Informe alternativo






descargar 148.2 Kb.
títuloInforme alternativo
página6/12
fecha de publicación25.03.2017
tamaño148.2 Kb.
tipoInforme
ley.exam-10.com > Contabilidad > Informe
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

2. Garantizar los derechos de los migrantes a la libertad de pensamiento, de expresión y de religión


(Artículos 12 y 13 de la Convención)

En el informe del Estado chileno se señala que en el país no existen diferencias entre nacionales y extranjeros en el ejercicio de la libertad de expresión, y que si alguna persona fuera perjudicada por los medios de comunicación social tendrá el derecho a defenderse, al igual que cualquier persona. Este principio universalista del derecho desconoce las dificultades que encuentran los distintos grupos para su ejercicio: falta de recursos económicos, desconocimiento del funcionamiento de la ley y temor a represalias, son algunos factores que dificultan la efectividad de este derecho. Sin embargo, lo más grave es la ausencia al día de hoy de una ley que sancione las acciones y prácticas discriminatorias. Si bien el 14 de marzo del año 2005, el ex Presidente Ricardo Lagos ingresó a la Cámara de Diputados una propuesta de Ley de Antidiscriminación, ésta sigue en discusión. Por tanto, en Chile no existen herramientas legales para garantizar estos derechos.

En este contexto, la Red Chilena de Migración e Interculturalidad (RedMI) constató que medios de comunicación emiten información degradante y ofensiva respecto a los y las migrantes por su condición, aspecto físico, etnia, costumbres u origen. Frente a estos hechos, se han escrito cartas a los medios y se han presentado requerimientos frente al Consejo Nacional de Televisión (por ejemplo, capítulo “Invasión silenciosa” del programa “En la mira” del canal Chilevisión el 22 de junio del año 2011).15

Con respecto a la libertad religiosa y de pensamiento, el Estado chileno declara que “no existe para los extranjeros limitación o restricción para profesar una religión” (párrafo 109, pág. 28). Se señala que los trabajadores migratorios y sus familiares tendrán derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. Ese derecho incluirá la libertad de profesar o de adoptar la religión o creencia de su elección, así como la libertad de manifestar su religión o creencia, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, mediante el culto, la celebración de ritos, las prácticas y la enseñanza.

A su vez, en el informe enviado por el Estado chileno se expresa que éste se compromete a respetar la libertad de los padres, cuando por lo menos uno de ellos sea trabajador migratorio, y, en su caso, de los tutores legales para hacer que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. Ahora bien, según la legislación chilena en el Art. 6º de la Ley N°19.638 se declara:

La libertad religiosa y de culto, con la correspondiente autonomía e inmunidad de coacción, significan para toda persona, a lo menos, las facultades de:

a) Profesar la creencia religiosa que libremente elija o no profesar ninguna; manifestarla libremente o abstenerse de hacerlo; o cambiar o abandonar la que profesaba;

b) Practicar en público o en privado, individual o colectivamente, actos de oración o de culto; conmemorar sus festividades; celebrar sus ritos; observar su día de descanso semanal; recibir a su muerte una sepultura digna, sin discriminación por razones religiosas; no ser obligada a practicar actos de culto o a recibir asistencia religiosa contraria a sus convicciones personales y no ser perturbada en el ejercicio de estos derechos.

No obstante, la legislación chilena sólo contempla como feriados las fiestas civiles y los domingos, fiestas propias de la religión católica y un día dedicado a las iglesias evangélicas.16 En consecuencia, sólo aquellos trabajadores migrantes que pertenezcan a dichas confesiones pueden conmemorar sus festividades y observar su día de descanso semanal.

La falta de herramientas legales que protejan a los inmigrantes sus derechos de libre expresión, pensamiento y creencias religiosas es especialmente problemático en un contexto de discriminación hacia la población migrante que explicaremos a continuación. RedMI constató la existencia de situaciones de discriminación hacia los/as migrantes por su condición étnica, racial, socioeconómica y religiosa (ámbito público y privado), y que no existen mecanismos legislativos que prevengan estas situaciones. Según un informe del Ministerio del Interior de Chile (2008), un 35% de la población migrante dice haber experimentado discriminación frente a un 75% que no la ha sufrido. Entre las nacionalidades estudiadas resaltan peruanos, bolivianos y colombianos (Ministerio del Interior, 2008). Respecto a la percepción de los chilenos sobre la población inmigrante, un 27% rechaza a los inmigrantes que viven en Chile, un 33% encuentra que no es relevante y un 39% acepta la importancia de ellos (Universidad de Chile y Universidad Católica, 2008). Por otro lado, el rechazo hacia este grupo también se manifiesta en las aulas, con los niños, niñas y adolescentes chilenos, los que al ser consultados respecto de cuáles creen ellos que corresponden a nacionalidades inferiores, se inclinan por la peruana (32%), boliviana (30%) y la argentina (16 %) (UNICEF, 2004).

Según un estudio realizado por Fundación Ideas (2009) sobre la discriminación de la población migrante, principalmente andina, un 57,9% se ha sentido discriminado en Chile en alguna ocasión, mientras que un 34,7% no lo ha sentido así y un 7,4% no responde. Al ser consultados por la frecuencia de la discriminación, un 37% dice que siempre, un 10,6% señala que casi siempre, un 43,5% afirma que a veces, un 13,4% expresa que casi nunca, un 21,8% manifiesta que nunca y un 6,9% no responde.

Acerca del espacio donde han sufrido discriminación, un 17,1% señala que en diversos espacios públicos, un 27,3% menciona los espacios privados, un 10,2% indica los espacios administrativos, un 1,4% asegura que en el trasporte público, en tanto que un 10,6% señala en todas las anteriores; sólo un 22,2% no lo ha experimentado en ninguno de estos espacios.17

En tanto, los niños y niñas migrantes y refugiados, principalmente provenientes de países como Perú y Bolivia, se ven expuestos a distintos tipos de maltrato asociados a la intolerancia y discriminación. En el trabajo que desarrolla la Corporación Colectivo Sin Fronteras con niños y niñas de diferentes nacionalidades, al menos un tercio de los padres y madres manifiesta que sus hijos e hijas han sufrido algún tipo de discriminación grave asociado a su nacionalidad en el contexto escolar, principalmente por parte de compañeros/as.

“No hay mucha gente discriminadora por acá por Recoleta. Donde hay es en el centro, en el Metro o en la micro” (Esmeralda, 22 años, Bolivia, tres meses en Chile).

“A una señora la han discriminado por andar vestida de polleras, o sea de chola. La han molestado y a una la molesta que se anden riendo de la ropa que usa y que le digan: ‘¡Sácate tu disfraz!’” (Fabiola, 36 años, Bolivia, tres meses en Chile).

“El día que fui a dar a luz a mi hijo, igual fue feo. Fue horrible, porque justo ese día jugó la selección boliviana con Chile, jajajá. Pero... ahí el médico fue discriminador. Dijo: ‘¿A qué vino a Chile a tener su guagua? ¿Por qué no se va a su país? Acá los bolivianos son puros perdedores, ¿viste el partido? Perdieron’. Y después vino la enfermera y decía: ‘Los extranjeros vienen sólo a tener guaguas aquí, ¿para qué? ¿Para tener la visa definitiva?’”(Esmeralda, 31 años, Bolivia, ocho años en Chile).

Fuente: Somos Migrantes, Experiencias de Integración a la ciudad de Santiago, Fundación Ideas/AECID, 2011.

Cabe destacar que los avances en la promoción de derechos de libertad de expresión, pensamiento y religión provienen en su mayoría de iniciativas de la sociedad civil. En muchos casos estas actividades se han realizado en conjunto con organismos del Estado, pero se trata de iniciativas de la sociedad civil, como por ejemplo: Diario Contigo Perú, Programa “Bienvenido a Chile” de la Fundación Servicio Jesuita a Migrantes”, entre otros.

En conclusión, este contexto de discriminación hacia la población inmigrante y la falta de medidas legales que protejan los derechos de grupos migratorios referidos a libre expresión, pensamiento y religión terminan por obstaculizar las posibilidades de expresión y conservación de las creencias, costumbres y tradiciones de las culturas de origen de los grupos migratorios. Se ve dificultada la posibilidad de inclusión de diversas formas de vida, culturas e identidades propias de los inmigrantes, teniendo que someterse a la cultura dominante chilena. Por tanto, la diversidad cultural que los inmigrantes traen a la sociedad chilena es invisibilizada.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Informe alternativo iconInforme alternativo al informe del estado peruano

Informe alternativo iconInforme Alternativo

Informe alternativo iconEn busca de un enfoque alternativo 11

Informe alternativo iconPrograma de Acción Curricular Alternativo paca

Informe alternativo iconSistema Cambiario Alternativo de Divisas (sicad II)

Informe alternativo iconForo Alternativo Mundial del Agua 2012 – La Declaración de Marsella

Informe alternativo iconPublicado en El pensamiento alternativo en la Argentina del siglo...

Informe alternativo iconInforme semanal sobre las reacciones al informe final de la cvr

Informe alternativo iconInforme del presidente informe de coyuntura

Informe alternativo iconInforme sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El...
«Informe», a petición del Sr. M. Warren Gibson, primer ministro del reino de Hawaii y Presidente del Comité de Sanidad del gobierno,...






© 2015
contactos
ley.exam-10.com