San José de Calasanz, maestro y fundador






descargar 358.01 Kb.
títuloSan José de Calasanz, maestro y fundador
página6/13
fecha de publicación13.08.2015
tamaño358.01 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Contabilidad > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13
La cláusula de las veinte millas era un impedimento, pero el cardenal Giustiniani se encargó -como señor de Narni y protector de las Escuelas Pías- de hablar de ello con el papa.Y el 4 de abril les escribía Calasanz diciendo: «el Sr. Card. Giustiniani nuestro Protector ha obtenido licencia de N. S. (el papa) para que podamos ir ahi a hacerles la caridad de servirles en nuestro ejercicio de las Escuelas». (145)
A finales de abril llegaron a Narni tres enviados de Calasanz para inspeccionar el lugar y no les pareció conveniente el edificio que les querían ceder para las escuelas. La decisión fue instalarlos en el llamado hasta hoy Palazzo Vecchio en la Plaza dei Priori, debidamente acomodado. Los trabajos de acomodación, permisos y otros trámites ocuparon algunos meses. Y finalmente, el 20 de octubre de aquel año 1618 partieron de Roma camino de Narni el P. Casani como Rector y otros ocho religiosos, más exactamente «novicios», pues hasta entonces no se habían cumplido todavía los dos años desde la vestición. (146) Y el 15 de noviembre se tuvo la solemne inauguración del Colegio y del curso en presencia de las autoridades y gran representación del clero secular y regular (dominicos, carmelitas, franciscanos, servitas y capuchinos).
Esta fue la primera fundación fuera de Roma de la Congregación Paulina ya constituida, a la que siguieron inmediatamente otras. Para atenerse a criterios comunes, claros y precisos, redactó el Fundador unas normas breves que deberían tenerse en cuenta en todas las fundaciones, en las que puede notarse la austeridad, sencillez y pobreza de los primeros tiempos. Traducimos:
«De cómo deben ser las Escuelas Pías.
Para introducir la obra de los Padres de las Escuelas Pías es necesario que puedan estar al menos 12, según las Bulas Pontificias y para que puedan mantener la observancia religiosa es necesario que estén todos en un dormitorio, hecho a modo de los regulares, de manera que el Superior vea el proceder de cada uno y puedan con más facilidad reunirse a la hora de la oración, del capítulo de culpas y mortificaciones en el oratorio o lugar designado. En este dormitorio habrá una sala mayor para oratorio y otra para biblioteca o estudio, otra habitación para ropero común y tres o cuatro para enfermos.
Debajo del dormitorio podrá estar el comedor, la cocina, la despensa, donde tenga sus cosas el refitolero, la leñera y la lavandería donde los mismos religiosos lavan su ropa. Estas cosas no se encuentran nunca adecuadas en casas hechas para seglares.
Este sencillo edificio deberá estar adosado a una iglesia ya construida o para construirse y sería también necesario un poco de lugar para un huerto. Los utensilios y bienes muebles para dichos Padres serán: una cama con un solo jergón, almohada y dos mantas, una mesita y un taburete en cada habitación; en el comedor usan sólo una servilleta cada uno (sin manteles), comen tres veces carne por semana, esto es, domingo, martes y jueves, si no están impedidos por el ayuno de la Iglesia.
Los Padres suelen proveerse de las cosas necesarias en tiempo de la cosecha, pidiéndolas a los particulares que las puedan dar; de modo que deben vivir de limosnas mendigadas por ellos mismos o traídas libremente por personas piadosas. No pueden tener otros bienes estables más que el huerto contiguo, y si alguien les dejara algunos bienes, entonces la comunidad que los coja y los distribuya a otros lugares piadosos, no teniendo necesidad de ellos los Padres para su sustento.
Las escuelas de los muchachos podrán estar cercanas a la residencia de los Padres, o bien algo alejadas, según le sea más cómodo a la comunidad». (147)

11. Otras fundaciones de la Congregación Paulina
Con la fundación de Narni quedaba roto, pero no abolido, el cerco de las veinte millas. Y empezaron a pedir Escuelas Pías otras poblaciones. La primera fue Mentana, un pueblecito que dio nombre a la famosa Via Nomentana, muy cerca de Monte Rotondo, a quince millas de Roma (veintinueve kilómetros). No hubo que pedir, por tanto, dispensa de las veinte millas. La fundación se hizo a ruegos del príncipe Peretti, nepote del papa Sixto V y pariente del cardenal Alejandro Peretti de Montalto (t t623), gran amigo y bienhechor de las Escuelas Pías, que probablemente avaló la petición de su pariente. De esta fundación habla Calasanz en carta del26 de diciembre de 1618 como inminente, y piensa mandar de superior al P. Francisco Castelli en compañía de otros cinco. (148) Pero la fundación fue muy efímera, pues duró apenas un año. (149)
Efímera también fue la presencia de los escolapios en el seminario diocesano de Magliano, cuya dirección aceptó Calasanz a ruegos de Giustiniani, a quien como obispo de Sabina pertenecía. Fue sólo una deferencia por los muchos méritos del purpurado respecto a las Escuelas Pías, pero no encajaba esta tarea en el ministerio propio del instituto. Por ello, Calasanz lo admitió a condición de que sólo se encargaría del seminario mientras fuera su obispo el cardenal. (150) De hecho, lo dejaron a fines de enero de 1621, al ser nombrado obispo local el cardenal Pedro Aldobrandini, (151) habiendo permanecido allí «algo más de un año». (152) Refiere Berro que el superior fue el P. Francisco Fabio Lamberti, «religioso adornado de toda suerte de virtudes y verdadero compañero del Abate Landriani». (153) Le acompañaron otros tres, entre los cuales el ex jesuita P. Olderico Valmerana, que apenas duró un año entre los escolapios, (154) y debía de ser óptimo latinista, pues dice Berro que «a ruegos del V. P. José (Calasanz) empezó a componer en verso todo el Antiguo Testamento, pensando que pudiera usarse en las escuelas en lugar de Virgilio, y de esa obra se editaron dos tomos». (155)
Mientras surgían nuevas fundaciones más o menos alejadas de Roma, las Escuelas Pías de San Pantaleón continuaban aceptando más y más niños pobres, de modo que en torno a 1619, según testimonio del P. Casani, habían llegado al increíble número de 1.500. (156) No cabían más. Preocupado por la situación, Calasanz eleva una súplica a la ‘Congregación del Buen Gobierno’ de la ciudad, haciendo hincapié en que se trata de atender las necesidades de los niños pobres, y dice: «los Padres de las Escuelas Pías… humildemente hacen notar las estrecheces de las Escuelas Pías, que apenas si pueden acoger la cuarta parte de los alumnos pobres, y les suplican que por innata piedad para con los pobres, se dignen (Vdes.) encontrar algún modo para ampliar nuestras escuelas, para que los muchachos, que ahora son excluidos por la falta de sitio, no queden defraudados, ni nosotros nos veamos privados del mérito de enseñarles». (157) Quizá esta petición llegó a oídos del canónigo de San Pedro y obispo de Alessano, Mons. Sestilio Mazzucca, quien conocía perfectamente la labor de los escolapios. Viendo diariamente en todo el barrio, llamado «il Borgo», que va desde Santangelo al Vaticano, numerosos muchachos vagando ociosos por las calles por no tener maestros, se ofreció al P. Prefecto para alquilar a sus expensas una casa para Escuelas Pías. La primera sede estuvo en el «palacio» o inmueble de ‘Sant'Angelo alle Scale’, junto a la actual iglesita de San Miguel, en ‘Borgo Santispirito’, y de allí pasó sucesivamente a otros edificios del mismo barrio. Había nacido el segundo colegio romano de Escuelas Pías, que se llamaron desde entonces «del Borgo». (158) Fue nombrado superior el P. Francisco Castelli y las escuelas se abrieron el día 2 de enero de 1619. (159)
El 18 de junio del mismo año el príncipe Marco Antonio Borghese, nepote de Pablo V, compró el feudo de Moricone, un pueblecito situado en los Montes Sabinos a cuarenta y cinco kilómetros de Roma, y por tanto algo más allá de las veinte millas consentidas para fundar Escuelas Pías. Pero era diócesis de Sabina, en manos del cardenal Giustiniani, que fácilmente pudo sugerir la fundación a la «Magnífica Comunidad de Moricone» e intervenir él mismo para obtener el beneplácito del papa, como había hecho en las otras dos localidades de su misma diócesis, Mentana y Magliaro, y en su propio señorío de Narni. Pablo V vio complacido, sin duda, que su Congregación Paulina fundara escuelas en el feudo de su nepote Marco Antonio, príncipe de Sulmona, (160) quien dio su beneplácito e intervino también ante su augusto tío para conseguir su consentimiento.
Calasanz nombró ministro o superior local al P. Tomás Victoria y lo mandó con dos compañeros a abrir las escuelas el 15 de octubre de 1619. Tenía entonces, en 1615 concretamente, unos 300 habitantes. (161) Los alumnos, por tanto, eran pocos también. En una carta de Calasanz del 23 de diciembre de 1620 al P. Juan Pedro Cananea, vicerrector de la casa, dice que se ha enterado que hay cuarenta alumnos, para los cuales bastan los dos Hermanos Domingo y Ángel para darles clase. Y el P. Tomás Victoria «se ocupará de estudiar casos de conciencia y administrar los sacramentos, procurando introducir su frecuencia, y en algunas fiestas, con buen tiempo, si le pareciera conveniente a V. R., podría ir a enseñar la doctrina cristiana a los pueblos vecinos, para que también ellos reciban ayuda de nuestro Instituto». (162) Y que así lo hacía el venerable P. Victoria lo prueba la fama que adquirió por aquellos pueblos, pues le llamaban «el Apóstol de la $abina». (163)
Esta dedicación a tareas pastorales, recomendadas expresamente por Calasanz, puede parecer contradictoria en quien exigía a los luqueses dedicación plena a las escuelas. Sin embargo, no lo es tanto si se advierte que la instrucción de los cuarenta alumnos estaba debidamente atendida por dos Hermanos y por consiguiente los dos Padres podían dedicarse a tareas pastorales fuera del colegio y aun del pueblo. Por otra parte, podrá llamar la atención el hecho de que se admitan fundaciones en pueblos tan pequeños como estos de la Sabina y otros más que vendrán luego. No obstante, ellos constituyen una manifestación palmaria del auténtico espíritu de Calasanz, tan deseoso y solícito de la instrucción y educación de los niños pobres, tanto de las ciudades como de los pueblos. En síntesis, puede decirse que su idea fue: todos los niños deben ser instruidos y educados, pues de ahí depende la reforma de la sociedad; pero los ricos y los de ciudad tenían más posibilidades que los pobres y los de los pueblos pequeños. Por consiguiente, estos últimos deben ser atendidos con preferencia. Es exactamente la idea que el P. Casani expuso en un memorial presentado a la visita apostólica de 1625, como expresión genuina de la mentalidad del Fundador, pues para ellos se había instituido esta obra:
«Para que veamos -dice- lo que se precisa para perfeccionar y estabilizar esta piísima obra de las Escuelas Pías, creo que debemos fijar la atención en la finalidad y objeto de este Instituto, que no parece ser otro sino la perfecta y absoluta reforma de la sociedad cristiana, pues es voz común de todos los filósofos, Santos Padres, Teólogos y Concilios ecuménicos, que la buena constitución de la sociedad depende de la sana erudición y pía educación de los niños. Y ambas cosas, aunque fácilmente se consigan y abunden en los ricos y en las grandes ciudades, sin embargo, son de desear generalmente en los pobres, que son la mayoría, y en los pueblos pequeños. En pro de los cuales, por consiguiente, se emprendió esta obra desde el principio y se prosiguió luego hasta nuestros días». (164)
¡Espléndido! No cabe mayor claridad.
Pablo V murió el28 de enero de 1621 y el 9 de febrero fue elegido papa el cardenal Alejandro Ludovisi, que se llamó Gregorio XV. El año 162l fue muy pródigo en acontecimientos, entre los cuales la elevación de las Escuelas Pías a Orden de votos solemnes el 18 de noviembre. Pero antes de esa fecha, siendo todavía Congregación Paulina, llevó a cabo en ese mismo año otras tres fundaciones, con las que salió de los Estados Pontificios y puso un pie en el ducado de Módena y otro en el Genovesado. De nuevo se trataba de tres pueblos pequeños, con algunos centenares de habitantes cada uno.
El primero fue Cárcare, en el marquesado de Finale, cerca de Savona, que pertenecía a la corona española. Los fundadores y generosos bienhechores fueron los hermanos Castellani, nacidos en aquel pueblo y ambos residentes en Roma al servicio del nuevo papa Gregorio XV: Bernardino como médico y Juan Andrés como secretario particular. Bernardino -hasta que murió, en 1624- fue también el médico de la casa de San Pantaleón, y le sucedió en tal servicio su hermano Juan María, que asistirá a Calasanz hasta su muerte y le hará luego la autopsia.
El 6 de junio de 1621 salió de Roma para Cárcare el P. Juan Pedro Cananea junto con dos compañeros, y el 18 de octubre les siguió el P. Pedro Andrés Taccioni, nombrado Ministro local 165.
La segunda fundación de 1621 fue la de Fanano, en el ducado de Módena. De allí era el conde Ottonello Ottonelli, quien habiendo enviudado se ordenó de sacerdote y recibió luego la sotana escolapia el 4 de mayo de 1617 , cambiando su nombre por el de Pablo. Desde ese momento empezó a preparar las bases de la fundación de una casa escolapia en su pueblo, asegurándola económicamente con sus propios bienes patrimoniales. Y el 10 de junio de 1621 salieron para Fanano el P. Santiago Graziani con cinco compañeros, habiendo sido nombrado rector de la casa el mismo fundador, P. Pablo. (166)
La tercera fundación fue en Nursia (Norcia), la patria de San Benito, en Umbría. El 29 de julio de aquel año 1621 salieron de Roma el P. Peregrino Tencani como Rector de la nueva casa, acompañado del P. Juan Bta. Costantini y otros cinco religiosos, además del P. Sebastián Montagnani, que les esperaba en Nursia. En carta del 9 de octubre siguiente al P. Tencani, manifiesta Calas anz quién había preparado esta fundación: «escribo -decía- al Sr. Vicario Julio Geggi, quien, después del Señor, ha sido la ocasión principal de ir a Nursia nuestro instituto, por la antigua amistad que tenía yo con dicho Sr. Julio». (167)
Así pues, a mediados de noviembre de 1621, a los cuatro años y medio de su creación como Congregación Paulina, al dar el paso a Orden de votos solemnes, contaban las Escuelas Pías con once casas fundadas, habían vestido la sotana escolapia 153 novicios y formaban entonces la corporación unos 77 religiosos. Había vitalidad, entusiasmo y muchas esperanzas en el porvenir.

12. A lomos de borriquillo
A sus sesenta años el P. José de la Madre de Dios empezaba una nueva etapa de su vida, pues las nuevas fundaciones aquende y allende la caprichosa línea de las veinte millas le obligaron a salir de Roma para inspeccionar, orientar, consolidar, poner alguna que otra primera piedra de nuevos colegios o asistir a la solemne inauguración o consagración de iglesias. Y todo ello, normalmente y por muchos años, a lomos de borriquillo. Forzosamente tendría que evocar los años de su juventud, cuando Mosén Calasanz, Oficial eclesiástico de Tremp y visitador de los arciprestazgos de Tremp, Sort, Tirvia y Cardós, recorría los parajes pirenaicos por caminos y trochas interminables a lomos de mulo con sus alforjas de gamuza al hombro. Ahora, en vez de mulos eran asnillos, pero en vez de caminos tortuosos solían ser las antiguas vías consulares det Imperio, como la Flaminia, la Nomentana, la Tiburtina, la Tusculana, la Casia …, y las alforjas, de rudo cañamazo.
Entre todas las fundaciones, las preferencias se las llevaba Frascati por muchas razones: había sido la primogénita fuera de Roma; era la más cercana a la capital; y sobre todo, su casa, y luego, al construirse en 1634, la iglesia de las Escuelas Pías se había convertido en santuario mariano, al trasladar el mismo Calasanz desde Roma en 1617 un venerable icono de la Madre de Dios, que le regaló don Francisco Bovarelli. (168) Desde los primeros tiempos se había establecido una solemnísima procesión de dicho icono por las principales calles de Frascati para el lunes de Pentecostés, que continúa todavía hoy. En tal ocasión solía ir Calasanz y parece ser que así lo hizo muchos años, pero no era muy partidario de procesiones y solemnidades aparatosas. (169) Acudió, sin embargo, el día en que se puso la primera piedra de la iglesia, el 6 de mayo de 1632, y el día de la consagración solemne con el traslado de la imagen desde el oratorio doméstico a la nueva iglesia, el día 15 de octubre de 1634. (170) Pero, además de estos días solemnes, solía pasar alguna temporada de descanso en las vacaciones otoñales.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

similar:

San José de Calasanz, maestro y fundador iconPadre José María Coudrin (1768 – 1837) Fundador de la Congregación...

San José de Calasanz, maestro y fundador iconJosé Francisco de San Martin nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú...

San José de Calasanz, maestro y fundador iconColegio San José

San José de Calasanz, maestro y fundador icon“san josé” de ica

San José de Calasanz, maestro y fundador iconHistoria Clínica San José II

San José de Calasanz, maestro y fundador iconIed san josé de castilla

San José de Calasanz, maestro y fundador iconInstitucion educativa san jose

San José de Calasanz, maestro y fundador iconSede Académica, San José, Hatillo

San José de Calasanz, maestro y fundador iconSede Académica, San José Hatillo

San José de Calasanz, maestro y fundador iconSede Académica, San José Hatillo






© 2015
contactos
ley.exam-10.com