San José de Calasanz, maestro y fundador






descargar 358.01 Kb.
títuloSan José de Calasanz, maestro y fundador
página3/13
fecha de publicación13.08.2015
tamaño358.01 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Contabilidad > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13
La retirada de los luqueses, después de haberse leído y aceptado el breve de separación - fundación, no fue ninguna catástrofe. Los que quisieron se volvieron pacíficamente a su casa de Santa María in Pórtico o al Noviciado de Trevi, y los que prefirieron quedarse en las Escuelas Pías, se quedaron, siguiendo el ejemplo del rector, P. Casani. Pero junto a este grupito de luqueses seguía subsistiendo el más numeroso de los compañeros de Calasanz, guo no se fusionó con ellos, sino que formaba entidad aparte, según las concesiones del breve de unión. Pero ¿cuántos eran en total? Recogiendo uno por uno todos los nombres concretos de quienes sabemos estaban trabajando en las Escuelas Pías de San Pantaleón y de Frascati en aquel mes inaugural de 1617, formamos una lista de 30, incluyendo al P. Prefecto. Pero no faltan indicios de que pudieron ser algunos más. De esos 30 se formó un primer grupo de 15, o elegidos por el P. Prefecto o decididos por sí mismos, para vestir el hábito de la nueva congregación. Dejemos que sea Calasanz quien nos lo cuente, dándonos el nombre y apellido de cada uno:
«El Sr. Card. Giustiniani, el día 25 de marzo del mismo año (1617), hizo a sus expensas los hábitos que hoy usan para 15 personas y vistió de su mano en su capilla a dicho P. José (Calasanz) y luego dicho Padre a otros 14 el mismo día en el oratorio de las Escuelas Pías. (71) Sus nombres: Pedro Casani de Luca, sacerdote; octavio Bovarelli, romano; Viviano Viviani de Colle; Tomás de Victoria, español; Francisco (Baldi) Perusino, romano; José Brancatio (Brancacci, Pancrazzi ?), romano; Ausano Lenzi, luqués, (todos ellos) clérigos; Martín Ciomei, de Lucá; Simón Castiglioncelli, de Luca; Juan Bta. Morandi, de Marciasio, dioc. de Sarzana; Jorge Mazza, de Rocca Vignale de Alba; Juan Próspero, de Luca;-Antonio Bernardini, de Luca; Andrés Marzio, romano, (todos ellos) hermanos operarios». (72)
Aquel año, el 25 de marzo cayó en Sábado Santo, por lo que no pudo celebrarse la festividad del día, la Anunciación de María, considerada desde entonces como el natalicio oficial de la Congregación de las Escuelas Pías.
No sabemos si a la ceremonia del palacio del cardenal asistieron los catorce restantes y algunos más, pero es muy probable que en el oratorio doméstico de San Pantaleón estuvieran presentes todos o casi todos los que formaban el grupo inicial de la nueva congregación y que vestirían luego en fechas próximas o quedarían como maestros y compañeros sin llegar a ser escolapios canónicamente. Y eran, en primer lugar, estos cuatro, que habían firmado, junto con Calasanz y Tomás de Victoria, la compra de la casa de San Pantaleón, el día 25 de septiembre de 1612: Gaspar Dragonetti, que ya conocemos; Glicerio Landriani, que vistió la sotana el 2 de jutio de 1617; Juan García, que fue el segundo General de la Orden; Lorenzo Santilli, que vistió el 10 de agosto de 1618. (73) A éstos hay que añadir a Escipión Taccioni, ya presente en los elencos anteriores al año 1612 como miembro de las Escuelas Pías y que vistió el hábito el 15 de agosto de 1618. (74)
Continuaban también en el grupo los seis que fueron a fundar a Frascati el 26 de agosto de 1616. De ellos, tres ya se han nombrado antes: Calasanz, Dragonetti y Landriani. Los otros tres fueron: Mateo Reale o Regale, que vistió el hábito el 13 de mayo de 1618; Francisco Fabio de Lamber, que lo vistió el 1 de julio de 1618, y Antonio o Antonino de Natali, que firma de testigo el 15 de marzo de 1617, llamándose «Maestro de las Escuelas Pías» en la renuncia de bienes del P. Casani. Junto a él firman -además de Calasanz y el propio Casani- otros tres: Lázaro Geneti, «maestro de las Escuelas Pías», Domingo Raezio, «maestro de las Escuelas Pías», y Pablo Annesa, que probablemente lo era también. (75) No consta que fueran luego escolapios, como tampoco eran luqueses, pues ya no quedaba ninguno en San Pantaleón por esas fechas. Es probable que fueran seglares asalariados o voluntarios, como lo eran respectivamente el gran pendolista Ventura Sarafellini (76) y el que solía hacer de procurador y notario de las Escuelas Pías en muchos casos y ayudaba como maestro, el Dr. Cosme Contini, que acabó morando en San Pantaleón hasta su muerte, ocurrida en 1621. (77)
Otro miembro del grupo, que entró en las Escuelas Pías con Landriani, de quien era gran amigo, fue Francisco Selvaggi, laico, que sirvió en oficios domésticos como Hermano Operario, sin serlo. (78)
El último de esta lista incompleta de nombres conocidos es Juan Pedro Cananea, clérigo, atraído por la admiración que le causó Glicerio Landriani. De él hablan Bernardini y Calasanz en las cartas que se cruzaron en junio de 1616, a raíz de la fundación de Frascati. (79) Vistió la sotana escolapia el 30 de noviembre de 1617. (80)
A esos 30 nombres documentalmente ciertos que formaban el ya único grupo de maestros, servidores y recién vestidos «novicios» de las Escuelas Pías el 25 de marzo, es muy probable que pudieran añadirse algunos más de los once que tomaron el hábito antes de terminar el año 1617. Así, por ejemplo, sería extraño que el clérigo luqués Antonio Jacomini fuera admitido a la vestición del hábito el 29 de junio, tres días antes que Glicerio Landriani, si no pertenecía a los luqueses. Es verosímil igualmente que los dos sacerdotes, Ottonello Ottonelli y Francisco Castelli, que reciben el hábito el 4 de mayo y 29 de junio, respectivamente, y que ya de tiempo atrás frecuentan el trato de Calasanz y Casani, hubieran manifestado su intención de incorporarse al grupo o que más o menos pertenecieran a él antes de la separación, de modo que pudiera contar con ellos Calasanz antes de decidirse a dar el gran paso.
De todos modos, treinta individuos eran suficientes para emprender con seguridad la nueva etapa. Pero ¿cuántos y quiénes de entre ellos provenían de los luqueses? No es fácil responder, dada la variedad de opiniones de biógrafos y otros testimonios. El cronista luqués P. Erra, en dos de sus obras de mediados del siglo XVIII, nos da datos distintos: en una dice que eran seis clérigos novicios y cuatro hermanos legos, de los cuales tres profesos y un novicio, además del P. Casani; total, once. En la otra obra habla, sin embargo, de dos legos y unos diez clérigos, casi todos ellos sin patrimonio para poderse ordenar sacerdotes. Serían, pues, trece con Casani. (81) No andaba, pues, muy seguro ni en el número, ni en la condición de clérigos o legos tampoco en sus nombres; en la primera lista incluye a un español llamado Tomás Duart Pérera, que no puede ser otro que el Tomás Victoria nombrado por Calasanz entre los vestidos el 25 de marzo. Pero no era de los luqueses, pues ya aparece en 1612 entre los que firman la compra de San Pantaleón.
Casi un siglo antes (1672-1681) escribía el cronista Caputi en sus ‘Notizie Historiche’ que «el P. Pedro Casani con otros once entre sacerdotes, clérigos y hermanos no quisieron partir (a Santa María in Pórtico) y se quedaron bajo la dirección y cuidados del P. José Prefecto…». (82) Pero no tiene las ideas claras, pues no había más sacerdotes luqueses que el P. Casani. Además, en todo este asunto de la unión y desunión habla del P. Juan Leonardi -muerto el 9 de octubre de 1608-, como protagonista, en vez del P. Bernardini. (83)
Si Erra y Caputi pecan de más, no falta quienes parecen pecar de menos, como los biógrafos luqueses G. Fiorentini y L. Marracci, que concuerdan al afirmar que al quedarse Casani en las Escuelas Pías sólo le siguieron dos hermanos legos de los luqueses. (84)
Quizá el más creíble sea el P. Francisco Castelli, que vistió la sotana escolapia, siendo ya sacerdote, unos tres meses después del primer grupo y convivió, por tanto, con todos ellos. En sus declaraciones procesales de 1652 dijo: «El P. Pedro (Casani), con cerca de media docena que quedó con él, se separó de la Religión de Luca y se quedaron en S. Pantaleón a continuar la obra». (85) El testimonio de Castelli viene avalado por el de Calasanz -del Informe de 1623, el más cercano a los hechos-, quien al nombrar a los 14 compañeros a quienes dio el hábito el 25 de marzo de 1617 anota su lugar de origen, y de ellos, incluyendo a Casani, sólo hay seis de Luca, a saber: un sacerdote, Casani; un solo clérigo, Lenzi, y cuatro legos, que son Ciomei, Castiglioncelli, Próspero y Bernardini. (86) Añádase a ello que, salvo los dos o tres legos profesos de que hablan los biógrafos luqueses y el sacerdote Casani, todos los demás parecen ser novicios (seis clérigos y un lego, según Erra). Y como el noviciado era único y «para el servicio de las Escuelas Pías», en realidad no se puede decir que pertenecieran a la Congregación luquesa. Por tanto, los que más se acercaron a la verdad fueron Fiorentini y Marracci, al decir que «de los nuestros» sólo se quedaron Casani y dos hermanos legos. Eso fue todo.
No obstante, aun dando valor a las opiniones de Erra y Caputi, que sin duda exageran el número de doce o trece luqueses, si en total todo el grupo llegaba al menos a treinta, habrá que concluir que de ellos doce o trece provenían de los luqueses y los otros diecisiete o dieciocho del grupo de Calasanz, de los que efectivamente llegaron a vestir la sotana y murieron escolapios ocho al menos, a saber: Victoria, Landriani, García, Santilli, Taccioni, Regale, Lamberti y Cananea, a los que hay que añadir a Dragonetti, que quedó sólo en clérigo, y a los tres laicos, entregados en cuerpo y alma a las Escuelas Pías, que fueron Sarafellini, Selvaggi y Contini. Doce en total del grupo de Calasanz, sin contar algunos más de los trece que con Calasanz y Casani vistieron el histórico día 25 de marzo de 1617. (87)

6- Usos y costumbres en los comienzos
Los comienzos de las órdenes religiosas -como de la misma vida religiosa en los inhóspitos desiertos de Egipto- son generalmente inhumanos, demasiado heroicos para durar demasiado. Tiempos para ser admirados más que imitados en sus usos y costumbres. Pronto o tarde, las brisas o vendavales de la historia suavizan unas cosas y arrancan otras; quizá, más bien tarde, después de haberse provocado estridencias y contrariedades. De ahí que, junto a los héroes de primera hora, abunden los resignados, los rebeldes y algún que otro antihéroe y antagonista. Y es indudable que en tales comienzos se acentúa desmesuradamente la pobreza, la oración y la mortificación, sobre todo si se trata de una Congregación de vida activa. Y en las Escuelas Pías la vida fue -quizá siempre y no sólo en sus orígenes- excesivamente activa y trabajosa y recargada de tareas escolares.
Todo ello sea dicho porque no se puede menos de admirar a aquellos hombres que con profundidad de espíritu vivieron las asperidades de una vida regular más propia de órdenes de estricta y reformada observancia que de clérigos regulares y maestros de escuela a la vez. Son evidentes en Calasanz las influencias inmediatas de sus admirados carmelitas de la Scala y del espíritu franciscano en su concepción de pobreza suma, más dura y descarnada que la de los mismos franciscanos y carmelitas.
He aquí cómo describe la indumentaria el P. Berro: «una sotana negra larga hasta los pies, con una sola abertura en el pecho, cerrada con botones de madera, y un manteo hasta las rodillas del mismo paño negro y tan tosco que espantaba, pues era de esa especie de la que se hacen las mantillas pana las cabalgaduras; con los pies descalzos y sandalias cerradas, aunque después de unos días las llevaron abiertas, es decir, sandalias “a la apostólica”; al principio sin camisa, pero luego por consejo médico (a causa del vetriolo) se hicieron una camisa de cañamazo muy grueso y tosco y finalmente, al cabo de un tiempo, se pusieron camisas de lana». (88)
En conjunto, el hábito no parece que se distinguiera del que usaba el clero secular, salvo en su extrema tosquedad, como decía Calasanz en sus Sumarios, de que hemos hablado: «el vestido -decía en el primero de ellos- es de paño negro con manteo y sotana como sacerdotes, y es de lo más vil que se halla, trahen la camisa de saya o stameña, los pies desnudos con sándalos (sandalias)».Y en los otros tres especifica aún más: «Y a esta pobreza corresponde el vestido, el qual es de paño negro como usan los sacerdotes de ordinario, pero del más vil que se halla, usan camisas de lana y los çapatos abiertos con el pie desnudo». (89) Y esa extrema rudeza quizá fuera el distintivo no sólo respecto al clero secular, sino incluso a los demás religiosos, como expresamente reconocía Calasanz en un memorial de este período de la Congregación Paulina. (90)
¡Cuánto había avanzado en los caminos del espíritu este hombre que llegó a Roma con aires de conquistador de canonjías y con sotanas de seda «a la española!». (91) El detalle lo dio una mujer en su proceso de Beatificación, pero él mismo recurrió también a la seda para resaltar el desprecio de las vanidades de Glicerio Landriani, al declarar en su respectivo proceso, sin apercibirse quizá de que valía para sí mismo lo que estaba diciendo del abate: «estando en Roma, en casa de Mons. Fabrizio, su hermano carnal, con vestidos de seda y honores mundanos, tocado por el Espíritu Santo dejó todas las comodidades que tenía antes y se entregó a una vida tan mortificada y ejemplar, cambiando los vestidos de seda por otros muy pobres». (92)
Hubo alguien, por lo visto, entre los antiguos, que atribuyó al P. Casani la originalidad del hábito, y el P. Jericó, que es quien lo recuerda, lo niega, diciendo que «carece de fundamento… Es verdad que en todo quanto ordenó el B. Fundador consultó a sus Compañeros, entre los quales ocupaba el Ven. Pedro (Casani) el primer lugar… Pero la idea especialmente del Abito y escudo del Instituto se cree avérselo revelado y manifestado al B. Joseph la Madre de Dios». (93) ¡Tampoco es para tanto! Lo más probable es que cierta insinuación se la diera el P. Domingo de la Scala, de quien recibió -a decir de Caputi- otras dos: las sandalias a pie desnudo y el cambio del apellido familiar por el nombre de algún Santo, de la virgen o de alguno de sus misterios o similares. (94) Tanto una cosa como otra no ocurrieron ya el mismo día de la vestición del hábito, sino algún tiempo después, como escribió Berro respecto a las sandalias; respecto al apellido, sigue firmando con el familiar hasta el 15 de abril, y cinco días más tarde aparece por primera vez y en latín su nuevo apellido de religión: «Josepho a Matre Dei»; a finales de mayo, su primera nueva firma en italiano: «Giuseppe della Madre di Dio»; (95) el 8 de septiernbre de 1617 escribía a sus amigos, los Motes de Pont de Claverol, y es la primera firma nueva en castellano que conocemos: «Gioseppe de la M. de Dios que fue plebán de Ortoneda y oficial de Tremp»; (96) y el 20 de enero de 1620, al escribir al plébano de Claverol, firmaba en su lengua materna «Gioseppe de la Mare de Deu primer dit Calasanz». (97)
En los mencionados Sumarios presenta Calasanz, además de lo referente a la tarea educadora y a los aspectos básicos de la suma pobreza, ya vistos en el breve fundacional, otros detalles de la austeridad y actos de oración de la vida de entonces, en la Congregación Paulina, es decir, antes de que se escribieran las Constituciones. He aquí algunos párrafos muy significativos del primer Sumario, el más detallado.
«Los dichos padres profesan suma pobreza tanto en común como en particular… En la mesa tienen una servilleta sola sin manteles; en la cama un xergón sin sábanas con las mantas necesarias. El vestido… El mantenimiento quotidiano, aunque es con alguna parsimonia, es pero suficiente para cualquier persona y es de cosas que ordinariamente suelen comer los pobres; viven de limosnas que ellos buscan o les trahen por amor de Dios. Pueden en el tiempo de la cogida hazer provisión de todo el año hallándola por caridad, por no impedir tanto entre año el exercitio de las escuelas. Todos los lunes, miércoles y viernes en la tarde hacen juntos la disciplina. El viernes de mañana tienen el capítulo de culpas. El domingo en la tarde la Conferencia y capítulo de mortificaciones para la semana siguiente. La mañana luego en levantándose tienen una hora de oración mental en común y a la tarde media hora, antes de ir ala cama. La mañana antes de comer hacen examen de conciencia y acabada la recreatión después de comer dizen las letanías de la Sma. Virgen y los cinco salmos con sus Antífonas correspondientes a las letras de su Smo. Nombre. A la noche antes de ir a dormir dizen las letanías de los Santos, hazen examen de conciencia y recibida la bendición del Superior se van a reposar para lo que tienen siete horas. Hay también otras mortificaciones que por brevedad se dexan de scrivir pero todas son discretión según la capacidad de cada uno y otros exercitios spirituales como entre religiosos osservantes se suelen usar». (98)
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

similar:

San José de Calasanz, maestro y fundador iconPadre José María Coudrin (1768 – 1837) Fundador de la Congregación...

San José de Calasanz, maestro y fundador iconJosé Francisco de San Martin nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú...

San José de Calasanz, maestro y fundador iconColegio San José

San José de Calasanz, maestro y fundador icon“san josé” de ica

San José de Calasanz, maestro y fundador iconHistoria Clínica San José II

San José de Calasanz, maestro y fundador iconIed san josé de castilla

San José de Calasanz, maestro y fundador iconInstitucion educativa san jose

San José de Calasanz, maestro y fundador iconSede Académica, San José, Hatillo

San José de Calasanz, maestro y fundador iconSede Académica, San José Hatillo

San José de Calasanz, maestro y fundador iconSede Académica, San José Hatillo






© 2015
contactos
ley.exam-10.com