Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta






descargar 75.6 Kb.
títuloFam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta
fecha de publicación13.08.2015
tamaño75.6 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Documentos > Documentos

E

FAM – Escuela de Formación y Animación Misionera – Pastoral Misionera Arquidiocesana – Salta


La Escuela con Jesús




LA ESCUELA CON JESÚS

Una metodología para la formación misionera
Contenidos:

  • Tres aspectos de la formación misionera

  • La Escuela con Jesús. La Pedagogía de Jesús. Una escuela de amor. Criterios Generales para la formación misionera de nuestras comunidades. Un proceso en cuatro pasos

  • La Catequesis Misionera

  • La Espiritualidad Misionera

  • El Servicio Misionero

  • La Comunión Misionera


Tema 1: Tres aspectos de la Formación Misionera

La Formación Misionera

¿Cómo hizo Jesús para obrar esa transformación misionera tan maravillosa en los Apóstoles? Qué hacer para que nuestras comunidades logren una transformación similar en su mentalidad, sentimientos, actitudes y acciones ? Cómo responder a su gran interés y necesidad de formación misionera ?
Con la ayuda de la Palabra de Dios, de la Tradición, de la enseñanza de la Iglesia en sus principales documentos misioneros y teniendo en cuenta la realidad que vivimos, recopilaremos los principales elementos para la formación misionera.
En primer lugar, analizaremos la pedagogía de Jesús para sintonizar con ella y vivir su Escuela de Amor. Después, deduciremos unos principios generales para la formación misionera y, finalmente, propondremos un plan y unos criterios generales para nuestro servicio formativo misionero a nuestras comunidades .
La pastoral misionera nos mueve a ser buenos "discípulos" de Jesús y a "hacer discípulos" para El. Dentro de esa pastoral misionera, la formación tiene una importancia decisiva, pues es la que más acompaña la maduración misionera de nuestras comunidades. La animación misionera prepara el campo para esta siembra y lleva a que la persona tenga hambre, sienta necesidad de aprender a ser y obrar como misionero. Con la formación misionera se consigue que tengan mentalidad, convicciones y criterios misioneros. Ayuda a que "sean", "vivan" y "obren" como verdaderos misioneros, siempre, en todas partes y para el mundo entero.
Con la formación misionera se consigue cada día más, la mentalidad, criterios, conocimientos y otros elementos necesarios para cumplir la propia misión en la Iglesia y en el mundo.
La formación misionera nos lleva a sintonizar con la Pedagogía de Jesús y aprovechar tanto la experiencia de la Iglesia como los aportes de las Ciencias de la Educación. Nos exige, además, atender a las mismas necesidades de nuestras comunidades y de la misión. ¿Cómo hizo Jesús para formar a sus Apóstoles y discípulos? El mismo Jesús, que ayudó a Pedro, a Mateo y a Pablo, es el que enseña y forma, con la misma pedagogía, a los hombres hoy. ¿Cómo ayudar a Jesús en la formación misionera que quiere dar a nuestras comunidades? ¿Cómo aplicar auténtica y adecuadamente su pedagogía ?
La Formación Misionera

 La formación doctrinal y la profundidad de la fe son indispensables para que los cristianos puedan asumir los desafíos de la cultura moderna. Con mayor razón, aquellos que quieren ser misioneros no sólo en sus ambientes, sino más allá de las fronteras. Las realidades concretas del mundo y de la misma Iglesia, replantean la necesidad de un nuevo ardor misionero en el que se nos exige a todos saber dar razón de nuestra fe. La Iglesia es el espacio histórico en donde Cristo se acerca a los hombres, se da a conocer, camina con ellos y como hizo con sus apóstoles, los instruye en su Palabra y les hace madurar la fe hasta que puedan asumir su misión. A este proceso se le llama Escuela con Jesús.
Esta formación abarca tres aspectos fundamentales:


  1. Teología Misionera: Abarca la comprensión de la misión y la evangelización, sus motivaciones, contenido y finalidades. Es la ayuda para que se comprenda bien la misión, el Reino de Dios, lo que es la evangelización, y para que la persona tenga criterios y mentalidad misionera.




  1. Espiritualidad Misionera: comprensión de las actitudes interiores y exteriores del misionero, su vida espiritual, sus sentimientos y todo lo que hace a su comunión íntima con Cristo. Apunta al corazón de la persona, hacerse amigo, ayudar a transformar los sentimientos y fomentar la valentía apostólica. Es para poner mística misionera que dé fortaleza a la vida y al trabajo. La espiritualidad misionera lleva a que uno viva la comunión íntima con Cristo y sepa caminar con El, sepa sentir y obrar como El. Lleva a que uno sea dócil al Espíritu Santo y aproveche sus dones. Lleva a que uno tenga universalidad y celo apostólico, caridad apostólica con la cual se entregue y obre verdaderamente como misionero universal.




  1. Metodología Misionera: es la parte metodológica y didáctica, con la cual se entrena a la persona para la misión y para la animación misionera. Lleva a que la persona sea buena misionera y forme o promueva misioneros.


La formación misionera debe ser implementada mediante actividades que ayuden a todos para que, de manera sistemática, gradual, integral, sean buenos misioneros y buenos animadores misioneros. Se enseña cómo utilizar los diversos recursos para el trabajo misionero.
Tema 2: La Escuela con Jesús

La Pedagogía de Jesús

"Los Hechos de los apóstoles nos describen cómo cada uno de los Apóstoles pasó por un camino de transformación sorprendente. De personas dudosas pasaron a ser anunciadores claros. De temerosos pasaron a ser valientes testigos. De personas escondidas pasaron a ser pregoneros públicos de Jesucristo Resucitado. De pescadores o personas ordinarias pasaron a ser personas muy parecidas a Jesús. Su vida y su trabajo cambiaron, se transformaron al servicio de Jesús. El que más notó ese cambio fue Jesús mismo".
Jesús llamó a los Apóstoles y les expresó lo que les ofrecía y lo que esperaba de ellos. A nosotros, como a ellos, nos plantea: "Ven y sígueme" (Mt. 19, 21), "vayan y evangelicen" (Cf. Mt. 28, 19), "Yo estaré con ustedes siempre" (Mt. 28, 20b). Con el "Ven" nos está ofreciendo su presencia y amistad y está pidiendo que nos unamos a El.
Con el "Sígueme" se nos está ofreciendo como modelo, como camino y como guía. Nos pide que lo imitemos y asumamos sus sentimientos, actitudes y estilo de vida. Espera que nosotros recibamos la vida nueva y vivamos su vida en nosotros. Que suceda como en San Pablo, quien expresaba: "Ya no vivo yo, sino es Cristo quien vive en mí" (Gal. 2, 20).

       

Con el "vayan" nos está indicando que El nos ofrece una orientación, una misión y una compañía. El espera que nosotros lo sigamos, saliendo de donde estamos para ir como sus ayudantes y colaboradores. El nos pide una disponibilidad para sintonizar con sus pasos, con su orientación y con sus ritmo salvador. Además, nos indica a qué debemos ir: a evangelizar: hacerlo conocer y llevar lo suyo a las personas a quienes nos envía. El nos pide que vayamos como "enviados" suyos a servir a nuestros hermanos. Nos dice que hemos de ir con El, podemos contar con su compañía. En síntesis, Jesús nos ofrece "vida nueva" para que la compartamos con los demás. Nos ofrece transformarnos como lo hizo con los Apóstoles. Y su estilo es el de un amigo, un maestro y un salvador, que se acerca a nosotros y espera que recibamos lo que nos ofrece y que colaboremos en su Obra. Esa es la Escuela de Jesús y el proceso salvador que nos ofrece.
Una Escuela de Amor

Es maravilloso constatar cómo Jesús comprendió a cada uno de los Apóstoles y los atendió conforme a su propia identidad y circunstancias. Perdonó, consoló, fortaleció y ayudó a cada uno. Lo primero que hizo fue entrar en el corazón de cada uno y hacerse amigo de todos. Su presencia fue siempre amorosa, la del amigo que se dá a conocer y que conoce. La actitud del mejor amigo que no busca ser servido sino que se preocupa por servir a los Apóstoles. Su estilo es el de amar hasta el extremo, dando la vida por los amigos. Esa es la actitud de amigo con la que Jesús ama y enseña a amar.
Los Apóstoles percibieron el amor de Jesús y se sientieron llamados a amarlo. Seguramente eso fue lo que les pasó a los dos discípulos que fueron, vieron y se quedaron con El para toda su vida (cf Jn 1) y por lo que ayudaron a que Simón Pedro fuera también a disfrutar de esa experiencia de amistad que ofrecía Jesús.
Después de hacerse amigo, Jesús ofrece su enseñanza con obras, vida y palabras. Los Apóstoles recibieron del Amigo esa enseñanza y asemejaron, poco a poco, su vida con la del Maestro. Esa es la Escuela que enseña a amar y a ser amado. La Escuela que conjuga la caridad y la verdad. Así los Apóstoles y nosotros aprendemos lo más importante del Reino de Dios y logramos capacitarnos para ser misioneros del amor.
Criterios Generales para la formación misionera de nuestras comunidades

De la pedagogía de Jesús y de los aportes de las ciencias de la educación podríamos deducir los siguientes criterios generales y aplicaciones metodológicas.


  1. Ayudar a los miembros de nuestras comunidades a vivir progresivamente, como los Apóstoles, su " Escuela con Jesús", en la escucha de la Palabra (catequesis misionera), en la vivencia de ella (espiritualidad misionera) y en el hacer discípulos para Jesús (servicio misionero), compartiendo con otros esta experiencia eclesial de comunión misionera.

  2. Integrar orgánicamente en la formación, como en la Escuela de Jesús, las áreas de la Catequesis misionera (para comprender la misión), el área de la Espiritualidad misionera (para asumir y vivir las exigencias personales y comunitarias de la misión) y el servicio misionero (para cumplir la misión). Un elemento integrador y dinamizador será la Comunión misionera.

  3. Hacer que la formación sea sistemática y personalizada. Se trata de un proceso gradual y continuo en el cual cada uno va recibiendo y aportando de acuerdo a sus propias circunstancias.

  4. Ofrecer la formación específicamente misionera, aunque, de acuerdo a las necesidades, será necesario llenar algunos vacíos que tengan los miembros de la comunidad en relación con la formación cristiana y humana.

  5. Convendrá ofrecer varios niveles de formación misionera: desde uno inicial para los que comienzan su formación, pasando por otros niveles progresivos de formación misionera.

  6. Realizar una formación "en la acción y para la acción" misionera. En la formación misionera, los miembros de la comunidad han de asumir un compromiso misionero progresivo y concreto.

  7. Ayudar a que los miembros de la comunidad crezcan en su espíritu misionero universal y a que sean misioneros en su familia, en su comunidad, en la sociedad y para el mundo entero.


Características de la Escuela con Jesús

Consideremos algunas de las características de la Escuela con Jesús: 


  1. La pedagogía de Jesús está centrada en su persona y en su mensaje: El es el Camino, la Verdad y la Vida. Nos enseña una verdad que nos hace libres. Es el Maestro-Amigo.

  2. La Escuela de Jesús es una escuela de amor. Jesús antes de hablar se hace amigo, comprende a la persona, la conoce, la ama, la ayuda. Jesús espera una respuesta de amigo. La manera de enseñar Jesús no es simplemente hablando, sino comunicando amor. Y eso fue lo que movió a los discípulos a quedarse con El. La primera llamada de Jesús al discípulo es a estar con El, a permanecer en Su amor, a ser amigo (cf. Mc 3,14; Jn 15). Haciéndose Su amigo se puede aprender lo que El enseña.

  3. La Escuela de Jesús se hace siempre en comunión. En comunión del discípulo con el Maestro y del Maestro-amigo con el discípulo. Es una comunión en la que Jesús hace que los discípulos entren en comunión con los hermanos. Su escuela no la realiza con cada persona aisladamente, sino que la realiza en familia, en comunión, en Iglesia.

  4. Llamó a los discípulos para enseñarles lo que les sirviera para vivir y para servir a los demás: es una Escuela para la Misión. Cada persona se hace discípulo con el fin de "hacer discípulos" para Jesús.

  5. Jesús, con los Apóstoles y los demás discípulos hizo un camino con diversos pasos. Era una pedagogía de amor continuo, no les enseñaba sólo a ratos, sino que toda la vida era de enseñanza, aprendizaje, discipulado. Es una escuela permanente, continua.

  6. Es un camino que nos llevan a ser discípulos y hacer discípulos para El. Dentro de nuestra Formación Misionera recorremos ese camino : hacemos nuestra Escuela con Jesús. Para ello, damos cuatro pasos en las cuatro áreas de la formación misionera: Catequesis Misionera, Espiritualidad Misionera, Servicio Misionero y Comunión Misionera.


Un proceso en cuatro pasos

La metodología de la Escuela con Jesús propone realizar la formación misionera como un camino con cuatro pasos, en los cuales se ofrecen sus áreas o componentes esenciales:


  • La catequesis misionera ayuda a que conozcamos la misión de Jesús, la misión de la Iglesia y nuestra propia misión. Con ello, logramos aprovechar los aportes de la teología misionera y de la catequesis para tener mentalidad, criterios y conocimientos adecuados con los cuales podamos realizar bien nuestra misión.

  • En la espiritualidad misionera asumimos la espiritualidad centrada en la misión para que lleguemos a tener corazón, sentimientos, actitudes y opciones realmente misioneras.

  • En esta formación misionera nos proponemos ofrecer metodología y entrenamiento para que los miembros de la comunidad sepan y puedan realizar la propia misión local y universal. En ese sentido a esta área la llamamos formación práctica misionera y se concreta a través del servicio misionero.

  • En la formación misionera promovemos la comunión misionera, es decir, una vivencia comunitaria "como los Apóstoles con Jesús", en la cual compartimos la vida y los servicios realizados, a la vez que recibimos la luz y lel impulso para la misión.


Una manera de acompañar este proceso formativo misionero es la de dar un tiempo determinado, por ejemplo una semana, para hacer énfasis en cada uno de esos cuatro pasos. Una semana para el primer paso de la catequesis misionera; otra para el paso de la espiritualidad misionera; otra para el servicio misionero; y otra para reforzar la comunión misionera.
De este modo, la formación será un proceso continuo a lo largo de todo el año. El encuentro (semanal o periódico) será un punto de llegada y un nuevo punto de partida en la Escuela con Jesús. Cada encuentro será distinto del anterior, por cuanto se trata de un paso nuevo en el discipulado: uno será en forma de catequesis; el siguiente será más bien una celebración o una dinámica de sensibilización que haga profundizar la espiritualidad misionera; el tercero será para preparar y realizar un servicio misionero; el cuarto será una revisión evangélica de vida, una fiesta misionera, un paseo, etc., para reforzar la comunión misionera. En los puntos siguientes, ofrecemos sugerencias metodológicas concretas para cada uno de estos cuatro tipo de encuentros misioneros.
Siguiendo estos cuatro "pasos" podemos acompañar a cada miembro de la comunidad a realizar un proceso cíclico que lo va configurando como verdadero misionero. Comienza "escuchando" la Palabra, pasa a "vivirla" personalmente, hace el " servicio misionero" correspondiente y refuerza su "comunión para la misión". Luego, comienza nuevamente los cuatro pasos, como el buen discípulo que escucha, pone en práctica la Palabra y hace discípulos para Jesús.
Podemos distinguir tres etapas en la formación misionera de las comunidades, cada una de ellas necesaria dentro del proceso de maduración cristiana:

  • La formación misionera inicial, con la cual se adquieren los conocimientos y criterios elementales de la teología , espiritualidad y metodología misioneras. Generalmente se hace a través de encuentros o cursillos misioneros; o mediante reuniones periódicas en las cuales se escucha, se vivencia y se proyecta la Palabra de Dios.

  • La formación misionera profesional, con la cual conseguimos una capacitación teológica, espiritual y práctica suficientes para realizar la propia misión y colaborar eficientemente en la pastoral misionera. Se realiza en las Escuelas de Formación Misionera y mediante otros servicios complementarios que ofrecen Institutos especializados.

  • La formación misionera permanente, con la cual profundizamos teológica, espiritual y metodológicamente en los elementos recibidos, nos actualizamos y complementamos la formación conforme a las necesidades de nuestra misión.


Será necesario atender siempre a las circunstancias y posibilidades concretas de cada comunidad. En todos los casos, estamos llamados a sintonizar y colaborar con ese proceso cíclico de la pedagogía de Jesús. Eso siempre lo podremos lograr con base en la luz y fortaleza que nos dé Jesús por su Espíritu Santo. El es el protagonista de la misión y de la formación de sus misioneros.
La formación se hace en la misión y para la misión. Esta escuela con Jesús lleva a los miembros de nuestras comunidades a ser, todos los días, misioneros en su familia, misioneros en su trabajo o estudio, misioneros en su comunidad, en la sociedad toda y para el mundo entero.
Tema 3: CATEQUESIS MISIONERA:

La Catequesis Misionera es el primer encuentro, correspondiente a la primera semana de la Escuela con Jesús. Es un encuentro de reflexión y de estudio para escuchar y comprender lo que Dios nos comunica para nuestra misión. En él se “escucha” la Palabra, con el consiguiente estudio sistemático de la doctrina relacionada con ella. En la catequesis misionera se aprende a conocer los elementos básicos del ser misionero.
La catequesis misionera se propone:

  • Lograr que los cristianos conozcan a Jesús y en Él comprendan su misión universal.

  • Restituir a nuestra Iglesia su condición misionera “Ad Gentes”.

  • Abrir los ojos, la mente y el corazón a la Iglesia universal.

  • Escuchar el grito del mundo que busca a Dios.

  • Escuchar a la Iglesia dispersa por los distintos continentes: donde son minoría y con grandes dificultades por ser prohibida u obstaculizada la predicación del Evangelio, por la escasez de recursos para atender tanta pobreza, persecución o muerte de misioneros…


La temática del plan de formación responderá al qué y al por qué de lo que Dios nos propone para la Misión evangelizadora universal.
Los contenidos de la catequesis misionera comprenden:

  • Los contenidos básicos de la Teología Misionera: aspectos básicos de la misión de Jesús, la misión de la Iglesia, a misión de los cristianos en el mundo

  • Contenidos generales de Doctrina Cristiana

  • Contenidos generales de Formación Humana, siempre iluminados desde el Magisterio de la Iglesia y la Palabra de Dios.


La metodología propone realizar cada encuentro (tanto de Catequesis, como de Espiritualidad, Servicio y Comunión misioneras) en tres momentos:

1.- Experiencia de vida o situación

2.- Iluminación

3.- Compromiso
1.- EXPERIENCIA DE VIDA: Es el punto de partida de este Encuentro. Constituye el aquí y ahora en el cual se encuentra cada miembro de la comunidad.


  • Aquí: Situación geográfica, sociopolítica, cultural donde vive y actúa la persona con todas sus posibilidades o negaciones.

  • Ahora: En esta época concreta, con esta edad, dentro de determinados condicionamientos.


La experiencia de vida consiste en la elección de una experiencia como centro de interés, un hecho de vida que busca aflorar aquellas vivencias profundas del catequizando y su realidad vivida. La experiencia de vida no es para saber cuáles son los conocimientos previos.
En este primer momento del encuentro nos debemos interesar por lo siguiente:

  1. ¿Quién es cada uno de los que participan del Encuentro?

  2. ¿Qué piensan?

  3. ¿Qué sienten?

  4. ¿Qué les enseñaron?

  5. ¿Qué valores tienen?

  6. ¿Qué antivalores asumieron?

  7. ¿Qué cosas nuevas descubren?

  8. ¿Cómo es la relación con sus hermanos?

  9. ¿Conocen a Dios?

  10. ¿Qué imagen de Dios tienen?

  11. ¿Qué relación tienen con Dios?

  12. ¿Se nota que la Palabra de Dios ha tocado sus corazones?


Entonces, ¿cómo podemos preparar este momento? Como al final de cada encuentro la metodología propone realizar un compromiso para cumplir durante la semana, normalmente se comienza cada encuentro compartiendo cómo se ha vivido durante la semana el compromiso que se ha propuesto en el encuentro anterior.

Luego, se realiza alguna dinámica, lectura de un cuento, noticias del diario, video, un testimonio de algún misionero, foto-imagen, representación, teatro de sombras, etc, que ayude a entrar en el tema.
Una vez que entramos en el tema abrimos el diálogo a través de preguntas. No debemos sugerir nuestras ideas, tampoco partir desde nuestros valores sino buscar que ellos expresen qué piensan, qué entienden, qué sienten, qué cosas aceptan o qué cosas les cuestan. Debemos conocer bien a los integrantes de nuestras comunidades para poder evangelizarlos, por eso, tenemos que dejar que se expresen con sinceridad, ellos no tienen que decirnos lo que nosotros queremos escuchar, sino expresar con naturalidad lo que realmente son como personas.
Aún cuando las opiniones y criterios que se expresen puedan ser polémicas, no debe censurarse a los miembros de la comunidad, sino tomarlos con naturalidad aceptando que esa es su realidad, su situación, su experiencia de vida, y es eso lo que deberemos iluminar con el Evangelio. También podrían tener un antivalor aprendido en su familia o bien asumido desde su ser libre, y podemos conocerlo a través de la experiencia de vida para poder transformarlo.
2.- ILUMINACIÓN: Es la experiencia humana con la Palabra de Dios, ésta le da un nuevo sentido a su vida y a su historia. La Palabra de Dios tiene poder por sí misma de llegar y cambiar el corazón, por eso, debemos tener sumo respeto de la Palabra y no cambiarla por nada, tampoco proclamarla suavizándola según nuestros criterios sino dejar que sea Ella la que llegue con su luz al catequizando. En esta metodología de formación misionera se privilegia la Palabra y se insiste que la iluminación siempre se haga con la Biblia.
Para elegir la Palabra debemos preguntarnos:

  1. ¿Qué tema tenemos?

  2. ¿Qué objetivo queremos lograr?

  3. ¿En qué tiempo litúrgico nos encontramos?

  4. ¿Qué nivel de comprensión tienen los destinatarios del Encuentro acorde a su edad, situación social, cultural, etc.?

  5. ¿Qué conocimientos previos tienen?

  6. ¿Qué debo saber de los participantes del Encuentro? (para rescatarlo a través de la experiencia de vida)


Iluminar la realidad de vida de los participantes del Encuentro con la Palabra de Dios, no es dar un sermón sobre lo que tienen que hacer, es permitir que vayan descubriendo qué dice, qué les dice la Palabra. Ellos deben asociar su vida con la Palabra y descubrir que ante la Palabra de Dios deben optar. La Palabra puede llamarlos a cambiar completamente o a mejorar: pero, como Dios nos dio la libertad para elegir, también pueden seguir igual o bien, empeorar. No es fácil cambiar o mejorar las actitudes, pero contamos con la ayuda de Dios que no sólo nos muestra nuestros errores y el camino que debemos seguir, sino, también, que nos fortalece y acompaña en ese caminar.
3.- COMPROMISO: Es la respuesta al mensaje recibido: cambio personal, grupal y estructural. Debe ser una búsqueda personal o comunitaria de los aspectos que hay que cambiar o mejorar, se debe llegar a compromisos concretos a corto plazo. La metodología propone para cada semana, un compromiso en tres niveles:


  • Personal: algo que compromete personalmente y ayuda a ser responsables, y a crear y reforzar hábitos.

  • Ambiental o social: Se realiza en el ambiente donde cada uno se desenvuelve. Es un compromiso que los lleva a salir de sí mismos y abrirse en el medio en que viven. Muchas veces será e más difícil y manifestarán con claridad a sus animadores que no pueden ser “profetas en su tierra”. Pero la misión no es un día en el mes, ni un sueño para el futuro, sino un cotidiano caminar hacia los otros. Es un compromiso importante el ambiental, porque allí sabrán qué pensamos, qué hacemos, qué decimos, cómo manifestamos lo que sentimos, etc. Por eso, es el lugar donde se debe crecer como misioneros y dar testimonio.

  • Más allá de las fronteras: Busca la forma de ensanchar los corazones de los miembros del grupo, rompiendo todo tipo de fronteras. Es importante que entren en contacto con quienes viven más allá de sus fronteras, conocer nuevas realidades y personas; y comprometerse con ellas, sentir con ellas. El compromiso debe ser el de brindar amistad y aliento, compartiendo lo que son, lo que viven, etc. También, debe haber cercanía y acogida a los misioneros y a las misiones a través de la oración, el sacrificio y la ayuda económica.


Tema 4: ESPIRITUALIDAD MISIONERA

La espiritualidad misionera es el segundo paso de la Escuela con Jesús y nos habla de “vivir” la Palabra, renovando nuestra vida al estilo de Jesús: nuestro corazón, nuestras actitudes, nuestros sentimientos, opciones misioneras. Por eso, lo llamamos “espiritualidad misionera”.
Desde el área de la espiritualidad misionera los miembros de la comunidad podrán asumir y vivir las exigencias personales y comunitarias de la misión, desde la oración y la asimilación de la Palabra, profundizando su relación con Dios.
En los encuentros de espiritualidad misionera debemos celebrar y vivir lo aprendido en el encuentro de catequesis misionera. El animador pondrá toda su creatividad en tratar de que los participantes interioricen el mensaje que han aprendido. También se buscará en esta formación espiritual que aprendan a relacionarse con Dios en la oración y a encontrarlo en los hermanos. Para ello, el tema de nuestro encuentro de espiritualidad dependerá del tema que se ha tratado en la catequesis misionera, complementando su presentación y refiriéndola a la vida personal y comunitaria: buscando a través de su vivencia profundizarlo y hacerlo entrar al corazón y a la vida.
En este encuentro se trata de responder al cómo se ha vivido lo que nos enseña Jesús y al cómo se ha de vivir ahora en la celebración o dinámica elegida y, fundamentalmente, luego en la vida diaria. De esta manera, profundizaremos comunitariamente nuestra experiencia con Jesús.
Esto nos ayuda a una revisión de vida, porque al conocer mejor a Jesús comprendemos el camino para asemejarnos más a Él.
Los encuentros de espiritualidad misionera se proponen ayudar a renovar misioneramente el corazón, la mente, las actitudes, la vida, mediante la profundización de nuestra experiencia con Jesús, la celebración de su presencia amigable y la colaboración a la obra que realiza en nosotros mismos. Por ello, dentro de los contenidos de estos encuentros están: la vivencia de la historia de la salvación, especialmente en los tiempos litúrgicos fuertes; los medios para crecer en el espíritu, las virtudes y los valores cristianos; las figuras misioneras que nos muestran cómo responder fielmente a Jesús; los sacramentos de vida nueva; el compromiso misionero y los caminos y medios para vivir nuestra espiritualidad misionera.


  • Para lograr un clima de meditación, es fundamental una buena ambientación, que logre vivenciar la temática del encuentro. Una propuesta enriquecedora es que puedan hacerlo ellos mismos con anticipación.

  • Es muy interesante realizar una dinámica testimonial que sea rica en cuanto a la motivación y a la formación. Para ello, se los puede invitar a que comenten cómo han cumplido sus compromisos misioneros de la semana anterior. Otra opción es expresar lo que han sentido durante alguna dinámica de reflexión.

  • Proclamar y orar la Palabra que lleve a una experiencia especial de discipulado.

  • La realización de la cooperación espiritual a través de testimonios, sacrificios y oración.

  • La meditación a partir de la lectura de citas bíblicas o cuentos con mensajes, con música de fondo instrumental.

  • Conforme al tema y a las circunstancias, se pueden elegir dinámicas para la actividad central del encuentro que pueden ser: talleres de oración, retiros, celebraciones de la palabra, cuadros bíblicos, celebración de la eucaristía, dinámicas de sensibilización espiritual, realización de mini-desiertos sobre la temática del encuentro anterior de catequesis misionera (que puede ser el llamado a ser discípulos de Jesús), etc. Lo importante es ayudar, tanto a que se experimente la presencia amorosa de Dios, como a que se ore y se celebre su Palabra, para que se asimile progresivamente en la vida personal y comunitaria.

  • Es importantísimo ayudar a los miembros de la comunidad a que puedan concretar sus compromisos misioneros para la semana. Los compromisos deben ayudar para una mayor asimilación personal de lo vivido en este encuentro y para proyectar su experiencia de Jesús.

  • La realización de celebraciones de reconciliación. Otra opción es realizar celebraciones en donde se ponga en juego la meditación compartiendo nuestra fe, que nos llevará a tener un corazón misionero universal.

  • Es muy importante programar un encuentro al comienzo del año para la elaboración del proyecto de vida personal y otro encuentro para un retiro espiritual más amplio.


Tema 5: SERVICIO MISIONERO

Aquí se ayuda a los miembros de la comunidad para que den el paso de “ser” discípulos a “hacer” discípulos para Jesús, enseñando a otros lo que han aprendido de Él. En este encuentro se “pone en práctica” la Palabra aprendida y celebrada /vivida en los encuentros anteriores
Los misioneros reconocen en la acción, la misión evangelizadora que han recibido desde el bautismo y la cumplen a través del servicio. Hacen discípulos para Jesús y, en su Nombre, comparten con ellos su pan, especialmente el pan de la fe, para ayudarlos en sus necesidades.
A través del servicio misionero, los miembros del grupo no sólo son misioneros, sino también animadores misioneros en su propia comunidad para el mundo entero. Por esto, el servicio misionero consistirá en evangelizar y hacer animación misionera hacia todas las personas, en especial hacia sus iguales.
¿Qué aspectos comprende?

El contenido central de estos encuentros está determinado por los contenidos de la unidad que se viene desarrollando en los dos encuentros anteriores. En el encuentro se responde al qué hay que hacer y al cómo hacerlo a favor de nuestros hermanos. Ellos experimentarán el amor de Jesús a través de nuestros servicios misioneros.
Los encuentros de servicio misionero se proponen así, conseguir que los miembros del grupo realicen adecuadamente su servicio misionero local y universal.
¿Qué se puede hacer en este encuentro?

El servicio misionero debe ser preparado de acuerdo a las circunstancias. Desde luego, aunque el encuentro dedica un espacio a la instrucción metodológica, la mayor parte del tiempo y de la atención convendrá que sea para preparar y realizar servicios misioneros concretos.
Entre las diversas actividades que pueden realizarse, podemos mencionar: el anuncio del Evangelio a otras personas, la animación misionera a otros cristianos, los servicios a otros grupos, los servicios misioneros en la propia escuela; las actividades para conseguir oraciones y celebraciones misioneras, la comunicación y apoyo a nuestros misioneros que están en otros países o continentes, los campamentos-misión, las actividades a favor de los más necesitados, el intercambio de experiencias con el párroco y con otros servidores de nuestra Parroquia, la elaboración de materiales para la animación misionera, las visitas a enfermos, las visitas a ancianos, etc.
Tema 6: COMUNIÓN MISIONERA

Corresponde al cuarto encuentro, es decir, a la cuarta semana. Son encuentros muy importantes que se proponen revisar y fortalecer la vivencia comunitaria misionera entre los miembros de la comunidad.
La Comunión es necesaria para la misión:

  • Comunión con Jesús.

  • Comunión con los demás misioneros.

  • Comunión con todas las personas.


Esa vida comunitaria, en Jesús, es necesaria para “permanecer en su amor” y tiene en sí misma, fuerza para que el mundo crea.
Los que hemos descubierto en nuestras vidas la vocación misionera nos proponemos, por ello, formar comunidades eclesiales vivas, dinámicas y misioneras. Los encuentros de comunión misionera buscan:

  • Afianzar los lazos de amistad entre los miembros del grupo.

  • Crear vínculos de unidad, fraternidad y ayuda mutua.


Los integrantes aprenden a compartir y se crea un ambiente propicio para que todos se sientan como se sentían los discípulos con Jesús. Es el encuentro en donde, a la luz del Evangelio, se revisa la vida y se mide el crecimiento del espíritu misionero de cada uno y del grupo.
El tema de estos encuentros es la vida misionera del mismo grupo. No se necesita, por tanto, hacer la continuidad temática con los tres encuentros anteriores (catequesis misionera, espiritualidad misionera y servicio misionero), aunque en alguna ocasión podrá servir para celebrar, experimentar, ahondar y compartir como comunidad las experiencias vividas en los encuentros anteriores.
En estos encuentros, muchos de ellos se sienten más libres, se expresan de manera más espontánea, hablan más abiertamente, y esto nos permite conocerlos más. Otras veces nos damos cuenta de que, por el contrario, en estos momentos otros tienden a cerrarse, a aislarse, no quieren compartir los juegos, etc. Debemos estar muy atentos a sus reacciones para acompañarlos y ayudarlos a crecer. Las dinámicas, juegos y todo tipo de actividad que desarrollemos, deben permitir el crecimiento. Aquí no debemos escatimar esfuerzos, ya que, el proceso de maduración es diferente para cada uno. La lentitud que muestran algunos para abrirse a la comunidad y compartir, podría desalentarnos; pero, si estamos atentos y somos sensibles a todos los signos que cada miembro de la comunidad manifiesta, podremos gozar de la obra que Dios hace en ellos, para la cual nos ha llamado, permitiéndonos tomar parte.


  • Es importante tener un cuaderno para ir anotando nuestras observaciones de cada uno, que nos permitan ver, distinguir y evaluar su crecimiento integral.

  • Este encuentro hace disfrutar lo que a los miembros del grupo les gusta vivir y compartir, todo aquello que les ayuda a crecer y a ser mejores misioneros, permitiéndonos progresar y prestar mejor nuestro servicio misionero.

  • En estos encuentros de vida de grupo, la mayoría de las veces, se reúnen solamente los miembros de la comunidad. Sin embargo, también resulta muy conveniente programar encuentros periódicos con las familias, con otros grupos, con el párroco y su equipo, y organizar fiestas, paseos, convivencias misioneras. Es muy útil programar, además, un encuentro de planeación al comienzo del año y otro encuentro de evaluación al final del año.

  • Integrar caminatas, juegos y recreación, concursos, competencias, celebraciones de cumpleaños, etc., resultará de gran utilidad en estos encuentros.


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEfam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta

Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEfam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta

Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEfam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta

Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEfam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta

Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEfam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta

Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEfam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta

Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEfam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta

Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEfam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta

Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEfam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta

Fam escuela de Formación y Animación Misionera Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta iconEfam escuela de Formación para Animadores Misioneros Pastoral Misionera Arquidiocesana Salta






© 2015
contactos
ley.exam-10.com