San José de Calasanz, maestro y fundador






descargar 358.01 Kb.
títuloSan José de Calasanz, maestro y fundador
página4/13
fecha de publicación13.08.2015
tamaño358.01 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Contabilidad > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13
Estas mortificaciones las detalló o codificó luego en las Constituciones, y son las que solían imponerse en el capítulo del domingo por la tarde, antes citado. Y eran éstas:
«Las mortificaciones ordinarias serán: besar los pies a todos los hermanos; permanecer arrodillado y con las manos a la espalda en medio del comedor; comer debajo de la mesa o a la puerta del comedor; lo que permitiere el Superior; comer de rodillas o disciplinarse en medio del comedor o también flagelarse de noche en la iglesia; a mediodía comer a pan y agua; llevar cilicio o cadenilla durante el día; fregar los platos en la cocina; quitar las telarañas de toda la casa; y otras penitencias similares que podrán imponerse según la prudencia del Superior y la capacidad de los súbditos». (99)
Respecto a los ayunos y abstinencias, codificados también al final de este período en las Constituciones, ésta era la práctica: además de lo prescrito por la Iglesia para todos los fieles, se ayunaba todo el Adviento y todos los viernes del año «con sólo pan y agua y un único plato... y un poco de vino». Igualmente se hacía en las vigilias de las 7 festividades mayores de la Virgen: Purificación, Anunciación, Visitación, Asunción, Natividad, Presentación, Inmaculada Concepción. Pero el ayuno preparatorio para la Asunción empezaba el día de San Lorenzo (5 días). Se ayunaba también todos los miércoles del año y se abstenían de carne todos los lunes. (100)
Todo esto nos causa hoy admiración y aun pasmo, pero también lo causaba entonces, como escribe Berro, acentuando las ulteriores mortificaciones y fatigas del Fundador: «Todos estos que recibieron el hábito -los 15 del día 25 de marzo- unidos en el Señor hicieron un cuerpo de Congregación, viviendo con tanto fervor y ejemplo que atrajeron el corazón de toda la Ciudad y Corte Romana, siendo estimados por verdaderos siervos de Dios y hombres de suma pobreza y penitencia. Y entre todos, nuestro P. José de la Madre de Dios, prefecto y Fundador de una obra tan santa, el cual, además de la severidad de su vida cotidiana y de la fatiga de barrer todas las escuelas cada noche y de preparar las composiciones para las escuelas de Gramática y cuentas… no dejó de buscar otras ganancias, pues solía de noche limpiar los aseos y vasos de noche de sanos y enfermos y aun los servicios comunes de los muchachos con tanta humildad y diligencia, que dejaba confundido al que improvisamente le veía, dado que tomaba sus precauciones para no ser visto». (101) Sobre la limpieza de los lugares comunes de los chicos testificó también Victoria Gracchi, añadiendo una simpática anécdota que le ocurrió a su marido, siendo alumno del P. José, una vez que fue a visitarle a su casa porque estaba enfermo, como solía hacer generalmente con todos sus discípulos. (102)
Como un eco dé las mencionadas mortificaciones comunes, declaró el Hº. Francisco Noberasco que, siendo él cocinero, «el P. José aunque era General, venía muchas veces a la cocina y me ayudaba a lavar los platos y además, dado que cada semana venía un padre por turno a ayudar al cocinero, en la semana que le tocaba a dicho Padre era puntualísimo y aun cuando no le tocaba venía con harta frecuencia a la cocina a ayudarme». (103) Ni se arredraba el propio Santo en ponerse como ejemplo de esas fatigas y otras más, para exitar a los comodones a hacer lo mismo, como en esta carta del 18 de julio de 1637: «En cuanto al asunto de lavar platos, no sólo lo he hecho yo, que trabajo no menos que aquellos que dan clase, sino que he ido además a mendigar pan con las alforjas al hombro por Roma y a acompañar a los chicol y estoy dispuesto aún a hacerlo, pues el Reino de Dios sufre violencia y los violentos son los que lo consiguen». (104)
Es curioso que entre las mil cosas que pide Calasanz a Roma, recién abierta la casa de Frascati -como algún viejo cantoral de coro, unas vasijas de cobre, unas vinagreras de barro, un-par de velones, dos o tres escobas, la gramática de Alvarez-, figuran también «unas alforjas pequeñas para traer el pan». (105) Y vienen a la memoria otras alforjas, que le compró su amigo Antoni Janer, allá en urgel, para sus correrías apostólicas por los arciprestazgos montañoso del Pirineo. Pero aquéllas eran de piel de gamuza, y, además, no eran para mendigar el pan de puerta en puerta.

7. Qué fue y qué no fue el P. Pedro Casani
Su salida de la Congregación fue muy lamentada por los luqueses, que incluso le tacharon de ingrato, como manifiesta el P. Cioni en una carta al General: «se ha sentido muy mucho la salida del P. Pedro Casani y parece que mucho ha faltado a Dios y a los beneficios que le ha hecho la congregación». (106) Había sido, efectivamente, una personalidad en la misma desde los tiempos del Fundador, S. Juan Leonardi. El P. Erra escribió de él estas breves líneas de síntesis: «El P. Casani no salió por ningún disgusto, sino por el deseo de vivir en aquella extrema pobreza y aspereza que desde el principio se introdujo en las Escuelas Pías. Había vivido entre nosotros durante 23 años con gran ejemplaridad y nuestra congregación le había honrado con los cargos más distinguidos hasta hacerle rector y asistente general…» Y completa el elogio recordando que en las Escuelas Pías fue «el primer maestro de novicios, el primer asistente general, el primer lector en teología, el primer predicador y el primer escritor… Fue también provincial, procurador general y visitador general…». (107). Todo ello es verdad. Y también lo es que todos los nombramientos que recibió en las Escuelas Pías se los dio el Fundador, manifestando el gran aprecio que siempre tuvo de sus dotes personales.
Más todavía, en esa larga lista de oficios y dignidades sólo le faltaba una: ser General. Y Calasanz, viéndose ya excesivamente anciano, a sus ochenta y cuatro años, intentó declinar en el P. Casani la autoridad y dignidad de la Orden, nombrándole Vicario General. Pero Casani no aceptó. Finalmente, Ia suma admiración que sentía el Fundador por la santidad de su vida le movió a dar los primeros pasos para el proceso de beatificación el mismo año de su muerte, 1647. Su presencia en esta historia es, por tanto, ineludible.
Últimamente, sin embargo, al reasumirse su proceso de beatificación (1982), se ha exaltado su personalidad de tal manera que, además de ponderar justamente sus virtudes y dotes espirituales, se ha pretendido atribuirle tal protagonismo en la concepción, fundación, caracterización y desarrollo de las Escuelas Pías, que el mismísimo Fundador queda prácticamente desfigurado y relegado a un segundo lugar. Apenas hay problema importante en toda la larga trayectoria que va desde la unión con los luqueses hasta la muerte misma de Casani (1613-1647) -que precede sólo en un año y medio la de Calasanz- en que no se atribuya a Casani la iniciativa, el acierto y el éxito. Y todo es tanto más grave para la verdad histórica cuanto que la voluminosa obra recoge un ingente y valiosísimo acervo de documentos, muchos de ellos inéditos hasta hoy, en los que se intenta fundamentar las nuevas tesis o hipótesis con criterios y metodología científicamente inaceptables.
En una obra como la presente, de carácter crítico, no podemos menos de referirnos someramente a las principales afirmaciones, opiniones e hipótesis relativas al Fundador, San José de Calasanz, y a su Instituto, vertidas en la mencionada obra que tantas veces hemos citado abreviadamente, ‘Positio Casani’, (108) como hemos hecho con las opiniones de otros autores antiguos o modernos, con la escueta finalidad de esclarecer la verdad histórica. Por añadidura, la mayor parte de las opiniones personales y contrarias al sentir histórico universal tradicional de la orden escolapia presentadas allí aparecen ya en numerosos escritos del mismo autor, P. Claudio Vilá Palá, anteriores y posteriores a la publicación de la ‘positio’; por lo que no pueden quedar preteridas por imperativo de -crítica histórica por otra parte, no es éste el lugar para examinar detenidamente cada una de las numerosas afirmaciones discrepantes del autor referido, ni todos los argumentos con que las defiende, por haberse ya hecho satisfactoriamente en otra publicación adecuada. (109) Algunas cuestiones, no obstante, ya las hemos afrontado en páginas anteriores y otras más nos saldrán al filo de la narración.
Pero entre tantas infundadas atribuciones de iniciativas, éxitos y méritos con que se intenta glorificar la figura de Casani, ninguna supera a la increíble afirmación de que el verdadero Fundador de la Congregación Paulina de las Escuelas Pías fue Casani y no Calasanz, (110) quien, en pocas palabras, habría usurpado el título de Fundador tras un supuesto pacto secreto entre ambos, (111) y -por añadidura- con la connivencia de todos los que estaban «bien informados» de este asombroso secreto, entre los cuales se incluyen tos papas Pablo V y Gregorio XV. (112)
Todo este disparatado montaje tiene más visos de ciencia-ficción que de historia crítica. No hay, en efecto, un solo documento de los dos protagonistas Calasanz y Casani, ni de sus más íntimos colaboradores y compañeros, ni de los dicasterios de la Curia Romana, ni de los cronistas de primera hora, ni de otros cualesquiera contemporáneos que por una sola vez den el título explícito de Fundador al P. Casani. Ni se encuentra una sola referencia expresa que atribuya tal título al mencionado Padre en las cerca de 5.000 cartas editadas de Calasanz y los miles, editadas también, que le escribieron a él o se escribieron entre sí los escolapios y sus allegados, que llenan más de 6.500 páginas impresas. Y esto es mucho silencio para un hecho tan importante. Silencio que equivale, según Vilá, a una injusticia histórica: «Casani -dice- fue el verdadero creador y fundador de la corporación religiosa destinada a perpetuar la obra o instituto de las Escuelas Pías creadas por Calasanz… pero la historia, mejor los biógrafos de Calasanz, han cometido una injusticia velando el hecho de que el creador de la corporación, que se denominó Congregación Paulina, fue el Siervo de Diós P. Pedro Casani». (113) Pero vistas las cosas así, los biógrafos no tienen culpa alguna, sino que toda recae sobre Calasanz, Casani, los papas y todos los demás, «dos bien enterados» del pacto secreto, que lo ocultaron a la posteridad y a la historia con celo digno de mejor causa. Y no sólo lo ocultaron, sino que mintieron cada vez que aplicaron a Calasanz el título de Fundador, y no fueron pocas. (114)
Toda esta absurda tesis se apoya principalmente en una oscura frase del P. Cioni, de una carta a Bernardini, con fecha del 11 de marzo de 1617, en que dice: «me temo que quiera quedar confundido [el P. Casani] creyendo haber de hacer congregación nueva; Dios le ayude. Le he dado mi parecer; que haga lo que quiera». (115) comenta Vilá a pie de página: «Tenemos aquí la afirmación clara y contundente del que es el P. Pedro Casani el “fundador de la nueva congregación”. Parece cierto que se lo había notificado el mismo P. Pedro Casani directamente». (116)
A decir verdad, lo más claro y contundente es el temor de que quede confundido, o sea, que acabé en fracaso lo que piensa hacer. Y no se ve tan claro lo que pretende en concreto. El 6 de marzo se firmaba el breve de creación de la Congregación Paulina, pero cuando el día 11 escribe Cioni esa carta, ignora que ya existe esa «congregación nueva». Sabe, sin embargo, que están en trámites para criarla, pues así se lo ha comunicado Casani. Pero Cioni, por lo visto, desconfía que puedan conseguirlo, dada la dificultad de crear congregaciones nuevas. Parece la interpretación más lógica. No obstante, aun concediendo que Casani estuviera pensando efectivamente en fundar una nueva congregación, lo que teme Cioni es que llegue a realizar su intento; pero lo que no se afirma en manera alguna es que de hecho la fundara. Con otras palabras, pudo pensar y querer ser fundador, pero de ahí no se deduce que lo fuera. Más claramente aparece la ilación ilógica en aquella otra expresión: «Casani se creyó destinado a ser fundador de la nueva congregación y lo fue de hecho». (117) Todo quedó, pues, en sueño, si es que lo tuvo, pues toda la documentación escrita nos comprueba categóricamente que el verdadero Fundador de la nueva congregación fue San José de Calasanz.
Sería también una prueba -la segunda en importancia que aduce Vilá- el hecho de que Casani escribió unas Constituciones para una futura congregación. «Casani -dice- ha preparado las constituciones ‘Pussilli gregis idea’ y en ellas legisla como auténtico e indiscutible fundador, “tanquam auctoritatem habens”, no como delegado de Calasanz, y ello antes del Breve del 6 de marzo de 1617. Hasta el P. Jorge Sántha adivinó esta posibilidad de que fuera realmente el P. Pedro Casani quien de hecho pensara en fundar una nueva congregación». (118)
Las hipótesis de Sántha son, en realidad, dos, a saber: que Casani hubiera escrito sus constituciones para la Congregación Paulina en nombre de su fundador Calasanz, o incluso que hubiera pensado él mismo ser el fundador y, por tanto, las escribió en nombre propio. En ambos casos, tratándose de un código de leyes, es lógico que mande y ordene con autoridad y como si fuera el fundador. Pero en buena lógica no puede concluirse que lo fuera. Como quienes preparan una encíclica papal hablarán como si fueran el papa mismo. Sántha se queda en mera hipótesis de que Casani pensara en fundar. No es, por tanto, aceptable que de esta mera hipótesis se pase a esta afirmación: Sántha «intuye que Casani se podía justamente considerar el fundador de la nueva congregación». (119) Pero es mucho menos aceptable todavía la última conclusión personal de Vilá: «Esta es exactamente nuestra tesis, no mera hipótesis, Casani se creyó destinado a ser el fundador de la nueva congregación y lo fue de hecho». (120)
Podría quizás discutirse con fundamento la posibilidad de dar a Casani una trascendencia comparable a la del Fundador mismo, si su obra ‘Pussilli gregis idea’ hubiera sido aceptada como Constituciones de la nueva congregación o, en último término, si fuera clara y abundante la influencia que tuviera sobre las que compuso Calasanz y fueron aprobadas por Gregorio XV. Pero el mismo Vilá afirma rotundamente: «descartamos que tuviera influencia en la elaboración de las Constituciones posteriores de Calasanz para la Congregación Paulina: Calasanz jamás conoció este escrito del P. Casani; es natural que éste no se lo mostrara nunca, cuando vio, contra toda posible humana expectación, que Calasanz se decidía a vestir el hábito religioso». (121) Entonces, ¿que clase de fundador fue? Lo cierto es que para las Escuelas Pías fue una bendición que Casani guardara en secreto sus constituciones librando así a la nueva Congregación de sus utopías, excentricidades y ridiculeces. (122)

8. El noviciado, los novicios y su Maestro
Desde el día 25 de marzo de 1617 los quince que habían vestido el nuevo hábito eran novicios. El período del noviciado, según el breve fundacional, debía durar dos años. En un principio siguieron viviendo todos en San Pantaleón y en Frascati. El noviciado de Trevi había quedado en manos de los luqueses, que lo habían adquirido antes de la unión con las Escuelas Pías. Había que pensar, por tanto, en una nueva casa, tranquila y silenciosa y más adecuada que la de San Pantaleón. sobresaturada de niños y de maestros. Se adquirió, pues, una en la subida al monte Janículo, cercana a la iglesia de San Onofre, hacia mediados de año, pero a principios del siguiente se trasladó el noviciado junto a la iglesia de Santa María ‘in via’, en el barrio de Trevi. En junio de 1620 hubo otro traslado, volviendo a San Onofre, cerca de la primera residencia, y allí permaneció hasta 1623, en que hubo que vender la casa por presión de los PP. Jerónimos del monasterio de San Onofre y adquirirse otra, a finales de 1623,en las cercanías de ‘Quattro Fontane’, en el Quirinal, llamado también ‘Montecavallo’. (123)
El P. Fundador nombró primer maestro de novicios al P. Casani. Era, sin duda, el más indicado, no sólo por ser el único sacerdote de todo el grupo, además del P. Prefecto, sino sobre todo por su larga experiencia de veintitrés años de vida religiosa en la Congregación luquesa y por su innegable espíritu de piedad y ascetismo. No obstante, si hay que dar fe a lo que escribe el P. Jericó, «como aún no tenía Constituciones el Instituto, siendo reglas vivas el exemplo del Beato Joseph y de todos los demás, desconfiando de si el Ven. Pedro, le pidió al Beato Padre que en el ínterin que formaba Constituciones le diesse algunas máximas, prescriviéndole lo que devía enseñar a los Novicios. Redúxolas el Siervo de Dios a diez puntos que yo quiero poner aquí por contener lo más subido de la perfección religiosa:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

similar:

San José de Calasanz, maestro y fundador iconPadre José María Coudrin (1768 – 1837) Fundador de la Congregación...

San José de Calasanz, maestro y fundador iconJosé Francisco de San Martin nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú...

San José de Calasanz, maestro y fundador iconColegio San José

San José de Calasanz, maestro y fundador icon“san josé” de ica

San José de Calasanz, maestro y fundador iconHistoria Clínica San José II

San José de Calasanz, maestro y fundador iconIed san josé de castilla

San José de Calasanz, maestro y fundador iconInstitucion educativa san jose

San José de Calasanz, maestro y fundador iconSede Académica, San José, Hatillo

San José de Calasanz, maestro y fundador iconSede Académica, San José Hatillo

San José de Calasanz, maestro y fundador iconSede Académica, San José Hatillo






© 2015
contactos
ley.exam-10.com