San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte






descargar 148.77 Kb.
títuloSan martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte
página2/4
fecha de publicación11.09.2015
tamaño148.77 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4

NOTAS
(1) Vargas, Nemesio. “Historia del Perú independiente”

(2) San Cristóbal, Evaristo. “La mujer peruana en la independencia”(En: El Comercio –Lima- 06-8-1965)

(3) Paz Soldán, M. F. Historia del Perú independiente”

(4) O’Leary, D. F. “Historia de la independencia americana: la emancipación del Perú según la correspondencia del general Heres con el Libertador. 1821-1830”

(5) Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Caracas, enero-marzo, 1949, n° 125, tomo XXXII, pp. 32-33.

(6) O’Leary, D. F. Op. cit.

(7) San Martín a Torre Tagle, Huaura, 12-12-1820, en:

-Correspondencia entre San Martín y Torre Tagle. Prólogo, recopilación y ordenamiento de Javier Ortiz de Zevallos, Lima, Editorial Juan Mejía Baca, 1963, pp. 16-17.

Sobre el pase del batallón Numancia a las filas patriotas, aparte de las obras de Nemesio Vargas, Rubén Vargas Ugarte, Mariano Felipe Paz Soldán, puede leerse una obra relativamente reciente:

-Gameros Castillo, Wilfredo. “Semblanzas biográficas y episodios de la independencia”, capítulo V “Dos triunfos y dos derrotas”, Lima, Editorial San Marcos, 2000, pp. 124-130

(8) Vargas, Nemesio. Op. cit.

(9) Puente Candamo, J.A. de la. “San Martín y el Perú”, Lima, 1948.

(10) Sobre el motín de Aznapuquio las citadas obras de Paz Soldán, Nemesio Vargas y Rubén Vargas Ugarte. Además:

-Anna, Timothy E. La caída del gobierno español en el Perú, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 2003

-Torata, Conde de. “Documentos para la historia de la guerra separatista del Perú”

-“El Pacificador”, Barranca, 30-4-1821 (Trae documentos)

(11) Gray, William. “San Martín y su entrevista con el virrey Pezuela” (En: Homenaje de la Academia Nacional de la Historia en el Centenario de su muerte, Buenos Aires, 1951, tomo I, pp. 222-226.



CONFERENCIAS DE TORRE-BLANCA Y PUNCHAUCA
Las conferencias que se llevaron a cabo en la hacienda de Punchauca (1) fueron consecuencia lógica de dos hechos: la llegada de Abreu con Instrucciones y la formación de la Junta de Pacificación, de la cual era Presidente el propio virrey La Serna.

Manuel Abreu había llegado al Perú en los primeros meses de 1821, enviado por la Corona con amplios poderes y adecuadas instrucciones para resolver el gravísimo problema que significaba la lucha separatista hispanoamericana, la cual había llegado a un punto tal que amenazaba con alejar a España total y definitivamente de este continente. Ya hemos señalado que en marzo de 1821 Abreu se entrevistó, en Huaura, con San Martín, antes de haberse reunido con las autoridades virreinales, porque había preferido desembarcar en un puerto norteño antes que en el del Callao. La entrevista entre el Comisionado Regio y el Jefe del Ejército Libertador del Perú fue del todo amable, y, sobre todo, dejó grata impresión en Abreu, quien se impresionó por la moderación encontrada en San Martín. Al llegar a Lima y ponerse en contacto con La Serna y demás jefes y autoridades, Abreu encontró un ambiente hostil hacia él, hacia su misión y fundamentalmente hacia su posición conciliadora, que iba muy bien con su carácter, y que en el fondo era la propia posición de las autoridades españolas en ese momento. La versión de Abreu sobre estos hechos es muy importante y ha sido minuciosamente analizada por Ricardo Piccirilli. (2)

Las conferencias de Miraflores, a las cuales ya nos hemos referido, terminaron en un completo fracaso ante lo irreconciliable de las dos posiciones. Derrocado Pezuela, el nuevo virrey, don José de La Serna, intentó llegar, con San Martín, también a una solución pacífica. Con este fin dirigió al Jefe del ejército libertador un oficio con fecha 9 de febrero de 1821 donde le señala que “circunstancias particulares y extraordinarias que Ud. no ignora, me han puesto a la cabeza de este Virreinato, cuyo cambio ha sido recibido del público con júbilo y entusiasmo”, para luego proponerle la realización de una entrevista a llevarse a cabo en Chancay, “entre dos Jefes Superiores del Ejército de su mando con otros dos del mío, por si se pudiese hallar un medio que concilie los intereses y concluya la desavenencias entre Españoles Americanos y Europeos;...” (3)

Recibida por San Martín esta invitación, le contestó desde Huaura el 13 del propio mes de febrero, aceptando la invitación y señalándole que sus sentimientos se inclinaban por una solución que evitara a la humanidad los estragos que causa la guerra, “y si tales son las ideas de Ud. que coinciden con las mías en el importante objeto de concluir las desavenencias entre Americanos y Españoles, convengo desde luego en la entrevista que Ud. me indica en su apreciable del 9 que recibí ayer con algún atraso”. San Martín nombra como sus representantes al Coronel de Granaderos a Caballo D. Rudecindo Alvarado y al Coronel D. Tomás Guido. Señala como lugar de la entrevista la hacienda de Torre-Blanca, propiedad de Casa-Núñez, “por la mayor comodidad e independencia que proporciona”, el 19 del mes en curso a las nueve de la mañana. (4)

La Serna, con fecha 16 de febrero, remitió a San Martín una nota respuesta aceptándole las condiciones señaladas por éste para la entrevista. Le comunica que ha nombrado como sus delegados a los Coroneles Jerónimo Valdés y Juan Loriga, y le señala su deseo de que la “conferencia entre los dos Jefes de uno y otro Ejército, a que Ud. desde luego ha asentido, produjese lo más conforme a mis ideas, que es, el que estos países vuelvan a disfrutar de la tranquilidad y delicias a que el clima convida”. (5)

Alvarado y Guido recibieron de San Martín la orden de pasar a la hacienda de Torre-Blanca con fecha 15 de febrero. En virtud de dicha orden se trasladaron a Huacho y el día 16 a la una y media de la tarde salían de dicho puerto a bordo del bergantín Pueyrredón con dirección a Chancay. En ese lugar anclaron a las seis de la tarde del día siguiente. El 19 de febrero, por la mañana, a eso de las seis, se reunieron los cuatro comisionados. La diputación realista centró su propuesta de paz en el reconocimiento del dominio hispano sobre la nueva base de la Constitución de Cádiz, pero dándose cuenta que esto no era aceptado por el bando patriota, señalaron, en la segunda sesión de aquel mismo día, que resultaban irreconciliables las posiciones de ambas partes, en el sentido de que el Virrey no prescindiría del juramento de la Constitución por base de toda negociación, en tanto que el bando patriota no admitía otra posición que el reconocimiento de la independencia. La diputación patriota señaló su base medular: el reconocimiento de la independencia. A las doce de la noche del mismo 19 se daban por concluidas las conferencias y media hora después se retiraban los diputados realistas. (6)

Después de este fracaso, el 9 de abril el virrey La Serna envió a San Martín una misiva invitándolo a abrir nuevas negociaciones, para lo cual comisionados de ambos bandos se reunirían en la hacienda Torre-Blanca. El día 15 San Martín dio respuesta a la invitación, solicitándole al virrey que, por lo delicado del asunto, debería hacérselo saber en forma oficial, es decir mediante oficio y no mediante una simple misiva personal. En visto de ello, el día 17 La Serna le comunicó a San Martín que en su calidad de Presidente de la Junta de Pacificación lo invitaba a entablar negociaciones de paz. San Martín respondió el 22, aceptando la invitación, aunque objetando el lugar propuesto (hacienda de Torre-Blanca), manifestando que las conferencias se podrían realizar bien en un barco surto en el Callao o en su defecto en otro lugar que él designase. (7) Se acordó que los diputados fuesen tres, más un secretario sin voto, por cada una de las partes. Ellos se reunirían en la hacienda Punchauca, ubicada en el valle del río Chillón, a escasas cinco leguas al norte de Lima.

Los patriotas eligieron como representantes a Tomás Guido, a Juan García del Río y a Juan Ignacio La Rosa y, en calidad de secretario sin voto, a D. Fernando López Aldana, todos los cuales recibieron precisas instrucciones de San Martín. (8)

Los delegados realistas fueron don Manuel Abreu, Manuel de Llano y Nájera, Mariano Galdeano y, en calidad de secretario sin voto, Francisco Moar.

Fue fijada como fecha de la entrevista el 2 de mayo de 1821. Sin embargo recién vino a llevarse a cabo el día 4, debido a que los diputados realistas detuvieron su desplazamiento cuando se percataron que guerrilleros de Canta hacían su aparición en Punchauca. El día 4 se llevó a cabo la primera sesión. Los diputados patriotas plantearon, como es lógico suponer, el reconocimiento de la independencia. Los realistas, por su parte, al igual que en anteriores oportunidades, propusieron como base de un acuerdo la jura de la constitución española de 1812. El 23 de mayo, con el fin de trabajar con más confianza y armonía, se firmó un armisticio en virtud del cual se suspendían las hostilidades por un periodo de veinte días. Asimismo se acordó una entrevista personal entre La Serna y San Martín. El día 30 del citado mes de mayo las dos diputaciones acordaron que la entrevista entre el virrey y el libertador argentino se realizaría el 1 de junio. Sin embargo, debido a una indisposición de La Serna, la entrevista se realizó el día 2 de junio. Se había acordado que cada uno de los dos jefes serían acompañados por sus respectivos jefes de Estado Mayor, los Jefes Superiores, un ayudante de campo, un oficial de ordenanza y cuatro soldados. El séquito de San Martín lo conformaban “los renombrados coroneles Las Heras, Paroissien, Necochea; los tenientes coroneles Spry, Raulet y cuatro ordenanzas” (9) La Serna asistió acompañado por La Mar, Canterac, Landázuri, Ortega y Camba.

Abreu relata que el primer día de junio San Martín lo visitó, por la tarde, y que le comunicó que propondría como solución la formación de una regencia compuesta de tres vocales. Esta regencia debería estar integrada por La Serna, en calidad de Presidente de la misma; un vocal nombrado por el virrey y un tercer vocal designado por San Martín. Asimismo propondría la unión de los dos ejércitos, así como la declaración de la independencia. Producido este hecho San Martín viajaría a España para solicitar, a la Corona, el nombramiento de un príncipe español, el cual sería ungido rey del Perú.

La entrevista entre La Serna y San Martín se llevó a cabo el día 2, por la tarde. A eso de las cinco y cuarto llegó a Punchauca la comitiva realista. Según el relato de Guido después de media hora de una cordial conversación de cortesía, “usual entre los hombres de armas de origen distinguido y culta educación” los protagonistas conferenciaron por algunos minutos totalmente a solas, al término de lo cual San Martín invitó al Virrey y a ambas diputaciones, así como también a los jefes principales a pasar a una pieza inmediata. En dicha reunión San Martín expresó: “Si V.E. se presta a la casación de una lucha estéril y enlaza sus pabellones con los nuestros para proclamar la independencia del Perú, se constituirá un gobierno provisional presidido por V.E. y compuesto de dos miembros más, de los cuales V.E. nombrará el uno y yo el otro; los ejércitos se abrazarán sobre el campo; V.E. responderá de su honor y de su disciplina; y yo marcharé a la península, si necesario fuere, a manifestar el alcance de esta alta resolución, dejando a salvo, en todo caso, los últimos ápices de la honra militar y demostrando los beneficios para la misma España de un sistema que, en armonía con los intereses dinásticos de la casa reinante, fuese conciliable con el voto fundamental de la América independiente”. (10)

La Serna solicitó dos días de plazo para una respuesta definitiva. Como las entrevistas entre ambas diputaciones debían continuar, se acordó que ellas se realizaron en Miraflores. Trasladados al nuevo punto de reunión, el día 8 d junio los diputados realistas presentaron la siguiente contrapuesta: establecimiento de una junta provisoria de gobierno integrada por tres miembros, dos nombrados por el Virrey y uno por San Martín; viaje a España tanto de La Serna como de San Martín, y, en caso de no aceptarse esto, el virrey debía quedar como Presidente de la Junta Provisoria, en tanto que San Martín seguiría al frente de su ejército; la Junta gobernaría a nombre del rey de España; la línea divisoria entre uno y otro ejército sería el río Chancay y luego la línea que pasara por el pueblo de Reyes. El día 9 de junio los diputados de San Martín respondieron la citada propuesta, desechándola de plano por no considerar para nada la independencia del Perú, que era el requisito medular de la propuesta patriota. (11)

Las negociaciones continuaron incluso después que el ejército realista abandonara Lima y el Virrey hiciese lo propio el 6 de julio de 1821. En vista que La Serna, que se desempeñaba como Presidente de la Junta de Pacificación, no se encontraba en Lima, los diputados patriotas, con fecha 10 de julio, se dirigieron por escrito a los delegados realistas para que estos respondieran si seguía existiendo o no dicha Junta de Pacificación y si existían personas autorizadas para responder sobre un armisticio. La respuesta realista fue positiva tanto en lo que se refería a la existencia de la mencionada Junta como sobre las personas autorizadas para ver lo concerniente a un armisticio. (12) En vista de esta respuesta los diputados de San Martín, el mismo 10 de julio, presentaron a consideración de los realistas una “minuta de armisticio definitivo”. Según este documento el armisticio sería por dieciocho meses, contados a partir del día de la ratificación del mismo. El gobierno español del Perú nombraría dos diputados, el Supremo Gobierno de Chile uno y el Excelentísimo Sr. don José de San Martín otro, por los pueblos libres del Perú, todos los cuales pasaría a España a negociar, ante SMC, el modo de terminar la guerra. San Martín gobernaría el norte del Perú hasta los límites de las provincias del Cuzco, mientras que La Serna el resto del territorio. Las tropas realistas que permanecían aún en Chile y Chiloé se trasladaría al territorio dominado por La Serna. Según el artículo XXX de esta minuta de armisticio, el Real Felipe del Callao y los fuertes de San Miguel y San Rafael quedarían, en calidad de depósito, en manos de San Martín. (13)

El 31 de agosto los diputados realistas dieron respuesta a la propuesta patriota mencionada, aceptando las condiciones señaladas, a excepción de dos de ellas: la relacionada con la división del territorio y la que tenía que ver con el retiro de las tropas de Chile y Chiloé. Los realistas modificaron la línea divisoria señalada, dejándole a San Martín el gobierno de las intendencias de Trujillo y Lima, además del gobierno de Maynas. Se negaron a aceptar el retiro de sus tropas de Chile y Chiloé. El día 1 de setiembre los diputados patriotas dieron respuesta a la réplica realista: aceptaban que los realistas quedasen en Chile y Chiloé, pero consideraban inadmisible la línea demarcatoria propuesta por los realistas. Con una nueva nota de los realistas, en la cual trataban de justificar las modificaciones propuestas, se cierra el ciclo de estas negociaciones que habían devenido demasiado prolongadas a pesar de verse, desde un principio, que ellas en realidad no abrían ninguna esperanza de solución pacífica, por lo irreconciliable de las dos posiciones. (14)
1   2   3   4

similar:

San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte iconEl 28 de julio de 1821 el general argentino José de San Martín proclamó...
«contribución» hizo necesario dividir a la población indígena en tres categorías fiscales

San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte icon1821 En la isla de Santo Domingo (hoy Republica Dominicana), José...

San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte icon1821 en la isla de Santo Domingo (hoy Republica Dominicana), José...

San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte iconEtapa de resistencia del movimiento de Independencia 1816 1819

San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte iconJosé Francisco de San Martin nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú...

San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte iconPerú (nombre oficial, República del Perú), país ubicado en la región...

San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte iconIndependencia y formación del Estado Nacional 1821-1909

San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte iconIv congreso nacional de los pueblos y nacionalidades indigenas del peru

San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte iconEl V congreso del pueblo kichwa de sarayaku declara frente a la amenaza...

San martíN, la expedición libertadora del sur y la independencia de los pueblos del perú (1819 – 1821) segunda parte iconEl Imperio de los Incas tuvo como capital a la ciudad del Cuzco (Valle...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com