Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de






descargar 53.45 Kb.
títuloRosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de
página1/3
fecha de publicación22.09.2015
tamaño53.45 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3
JEAN JACQUES ROUSSEAU1
Juan Jesús Hernández

1. Vida y obras

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de la ilustración, realza los sentimientos por sobre la razón, por lo cual algunos autores han preferido ubicarlo dentro del romanticismo.

Nación en Ginebra en 1712. Su padre era un relojero e mala situación económica y su madre murió al darlo a liz. Su padre lo abandonó, quedando bajo la tutela de un tío. Su educación fue muy pobre y asistemática. Su sensibilidad fue un rasgo característico de su personalidad.

Abandonó la casa de su tío y viajó a Saboya, donde un sacerdote lo protegió y lo convirtió al catolicismo. Con sólo 17 años busca un nuevo destino, y fue protegido por una mujer de la alta sociedad, de la cual será su amaante.

En su juventud leyó a diversos autores. Es un autodidacta. Con 29 años viaja a París, se asienta allí y visita los salones en donde se discutía el saber de la época. Allí conoce a Voltaire, Diderot y otros. Por sus conocimientos en música, se le encarga escribir un artículo para la enciclopedia de 1746.

Su carrera como escritor se inicia con más de 35 años, cuando participa de un concurso propuesto por la Academia de Dijón. El tema era si la ciencia, las letras y las artes habían servido para depurar las costumbres. Rosseay gana el primer premio con su obras “Discurso sobre las ciencias y las artes”. Allí critica la sociedad ilustrada y progresista, y sostiene que la ciencia había transformado en orgulloso al hombre, quien había descuidado su sensibilidad y sentimientos que son cualidades auténticas.

Para otro concurso de la misma academia escribió “Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres”. No ganó, pero logró reconocimiento. Allí expresa su concepción del estado de naturaleza y su idea que la propiedad privada es la causa de la desigualdad entre los hombres.

En estos años escribe obras menores en las que demuestra su interés por la política.

Su gran libro fue “El Contrato Social”, de 1761. Su subtítulo es “Principios de Derecho Político”. Allí se inscribe dentro del contractualismo y esboza el modelo de sociedad que él propone.

En 1762 escribe “Emilio”, donde expresa una concepción machista y esboza un modelo de educación distinto al de la época. Propone que exista un preceptor, fuera de toda institución, y que se enseñe a escuchar la “voz interior”. Sin embargo a sus 3 hijos los envió a hospicios franceses para que los educara el Estado. La mdre de ellos fue Teresa de Lavoisier, mujer dedicada a los trabajos domésticos. Rousseau dice que la eligió para ser su esposa, porque estaba menos contaminada por el influjo de la razón que las demás mujeres que conoció.

Luego que sus obras fueron consideras irreligiosas y adversas al orden social, tuvo que emigrar, comenzando una vida errante. Pasó por Suiza, Inglaterra (donde fue alojado por el filósofo empirista David Hume) y luego volvió a Francia. Sobre el final de su vida escribió otras obras. Muere en julio de 1778.
2. El Contrato Social

Jean Jacques Rousseau, publica en 1762 en París “El Contrato Social o Principios de Derecho Político” bajo el título original de “Du contrat social ou Principes du droit politique”.

En esta obra Rousseau intenta establecer un medio a través del cual se legitima el poder político. Inicia el Libro I diciendo: “Me propongo investigar si dentro del radio del orden civil, y considerando los hombres tal cual ellos son y las leyes tal cual pueden ser, existe alguna forma de administración legítima y permanente”.

De inmediato al iniciar el Capítulo I comenta algo que para él es un dato de la realidad: “El hombre ha nacido libre, y sin embargo, vive en todas partes entre cadenas…”, es decir el hombre por naturaleza es libre, pero actualmente está hecho esclavo. Continúa diciendo entonces: “¿Cómo se ha operado esa transformación?. Lo ignoro.” A pesar de lo que sostiene en esta frase Rousseau en otro de sus escritos titulado “Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres” de 1755 analiza este tema, y llega a la conclusión de que la desigualdad entre los hombres y la dominación de unos sobre otros tiene su origen en la sociedad ilegítima a partir del momento en que se instituye la propiedad privada.

Pero dada esta situación de la realidad de esclavitud de los hombres e ilegitimidad del poder político, se formula entonces una pregunta y se da la respuesta: “¿Qué puede imprimirle el sello de su legitimidad? Creo poder resolver esta cuestión.” Con esta frase se reafirma el objeto por el cual escribe “El Contrato social”, dar y argumentar una forma a través de la cual los hombres constituyan una sociedad y un poder político legítimo. Aparece en este objetivo de Rousseau un sentido moralizante, es decir intenta imprimir un sentido moral a la sociedad e intenta cambiar la realidad, es en este sentido que se lo califica al ginebrino de revolucionario, ya que esa sociedad que intenta cambiar es la de su época, en concreto la Francia del siglo XVII gobernada por los Borbones.

Ese orden social para ser legítimo no debe estar basado en la fuerza sino que debe estar fundado en las convenciones. Es decir ese nuevo orden que intenta plantear Rousseau debe tener como base el acuerdo, el consentimiento de los ciudadanos, es decir el contrato social con los caracteres o cláusulas que él le va a dar.

El conciliar autoridad y libertad se vuelve un importante tema a tratar en la obra, es decir buscar el modo en que los individuos se sometan a la esfera del poder respetando al mismo tiempo su libertad.
3. La familia

Concibe Rousseau que la única sociedad natural es la familia. Por tanto todas las otras ha de entenderse que deben surgir por acuerdos o convenciones, entre ellas la sociedad política.

La familia es la más antigua de todas las sociedades y “es pues, si se quiere, el primer modelo de las sociedades políticas”. Es decir que los roles y algunos caracteres que aparecen en la familia luego se repetirán en la sociedad política: El jefe político representa la imagen del padre y el pueblo la de los hijos. Como en una familia los hijos permanecen ligados al padre solo durante el tiempo que necesitan de él para su conservación, y luego de ese tiempo los lazos naturales quedan disueltos, quedando exentos de toda obediencia al padre y el padre relevado de los cuidados que le debía a los hijos, si continúan unidos más allá de ese tiempo, esa unión es voluntaria y por convención, pues ya son libres e independientes unos de otros; o sea que todos nacen libres e iguales, y las personas solo enajenan su libertad a cambio de algo que le es útil (por ejemplo los hijos a cambio de los cuidados del padre), esto ocurrirá en el paso a la sociedad política legítima en que se dará una unión por convención y una enajenación a favor de un Yo común a cambio de una utilidad.

Hace una diferencia de la familia con la sociedad. En la familia, el amor paternal recompensa al padre de los cuidados que da a sus hijos, en tanto que en el Estado es el placer de mandar el que sustituye ese amor que el jefe no siente por sus gobernados; aquí pareciera referirse Rousseau a lo que ocurre en la sociedad ilegítima.
4. Critica a Grocio, Hobbes y Aristóteles

Rousseau se encarga de criticar a Grocio, Hobbes y Aristóteles, al pensar que estos son defensores del derecho del más fuerte a imponerse. Rousseau está en contra de esta postura, sostiene que ningún poder puede fundarse en la fuerza, ya que en la fuerza no hay justicia, es decir no hay moralidad; la fuerza siempre cede ante la mayor fuerza y en eso no se puede fundar derecho alguno ni autoridad legítima. Por esto y porque ningún hombre tiene autoridad natural sobre sus semejantes solo las convenciones podrán ser la base de toda autoridad legítima entre los hombres.

A Hobbes lo critica porque cree ver que el inglés considera a la especie humana como dividida en rebaños cuyos jefes los guardan para devorarlos.

Aristóteles había dicho que los hombres no son naturalmente iguales, porque han nacido para ser esclavos y otros para dominar, es decir unos para obedecer y otros para mandar. Rousseau muy contrario a esta postura aristotélica, piensa que los hombres nacen libres e iguales y que es la fuerza la que ha hecho a los primeros esclavos, y el temor, la costumbre y su vileza los que los ha perpetuado.

A Grocio lo critica en más de un pasaje del “Contrato Social”. En primer lugar porque el holandés sostenía que los poderes humanos nunca se han establecido en beneficio de los gobernados, citando como ejemplo la esclavitud. En segundo lugar porque éste pensaba que el hecho era fuente del derecho. Más adelante lo critica en su postura de defensa de la esclavitud no solo individual, sino también la de un pueblo que podría enajenar su libertad y convertirse en esclavo de un rey; Rousseau piensa como absurdas esta idea de Grocio, porque un hombre nunca va a entregar su libertad gratuitamente, ni puede enajenar la libertad de sus hijos que nacen libres, además renunciar a su libertad es incompatible con la naturaleza humana y ni siquiera como en la guerra existe el derecho de esclavizar al vencido.

La oposición legitimidad – fuerza aparece en toda la obra de Rousseau.
5. Estado de naturaleza

En Rosseau el estado de naturaleza es una construcción racional, hipotética, al igual que en Hobbes y Locke.

Hobbes da ejemplos históricos de estado de naturaleza, y lo considera algo de lo que hay que huir. Locke dice que existió, pero en un tiempo remoto del que nadie se acuerda, y no es algo ni tan malo ni tan bueno, de lo que es conveniente salir aunque no a cualquier precio.

Rousseau le da un carácter utópico, paradisíaco, al parecer basado en mitos de la literatura, como la edad de oro para Horacio y Cicerón, o un mito de la literatura francesa que decía que los salvajes americanos eran dóciles, pacíficos y buenos. Otros autores han interpretado que el ginebrino piensa en Adán antes del pecado original.

Rousseau para llegar al momento en que se establece el acuerdo entre los miembros de la sociedad para constituir una sociedad política, es más complejo que Hobbes y que Locke que habían distinguido un momento pre político llamado estado de naturaleza y un momento político llamado sociedad político o estado político.

Trata el tema del estado de naturaleza no en el “Contrato Social”, sino en “Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres”. Ese estado de naturaleza es visto por Rousseau como positivo y lo va analizando en evolución, es decir primariamente ve al hombre como solitario, inocente, ignorante, un “bruto feliz”, que toma de la naturaleza lo que necesita sin aprovecharse de ella y que todavía no ha desplegado completamente su razonamiento. Hay igualdad y libertad. El hombre al evolucionar y por diferentes motivos (catástrofes naturales, necesidad de cariño y comunicación, va a empezar a vivir en comunidad y a formar familias. Esta es el mejor momento para el hombre.

Pero va a ocurrir que se va a ir instalando una división del trabajo (la mujer para el cuidado de los hijos y la choza, y el hombre para conseguir los recursos para mantener a la familia), va a ir surgiendo la agricultura y la metalurgia, aparece el primer invento que pone orgulloso al hombre que lo consigue, y estas cosas, pero especialmente el surgimiento de la propiedad privada, que se da en el momento en que el primer hombre cerca su terreno y dice que es suyo, marcan el comienzo de una sociedad civil que es ilegítima y en la cual hay desigualdad entre los hombres. Es decir es básicamente la propiedad privada la que determina el origen de la sociedad civil que Rousseau ve como ilegítima porque en ella hay desigualdad entre los hombres, porque hay ricos y pobres, los primeros mandan, dominan y explotan a los segundos; es una sociedad basada en el derecho del más fuerte. El único pacto que habría es uno ilegítimo, de unión y sujeción por el cual los pobres quedan sometidos y no son libres, e iguales. Se han perdido la libertad e igualdad naturales, en este segundo momento.

Es entonces ante esta situación que Rousseau vislumbra como propia del tiempo en que vive (monarquía absoluta en Francia en el siglo XVII) que plantea en el “contrato social” la necesidad y posibilidad de pasar a otro momento o estado a partir de la instauración de un contrato social entre los individuos con el fin de restituir la libertad e igualdad que ahora serán morales, y no naturales.

En “Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres” dice que toda sociedad civil ha tenido origen en la violencia, la arbitrariedad y el despojo. El término civil, lo utiliza en el sentido clásico de “civitas”. Locke, en cambio lo emplea como “civilizado”, avanzado, sofísticado, referido a la sociedad burguesa.
6. El contrato social

Comienza el capítulo VI del libro 1 del Contrato Social, partiendo desde el momento en que los hombres quieren salir del estado de naturaleza, porque ha llegado un punto en que los obstáculos que se le presentan allí hacen que cada uno ya no pueda conservar su persona por sí solo; es más llega a decir que “el genero humano perecería si no cambiara su manera de ser”, es decir si no abandona la sociedad ilegítima.

El medio para conservarse que tendrán los individuos, es unir sus fuerzas, dirá que “esta suma de fuerzas no puede nacer sino del concurso de muchos”. Pero se ha de buscar entonces una manera de unir a los individuos, que pueda conciliar autoridad y libertad, es decir que cree un poder político con autoridad para decidir sobre todos pero que a su vez conserve y respete la libertad de cada uno. En concreto dice que el problema fundamental cuya solución da el contrato social es el de “encontrar una forma de asociación que defienda y proteja con la fuerza común la persona y los bienes de cada asociado, y por el cual cada uno, uniéndose a todos, no obedezca sino a sí mismo y permanezca tan libre como antes”.

Entonces por agregación de las fuerzas individuales, vía contrato social, se va a constituir un cuerpo político al que Rousseau llama “Yo común”, es decir un yo colectivo, el cual expresa la voluntad general y es sinónimo de ella.

Este contrato social tiene cláusulas que es necesario respetarlas todas, pero que se pueden resumir en una sola: “la enajenación total de cada asociado con todos sus derechos a la comunidad entera”. Enajenación es un concepto del derecho civil que significa “dar algo a alguien”, e implica una renuncia o transferencia. Es decir que los individuos mediante el contrato enajenan a favor del cuerpo político todos sus derechos. Además cada individuo pasa a estar en el cuerpo político, es decir se produce una alienación (alienado es cuando se está en otro que no es uno mismo).

Es fundamental que todos cumplan la cláusula, que todos realicen una enajenación total de todos sus derechos a favor de la comunidad entera. Es importante que todos lo hagan de la misma manera, porque así la condición es igual para todos y no le es onerosa o gravosa para ninguno. Si esta cláusula se cumple la unión se hace perfecta. Si todos actúan así no hay privilegios para ninguno, nadie tiene un derecho, autoridad o privilegio que otro no tenga; el que no haya privilegiados dentro del cuerpo político es algo a lo que Rousseau da una importancia central para que la asociación no se convierta en tiránica e inútil. Si nadie tiene privilegios la igualdad existe entre los individuos, es una igualdad moral, superadora de la desigualdad que se vivía en la sociedad ilegítima. También por el contrato social cada individuo es libre, esta también es una libertad convencional o moral. Al darse la libertad e igualdad esta forma de organización política es legítima.

Concluyendo, esa enajenación de los derechos ha de ser total, incondicionada e igual para todos. Esto es lo más conveniente, porque “dándose cada individuo a todos no se da a nadie, y como no hay un asociado sobre el cual no se adquiera el mismo derecho que se cede, se gana la equivalencia de todo lo que se pierde y mayor fuerza para conservar lo que se tiene”.

Luego Rousseau resume lo que es la esencia del contrato social: “cada uno pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general, y cada miembro considerado como parte indivisible del todo”.

A partir del contrato social se forma un cuerpo moral y colectivo, un “yo común”, del que cada individuo formará parte y tendrá voto cuando este se reúna en asamblea. Ese “yo común” es la voluntad general, y cuando se ejerce esa voluntad general se habla de soberanía; la ley es expresión de la soberanía. Somos libres porque ese yo común expresará la voluntad general,

Para finalizar Rousseau define términos que usa, partiendo de que la persona pública formada a través del contrato, es lo que se le llamó en otro tiempo “ciudad” y más adelante “República” o “cuerpo político”. Cuando este cuerpo político está en carácter pasivo se le llama “Estado”, mientras que cuando actúa es decir cuando emite leyes, se le llama “soberano”. Los asociados van a tomar colectivamente el nombre de “pueblo”, y a cada uno en particular se le llamará “ciudadano”, en tanto es partícipe de la autoridad soberana y a su vez se le llamará “súbdito” en tanto está sometido a las leyes del Estado.

Rosseau no propone el retorno al estado de naturaleza. Tampoco quiere una sociedad plutocrática. Busca un orden más justo, equitativo e igualitario, que él cree construir.

En su propuesta el Estado es dueño de todos los bienes de sus miembros, pero no aparece con la intención de despojárselos, sino que por el contrario les garantiza su legítima posesión. Es decir, la propiedad de derecho sustituye a la propiedad de hecho.

Rosseau aboga por una mayor igualdad material porque advierte el riesgo que si algunos tienen demasiado y otros nada, los últimos venderán su libertad. No propone una igualdad de hecho, pero tampoco se limita a la igualdad de pura forma.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de iconLa internacionalización de los mercados y la conformación de grandes...

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de iconLa piel es un órgano que, a pesar de su extensión e importancia por...

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de iconEn el último tercio del siglo XIX las grandes potencias político-económicas...

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de iconLas grandes potencias en la segunda mitad del siglo XIX reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de iconLa materia se encuentra organizada en diferentes estructuras, desde...

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de iconResumen: En este artículo se analizan comparativamente los procesos...

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de iconAsiática, el pueblo chino no ha sufrido los efectos de grandes invasiones...

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de iconEl estudio sobre la organización del sistema educativo nacional y...

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de iconLos niños de darwin
«niños de Darwin» en «escuelas» especiales, verdaderos campos de concentración, mientras grandes sectores de la población los demonizan...

Rosseau es el primer gran pensador que no proviene de sectores nobles o ilustrados, ni estudió en las grandes universidades. A pesar de que es representante de icon“La gran rebelión” el estudio del hombre






© 2015
contactos
ley.exam-10.com