Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio






descargar 320.26 Kb.
títuloInternet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio
página7/7
fecha de publicación15.09.2015
tamaño320.26 Kb.
tipoCompetencia
ley.exam-10.com > Documentos > Competencia
1   2   3   4   5   6   7

El decreto 1900 define la red de telecomunicaciones del Estado a través de la cual se prestan los servicios de telecomunicaciones - artículo 14 - y hace claridad sobre lo que no hace parte de las redes de telecomunicaciones del Estado, como son entre otras, las redes establecidas por personas naturales o jurídicas para su uso particular y exclusivo dentro del territorio nacional, sin prestación de servicios a terceras personas y sin conexión a la red de telecomunicaciones del Estado"; a través de las cuales se desarrollan las actividades de telecomunicaciones, como es el caso de las universidades y entidades sin ánimo de lucro o estatales que tienen el servicio de Internet o cualquiera de los otros servicios, o sea que desarrollan los servicios de telecomunicaciones sin usufructuarse de ellos
Los servicios de telecomunicaciones son prestados por operadores, para lo cual se requiere obtener la concesión para la prestación por parte del Ministerio de Comunicaciones, pagando los cánones correspondientes y un porcentaje por las ganancias netas que genera la prestación de los servicios a terceros
De lo expuesto se puede concluir que la Universidad de los Andes no esta autorizada para comercializar - explotar económicamente - los servicios de telecomunicaciones y aunque el .co no es un servicio de telecomunicaciones sino un número, el constituye un bien público de propiedad del Estado a través del cual se garantiza el desarrollo y la libre competencia del sector de las telecomunicaciones en Colombia. Por tanto, tampoco está autorizada a manejar el registro de las direcciones y menos a comercializarlas.
La Universidad de los Andes, además, no cuenta con autorización del Estado colombiano para beneficiarse del registro público de usuarios del dominio .co, al menos mediante prueba fehaciente que obre en el expediente respectivo y, mucho menos, para explotarlo económicamente en forma alguna.
III. El dominio .co es un bien incorporal de carácter público y representa el territorio virtual de Colombia
1. Naturaleza
La ponencia distingue claramente el dominio como dirección de un sitio del ciberespacio la cual, si va acompañada del acrónimo .co, constituye "un dominio de nivel superior de ese país" - para el caso concreto, de Colombia - ( pág. 25 supra ), y si la precede una denominación individual, constituye un dominio personal de segundo nivel.

Sin embargo, la ponencia no resulta afortunada en su desarrollo cuando le desconoce al .co el carácter de bien al afirmar que "no puede considerarse susceptible de apropiación, pues si lo fuera el primero que registró un nombre de dominio se habría apropiado de esa terminación". En efecto, dicha argumentación no sólo confunde "el dominio .co" con el "dominio personal X .co", sino que subordina la existencia del primero a la del segundo, y la ponencia sostiene lo contrario, es decir, que el primero es superior y el otro de segundo nivel.
Tal afirmación resulta equivocada pues, siendo como lo es, el dominio .co un dominio de nivel superior, representativo del sitio en el ciberespacio del país colombiano, su carácter general e identificatorio de éste último no sólo es completamente distinto en cuanto al carácter general de su ubicación en el ciberespacio, sino también en la identificación de la dirección personal, a tal punto que aquél puede existir por si sólo - dominio .co -, en tanto que el segundo - el personal - depende en su existencia del primero. Por consiguiente, el hecho de que exista o se adquiera el registro del dominio personal, no de ello puede concluirse - como lo sostiene la ponencia - que también se adquiere el dominio general .co. Sería lo mismo que afirmar, erradamente, que quien adquiere una cosa accesoria o subordinada también adquiere la principal o superior.
Ahora bien, el dominio .co como indicación del sitio del país, de Colombia, en el ciberespacio, tiene el carácter de "bien incorporal", pues además de (i) tener individualidad y sustantitividad por la delimitación espacial que tiene en la red, distinta a las demás ubicaciones, es ( ii ) útil y dominable. Lo primero ( i ), porque dicho sitio permite no sólo identificar a Colombia en el ciberespacio, satisfaciendo la necesidad de tener esa denominación - identificación reconocida por la comunidad internacional desde hace 180 años, como lo consigna la ponencia de la que me aparto ( pág. 27 ) - sino porque, además, constituye el sitio especial - espacio - del país, en el cual puede albergar no sólo los dominios personales de segundo nivel, sino también desarrollar las relaciones entre ellos para la formación de la comunidad colombiana de cibernautas, permitir un desenvolvimiento colectivo de sus actividades en los campos de la información, la comunicación, la educación y las relaciones culturales, comerciales y personales, todas ellas de interés público.
2. Titularidad del Estado
De lo dicho se sigue que el dominio .co se constituye en un bien de carácter público que, a la vez, forma parte del patrimonio cultural de la Nación como uno de los bienes que otorgan "identidad nacional", y que, por consiguiente "pertenece a la Nación y es inalienable, inembargable e imprescriptible", el que por esta naturaleza es, de manera absoluta, indisponible.
Lo segundo ( ii ), consiste en que se trata de un objeto que puede estar sometido a un dominio para su regulación y dado el interés público que representa, es al Estado a quien corresponde su titularidad, así como las facultades para permitir, de un lado, el uso colectivo y para establecer las condiciones para tal efecto - por ej., las de su gratuidad, respeto a la dignidad por el país que identifica, su control, protección , defensa, etc. - y, del otro, la atribución de autorizar - por los medios legales mencionados o los que se dispongan en el futuro, por ejemplo permisos, autorizaciones, concesiones, etc. - la explotación del dominio .co, ya sea económica, cultural, técnica o de otra índole por instituciones, colectividades o personas individuales, en forma separada o conjuntamente con el dominio personal, incluyendo la elaboración, empleo y explotación del registro público de usuarios del dominio . co .
Por consiguiente, corresponde al Estado la facultad de permitir la explotación económica del dominio .co , con respeto de la libre concurrencia, así como garantizar el derecho a su uso por los habitantes ubicados en el ciberespacio colombiano, en las condiciones que el mismo señale.
Cosa distinta de esta potestad estatal, es el sistema de administración que la entidad o colectividad autorizada emplee como medio para la explotación correspondiente, el cual podrá ser, según lo autorice el mismo Estado, una administración nacional, estatal o privada, gratuita u onerosa.
Al efecto se precisa que la titularidad del dominio .co es del Estado y por tanto su uso debe ser general, mientras éste no disponga en contrario, es decir, que en principio, existe un uso para todos los colombianos. Así, la explotación comercial de dicho dominio, sólo puede adelantarla directamente su titular, el Estado colombiano, o autorizarla mediante concesión. Mientras tanto, existe prohibición de comercializarlo, de manera que, en gracia de discusión, así se hubiera obtenido una administración fiduciaria del dominio .co por la Universidad de los Andes, la titularidad siempre corresponderá al Estado colombiano y, además, no tiene autorización alguna para explotarlo económicamente, pues carece del permiso respectivo.
Con fundamento en las apreciaciones jurídicas anteriores, debo discrepar de manera tajante de la ponencia en cuanto afirma que "la entidad delegataria no puede cambiar el objeto de la delegación, ni en cuanto al ámbito espacial o territorial a que ella se contrae, ni en cuanto a la función atribuida al dominio administrado" - página 35 -, pues con ello pareciera dejarse abierta la puerta para que la Universidad de los Andes adelante un proceso licitatorio, a todas luces improcedente, respecto de un bien público.

III. Conclusiones
Las razones expuestas me llevan a apartarme de las argumentaciones generales de la ponencia, pues la conclusión a la que ella arriba al aceptar que el "dominio .co asignado a Colombia como código del país en el sistema de nombres de dominio de la Internet, es de interés público", deriva en reconocerle al Estado sólo una facultad de regulación y control, mientras que, como se sostiene en este salvamento de voto, tal dominio constituye un bien público incorporal, inenajenable e imprescriptible y, por tanto, toda explotación, especialmente la de índole económica, esto es, la que implica un aprovechamiento económico de la utilización del dominio .co, empleado separadamente o con el dominio personal, requiere autorización previa del Estado, sin que sea dable a ningún otro ente hacer dicha explotación económica mientras tanto, sin que, por lo demás, el uso tolerado del mismo origine derecho alguno.

Como se advirtió, a conocimiento de la Sala sólo llegó la autorización contenida en el oficio No. 0529 del 4 de mayo de 1989, suscrito por el Ministro de Educación Nacional, del cual no se desprende, en manera alguna, que la Universidad de los Andes tenga licencia para explotar económicamente el dominio .co. Por la misma razón, a mi juicio, dicha Universidad debe entregar al Estado colombiano la administración de las direcciones asignadas a Colombia para el desarrollo de la red Internet en el territorio colombiano y, por lo mismo, se repite, carece de toda facultad relacionada con la explotación del dominio .co.
En la era de la información y del conocimiento virtual el territorio, ahora, también es virtual y está representado por un dominio en la red de redes Internet, como fue BITNET hace algunos años para Internet, como lo es ahora Internet para Internet II, donde estamos y estaremos representados como territorio virtual por el dominio .co, bien público de propiedad del Estado colombiano.
FLAVIO AUGUSTO RODRÍGUEZ ARCE



* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 

* 
1   2   3   4   5   6   7

similar:

Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio iconDominio del hecho por dominio de voluntad en virtud de aparatos organizados de poder

Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio iconPlan técnico nacional de radiodifusión sonora en ondas métricas con modulación de frecuencia
«de iure» se trata de dos concesiones administrativas distintas, una para la prestación del servicio de radiodifusión y otra para...

Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio iconTema 40: Modos de perder el dominio. El abandono. La renuncia de...

Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio iconEl derecho de propiedad: fundamento y evolución histórica. Orientaciones...

Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio iconLimitaciones del dominio. Sus clases. Limitaciones de utilidad pública...

Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio iconNombres de dominio (dns), en internet

Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio iconEl poder para actos de dominio

Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio iconOtorgamiento de tierras de dominio del estado en la amazonia peruana...

Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio iconCedido gratuitamente el dominio público municipal a un tercero para su beneficio individual

Internet nombre de dominio. Dominio co / dominio. Co naturaleza jurídica. Competencia para regularlo / nombre de dominio competencia para administrarlo. Tasa por la prestación del servicio iconDominio, imperio, facultad y jurisdicción que alguien tiene para ejecutar algo o mandar






© 2015
contactos
ley.exam-10.com