Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe»






descargar 105.96 Kb.
títuloInforme sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe»
página1/9
fecha de publicación14.08.2015
tamaño105.96 Kb.
tipoInforme
ley.exam-10.com > Contabilidad > Informe
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Damián Deveuster

Informe sobre el Leprosario de Molokai

1873 - 1886




Presentación 1




El P. Vital Jourdan ss.cc. relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe», a petición del Sr. M. Warren Gibson, primer ministro del reino de Hawaii y Presidente del Comité de Sanidad del gobierno, directamente responsable de todos los asuntos concernientes a la leprosería de Molokai. Dice el P. Jourdan:
«Entonces se le pidió al apóstol un trabajo diferente. En el mes de Enero de 1886, recibió esta carta de Honolulu:

“El Presidente del Comité de Sanidad prepara un estudio a base de los informes muy valiosos recibidos de los países extranjeros en los que domina la lepra, con la intención de publicarlo. Su Excelencia desea, en esta circunstancia, proporcionar a la ciencia médica todas las informaciones posibles acerca de la enfermedad, tal como existe en nuestras islas. Su Excelencia confía en que podréis redactar las cosas que interesarían al mundo entero y tendrían un gran valor para la vida de los pobres leprosos, como resultado de los conocimientos que habéis adquirido gracias a vuestro propio sacrificio cristiano...”

Estando ya tan enfermo, el P. Damián no dudó en consignar los frutos de su experiencia, con referencia a los alivios más eficaces y más prácticos que exigían los infortunados habitantes de una leprosería como la de Molokai. Sus observaciones llenan un cuaderno de cincuenta grandes páginas, del que tenemos el original entre las manos, redactado en inglés, completado con un apéndice de una decena de páginas sobre la propagación de esta peste. Como afirmaciones de un testigo excepcional, son los datos más seguros para la historia del lazareto desde 1873 a 1886. Estas páginas, por otra parte, están llenas de sugerencias importantes, en las que se inspiraron la mayor parte de las mejoras introducidas posteriormente en la colonia y que hoy día son considerables.»2
Algunas palabras de experiencia personal
adquiridas durante mis trece años
de estancia entre los leprosos de Kalawao 3


Debido a una Providencia especial de Nuestro Señor que, durante su vida pública, dio señales de particular conmiseración hacia los leprosos, mi camino, como sacerdote católico, fue orientado hacia Kalawao, en mayo del año de Nuestro Señor de 1873. Tenía yo entonces 33 años y gozaba de una salud robusta. En esa época, Lunalilo era rey de Hawai y E. O. Walle presidente del Comité de Sanidad.
Un gran número de leprosos había llegado recientemente de las diversas islas, eran ochocientos dieciséis. Varios de ellos me habían conocido en la isla de Hawaii, donde anteriormente había residido como sacerdote misionero. Los demás – la mayor parte – me eran desconocidos.
Kalaupapa, el poblado en que se desembarca, era en aquella época un barrio casi desierto, que no tenía más que tres o cuatro cabañas de madera y un pequeño número de antiguas chozas, hechas con cepellones de hierba. Los leprosos tenían prohibido ir allí, excepto los días en que llegaba un vapor. Habitaban todos en Kalawao. Unos 80 estaban en el hospital, en el mismo barracón que aún hoy se conserva. El resto de los leprosos, con un pequeño número de kokuas (ayudantes no leprosos), tenían fijada su morada más abajo por el valle. Habían cortado viejos pandanos o punhalas para construir sus casas. Sin embargo, muchos se habían servido para sus reducidos refugios tan solo de ramas de árboles de ricino y habían recubierto sus débiles armazones con hojas de ki o de caña de azúcar, las mejores con hierba de pili. Yo mismo me albergué, durante varias semanas, a la sombra del único punhala que quedaba y que aún se encuentra en el cementerio.
Bajo tales techos primitivos, todos estos desdichados desterrados de la sociedad, más o menos extraños los unos a los otros, vivían entremezclados sin distinción de edad ni de sexo, sin clasificación alguna según fuera el estado de su enfermedad avanzada o reciente. Mataban el tiempo jugando a las cartas, bailando el hula, bebiendo una especie de cerveza fabricada con la raíz del ki y con los excesos que eran su consecuencia necesaria.
Todas sus cosas, en general, estaban muy poco limpias y decentes, sobretodo a causa de la falta de agua que, en esa época, debían transportar desde bien lejos. El olor de sus basuras, añadido a las exhalaciones de sus llagas, era en verdad repugnante e insoportable para un recién llegado. Más de una vez, cumpliendo cerca de ellos mi deber de sacerdote, me vi obligado no tan sólo a taparme la nariz, sino a salirme rápidamente al exterior para respirar aire puro. Para proteger mis piernas contra un extraño picazón que sentía cada noche después de haberlos visitado, tuve que pedir a uno de mis amigos un par de gruesas botas. Como antídoto contra el mal olor, me acostumbré al uso del tabaco; el olor de la pipa me preservaba un poco de llevarme en los vestidos las emanaciones fétidas de los enfermos.
En esta época, los progresos de la enfermedad eran horrorosos y el número de muertos considerable.
Estos son algunos de los recuerdos de lo que vi y experimenté aquí al comienzo de mi apostolado. La miserable situación de la leprosería era tan horrible en aquella época, que sólo merecía el nombre de cementerio viviente. Me siento feliz al comprobar, y espero probarlo más adelante, que este nombre no se aplica ya a nuestro establecimiento.
Después del acceso al trono del rey Kalakaua hasta el momento actual, el gobierno de Su Majestad, ayudado por la caridad cristiana, se ha esforzado, paso a paso, por mejorar la condición de los leprosos y hacerles la vida más agradable.
Creo estar capacitado para exponer, desde mis propias observaciones y mi experiencia, lo que puede contribuir realmente a la mejora y bienestar de los leprosos y, por otro lado, lo que para ellos es dañoso e injurioso. Probaré estos dos puntos estableciendo un paralelo entre las condiciones ya descritas, que existían a mi llegada aquí y la situación confortable en el momento presente.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe» iconResumen el trabajo que define este informe fue realizado en dos partes,...

Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe» iconInforme semanal sobre las reacciones al informe final de la cvr

Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe» iconChiapas: Frayba invita a la presentación de su informe “Entre la...

Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe» icon4. 1 presentacion del informe de diagnostico fase I

Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe» iconInforme sobre las condiciones infrahumanas de confinamiento

Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe» iconEscrito de respuesta de la república argentina al escrito de presentación...

Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe» iconInforme sobre las operaciones de la Asociación Mexicana de Equitación Terapéutica, A. C

Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe» iconInforme sobre las perspectivas de futuro en el abordaje de las actuales...

Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe» iconInforme sobre las perspectivas de futuro en el abordaje de las actuales...

Informe sobre el Leprosario de Molokai 1873 1886 Presentación 1 El P. Vital Jourdan ss cc relata las circunstancias en que fue escrito este «Informe» iconInforme del Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias






© 2015
contactos
ley.exam-10.com