de que haya requerido el uso intensivo de sistemas de información documental.
No debe hacerse una lectura simplista de la anterior ley: la información retrospectiva puede intervenir de muchas formas, y muchas veces lo hace de forma invisible, razón por la cual algunos analistas podrían caen en el error de creer que el diagrama de la Figura 1 responde a la realidad.
Un ejemplo trivial: cuando el autor de un reportaje consulta un dato concreto (una fecha, un nombre, una cifra, etc.) para asegurar la corrección de sus informaciones, probablemente lo hará utilizando el centro de documentación de su diario (o emisora, etc.).
Ahora bien, si su medio no posee centro de documentación ni ningún sistema de información documental, es evidente que el periodista no podrá hacer tal cosa y, entonces, para cualquiera que conozca cómo son las rutinas de producción de los medios de comunicación será evidente que, entonces sus informaciones o bien carecerán sistemáticamente de datos que complementen y enriquezcan la noticia o los datos no serán fiables, por lo cual, sus informaciones serán, por término medio, de menor calidad que las de la competencia que sí posea centro de documentación.
Lo mismo que es válido para la solución de una necesidad de información puntual (la obtención de un dato concreto para asegurar la corrección de la información) con mucho mayor motivo, se puede aplicar para la solución de necesidades de información complejas (la obtención de información para realizar una entrevista, un artículo de fondo, un reportaje, etc.). Y esto nos lleva al tema de la próximo sección, donde presentaremos una propuesta de sistematización de las funciones de la Documentación en los medios.
4. Funciones
Para reducir la amplia casuística de funciones que la Documentación en los medios aporta a la producción de la noticia, proponemos considerar lo que llamamos las tres clases de funciones esenciales de la documentación periodística en la creación de la noticia:
- De calidad
- De creatividad
- De rentabilidad
4.1 La función de calidad
Cada una de las tres funciones anteriores se pueden descomponer en otras sub funciones o se pueden enfocar desde otras facetas. La primera función, la de calidad, se puede descomponer, como mínimo, en dos facetas: (1) la complementariedad y (2) la de credibilidad.
La complementariedad indica que, a menudo, las producciones periodísticas, típicamente los reportajes, pero también otros géneros periodísticos como las entrevistas, requieren ser completados con información retrospectiva para poderse publicar dentro de unas exigencias mínimas de exigencia de calidad.
Ahora bien, al mismo tiempo, a medida que el medio consigue sistemáticamente determinados niveles de calidad, gracias al recurso intensivo a los sistemas de información documental, consigue al mismo tiempo niveles cada vez más altos de credibilidad. Son, en realidad dos caras de la misma moneda.
Primer caso

Antes de entrevistar a un personaje, el periodista hará muy bien en obtener información general sobre este personaje, así como leer otras entrevistas que se hayan publicado del mismo. Este es un tipo de información que no siempre es posible encontrar en obras de consulta como Diccionarios o Enciclopedias, sino que frecuentemente no se encuentra más que en los centros de documentación de los medios. Si el periodista tiene la oportunidad de documentarse sobre el personaje que ha de entrevistar, es plausible que haga una entrevista más incisiva, más original y de más valor informativo.
Como un efecto lateral, el entrevistado otorgará más crédito a el entrevistador y se esforzará más en sus respuestas. Aquí tenemos un ejemplo donde la Documentación periodística actúa de manera implícita, ya que la información retrospectiva no se "ve" de manera explícita en el producto periodístico.
Segundo caso

Para ilustrar un reportaje sobre la situación actual, por ejemplo, del narcotráfico o de la actuación de las mafias en Europa (por citar un tema tristemente frecuente en la agenda de los medios) el jefe de redacción pedirá datos sobre el tema, fotografías para complementar el texto, noticias anteriores sobre el mismo tema y entrevistas a protagonistas importantes, algunos tal vez ya desaparecidos, para documentarse, etc. Aquí tenemos un típico ejemplo de uso explícito de documentación periodística para cumplir la función de incrementar la calidad del trabajo final, esta manera de manera explícita: por ejemplo con fotografías del departamento de documentación o con citas de alguna declaración anterior de protagonistas de la historia, etc.
Tercer caso

Hay un uso, que es el más conocido (y aparentemente trivial) de la documentación periodística, pero que nos servirá para ilustrar otra dimensión de la cuestión. Es el siguiente: en cualquier clase de género periodístico será necesario conocer o comprobar datos: un año de nacimiento, la denominación exacta de un organismo, el cargo concreto de una autoridad de la Administración, el segundo apellido de un personaje, el número de habitantes de un país, etc. Un centro de documentación de un medio bien organizado no solamente tiene bien determinado cuál es el rango y la tipología de los datos más solicitados, sino que los tiene bien compilados, bien organizados y de fácil consulta.
Cuarto caso

Veamos ahora un uso que, a primera vista, es poco evidente, pero estrictamente necesario de la Documentación en los medios. A menudo, un medio necesita revisar qué va a decir sobre determinado tema antes de publicar una nueva información sobre ese mismo tema.
Para ser más concretos: supongamos que el director del diario X necesita hoy volverse a pronunciar oficialmente, a través de un editorial, sobre la firma de determinado polémico tratado firmado hace cinco años entre, digamos, España y la Unión Europea. Bajo pena de hacer el ridículo, el director del medio hará bien de mirarse los editoriales y artículos de fondo que su medio publicó en su momento, antes de escribir (o de encargar) el nuevo editorial. Un medio consistente, que no defiende hoy aquello que atacó ayer siguiendo intereses espurios o modas frívolas, sino que hace un esfuerzo para mantener la consistencia, ganará, inevitablemente, en credibilidad ante sus lectores y de su público en general. Esto no implica que un medio no pueda cambiar de opinión, sino que, si lo hará, o tendrá que razonar y justificar y, por ello, necesitará saber igualmente que publicó ayer sobre el tema X.
Por tanto, el uso sistemático de la documentación periodística completa y complementa las noticias, lo que otorga a un medio, al mismo tiempo, calidad y credibilidad.
4.2. La función de creatividad
El termino creatividad sirve aquí para designar cosas diferentes, pero muy relacionadas entre ellas. A diferencia de los casos examinados antes, en esta función es la documentación periodística por si sola la que constituye el cuerpo principal de algunos productos periodísticos. Expondremos estas funciones con el uso de ejemplos o casos paradigmáticos.
Primer caso

Hay productos periodísticos que están compuestos en su totalidad por información retrospectiva, es decir, por informaciones que provienen de servicios de documentación periodística (internos o externos). Un caso típico son las producciones audiovisuales que consisten en montajes de imágenes retrospectivas, un genero muy apreciado por los telespectadores y que van desde productos de simple entretenimiento hasta reportajes de investigación. Otro caso típico con los anuarios o los dossiers temáticos que acostumbran a publicar algunos medios y que, totalmente, o en parte están formados por información retrospectiva.
Segundo caso

Con frecuencia, el periodista que lleva a cabo sus tareas en gabinetes de prensa necesita enriquecer la información de base de que dispone para crear notas de prensa atractivas. También es frecuente la situación inversa, el periodista de un medio de comunicación recibe una nota de prensa de un tema que parece interesante y que podría ser una buena noticia, pero puede ser un texto demasiado breve. En estos casos, una estrategia inteligente de trabajo consiste en buscar y obtener información sobre el tema de la nota de prensa utilizando fuentes documentales. A partir de aquí es posible (y es frecuente) que el periodista pueda crear una información de interés donde antes había únicamente una escueta nota de prensa o un despacho de agencia de pocas líneas.
Tercer caso

Hay géneros periodísticos que solamente tienen sentido con el recurso intensivo de informaciones retrospectivas. Hay noticias o hechos noticiables que no dependen de ningún suceso puntual ni de ninguna información en tiempo real, sino que consisten en realidades más o menos ocultas que únicamente una actividad investigadora, fuertemente apoyada en el uso de información retrospectiva puede poner al descubierto. Casos concretos son, como ya se ha señalado, el periodismo de investigación y el periodismo de precisión.
Aquí, la información retrospectiva y, por tanto, los sistemas de información documentales en general, juegan un papel sutil pero de gran importancia: cooperan para superar el muy empobrecedor concepto de noticia según el cual noticia equivale a acontecimiento puntual. La aparición de miles de peces muertos en un río sería una noticia, pero no una investigación que tal vez permitiría establecer alguna correlación o algún hilo de unión entre otros accidentes ecológicos y alguna determinada política medio ambiental.
Solamente con el recurso intensivo por parte del periodista a sistemas de información documental, internos o externos al medio, es posible superar esa idea, como decimos tan empobrecedora, según las noticias se limitan a los acontecimientos y los medios de comunicación se limitan a cubrir hechos puntuales.
4.3. La función de rentabilidad
En qué sentido la documentación periodística satisface una función de rentabilidad? Como en las anteriores, hay diversas dimensiones en la función de rentabilidad.
La primera dimensión de la función de rentabilidad es la más obvia: permite reutilizar los materiales informativos creados por el medio. O dicho de otra forma, permite realizar economías de escala con la producción propia. Cada vez que el responsable de arte de una publicación o el jefe de redacción de un diario necesita materiales (típicamente, fotografías) para complementar sus creaciones periodísticas, tienen dos opciones: encargar sistemáticamente la producción de materiales nuevos cada vez o reutilizar de manera selectiva materiales gráficos creados en anterioridad.
Primer caso

Un medio informativo con un importante fondo gráfico propio necesita complementar con ilustraciones fotográficas un reportaje sobre las instituciones administrativas y de gobierno de la Unión Europea. Una opción teórica es enviar un fotógrafo para realizar un reportaje gráfico de Bruselas, Luxemburgo, etc. Otra opción es solicitar imágenes sobre el mismo tema a su centro de documentación. Probablemente, el centro dispondrá de algunas, sino todas, las imágenes que pueda necesitar y podrá proporcionarlas a la redacción en cuestión de horas o minutos. La primera opción es inconmensurablemente más cara que la segunda. Una tercera opción es adquirir las imágenes a una agencia de imágenes. No resulta tan económica como aprovechar el material propio, pero continua siendo mucho más económica que crear los materiales de nuevo en cada ocasión, y no deja de ser una variante de uso de servicios documentales de información retrospectiva.
Segundo caso

Un medio audiovisual, un canal de televisión, por ejemplo, ha de afrontar el típico programa-balance con motivo de alguna efemérides: centenario del nacimiento de un pro hombre; aniversario de la creación de alguna institución; celebración de elecciones, etc. El productor del programa tiene de nuevo dos opciones: comprar el material a una empresa externa o explotar su propio fondo audiovisual. Naturalmente, la segunda opción ofrece un rendimiento superior no solamente en un sentido económico del término, sino también en un sentido cualitativo. Pensemos en el caso de una televisión autonómica. Los materiales de su fondo audiovisual no podrían ser sustituidos por los fondos de las grandes agencias informativas nacionales o internacionales.

En general, si los medios no gestionan bien sus fondos propios, se encontrarán antes necesidades que no podrán cubrir de ninguna otra forma. Si Televisión Española no gestionara bien su fondo documental, difícilmente podrá acudir a agencias internacionales para cubrir, por ejemplo, el aniversario de la Constitución española. Igualmente, ningún otro fondo podrá competir con el de la Televisión de Cataluña cuando deba realizar reportajes sobre las próximos elecciones autonómicas o municipales, etc.
Tercer caso

Hay un aspecto de la rentabilidad que, en nuestro país es casi inédito, pero que tiene una larga tradición en países con mejores políticas económicas de conservación de su patrimonio documental.
Es España es infrecuente que las empresas de comunicación pongan a explotación en el mercado sus fondos documentales (aunque esto, probablemente está a punto de cambiar, según comentaremos en la sección de prospectiva). En concreto, en Inglaterra y Estados Unidos, es habitual que casi todos los diarios nacionales, regionales e incluso locales tengan una segunda fuente de ingresos que proviene de facilitar la consulta de sus archivos y bases de datos mediante algún sistema de cuotas o mediante pagos puntuales.
En España es una actividad exótica, aunque tenemos algunas excepciones ilustres, como la Agencia EFE que hace años que tiene en explotación diversas bases documentales con información retrospectiva, no solamente de texto sino también de productos gráficos.

En todo caso, lo que queremos argumentar es que la explotación de los fondos documentales del medio como producto en sí mismo es cada vez más una fuente de ingresos adicionales para los medios.

Segunda parte: Prospectiva
5. El escenario de la digitalización
Si algo ha cambiado, y cambiará aún más en el futuro, la situación de la Documentación en los medios ha sido la World Wide Web y la tendencia a la digitalización que ha traído consigo.
Se trata en realidad, de una doble tendencia: tendencia a la digitalización de todo lo digitalizable (texto, imágenes, sonido...) y tendencia a su puesta en línea a través de la WWW.
Lo que esto significa es que las empresas de comunicación comienzan a ser conscientes del valor que encierran sus colecciones retrospectivas; valor que se incrementa aún más si cabe en el caso de los medios audiovisuales, con la posibilidad de poner en la Web miles o decenas de miles de horas de radio y televisión.
Por su parte, algunas empresas periodísticas están en condiciones en poner en la Web patrimonios culturales de la dimensión de decenas y decenas de años de prensa diaria. Una información que, como es sabido, tanto en la prensa escrita como en la prensa audiovisual es de carácter único: ninguna otra fuente de información aporta la clase de informaciones que recoge la prensa escrita o la prensa audiovisual. Una información que es absolutamente insustituible no solamente para el trabajo del periodista, sino del investigador social, del historiador, del economista y del empresario.
La tendencia a la digitalización y la consiguiente puesta en línea, no está exenta de obstáculos. No es el menor la dificultad intrínseca de la digitalización de grandes colecciones. Apenas existe ese problema en las colecciones de la prensa escrita de los últimos diez años, puesto que los documentos se crearon originalmente en formato digital; pero persiste en aquellos casos en los que se trata de colecciones que cubren varias décadas o incluso más de un siglo. Persiste el problema también en los documentos audiovisuales, que de forma masiva se conservan en formato analógico.
Otro importante rompecabezas lo constituye la propiedad intelectual, cuyas leyes no parecen hechas para el mundo digital; aunque es evidente que los derechos de autor (los morales y los económicos) merecen el mismo respeto en el mundo digital que fuera de él. Por último, la preservación de los documentos digitales y las dificultades del ancho de banda de la WWW completan un bonito panorama de problemas en este terreno.
Pese a todo, la tendencia, como decimos, parece imparable. Si algo es la Web es contenidos. Es cierto que es comercio, correo electrónico y mercadotecnia, pero sobre todo es contenidos. Sin contenidos la Web se derrumba, y los medios de comunicación serán durante los próximos años los líderes y los grandes proveedores de contenidos de la Web, si es que no lo son ya.
5.1. El centro de documentación como núcleo del sistema redaccional
Una primera consecuencia es la siguiente, el sistema redaccional cada vez más se concibe como una factoría unificada cuyas noticias, las mismas noticias, se distribuyen a través de los diversos soportes de la empresa informativa: el diario, la emisora de radio y televisión y la página web.
Esta concepción, lleva otra de la mano: la empresa informativa necesita un único centro documental que permite y facilite la realización de economías de escala no ya en el seno de una misma plataforma (prensa, radio, televisión, web), sino entre las distintas plataformas.
Así, en los países anglosajones es extraño que la página web de un diario o de una emisora de televisión no utilice como uno de los reclamos principales de su página el acceso a los servicios de información documental del medio, típicamente, el acceso y la consulta de la información retrospectiva del medio a través de su base de datos documental.
El caso será cada vez más acusado y la próxima frontera, como hemos señalado, está en los medios audiovisuales. La potencia informativa de las emisoras de televisión se incrementará de manera exponencial a medida que estén en condiciones de ir digitalizando el grueso de su producción y de ponerlo en un banco de imágenes consultable a través de la WWW.
Como cada vez más medios pondrán sus bancos de imágenes y sus bases de datos de texto completo en la Web, la labor del documentalista de los medios se desplazará cada vez más hacia la Web.
En algunos medios, existirán centros de documentación virtuales que no necesitarán almacenar documentos analógicos, sino organizar la base de datos digital de su producción propia, gestionar colecciones de enlaces y contratos de acceso a determinados proveedores de información digital (p.e.: Agencia EFE, Dialog, Reuters, MyNewsOnline, NlSearch, etc.) Cuestión que nos lleva al punto siguiente: la investigación en línea.
6. La investigación en línea
El ciberespacio es cada vez más un lugar de publicación y de distribución de todo tipo de informaciones de actualidad, culturales, científicas y técnicas, pero también de todo tipo de informaciones sin más. Precisamente por ello, por la necesidad de "separar el grano de la paja", el ciberespacio ha dado lugar a un nuevo campo de actividad, muy ligado a la documentación periodística en general y al periodismo de investigación en particular: la investigación en línea; campo que nosotros sostenemos que tal vez podría constituir, por derecho propio, un nuevo campo de estudios.
En nuestra opinión, la investigación en línea estaría formada por estos cuatro componentes (Codina, 2000):
1. La búsqueda y obtención de información en la WWW y en distribuidores y bases de datos especializadas (la "Internet invisible") como las mencionadas. Este apartado incluiría también el estudio y la caracterización de los hábitos de búsqueda de información de diversas comunidades de usuarios de la WWW con el fin de mejorar las interfases de usuario y los métodos de representación de la información.
2. La evaluación, selección y descripción de recursos digitales. Una parte de los esfuerzos en este campo se centran, como es sabido, en los estudios sobre sistemas de meta datos y en la definición de conjuntos de meta datos aplicables a ámbitos concretos, por ejemplo, los recursos visuales o las informaciones de actualidad.
3. Los procedimientos para conseguir ser visibles en el ciberespacio sería el tercero y muy característico componente de esta disciplina. Como saben bien los documentalistas, poner una publicación en la WWW no significa que vaya a contar con uno solo de los cientos de millones potenciales de visitantes a menos que se tomen algunas medidas especiales que, típicamente, son bien conocidas por los profesionales de la documentación. Esto incluye el estudio de las mejores estrategias para representar los contenidos de una sede web o de cualquier clase de recurso digital, de cara a obtener las mejores puntuaciones posibles (ranking) en los motores de búsqueda.
4. Las características de la producción y la distribución de informaciones culturales y científicas a través de la WWW y qué clase de regularidades o patrones pueden derivarse de esa actividad. En este cuarto apartado tienen perfecta cabida la aplicación de las técnicas clásicas de la bibliometría y de la cienciometría (scientometrics) al ciberespacio.
Creemos que la investigación en línea es, al mismo tiempo, una actividad y un campo de estudio que mantiene intensas relaciones con la Documentación en los medios, hasta el punto que, en el futuro, partes de ambas disciplinas se solaparán de tal manera que será difícil decir dónde empieza una y donde acaba otra.
En todo caso, lo que sabemos de cierto es que, en el futuro, el ciberespacio acaparará la mayor parte de las publicaciones de todo tipo y su influencia no dejará de crecer tanto en los aspectos profesionales como en los aspectos académicos de la Documentación en los medios.
Esto último hará que sean cada vez más importantes los servicios de difusión selectiva de la información como The Informant, Individual o MyNewsOnline.
7. La documentación de la cultura
La WWW y su tendencia generalizada a la digitalización y la puesta en línea de la cultura está empujando a nuestra disciplina en otra dirección: a su confluencia con toda una serie de sub especialidades que hasta ahora coexistían de manera apartada.
En este sentido, creemos que se desdibujarán las fronteras entre la Documentación en los medios, diversas especialidades de la museística y diversas especialidades de la archivística. Emerge de aquí la figura de un profesional (y por tanto, una nueva zona de estudios) de la documentación cultural, así como siempre había existido la figura del profesional de la documentación científica y técnica.
No es que no hubieran profesionales de la documentación cultural, se trata de que esta especialidad se encontraba fragmentada entre la documentación periodística, la documentación audiovisual, la museística y la archivística.
La WWW, como decimos, está actuando como aglutinante y cada vez es más difícil concebir a un profesional de la Documentación en los medios que no sea un experto en documentación audiovisual o en determinados aspectos de la museística o de la archivística.
Si se trata de gestionar colecciones digitales, los nuevos profesionales de la documentación periodística no podrán ignorar las técnicas de preservación de documentos digitales, buena parte de las cuales provienen de la filosofía y de las técnicas archivísticas de preservación. Al mismo tiempo, disponer colecciones audiovisuales en la Web requerirá un cierto sentido de las exposiciones y de la presentación de colecciones patrimoniales, muy característico de la museística.
Además, quien aspire a tener una adecuada cultura digital para explotar de manera cómoda y eficiente la WWW, no podrá ignorar las fuentes de información propias de los todos estos ámbitos: la documentación periodística, la documentación audiovisual, la museística y la archivística.
En conjunto, nos atrevemos a predecir la aparición de una disciplina más general que la Documentación en los medios, y que englobará por tanto a ésta como uno de sus componentes: la Documentación cultural.
8. Conclusiones
1. La intensidad del uso de sistemas de información documental (internos o externos) en los medios mantiene una estrecha correlación con la calidad de la producción periodística, tanto en el mundo de la prensa escrita como en el mundo de los audiovisuales.
2. La información retrospectiva es uno de los componentes fundamentales para que los medios de comunicación puedan superar la noción estrecha y empobrecedora de la noticia como acontecimiento puntual. Sin esa superación, los medios difícilmente pueden cumplir con una de sus funciones principales: la vigilancia del entorno y la defensa de los intereses de los ciudadanos.
3. La tendencia a la digitalización y la puesta en línea de la cultura producirá cambios importantes en la Documentación en los medios, los más importantes de los cuales, probablemente, serán: importancia creciente de los sistemas de información documentales en los procesos de producción de las empresas con distintas plataformas e importancia creciente de la Investigación en línea en el currículum profesional de los documentalistas.
4. Desaparecerá, progresivamente, la necesidad de los centros de documentación de prensa de mantener colecciones de documentos de producción ajena. En su lugar, aparecerán centros de documentación virtuales donde deberán gestionarse la base de datos con la producción propia, colecciones de recursos digitales y cuentas de acceso a distribuidores de información digital.
5. Se producirá una confluencia de distintas especialidades de la documentación periodística, la documentación audiovisual, la museística y la archivística que conducirá a la emergencia de un nuevo campo de estudios, la Documentación cultural y a un nuevo profesional especializado en la documentación al servicio de la producción cultural.
9. Fuentes
9.1. Recursos digitales
Ni el estado de la cuestión ni la prospectiva estarían completos sin una breve reseña de los principales recursos digitales relacionados con la disciplina, para quienes deseen profundizar en cualquiera de las cuestiones apuntadas aquí, o simplemente mantenerse al día.
Agencia EFE

www.efe.es
Comunidad Profesional Telemática en Documentación Digital

docdigital.upf.es/digital/profesional.htm
Cuadernos de Documentación Multimedia

www.ucm.es/info/multidoc/multidoc/revista
Desire

www.desire.org
Dublin Core

purl.org/dc
Individual

www.individual.com
Internet Invisible

www.internetinvisible.com
Invisible web

www.invisibleweb.com
Journalism Net

www.journalismnet.com
Media Channel

www.mediachannel.org
Metagrid: Newspaper and Magazines

www.metagrid.com
My News Online

www.mynewsonline.com
News Division. Special Library Association

sunsite.unc.edu/slanews
Journalistic Resources. Online Journalism

www.ojr.org
Ressource Discovery Network

www.rdn.ac.uk
Search Engine Watch

www.searchenginewatch.com
Search IQ

www.searchiq.com

9.2. Bibliografía
ABADAL, Ernest. (1995). "Diseño y creación de una base de datos en un medio de comunicación". En: FUENTES, M. Eulàlia (ed.). Manual de Documentación periodística. Marid: Síntesis, 1995, p. 19
ACKERMANN, E.; HARTMAN, K. (1998). The information specialist's guide to searching and researching on the Internet and the World Wide Web. Wilsonville: ABF Content, 1998, 444 p.
AGUILLO, Isidro F. (1998). "Herramientas de segunda generación". CID, P.; BARÓ, J. (Eds.). Anuari SOCADI de Documentació i Informació. Barcelona: SOCADI, 1998, p. 85-112
AGUILLO, Isidro F. (2000). "Contenidos de I+D en Internet: mitos y leyendas". Mundo científico, abril 2000, p. 22-25
BASCH, Reva. (1998). Researching online for dummies. Foster City: IDG Books, 1998, 333 p.
BRODER, A. et al. (2000). Graph structure in the web.

  1   2

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000) iconLa Archivística y las Ciencias de la Documentación

I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000) iconDocumentacion sanitaria historia clinica

I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000) iconProf. Guillermo Cortés Lutz Doctor en Teoría y Metodología de la historia

I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000) iconDocumentación a presentar

I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000) iconDiplomado en Biblioteconomía y Documentación

I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000) iconDocumentación para la planificacióN

I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000) iconPlanificación jurídica – centro de documentacióN

I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000) iconDocumentación acreditativa de la actividad subvencionable

I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000) iconPlanificación jurídica – centro de documentacióN

I congreso Universitario de Ciencias de la Documentación. Teoría, historia y metodología de la Documentación en España (1975-2000) iconFormación docente y asesorías pedagógicas vinculadas a la extensióN:...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com