Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI






descargar 17.76 Kb.
títuloInstituto Superior de Formación Docente Pablo VI
fecha de publicación20.06.2016
tamaño17.76 Kb.
tipoDocumentos
ley.exam-10.com > Biología > Documentos
Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI

Prof. En Educación Especial – Prof. Lic. Andrea Pontano

PEDAGOGÍA

Introducción:

Para comprender qué es esto de la educación escolar, la docencia y el aprendizaje es imperioso volver 300 años hacia atrás.

En 1679 aparece publicada la 1º edición de la DIDÁCTICA MAGNA; de enormes consecuencias en el devenir del pensamiento pedagógico moderno. La modernidad en Pedagogía se inaugura con esta obra fundante, completa y universalizante. La Didáctica Magna se posiciona respondiendo al desafío que la modernidad planteaba respecto de la educación del cuerpo infantil.

La Didáctica Magna de Comenio es fundante porque en ella se inauguran aquellos elementos de la escuela que después habrán de parecernos “naturales”. Por ejemplo, el maestro debe enseñar a un grupo de alumnos, los alumnos están distribuidos por “grados” y deben organizarse en sistemas de educación simultánea.

Comenio iba detrás de una utopía: el ideal Pansófico, “enseñar TODO a TODOS” Es necesario reformar la sociedad e instruirla en los caminos adecuados, en forma ordenada y metódicamente.

La responsabilidad del cuerpo infantil es pura e íntegramente del docente. Los errores en la aplicación del método didáctico generarán situaciones conflictivas ó perjudiciales. El esquema del gobierno de la escuela tenía forma piramidal: los alumnos en la base y el docente en la cúspide. Esta afirmación tiene además una segunda mirada: en la cúspide se encuentra el docente que es el “que sabe” y al niño se lo ubica en el lugar del “que no sabe”.

Así comenzaba a delinearse el inicio de la escuela. Pero es necesario seguir analizando otros términos que enhebran la pedagogía con las instituciones escolares.

Es necesario entonces definir INFANCIA y EDUCABILIDAD. (La infancia se tratará en el apunte de Baquero y Narodowski,)

Los sujetos y sus posibilidades de aprendizaje

Una discusión básica y central:

¿Qué entendemos por educabilidad?

El debate en torno de la educabilidad o las condiciones de educabilidad no sólo remite a las discusiones dadas en la comunidad de profesionales o académicos, sino que ilustra, sin duda, preocupaciones que atraviesan nuestro cotidiano escolar, nuestra tarea como educadores.

Al fin, los documentos referidos suscitan una discusión cuya urgencia obedece al hecho de que parecen reforzar una triste percepción del sentido común acerca de la imposibilidad de aprender explicada en apariencia, como dijimos, por la condición deficitaria de los niños o sus familias.

En primer término, es importante percibir por qué se juzga grave el hecho de aludir a la supuesta no constitución de un sujeto educable al referirse a las razones por las que no suelen lograr aprendizajes satisfactorios los niños y jóvenes, en especial de sectores populares. La educabilidad no debe equipararse a la “capacidad para aprender”. En verdad, h
Educabilidad remite a una vieja categoría de la pedagogía a la que, por ejemplo, Herbart dio estatus de concepto fundamental de la pedagogía.

El concepto de educabilidad se asocia a las posibilidades de ser educado, al de ductilidad y plasticidad guardando marcas distintivas con las posibilidades de aprender de otras especies. Más allá de las posibilidades cambiantes o variadas de acuerdo a los factores que inciden sobre el aprender, señala crucialmente el rasgo inacabado o abierto de la naturaleza humana, su incompletud. La visión sobre la educabilidad es muy diferente de acuerdo a si concebimos su naturaleza como similar al adiestramiento o el condicionamiento

o aún, si consideramos que trata de la perfectibilidad de lo humano, considerando lo educativo con una finalidad preestablecida y única, determinada por la esencia de los sujetos.

Como se señala en el texto, las posiciones del “déficit” guardan un parecido de familia con las posiciones esencialistas. Tal ha sido el caso tradicional del uso de la categoría en la educación especial.

Los modelos esencialistas portan una visión normativa e ideal acerca de cómo los sujetos deberían ser haciendo abstracción, por otra parte, de las condiciones que genera la propia práctica educativa –que se la percibe como natural y normalizada- en abrir posibilidades para el despliegue de los sujetos. Como visión contrapuesta se propone la concepción de lo humano como potencia vs esencia. Como afirma Paturet siguiendo a Agamben, “Si la educabilidad no es ni adiestramiento, ni condicionamiento, ni perfectibilidad, sino simplemente reconocimiento de la potencia de ser del hombre, significa entonces la capacidad humana de una renovación permanente, de una no-finitud, de una esencia inesencial que hace posibles nuevos despliegues” (Paturet, 2003:114)

Paturet, J-B (2003) “Educabilidad” en Jean Houssaye (coord.) Cuestiones pedagógicas. Enciclopedia histórica, México: Siglo XXI.
ay una doble limitación en su formulación habitual en el sentido común. Primero, la educabilidad, como se sabe, remite a un atributo específico de lo humano, a una nota distintiva que refiere a cierta incompletud de la naturaleza del cachorro humano que precisa de su apropiación de y por parte de una cultura para poder constituirse en sujeto.


Es decir, mucho más allá de una posibilidad de lograr aprendizajes —aunque lo suponga, bajo la figura de una maleabilidad casi infinita como en Rousseau o, ya mensurable, como en Herbart— refiere al hecho de que en cierta forma explica un rasgo de humanización crucial.

Como resulta evidente, el aprender no es un atributo excluyente del ser humano, a tal punto que podemos valernos de la indagación en psicología animal para inferir o analizar muchos procesos de aprendizaje —más o menos simples, o más o menos complejos— que iluminan, por ejemplo, aspectos comunes o diferentes entre humanos y el resto de las especies.

Basta recordar los trabajos sobre aprendizaje por condicionamiento de la tradición conductista o su utilización como técnica para inferir las leyes de la Actividad Nerviosa Superior en la obra de Pavlov, para encontrar evidencia acerca de esta posibilidad de asistir a procesos de aprendizaje animal y a su posible comparación con el aprendizaje humano.

Ahora bien, por lo pronto, lo propio de lo humano no es esta capacidad de aprender per se, sino, en todo caso, las posibilidades de constituirse en sujeto de una cultura.

Recuérdese cómo en la obra de los pedagogos clásicos, como en Comenius, aparecía, obviamente como un dato incuestionado.

A tal punto en este autor la educabilidad aparece como atributo de lo humano —de allí la viabilidad del ideal pansófico de enseñar todo a todos— que la reluctancia a los métodos educativos hacía sospechosos a los renuentes de ser “monstruos humanos”, anomalías de la naturaleza excepcionales.

Como decíamos en otro sitio, no parece ser la “ineducabilidad” aplicable a la, por desgracia enorme, cantidad de nuestros niños y jóvenes pobres. La sospecha por la educabilidad portaba en Comenius, por tanto, una inevitable sospecha por la naturaleza del sujeto. Lo interesante es notar cómo, en la obra de Comenius, se advertía sobre la naturaleza diversa de los alumnos —la diversidad de talentos y voluntades— y se suponía que debía poder diseñarse un método que, si bien inauguraba la ficción de poder atender a tal diversidad por medios homogéneos, suponía a la empresa viable y necesitada de una construcción y de un oficio.

Esto es, el método debía atrapar a la inmensa variedad y mayoría de sujetos.

Recuérdese que los refractarios a la educación serían rarezas de la naturaleza.

Dicho de otro modo, el ordenamiento de una práctica de enseñanza debía ser tal que produjera un efecto positivo en la inmensa mayoría de los sujetos.

Es más, si algunos alumnos se mostraban poco dispuestos o capaces debía ser por obra de la crianza paterna, más que de su naturaleza. Al parecer resulta un argumento similar al moderno: prácticas de crianza, naturaleza social de los sujetos que los coloca al menos como aparentemente ineducables. Sin embargo, Comenius —el padre de la Didáctica Magna— parecía algo más optimista que muchos de nuestros contemporáneos. Entendía que el maestro debía generar las condiciones de educabilidad de los sujetos. “Si una tabla está dañada, púlala”, etc.

Existen diferentes maneras de referirse al concepto de educabilidad. A continuación les acercamos algunas definiciones para discutir y reflexionar entre compañeros:

- “La educabilidad puede ser definida como la plasticidad o ductilidad del individuo para modelarse y transformarse por la influencia de los múltiples estímulos educativos. O sea, en otros términos, educabilidad es la capacidad que posee el ser humano para formarse a través de sucesivos esfuerzos educativos”. (Manganiello, Introducción a las Ciencias de la

Educación, 1970: 34)

- “(...) afirmamos la educabilidad del hombre, pero reconocemos sus limitaciones. La educación es posible; pero tiene sus límites infranqueables en la naturaleza del educando. La educación no lo puede todo, como pretendían los empiristas, pero ejerce una influencia tan grande que llega a crear con frecuencia una segunda naturaleza” (Manganiello 1982)

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI iconAcreditación de la edución superior y la formación del docente

Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI iconCursos acreditados por el Ministerio de Educación y Ciencia (Instituto...

Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI iconTres caminos de aproximación conceptual a la formacion etica y ciudadana...

Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI iconEscuela de Formación Docente

Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI iconDirección de Formación Docente

Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI iconLa Educación Popular en la Formación Docente

Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI iconDiseño curricular jurisdiccional para la formación docente

Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI iconInstituto superior humanistico

Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI iconInstituto superior de computacióN, S. C

Instituto Superior de Formación Docente Pablo VI iconInstituto superior de computacióN, S. C






© 2015
contactos
ley.exam-10.com